Bajo el mismo cielo... Capitulo 30

Woo Shik (POV)

Sonrío levemente apenas salgo de la oficina. Veo de reojo al interior de la misma, Hyun Joong está entrando al despacho, de nuevo no puedo evitar sonreír. Satisfecho y feliz por lo que ha ocurrido. Suspiro hondo.

— Sabía que caerías… - murmuro

Camino hacia el elevador, una vez adentro saco mi celular para marcar. Muerdo mi labio inferior mientras espero a que contesten.

— ¿Sí?
— Hey Seo Joon…
— ¿Dónde estás? ¿Por qué no llegaste anoche? Te estuve esperando- sonrío
— Surgió algo, ya te contaré, ¿nos vemos para desayunar? Tengo algo importante que decirte.
— Bien, ¿te parece en una hora en el lugar de siempre cariño?
— De acuerdo.

Corto la llamada. Llevo una mano a mis labios recordando los besos de Jung Min, deslizo poco a poco mi mano de mis labios a mi cuello, a mi pecho… muerdo mis labios al recordar sus caricias.

— Eres mío Jung Min…- murmuro de nuevo mientras llevo una mano a mi abdomen y cierro los ojos.

Ki Bum (POV)

— Vamos, despierten jóvenes, tenemos muchas cosas que hacer el día de hoy.

Abro los ojos cuando alguien entra a la habitación que comparto con otro jovencito en el Centro de Rehabilitación. Me incorporo en la cama observando al enfermero dejando sobre nuestros escritorios algunos medicamentos.

Aprieto mis labios, ansioso de ir hacia ahí para cogerlos y tomarlos de una buena vez. Pero al ver que el otro jovencito no lo hace, me contengo. Suspiro hondo y me levanto para tender mi cama tal y como lo hace mi compañero de cuarto.

El Centro de Rehabilitación es bastante amplio, en cada habitación hay tres camas, debido a que los pacientes que llegan aquí, ya están en su mayoría controlados, solo vienen a recibir atención psicológica y esas cosas para que no reincidan, o caigan en la tentación de tomar drogas. Hay habitaciones especiales para quienes aún no pueden controlarse, sé que hay algunos pacientes ahí que luego son transferidos a las otras habitaciones.

Yo llegué directamente aquí, porque al parecer yo no estoy tan mal, o eso es lo que me explicó el psicólogo ayer que llegué. La plática con él me hizo entender un poco más lo que estaba pasando conmigo, y la preocupación de mi hermano. Aunque sigo sin entender porque culpan de todo a Eli, él no hizo más que ayudarme cuando más lo necesitaba.

Termino de tender mi cama y recoger mis cosas. Me acerco al escritorio y tomo el pequeño vaso de papel, en su interior dos pastillas pequeñas. Suspiro hondo antes de meterlas en mi boca. No estoy seguro para que son, pero espero me ayuden tanto como las que Eli me daba.


Finalmente salgo de la habitación hacia el área común en donde un trabajador social se me acerca para explicarme cuales serán mis actividades durante el día. Incluye una visita a la oficina del psicólogo, una especie de reunión con otros chicos internados, y un momento de esparcimiento. Aún estoy intentando averiguar en qué consiste ese momento de esparcimiento.

El día ha pasado muy lento, ha sido realmente aburrido. Tener que ir a esas terapias ha sido lo peor, no entiendo porque debo a escuchar a otros hablar de sus problemas, o porque esos otros chicos deban escuchar los míos. Así que me reusé a participar activamente, pero tuve que quedarme y escuchar.

¿Cuánto tiempo deberé estar aquí? Ya quiero regresar a casa. Ver a mi hermano, buscar a Eli…

— Hola, no me presenté antes, ayer parecías un poco abrumado- el jovencito con quien comparto habitación me dice apenas entro
— Hola…- contesto un poco seco
— Mi nombre es Jun- eso llama mi atención, parpadeo sorprendido
— ¿Jun?
— Sí, ¿tiene algo de malo? – el chico ladea la cabeza
— No- sonrío un poco apenado— Es solo que te llamas como mi hermano
— ¡Oh! Soy Lee Jun Young, pero puedes decirme solo Jun
— De acuerdo. Mi nombre es Ki Bum- extiendo mi mano hacia él
— Mucho gusto- Jun corresponde mi saludo

Bueno, al parecer algo bueno ha ocurrido el día de hoy. Mi compañero de cuarto no es tan malo, de hecho empieza a caerme bien. Es un jovencito bastante simpático a decir verdad. Espero eso haga menos aburridos mis días aquí.

Jung Min (POV)

Entro a la casa, intento no hacer ruido, es mi último esfuerzo por retrasar el mayor tiempo posible mi encuentro con Hyung Jun, pero me doy cuenta de que es inevitable cuando veo a Eun Ho entrar al recibidor.

— Buenos días señor, ¿gusta desayunar?- pregunta en voz alta.
— No…- suspiro resignado— Gracias Eun Ho. ¿Dónde está el joven Jun?
— Hace unos momentos estaba terminando de desayunar, ahora debe estar tomando una ducha
— Bien, gracias.

De nuevo suspiro hondo, dándome valor para subir las escaleras. Me detengo en el segundo piso pensando en ir a buscarlo a la habitación que era de Ki Bum. Niego con la cabeza. Tal vez primero deba darme una ducha yo también.

Decido ir a la habitación principal, pero apenas entro escucho ruido en el baño. Me detengo en seco al darme cuenta de que es Hyung Jun. Mi corazón se acelera. Volteo a verme en el espejo para verificar que nada en mí delate lo que ha pasado.

— ¿Jung Min? ¿Eres tú?- Jun pregunta desde el baño, paso saliva
— Sí bebé, soy yo…

Escucho el chapoteo del agua. Unos segundos después, Hyung Jun envuelto en una toalla sale a la habitación. Se acerca a mí con la mirada un poco baja, nervioso. Se pone frente a mí. Sube sus manos hasta los botones de mi camisa los cuales empieza a desabrochar.

— ¿Dónde estabas? Me tenías preocupado- suspira— siento mucho haberte gritado ayer, pero estaba molesto porque me mentiste- empieza a decir mientras quita mi camisa. Sus manos se detienen unos momentos para acariciar los músculos en mi pecho…— sé que las cosas no debían ser así, y que intentas hacer lo mejor para los dos, pero…- contengo la respiración cuando envuelve sus brazos alrededor de mí y me abraza, su cabeza en mi pecho.
— Bebé…- no sé qué hacer, ¿debo decirle lo que pasó? ¿debo decirle que acabo de engañarlo con mi secretario?

Cierro los ojos. No puedo, no puedo decirle la verdad. Hyung Jun está intentando una reconciliación, y yo no puedo arruinar esto. No más de lo que ya lo he hecho.

Envuelvo mis brazos alrededor de él. Me inclino un poco para darle un beso en la cabeza.

— Te amo bebé, nunca lo dudes…- susurro. Jun levanta el rostro y sonríe
—  Yo también Jung Min, también te amo…- frunce los labios para pedirme un beso, sonrío antes de inclinarme y darle lo que me pide.

Pronto el beso se vuelve más apasionado. Jun desabrocha mis pantalones y los desliza por mis piernas hasta que caen al piso. Rápido doy unos pasos empujándolo conmigo para dejar los pantalones atrás. Puedo sentir la sonrisa de Jun sobre mis labios en medio de besos.

Ahora sus manos jalan el elástico de mi ropa interior. Gimo cuando una de sus manos envuelve mi pene y comienza a acariciarlo.

— Bebé…- murmuro

Hyung Jun rompe el beso y se aleja de mí. Sonríe pícaro, muerde su labio al mismo tiempo que deja caer su toalla al suelo. Contengo la respiración al verlo completamente desnudo frente a mí. Su rostro y parte de su piel en el cuello, sonrosa, un poco apenado. Sonrío.

— Hermoso…- digo

Hyung Jun se pone aún más rojo antes de girarse y correr de nuevo al baño. Frunzo el ceño. ¿Qué diablos? Voy detrás de él, me detengo en seco en la puerta cuando lo veo sentarse en la bañera que está llena de burbujas, levanta una mano y con un dedo me dice que me acerque.

— Te amo, en verdad que lo hago.- le digo antes de hacer lo que me pide

Termino por quitarme la ropa interior dejando al descubierto por completo mi pene erecto. Entro a la bañera junto con él. Me siento frente a él, me inclino lo suficiente para sujetarlo de la cintura y traerlo hasta donde estoy yo. Sobre mis caderas, rozando mi pene.

De inmediato comienzo a besar su cuello, sonrío al sentir una esponja deslizarse por mi espalda, Hyung Jun está lavándome mientras yo disfruto del sabor de su piel. Deslizo una mano bajo el agua buscando hasta que encuentro su entrada.

Con un dedo la acaricio, el agua me ayuda a rápido dilatarlo, Jun ha dejado de lado la esponja y se sostiene de mí levantando las caderas para darme más espacio para poder dilatarlo mejor. Dos de mis dedos entran y salen, intento tocar su punto dulce, haciéndolo gemir del placer. Me detengo cuando ya no puedo más.

Observo su rostro unos momentos. Sí, este el jovencito al que amo, al que siempre he amado y jamás dejaré de amar. Deposito un beso en sus labios, cargado con todos los sentimientos que alberga mi corazón.

Poco a poco lo hago bajar sobre mi pene. Suspiro hondo. Tan apretado y cálido, tan perfecto…

Young Saeng (POV)

Miro fijamente Hyun Joong mientras lleva el tenedor con comida a sus labios. Entre cierro los ojos intentando encontrar algo que me diga lo que quiero saber. Hyun suspira hondo y deja el tenedor en el plato.

— Saeng…
— ¿Qué?
— Deja de verme así- me dice, me encojo de hombros
— Así, ¿cómo?
— No sé, como si quisieras leer mi mente o algo así- sonrío

De nuevo me encojo de hombros, en realidad no me importa si lo hago sentir incómodo. Él tiene la culpa por ocultarme algo, porque yo sé que algo me oculta.

— Lo siento. Solo quisiera saber qué es lo que te pasa- le digo- desde que llegaste al restaurante, estás como nervioso, un poco ausente, pensativo…

Hyun Joong levanta las cejas asombrado. Sí, lo sabía, algo me está ocultando.

— ¿En serio? ¿Yo?- hago una mueca de desaprobación
— Sí, tú. No te hagas el desentendido. ¿Tiene algo que ver con Jung Min? Porque desde esta mañana estas así. ¿Qué ocurre con Jung Min?.

Hyun Joong abre los ojos muy grande, eso me hace darme cuenta de que tengo razón. Algo tiene que ver Jung Min. ¿Pero qué?

— Hyung Joong, estoy esperando- frunzo el ceño

Después de verme unos momentos, finalmente suspira hondo, dándose por vencido.

— Bien, te voy a decir.
— De acuerdo- sonrío amplio
— No tiene nada que ver con Jung Min – frunzo el ceño
— Pero…- levanta la mano para hacerme callar
— Es con mis padres- parpadeo sorprendido
— ¿Tus padres? ¿Qué pasa con ellos?- de pronto me siento un poco angustiado

Nunca es nada bueno cuando se trata de los padres, y como para que haya tenido que sacarle las palaras casi a la fuerza, debe ser grave. Paso saliva nervioso.

— Insisten en que ya estoy bastante mayor como para casarme- abro los ojos muy grandes
— Eso quiere decir…- Hyun niega con la cabeza
— Por mucho que me encantaría casarme contigo corazón, creo que mis padres están pensando en otra cosa…
— ¿Qué?

Hyun Joong hace una mueca.

— Mi madre insiste en hacerme citas con jovencitos de su círculo de amigos, jóvenes de familias adineradas y…
— Tus padres no me aceptarán. ¿Eso es lo que estás tratando de decirme? – estoy demasiado asombrado
— Si…- murmura

Siento un nudo en el pecho. Me pongo de pie y dejo mi servilleta a un lado en la mesa. Respiro hondo. No quiero llorar enfrente de él, pero lo que me ha dicho me ha hecho sentir muy mal. ¿Para que estuvo insistiéndome tanto si sabía que sus padres jamás me aceptarían?

— Entiendo…- digo conteniendo mis lágrimas.

Me giro para salir de ahí, pero Hyun Joong me detiene del brazo.

— Corazón…
— No Hyun, lo entiendo.- sacudo mi brazo hasta que me suelta.

Salgo de ahí antes de romper a llorar, no hago caso de sus llamados, rápido tomo un taxi que me lleve a casa, aunque a último momento le pido que me lleve a casa de Seung Hyun. Hyun Joong seguramente irá a buscarme a mi casa y no quiero que me vea llorando.

Jae Jin (POV)

Bajo las escaleras del edificio en donde vivo con Jong Hoon. La verdad es que cada vez me resulta más difícil, no es que sean muchos pisos, pero mi vientre está creciendo y pesa. Me detengo en el primer piso a tomar un poco de aire.

Me recargo en la pared. De pronto un dolor en mi espalda baja me hace encorvarme y llevar una mano ahí. Muerdo mi labio para no gritar. Respiro hondo varias veces hasta que finalmente pasa. Niego con la cabeza. Cada vez son más frecuentes y eso no me gusta para nada, es demasiado pronto, no estoy ni siquiera seguro de que el bebé esté listo para nacer.

En el fondo tengo mucho miedo de que algo malo pase, y es por eso que estoy agradecido con Jong Hoon que me ha ayudado tanto, sobre todo con el seguro que me ha asegurado atención médica.

Continúo bajando las escaleras hasta la planta baja, saludo a algunos de los vecinos que llegan, sonrío amable y acaricio la cabeza de un pequeño que acompaña a su appá. Es tan lindo, que  me dan ganas de tener ya a mi pequeño conmigo.

— Hola Jae Jin…- me detengo sorprendido cuando escucho a Won Bin
— ¿Qué haces aquí?- le pregunto
— Te dije que no iba a parar hasta que tú y mi hijo estén conmigo de nuevo- contesta mientras sostiene un ramo de flores
— Estas loco Won Bin –niego con la cabeza— Cuando te busqué tu simplemente desapareciste, me borraste por completo de tu vida, y ahora apareces y pretendes que todo siga como si nada hubiera ocurrido. No, no puedo.

Sigo caminando, lo rodeo para poder salir del edificio. Won Bin me sigue, empieza a ponerme nervioso.

— Jae Jin, yo no sabía… - me giro a verlo
— ¡Ni siquiera me dejaste decírtelo personalmente! Cuando intenté hacerlo, tú parecías querer evitar el tema, hasta que finalmente desapareciste.
— Pero no es lo que tú piensas…
— ¡Te envié un mensaje como último recurso!- le grito enfadado- no me digas que no lo recibiste, porque no te creo

Finalmente se queda callado. Baja la mirada.

— Tenía miedo, no me sentía preparado Jae Jin…
— ¿Y ahora si lo estás? ¿Qué lo hace diferente? – pongo mis manos en mis caderas esperando una respuesta
— Yo… no sé… pero cuando te vi con ese tipo…- ruedo los ojos
— Así que solo lo estás haciendo por orgullo. – le digo— no soportas que otro hombre esté tomando tus responsabilidades, ¿no es así? ¡Pues jódete Won Bin! – de nuevo le grito, ésta vez me giro y le hago la parada a un taxi

Me subo sin voltear a verlo hasta que estoy adentro. Se ha quedado en la acera con el ramo de flores, observándome. Por un momento siento un poco de pesar al ver su expresión desolada. Pero no puedo ceder así simplemente, por su culpa pasé por demasiadas cosas, y Jong Hoon… él… suspiro hondo.

— Jong Hoon… — murmuro melancólico al recordarlo.

Llevo una mano a mi pecho. Mi corazón se acelera al pensar en él…

Un mes después…

Hyung Jun (POV)

Sonrío entre sueños cuando siento el brazo de Jung Min envolver mi cintura, su pecho pegado en mi espalda. Su respiración en mi cuello. Se siente tan cálido. Suspiro hondo al sentirme seguro. Las cosas han ido tan bien en el último mes, que es increíble en realidad, como si esto no fuera real.

Muerdo mi labio al sentir los labios de Jung Min dándome un beso en el hombro desnudo.

— Bebé…- susurra en mi oído
— Mmmm…
— Tengo que irme a trabajar…

Me giro en la cama para quedar frente a él. Envuelvo mis brazos en su cuello, nuestros rostros demasiado cerca. Sonrío.

— No te vayas…- hago un puchero
— Debo hacerlo…- Min ríe un poco
— ¿Por qué no te quedas en casa y jugamos un poco?...- muevo las cejas sugestivamente, Jung Min gime
— Dios… bebé, no me tientes… - me río— me gustaría, pero no puedo. Además, recuerda que mis padres llegan hoy de visita, debes ir a recogerlos al aeropuerto por mí. – hago una mueca
— De acuerdo… - suspiro resignado antes de soltarlo.

Jung Min sonríe antes de levantarse de la cama. Lo veo entrar al baño, unos minutos después sale con el cabello húmedo y a medio vestir.

— Bebé, aún estas en cama…
— Ya voy, ya voy…- me quejo

Quito las sábanas a sabiendas de que estoy completamente desnudo. Jung Min abre los ojos muy grandes y respira hondo antes de negar y desviar la mirada.

— Bebé…- me reprende
— ¿Qué? Tú eres el que insiste en que me levante- contesto inocente
— Anda, ve a bañarte- me dice sin voltear a verme, eso me hace reír

Tomándome todo el tiempo del mundo voy al baño, Jung Min simplemente gruñe, pero no dice más, sonrío antes de cerrar la puerta del baño. Suspiro hondo. Creo que finalmente las cosas están tomando su rumbo, nuestro matrimonio comienza a sentirse como uno normal, lleno de amor.

Jung Min finalmente se despide de mí antes de ir a la oficina. Debo aceptar que soy un poco lento en las mañanas, así que tardo un poco más en bajar a desayunar y entonces salir rumbo al aeropuerto a recibir a mis suegros.

El señor y la señora Park en realidad son muy lindos y se portan muy bien conmigo, me duele aceptarlo, pero la señora Hee Sun en ocasiones es más cálida y amorosa que mi propia madre, así que también estoy entusiasmado de recibirlos en casa después de tanto tiempo.

— Oh cariño, estas cada vez más hermoso- la señora Park pellizca mis mejillas apenas me ve— pero estas un poco delgado, debes comer un poco más- me sonríe— debes estar un poco más embarnecido para que puedas darme nietos- parpadeo sorprendido por su comentario, y me hace sonrojar
— Hee Sun, no lo incomodes. – el padre de Jung Min, Joo Young regaña a su esposa
— ¿Qué? ¿Qué tiene de malo? – se excusa antes de voltear a verme de nuevo— ¿O no piensan tener hijos? Ya ha pasado mucho tiempo, y no parece querer ponerse a trabajar en ello- me sonrojo de nuevo— oh… bueno, me refiero a que no… evidentemente si han… bueno…- la señora Park empieza a divagar incómoda por lo que ha dicho
— Hee Sun…- su esposo de nuevo la rescata— Dime Hyung Jun, ¿cómo están las cosas por aquí? ¿Y tu madre y tu hermano?- afortunadamente ha cambiado la conversación.
— Todo ha estado mejor en el último mes- les digo sincero— Mi madre regresó de su viaje, pero sigue muy ocupada en la empresa de papá.- suspiro hondo— Y Ki Bum apenas ha pasado los primeros 30 días de aislamiento, para ser sincero, ya quiero que pasen los 90 días para poder visitarlo- hago una mueca

El Señor Park me abraza, también cálido y amoroso.

— Pronto pasará, recuerda que es por su bien- suspiro hondo
— Lo sé…

Antes de regresar a casa, fuimos a visitar a Jung Min a su oficina. Lo primero que ha llamado mi atención es que ese secretario suyo no está por ningún lado, lo cual es extraño, aunque pensándolo bien, hace mucho tiempo que no he escuchado a Min hablar de él.

— ¡Papá! ¡Mamá!- Jung Min abraza emocionado a sus padres y eso me hace sonreír

Papá siempre fue muy lindo conmigo y con Ki Bum, pero mamá era fría en ocasiones, y lo peor es que lo era en los momentos en que más la necesitábamos, y aun lo sigue siendo. Suspiro hondo al ver la escena frente a mí.

Pero no puedo quejarme, al menos tuve una familia que me quiso a pesar de no ser mis verdaderos padres, al igual que a Ki Bumie.

— Le decía a tu esposo que estoy ansiosa de tener nietos- salgo de mis pensamientos cuando escucho a la señora Park insistir en el tema
— Mamá…
— ¿Qué? ¿Tú también me vas a regañar? Oye, no tengo la culpa de querer tener un bebé en mis brazos pronto… yo… - Jung Min la abraza
— Lo sé mamá, pero aún no hemos hablado de eso, danos tiempo, ¿de acuerdo?

La señora Park suspira, voltea a verme y me sonríe.

— De acuerdo, dejaré de insistir en el tema… aunque serían preciosos y…
— Mamá…
— Bien, bien, bien…- me río un poco al ver cómo interactúan madre e hijo.

Estoy disfrutando de este momento y eso me hace extrañar a mi hermano más. Suspiro de nuevo. Doy un brinco cuando la puerta del despacho se abre de pronto. Mi corazón se acelera, Jung Min de inmediato me pone a mí y a su madre detrás de él y su padre.

Un tipo ha entrado a su oficina. No lo conozco, pero parece enojado. Apenas ve a Jung Min se lanza sobre él y lo sujeta del cuello de su camisa. Eso realmente me asusta así que intento ir a separarlos, pero la madre de Jung Min me detiene.

— ¡A ti quería verte poco hombre!


¿Qué ocurre? ¿Quién este tipo? ¿Y porque está agrediendo a Jung Min? 
Share:

10 comentarios:

  1. Oh, oh, quien entró a la oficina de Min?? Dx

    Por otro lado, pobre Saengie, Hyun es un idiota, para que insistió con él, si lo iba a hacer a un lado?? T-T

    ResponderEliminar
  2. ¡¿Quien diablos es ese tipo?! Porqué siento que no será nada bueno su llegada.
    Yo también quiero que Jung Min y Jun tengan un bebé seria lindo (y eso jode al secreto ese...)
    Pobre de Sae, Hyun no debió insistir tanto si no se va a quedar con el :p T_T que mal.
    ¡¿Y que rayos esta tramando ese malduto secretario ?!( se jala los pelos de desesperación >< y después se va a chillar al rincón).
    Espero que Jae Jin este bien al igual que su bebé y que el otro lo deje empaz.
    Me alegra que KiBum este haciendo un poco para mejorarse, pero es un cabezo. Debería entender que Eli no es bueno para el.
    Me ha gustado el capítulo gracias Mew por actualizar espero es siguiente capítulo, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Seguro el fulanito secretario ya estaba embarazado y se lo va a encajar al Menso de Jungmin. Como seguramente también tiene novio. Ay pero la verdad es que Jungmin se busco todo esto. Tanto que decía amar a Jun y de buenas a primeras se revuelca con el secretario ese.
    Ya quiero saber quién le va a entrar al quite con baby Jun *-*

    ResponderEliminar
  4. Las cosas estaban tan bien entre Min y Jun pero por lo visto el paraíso terminó, ese tipo que entró en la oficina al parecer será el portador de las malas nuevas y ya me imagino la reacción de Jun.
    Otro que la pasa mal es Saeng pienso que debió dejar hablar a Hyun pero desgraciadamente en momentos como ese no pensamos con claridad y solo nos dejamos llevar.
    Esperaré ansiosa que actualices y ojalá sea muy pronto, adoro este fic.

    ResponderEliminar
  5. Ya luego ni quiero comentar, si le atino y le comento me cambia la historia o me dice "Stalker, al Facebook" xD

    Lo único que se es que esto se está poniendo color de hormiga con el MinJun >.< y todo por culpa de ese mugre que me sacó un susto hace como dos capítulo y fue... extraño. Mi imaginación fue demasiado poderosa >.<

    Y Jae Jin *w* Qué bueno que puso en su lugar a ese Won Bin u.u merecido se lo tiene por mugre e.e ¿Qué no le pido decir "No estoy listo, dame tiempo" en lugar de solo negarlo y tratarlo como lo hizo? Pero mejor u.u Así se queda con Hoon u.u

    Y ya no le sigo, no vaya a ser xD

    ResponderEliminar
  6. ¡NOESJUSTONIUNPOQUITO!

    mi imaginación es poderosa y si es lo que creo que es ese nieto no va a ser hijo de jun pero ojala tampoco hijo de minnie ya ese mugre secretario se merecía mi desconfianza desde el principio ahora ese mugre lanzará la plaga al minjun.
    ojala y ese desconocido le de un buen golpe a jung min por ser un infiel *saben que se lo merece* pobre de jun u.u no es justo con el.

    otro que se merece un golpe es Won Min que se cree ese? lo deja en las peores y cuando Jae Jin se estabiliza un poquito lo quiere de regreso y con lo mugre que se portó con él. debería darle vergüenza verle a los ojos ojala que se arrodille suplicando perdón y que no lo perdonen ¡por mugre!

    ResponderEliminar
  7. No no no y no ... que no sea verdad lo que estoy pensando ... y si eso es lo que van a decir no creo que sea hijo de Min ...
    Ahhhh Min eres un idiota Jun no te va a perdonar ... no quiero que se separen ahora que estaban tan felices ... ahhhhhh maldito secetario lo odio

    ResponderEliminar
  8. no sabes cuanto odio a esen tal woo shik!!!! ahhhhhh!!!!, si nio fuera por el todo seria felicidad para el minjun
    y ese hyun jong tonto , como hace sufrir al pobre de saengi

    ResponderEliminar
  9. Una mentira más, que más da, ¿verdad, Min? disfruta del puro, ingenuoy honesto amor que Jun te brinda... mientras puedas... a ver si alguna mentira te salvará cuando la verdad te explote en la cara.
    ¿Quién rayos es ese Seo Joon?... aich! mas dolor de cabeza.

    vaya vaya quien dijera que Saeng nos salio todo un investigador... andate con mucho cuidado Hyun porque sino,como dicen en mi pais, "estas frito pescadito" pero dime que no es verdad Hyun que tu familia no aceptaria a la nutria como tu esposo ¡¿POR QUE?!

    La recuperacion de ki Bum ya comienza.

    Haces bien Jae Jin en no caer en el juego de Won Bin, recuerda que ahora eres un hombre casado y tienes que honrar el apellido Choi y cuidar la salud de tu bebé.



    ResponderEliminar
  10. ¡Se prendió esta mierda! ¡Lo sabía! ¡Maldito Woo Shik! Ese tipo solo quería el dinero de Jung Min, y qué mejor manera de hacerlo que acostándose con él y embarazándose, o bueno, ese hijo ni siquiera es seguro que sea suyo, si es más recorrido que el paseo de la reforma, desgraciado.
    Eso es Jae Jin, pon en su sitio a ese “poco hombre” (¿lo pilláis?) lo buscaste y como dices, tu último recurso fue enviarle un mensaje, lo más cutre en este mundo para hacerle saber que estás embarazado ¬¬’, Dios, Jong Hoon en serio es un ángel, tienes que decirle Jae Jin, no te quedes callado.
    Y Young Saeng… ay mi gordito, no te vayas TT__TT Hyun Joong al que ama es a ti, y conociéndolo, no le va a importar lo que sus padres digan, él es un hombre, con dinero y su propio negocio, aún si sus padres le dan la espalda, te seguirá a ti, porque es contigo con quien quiere ser feliz.

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts