Fairy... Capitulo 04

Hyun Joong (POV)

— Toma humano- me dice el ¿hada? Que me trajo.

Me ha entregado una espada muy pesada, tanto que casi la dejo caer cuando la soltó en mi mano. Parpadeo sorprendido.

— ¿Para qué es esto?- le pregunto
— Es obvio- sonríe— tengo entendido que Yunho te ha retado, vas a necesitarla- me dice señalando la espada— sobre todo porque eres un humano y no tienes más poderes que puedas usar.
— ¿En serio voy a tener un duelo?

El hada de nuevo sonríe, parece disfrutar el hecho de que esté confundido y sorprendido. Camina alrededor de mí, observándome de arriba abajo.

— Aun no entiendo porque el príncipe te ha elegido, no eres su tipo…- frunzo el ceño —no lo entiendo, ¿Por qué expulsarlo si al final iba a elegir a otro? – parece más como si estuviera hablando consigo mismo
— ¿Expulsar a quién? – ladeo la cabeza

El hada carraspea.

— A nadie. – señala la espada— Será mejor que entrenes un poco. Yunho es un gran guerrero.
— Si bueno, se le nota- ruedo los ojos— Y yo no tengo muchas ganas de terminar con una espada en el pecho, así que, ¿puedes decirme cual es la salida? – sonrío

Simplemente vuelve a sonreír ante mi pregunta. Niega con la cabeza mientras lo veo sacar una espada de su cinturón. Da unos pasos hasta un espacio despejado en la habitación, golpea la espada en el piso.

— Ven, acércate- me dice

Paso saliva nervioso. Lo veo prepararse y ponerse en posición mientras me acerco muy, pero muy lentamente a donde me ha indicado. Arrastro la espada en el piso, evidentemente sin ganas de usarla.

— Primero…- me dice— levanta la espada, no luzcas como un cobarde- frunzo el ceño
— Discúlpame señor con alitas brillosas- le digo molesto— pero yo…
— Jung Min, mi nombre es Jung Min, y soy jefe de los guardias del palacio- parpadeo
— Oh… en fin. Yo no pedí venir aquí, ni siquiera conozco a tu príncipe y ahora están obligándome a batirme en duelo con alguien, cuando lo que yo realmente quisiera es entregarle a tu príncipe a ese guerrero… ¡yo no lo quiero!

Jung Min se me queda viendo fijamente. Parece un poco confundido. Ambos volteamos cuando la puerta se abre y otro guardia entra.


— ¿Qué son esos gritos? Jung Min, te dije que no le hicieras daño, el príncipe se molestará si le encuentra algún rasguño.
— Tranquilo Kyu Jong, ni siquiera lo he tocado.
— Oh, vaya. Entonces, ¿Por qué gritas? – me pregunta el guerrero llamado Kyu Jong

Suspiro hondo, realmente fastidiado de toda ésta situación. Dejo caer la espada en el piso, camino hasta un sillón y me dejo caer en él. Me cruzo de brazos.

— Quiero regresar a casa- le digo haciendo un puchero, ambos guerreros levantan una ceja, incrédulos ante mi actitud— No voy a luchar contra nadie y mucho menos a casarme, no quiero, no quiero, no quiero- pataleo en el piso.

Por algunos minutos, ninguno de los dos dice algo. Caminan alrededor sin dejar de observarme. Los veo intercambiar miradas entre sí, y de nuevo regresar su mirada hacia mí.

— Escucha- finalmente Kyu Jong rompe el silencio— No sé porque de pronto el príncipe Jae Joong te ha elegido, pero mientras averiguamos que ha pasado, debes entrenarte, Yunho no va a quitar el dedo del renglón, no va a dejar que el príncipe se case contigo sin dar la batalla.
— Pero…- intento hablar pero me interrumpen
— No tienes otra salida, debes luchar- Kyu Jong me dice— Y estas en desventaja porque…
— Sí, sí, ya me lo dijo “campanita”, no tengo poderes- ruedo los ojos
— Y tampoco alas- Kyu Jong agrega.
— Cierto – hago una mueca — si las tuviera, ya hubiera volado lejos de aquí por esa ventana- les digo señalando el ventanal
— ¿Ves que las alas no son tan malas?- Jung Min sonríe, se gira y mueve sus alas, ruedo los ojos de nuevo.
— En fin, sino quieres morir, entrena… - Kyu Jong me dice — veré que puedo hacer sobre ese asunto de las alas- se gira y sale de la habitación.

Me quedo parado observando la puerta. ¿Qué quiso decir con eso de las alas? Frunzo el ceño. ¿En qué diablos me metí?

Hyung Jun (POV)

Ruedo los ojos al ver a Saeng y Kiki de nuevo discutir como dos adolescentes. Si dejo que esto continúe así, nunca llegaremos a “Fairy” y mucho menos rescataremos a Hyun Joong. Así que simplemente me despido de Hyesung y les doy un empujón a ambos para que crucen por el espejo.

Sonrío, mi corazón se acelera solo de pensar que regresaré a mi tierra después de casi un año. Respiro hondo y doy un paso a través del espejo. Cierro los ojos unos segundos y vuelvo a abrirlos para encontrarme con el más hermoso paisaje que haya visto nunca. El verde de los árboles y el azul del cielo de “Fairy”.

— ¡Wow! Esto es… - Young Saeng dice asombrado, y eso me hace sonreír orgulloso
— Es “Fairy”, el lugar donde nací- le digo
— Es hermoso…- Kiki murmura sorprendido
— Lo sé…- siento un nudo en el pecho, las lágrimas comienzan a rodar por mis mejillas— es hermoso…

Estamos sobre uno de los árboles más altos, ocultos entre las ramas observando el movimiento a nuestro alrededor. Hadas vuelan por los alrededores, yendo y viniendo de sus labores cotidianas. A lo lejos puedo ver el centro de la ciudad, en donde más movimiento hay debido a las diversas tiendas que ofrecen productos diversos para el consumo de las hadas.

Y en el fondo, cubierto por espesas nubes, el impresionante castillo… suspiro hondo al recordar. De pronto siento una aprensión en el pecho cuando recuerdo la expresión en el rostro de Jung Min. ¿Le habrá dicho a Jae?

— Sí, muy hermoso pero…- Kiki me saca de mis pensamientos— ¿cómo se supone que vamos a llegar a Hyun?

Volteo a verlo. Frunzo el ceño.

— ¿Cómo que como?- ladeo la cabeza— volando por supues…- me quedo callado cuando me doy cuenta de lo que estoy diciendo — diablos…- murmuro
— Sí, exacto – Kiki dice— como podrás darte cuenta, no hay forma de que lleguemos ahí, sin que caigamos hacia…- voltea a ver hacia abajo, frunce el ceño— no veo el suelo…
— ¿Huh?- Saeng volteo también — oh rayos… ¿no hay suelo?- rápido se sujeta de una de las ramas con fuerza

Hago una mueca. ¡Diablos! No tomé en cuenta el hecho de que “Fairy” está suspendido entre las nubes, y que debido a que todas las hadas tienen alas, se mueven de un lugar a otro simplemente volando, algo muy común como para un humano el caminar.

— Genial… - volteo a verlos— ¿Cuánto pesan?- les pregunto, tanto Kiki como Saeng me ven indignados. — Bien…- suspiro hondo— los llevaré a uno por uno hasta la tienda de alas- les digo
— ¿Tienda de alas?- los dos preguntan sorprendidos

No contesto nada. Simplemente sujeto a Kiki por la espalda y lo levanto en el aire, me giro a ver a Saeng que sigue sujeto a la rama con fuerza.

— No te muevas de ahí, regreso en unos minutos.
— Si, no te preocupes, no me voy a mover…- contesta viendo a todos lados, luce un poco más pálido que antes, creo que está asustado.

Me encojo de hombros y vuelo con dirección a la tienda, procurando ocultar un poco mi rostro con el cabello de Kiki, lo último que quiero es que alguien me reconozca…

Young Saeng (POV)

— ¡Young Saeng, suéltame! – Hyung Jun me dice, pero yo niego con la cabeza y me aferro más a él — Me estás lastimando Saeng…
— No, no voy a soltarme…
— Ya estamos en la tienda, abre los ojos…
— No, no quiero….- me aferro más
— Tu amigo parece tener fobia a las alturas- escucho una voz desconocida y eso me hace abrir los ojos

Me doy cuenta de que efectivamente ya estamos dentro de una tienda, la cual por cierto luce realmente hermosa. Poco a poco bajo mis piernas de alrededor de las caderas de Hyung Jun, y luego desenredo mis brazos de su cuello.

Empiezo a girar sobre mi propio eje para ver toda la tienda. Tengo la boca abierta realmente impresionado.

Esta tienda no es para nada parecida a alguna de la Tierra. Los anaqueles están ocupados por hermosas, coloridas y brillantes alas. De diferentes diseños, formas y colores. Ninguna es igual a otra, si hubiera una tienda así en la Tierra en donde ningún diseño fuera igual a otro, seguramente sería muy cara.

— ¡Me gustan éstas!- escucho a Kiki gritar entusiasmado

Me giro para verlo salir detrás de unas cortinas con unas hermosas y brillantes alas rosas con azul. Abro la boca sorprendido, ¡se ve genial! Sonrío emocionado y volteo a ver las alas a mi alrededor sin saber cuáles elegir, todas se ven hermosas.

— ¡Wow! ¡Se mueven!- de nuevo volteo a ver a Kiki
— ¡Oh Dios Mío!- digo sorprendido al ver como las alas empiezan a agitarse
— Eso es querido, solo piensa cosas lindas e imagina que estas volando y las alas harán el resto- el joven que atiende le dice antes de girar a verme— Oh, disculpa, que descortés soy. Mi nombre es Sung Min querido, ¿y tú eres?- me dice extendiendo su mano
— Oh… Young Saeng…- hago una venia— mucho gusto.
— Es el chico del que te hablé Sung Min- Hyung Jun empieza a hablar— viene a buscar a su novio, fue traído aquí contra su voluntad para casarse con el príncipe.
— ¡No es mi novio!- digo apresurado, pero Junie simplemente rueda los ojos
— Sí, sí, lo que digas. En fin, también necesita un par de alas, las más lindas y brillantes. Tiene que verse genial, ¿no crees?
— Sí, tienes toda la razón- Sung Min sonríe antes de elevarse del suelo

Estoy sorprendido. En realidad nunca pensé estar en una situación como esta antes, y por momentos siento como si estuviera teniendo un sueño muy loco.

Sung Min se eleva casi hasta el techo de su tienda, y toma unas enormes alas rosas. Sonríe emocionado y de nuevo baja hasta el suelo.

— Estas son las más lindas- me dice entregándomelas
— Gracias…
— Anda, ve a ponértelas y verte en el espejo- me da un empujón detrás de las cortinas
— Tu amigo es extraño…- lo escucho decirle a Junie mientras yo empiezo a ponerme las alas, es realmente chistoso porque son como si fueran alas de algún disfraz…
— Está un poco desconcertado, todo esto es nuevo para él- Junie le contesta— mejor dime, ¿cómo está Kangin?
— ¡Dios! ¡Ese hombre no puede dejar de seguirme a todos lados!- lo escucho quejarse, justo en ese momento un leve cosquilleo recorre mi cuerpo y eso me hace asustarme un poco
— ¡Waaa!- salgo detrás de las cortinas y tropiezo contra alguien
— Cuidado jovencito- levanto la mirada para ver a un hombre viéndome fijamente, es realmente alto y muy fuerte
— ¿Qué pasa?- escucho a Jun preguntar

Volteo para ver a Sung Min y Hyung Jun llegar corriendo asustados.

— ¿Qué haces Kangin? ¿Acabas de asustar a Saeng?
— ¿Eh? No. Yo no hice nada amorcito.- el gran y fuerte hombre me suelta para ir abrazar a Sung Min

Levanto una ceja sorprendido. Pero pronto un cosquilleo en mi espalda me hace recordar por qué salí asustado.

— ¿Qué pasa con las alas? ¿Por qué siento ese cosquilleo? – pregunto asustado
— No te asuste Saeng- Junie me dice— Las alas se están acoplando a ti, sino lo hacen, no podrás usarlas como Kiki…- me dice volteando hacia Hong Ki…— ¿Kiki? – ambos fruncimos el ceño al no verlo donde se supone que lo había dejado Sung Min — ¡Kiki!
— ¡Arriba!- lo oímos gritar

Los cuatro levantamos la mirada solo para encontrarnos a Kiki flotando en el aire, sus alas agitándose rápidamente y el simplemente colgado de estas sin poder bajar. No puedo contener mi risa y al parecer nadie más en la habitación porque las carcajadas no se hacen esperar.

— ¡Hey! ¡Ayúdenme a bajar! – Kiki hace un puchero
— Solo piensa “Quiero estar en el suelo” y es todo- Sung Min lo instruye
— De acuerdo…- Kiki dice y antes de que podamos reaccionar cae estrepitosamente al suelo…- ¡Aush!!!
— ¡Oh! Lo siento, creo que tendrás que ser más específico en tus deseos- Sung Min le dice ayudándolo a ponerse de pie

Creo que he escuchado lo suficiente, así que decido hacer yo mismo la prueba. Cierro los ojos y pienso en las alas en mi espalda moviéndose poco a poco hasta que me levantan del piso. Sonrío cuando siento mis pies despegarse.

Abro los ojos y me veo flotando. Esto es genial, se siente realmente genial volar. Así que comienzo a experimentar volando alrededor al interior de la tienda. No es tan difícil como pensé. Cuando creo que es suficiente, pienso en regresar al piso, sobre mis pies, y con cuidado.

— ¡Muy bien hecho Saeng!-  Sung Min me dice— Nadie lo ha hecho tan bien la primera vez. Por lo regular tardan unas horas en poder controlar sus alas, pero tú lo has hecho genial. Ni siquiera yo pude lograr en tan poco tiempo.
— ¿Tú? – le pregunto
— Sí, yo también soy humano- sonríe— bueno, lo era hasta que conocí a mi Kangin- dice abrazando al hombre junto a él— y decidí casarme con él en “Fairy”- suspira— Una vez que decides eso, te conviertes en hada.
— ¿No extrañas la Tierra?- Kiki pregunta
— Sí, un poco.- le da un beso en la mejilla a su marido— pero no cambiaría por nada a mi Kangin.
— Ni yo a ti querido.


Sonrío al verlos tan enamorados. Quien hubiera pensado que un hombre que luce tan serio y fuerte, se ponga tan romántico junto a su esposo. Suspiro. De pronto el rostro de Hyun Joong viene a mi mente. Lo extraño… 
Share:

3 comentarios:

  1. ¿Baby Jun fue expulsado de Fairy? ¿Por qué?...

    ¿Una tienda de alas?... ¿Sung Min es el dueño? ¿Y Kang In su pareja? … ¡¡Yupi!!! Eso significa que también harán su ingreso los Super Junior ¿verdad?

    Saeng y Ki ya cuentan con sus propias alas, ahora solo basta saber manejarlas y a volar se ha dicho.

    Hyun Joong eres el rey sacando de quicio a Min “alitas brillosa” y “campanita” ya te veo como un pequeño haciendo su berrinche porque ya está cansado de tanta locura y quiere regresar a casa, pero aun así mi estimado 4D tendrás que prepararte para el duelo… suerte con las alas.

    ResponderEliminar
  2. omo enserio habia una tienda de alas enserio omo me encanto como de enamorados estan kang in y sung min se ve que se aman y saeng tambien se imaginaba a hun joong de esa forma seria lindo jjaja

    jajajja hyun joong a ti si que te gusta molestar a min no y tambien ponerle unos apodos jajjaja bueno buena la historia cada vez se ponen mas pero mas interesante jajja bye ye

    ResponderEliminar
  3. Señor alitas brillantes y campanita 😂😂😂😂 ...a poco jae queria a jun como marido ??? Y Yunho ??

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts