Bajo el mismo cielo... Capitulo 28

Ki Bum (POV)

Kyu Jong ha regresado, no entiendo porque sigue viniendo cuando yo sé que realmente lo he decepcionado. Aunque no me lo dice, puedo verlo en la tensión que se siente cada vez que entra a la habitación.

— Hoy te dan de alta – me dice mientras jala una silla para sentarse frente a mí junto a la ventana.
— Sí, eso me han dicho las enfermeras- contesto sin dejar de ver hacia la ventana
— No lo hagas…- frunzo el ceño y volteo a verlo confundido
— ¿Qué cosa?
— Vas a lastimarte…- me dice al mismo tiempo que detiene mis manos

Bajo la mirada, hacia mis manos. Ni siquiera me había dado cuenta de que estaba de nuevo rascando alrededor de la aguja del suero que aún tengo en mi mano. Bajo las manos a los lados, Kyu Jong me ve fijamente, y yo no puedo sostenerle la mirada, así que de nuevo volteo a ver a través de la ventana.

— Te decepcioné ¿verdad?- murmuro

Kyu Jong no contesta, y en realidad entiendo que no lo haga. Aunque siento un nudo en el pecho.

Suspiro hondo. Aunque las heridas físicas están sanando, yo me siento muy mal, quisiera dormir todo el día, que nadie viniera a molestarme, no tengo hambre pero me obligan a comer, así que lo hago para que me dejen en paz.

En ocasiones desearía tener una de esas pastillas que Eli me daba. Hacían que olvidara todo lo malo, aunque también hacían que olvidara lo que hacía. A veces, extraño a Eli, ¿Por qué no ha venido a verme? De nuevo siento un nudo en el pecho. Quiero dormir y olvidarme de todo.

Cierro los ojos y respiro hondo.

— Tengo sed…- murmuro

Escucho a Kyu Jong levantarse de la silla para ir a servirme un poco de agua de la jarra sobre la mesa. Yo sé que está vacía. Y no tengo sed, solo quiero que se vaya. 

— Iré a buscarte un poco- me dice

Yo simplemente asiento. Apenas escucho que cierra la puerta, arranco la aguja del suero de mi mano, me pongo de pie con un poco de dificultad porque aún me duele un poco la herida en el vientre, y camino lento hasta la puerta de la habitación, la abro y me asomo para ver que nadie esté en el pasillo. La cierro un poco cuando una enfermera pasa hablando con Kyu. Los veo dar la vuelta al final del pasillo, abro la puerta y salgo.


Camino despacio en dirección contraria a donde vi a Kyu Jong. Con una mano me sostengo de la pared. Necesito… necesito cualquier cosa que me ayude a sentirme mejor, nada de lo que me dan los doctores me ayuda, simplemente me dan dos pastillas al día para mitigar el dolor y el suero.

Me detengo e intento pasar desapercibido cuando veo a una enfermera salir de una puerta empujando un carrito lleno de medicamentos. La observo mientras pone algunas pastillas en unos pequeños vasos y luego entra a otra habitación, dejando atrás el carrito.

Aprovecho para acercarme y buscar entre los medicamentos cualquier cosa que se llame de algún modo que me suene a relajante o píldoras para dormir.

— Paxil…- murmuro cuando veo un frasco.

El nombre del medicamento me suena conocido, así que rápido tomo el frasco y lo aprieta en mi mano la cual trato de esconder en mi bata, me giro y comienzo a caminar de regreso a mi habitación. Escucho una puerta abrirse, giro la cabeza para ver a la enfermera salir de la habitación a la que había entrado y revisar los medicamentos. Apresuro mis pasos para no ser descubierto.

Mi corazón está latiendo rápido, puedo sentir algunas gotas de sudor deslizarse por mis sienes. Lo más rápido que puedo llego a mi habitación, regreso a la silla en la que estaba sentado. Respiro rápido, demasiado agitado. Veo el frasco en mi mano. No estoy seguro de para que sean las pastillas, pero no dudo en abrirlo, sacar cuatro pastillas, volver a cerrar el frasco y rápido meterlas en mi boca cuando Kyu Jong entra a la habitación.

— Tuve que ir a la cafetería, el dispensador del piso se averió – me dice mientras sirve un vaso y me lo entrega— pero te la he traído fresca.

No contesto, no puedo hacerlo, tengo las pastillas en la boca. Simplemente agarro el vaso y me tomo todo el agua para pasarme las pastillas. Respiro hondo. Cierro los ojos. Sonrío. Me hace sentir un poco mejor el saber que me he tomado algo que me ayude.

Me relajo demasiado, y sin querer tiro el frasco al piso. Abro los ojos asustado. Volteo a ver a Kyu que está parado junto a mí viendo hacia el piso. Paso saliva nervioso cuando lo veo ponerse de cuclillas y levantar el frasco.

— ¿De dónde sacaste esto? – me pregunta

No contesto. No quiero que me cuestione nada en estos momentos, empiezo a sentir sueño. Suspiro hondo, los ojos se me cierran. Frunzo el ceño al sentir el estómago revuelto, sin poder evitarlo me inclino y vomito.

— ¡Rayos! – escucho a Kyu maldecir — ¡Enfermera! – lo escucho gritar en la puerta.

Me siento mal. Tal vez las pastillas no hicieron el efecto que yo esperaba… suspiro hondo, lentamente siento como mi cuerpo se desvanece…

Hyung Jun (POV)

Camino de un lado a otro mientras espero a que el doctor salga de la habitación de Ki Bum para decirnos como está. Kyu Jong está sentado en la sala de espera y Jung Min frente a él. Muerdo mi labio inferior, demasiado preocupado. ¿Cómo rayos consiguió esas pastillas?

Me detengo cuando las ganas de llorar son demasiado. Las lágrimas ruedan por mis mejillas, cubro mi rostro con mis manos. Suspiro hondo cuando siento los brazos de Jung Min rodearme y abrazarme.

— ¿Qué hice mal? – lloriqueo— Intento demostrarle cuanto lo quiero, pero él sigue aferrado y…
— Ki Bum desarrolló una adicción bebé, tu amor y cuidados ya no son suficientes para sacarlo de ahí…
— Pero soy su hermano…
— No es suficiente, necesita ayuda, nosotros no podemos dársela

Pongo una mano sobre su pecho y lo empujo un poco para alejarme de él. En estos momentos no me agrada. Sé que ya había estado de acuerdo con él en internar a Ki Bum en una clínica de rehabilitación, pero sigo pensando que yo quiero estar con él.

— Bebé… - la mano de Jung Min me sigue, pero justo en ese momento el doctor entra a la sala de espera.
— ¿Cómo está mi hermano?- Kyu Jong se acerca para escuchar atento
— Afortunadamente solo tomó tres pastillas, lo único que hemos hecho suministrarle un poco de suero y esperar que la sustancia salga por sí sola, estará bien, sin embargo, podrán llevárselo hasta mañana. — suspiro hondo, se supone que hoy lo darían de alta, pero ahora será hasta mañana
— De acuerdo, gracias doctor- Jung Min le agradece
— Siento mucho lo que pasó, no sé en qué momento…- Kyu comienza a decir, me giro para verlo
— Oh, no, no fue tu culpa. Sino hubieras estado ahí, tal vez habría tomado más de esas pastillas – le digo.

Kyu Jong simplemente asiente. Luce preocupado al igual que yo. Me agrada, y en verdad estoy muy agradecido con él por estar siempre al pendiente de mi hermano. Si no fuera porque es casi diez años mayor, me guastaría para cuñado.

Jong Hoon (POV)

— ¿Se le ofrece algo joven? – dejo un menú en la mesa en la que Jae Jin está sentado. — Tenemos la especialidad de la casa para jóvenes hermosos embarazados si gusta probarlo- Jae sonríe
— ¿En serio? ¿Cuál será esa especialidad?
— La tradicional malteada de chocolate y fresas “Choi”
— ¿“Choi”? – Jae Jin empieza a reírse, y eso hace que me sienta bien.

Ver que lo he hecho reír hace que me sienta orgulloso. Sé que suena extraño, pero es así.

— Bien, entonces creo que probaré la especialidad “Choi” por favor- me dice entregándome el menú.
— Enseguida- me inclino y regreso a la barra

Me acerco a Gyuri que está en la barra recargada observándome fijamente al igual que mi hermano. Los dos tienen una sonrisa de complicidad en sus labios lo cual me pone un poco ansioso.

— ¿Qué? ¿Qué les pasa? – les pregunto
— Nada…- Min Hwan contesta y regresa a la caja a fingir que está cobrando algo.

Ruedo los ojos antes de girarme hacia Gyuri.

— Me preguntaba si me dejarías preparar yo mismo una malteada… - le digo, Gyuri de nuevo sonríe
— Por supuesto señor Choi- contesta haciéndose a un lado.

Entrecierro los ojos por la forma en que lo ha dicho. ¿Por qué siento que tanto mi hermano como Gyuri intentan ver cosas que no son?

Niego con la cabeza y decido ignorar todo lo que ha pasado hasta el momento. Tomo el vaso de la batidora y comienzo a echar ingredientes.

— Hola Jong Hoon- levanto la cabeza para ver a Seung Hyun parado detrás de la barra.
— Hola…- desde que comenzó a salir con mi hermano, prácticamente todos los días viene a “Cappuccino”.

Continúo con lo que estoy haciendo, la malteada especial que le prometí a Jae Jin. Sonrío solo de imaginarme su rostro cuando lo pruebe. Espero que realmente le guste. Tal vez deba ponerle un poco más de chocolate, los últimos meses parece ser la golosina favorita de Jae.

— Oh rayos… ¿Qué diablos hace él aquí?- volteo a ver a Seung Hyun.
— ¿Qué? ¿Quién? – Min  Hwan le pregunta
— Ese tipo. ¿Cómo se atreve a mostrar su rostro frente a Jae Jin?

El solo escuchar el nombre de Jae Jin me hace dejar todo lo que estoy haciendo y acercarme a mi hermano y su novio.

— ¿De quién hablas? – le pregunto sin dejar de ver a Jae y a un tipo que se acerca a su mesa

Jae Jin luce muy sorprendido.

— Won Bin, su ex novio- parpadeo sorprendido
— ¿Qué?
— ¿Ese tipo es el ex novio que lo dejó cuando supo de su embarazo? – Mi hermano pregunta
— Bueno, técnicamente, ni siquiera estamos seguro de que supiera de su embarazo, simplemente desapareció.

Frunzo el ceño sin dejar de ver al tipo que se sienta frente a Jae Jin, obviamente haciéndolo sentir incómodo. ¿Qué rayos? ¿Por qué me molesta tanto? Al final de cuentas, creo que ellos tienen algo pendiente que resolver ¿no?

— ¿Qué vas a hacer?- Min Hwan me saca de mis pensamientos
— ¿Huh?
— ¿Vas a dejar que ese tipo venga ahora a tratar de llevarse a Jae?- volteo a ver a mi hermano con el ceño fruncido
— Deja de decir tonterías Min Hwan- regreso a lo que estaba haciendo, la malteada— en primer lugar, dudo mucho que Jae Jin quiera regresar con él, y en segundo lugar, al final de cuentas es su decisión.

Enciendo la batidora acallando así cualquier respuesta que mi hermano tenga a lo que acabo de decirle. No estoy de humor para aguantar sus comentarios. Respiro hondo. Sirvo la malteada en un vaso y voy a la mesa de Jae a dejársela.

Pongo el vaso frente a él, sonrío y me inclino un poco hasta quedar a la altura de su rostro.

— Aquí tienes la malteada “Choi”, espero te guste.- Jae Jin luce un poco sonrojado y nervioso
— Gra… Gracias Jong Hoon.
— Si se te ofrece algo más, ya sabes dónde encontrarme ¿de acuerdo?
— De acuerdo.

Jae Jin ve de reojo al tipo sentado frente a él, realmente luce incómodo y  nervioso. Volteo a ver al tipo. Sinceramente no es tan guapo, no entiendo que vio Jae Jin en él. Me alejo de la mesa sin dejar de ver al tipo. No puedo dejar de sentirme ansioso y preocupado.

Aunque estoy atendiendo a otros clientes, toda mi atención está en la mesa en donde Jae Jin está conversando con su ex novio. Aprieto los labios cuando el tipo extiende su mano por un costado y la pone sobre el vientre de Jae Jin.

Sonrío al ver que Jae quita su mano, evidentemente incómodo y molesto. Frunzo el ceño cuando el tipo se molesta y comienza a levantar la voz, así que decido regresar.

— ¿Ocurre algo Jae Jin?- pregunto sin dejar de ver al tipo
— No, nada Jong Hoon. Won Bin ya se iba- el tipo voltea a verlo con los ojos entrecerrados
— Si…-asiente— ya me iba.- se pone de pie— pero voy a buscarte de nuevo Jae Jin, no me voy a dar por vencido- frunzo el ceño al escucharlo.

“No se va a dar por vencido” ¿En qué? ¿Qué rayos se está creyendo?

No dejo de verlo, o de vigilarlo hasta que sale de “Cappuccino”. Sí, definitivamente me ha caído muy mal.

Hyung Jun (POV)

— ¿Una clínica de rehabilitación? – Ki Bum pregunta.
— Sí…- contesto aun dudoso.

Jung Min está guardando en la cajuela la pequeña maleta en la cual trajimos la ropa que trae puesta ahora que lo dieron de alta en el hospital. Dentro de la cajuela está la maleta con la ropa que le he empacado para su estancia en la clínica.

— Pero… ¿rehabilitación?- pregunta— yo no…
— Tal vez no creas que lo necesitas, pero debes entender que la necesidad que sientes por tomar pastillas y cualquier medicamento no es natural, eso es una adicción- Jung Min le dice

Puedo ver a Ki Bum tenso y un poco molesto. Rápido me acerco a él y lo abrazo.

— Hazlo por mí Ki Bummie, me angustio mucho cuando te veo tan mal. Intenté ayudarte, pero no puedo hacerlo solo…
— Yo no tengo una adicción… yo solo…
— Dale la oportunidad a la clínica, yo iré a verte todos los días, te lo prometo.- Ki Bum se me queda viendo unos momentos, finalmente suspira
— Bien…

Sonrío antes de darle un beso en la mejilla y caminar junto a él para subirlo al auto. Quiero llorar, pero le prometí a Jung Min que llevaríamos a Ki Bum a la clínica, así que me contengo para no hacer las cosas más difíciles.

El trayecto fue bastante largo, la clínica está a las afueras de la ciudad, según el folleto que Jung Min me acaba de dar, la ubicación es para que los pacientes no se distraigan con los ruidos de la ciudad y logren la tranquilidad.

Hay muchas fotos de las instalaciones, algunos datos técnicos, nombres de psicólogos, médicos y demás personal que se encarga de la estancia de los pacientes. Me detengo cuando leo un dato que Jung Min no me había dicho.

Frunzo el ceño y volteo a verlo, pero él está concentrado en el camino y no se da cuenta de mi sorpresa al leer en el folleto que para iniciar el programa de rehabilitación, los pacientes deben estar asilados los primeros 90 días. ¿90 días? ¡Jung Min me prometió que podría ver a Ki Bum cuantas veces quisiera!

Aprieto los labios, molesto, volteo a ver a mi hermano. Está muy callado, pero hasta el momento no ha vuelto a protestar por ser internado en la clínica. Siente mi mirada y voltea a verme, me sonríe brevemente, y eso me hace callarme. Si Ki Bum ha aceptado internarse, así debe ser, lo más importante es su salud.

Permanezco en silencio, apretando en mis manos el folleto hasta que llegamos a la clínica. Jung Min apenas se estaciona, baja para sacar de la cajuela la maleta. Ki Bum y yo salimos. Dos personas salen de la clínica y se presentan con nosotros.

Abrazo a Ki Bum para darle ánimos, luce realmente nervioso y asustado, así que intento darle todo mi apoyo.

— Te quiero Ki Bummie…- le susurro al oído— siempre voy a estar a tu lado, no importa lo que pase, siempre puedes contar conmigo. Si necesitas algo, diles que me llamen…
— De acuerdo…- contesta no muy seguro.

Le doy un beso en la mejilla antes de que ingrese a la clínica en compañía de una de las dos personas que salieron a recibirnos. La otra se acerca a nosotros. Nos explica que podemos llamar para saber sobre nuestro familiar, que si así lo requerimos pueden enviarnos fotos o cartas, pero no podemos ir a visitarlos. Jung Min luce tenso cuando escucha la parte de los 90 días.

Finalmente subimos al auto para regresar a casa. El trayecto fue muy silencioso, y fue mejor así, porque seguramente nunca habríamos llegado a casa debido a la discusión que seguramente se hubiera desatado en el auto.

— Bebé…- Jung Min dice apenas estaciona el auto afuera de la casa
— Eres un mentiroso- le digo antes de bajar del auto y azotar la puerta detrás de mí

Camino hasta la puerta de la casa sin mirar atrás.

— Hyung Jun, escucha.
— No quiero escucharte Jung Min. ¡No quiero escuchar mentiras y pretextos!- entro a la casa, sigo caminando hasta las escaleras
— No son pretextos, pero entiéndeme, Ki Bum realmente necesita estar en la clínica, si te hubiera dicho lo del tiempo… - me giro para verlo a mitad de las escaleras
— ¡Sí, no te hubiera dejado que lo internaras ahí, hubiera buscado otras opciones! – de nuevo continúo mi camino.

Jung Min sigue detrás de mí, hablando, diciéndome no sé que tantas cosas sobre el porque no me dijo la verdad. En realidad estoy intentando bloquear todo lo que me dice, no quiero seguir discutiendo. Estoy comenzando a cansarme de siempre terminar discutiendo con él.

En vez de ir a nuestra habitación, camino hasta la habitación de huéspedes en la cual Ki Bum estuvo durmiendo antes de que se escapara. Hoy no tengo ganas de compartir la cama con Jung Min, necesito pensar las cosas, enfríar mi cabeza….

Jung Min (POV)

Hyung Jun cierra la puerta detrás de él, ni siquiera me ha dejado hablar. Respiro hondo aun viendo fijamente la puerta frente a mí. Paso una mano por mi rostro. Estoy cansado, realmente cansado de intentar hacer lo correcto.

Ya no sé qué más hacer para ayudarlo, no sé qué más hacer para que sea feliz. Tal vez, nunca lograré que sea feliz conmigo…

Suspiro hondo antes de darme la vuelta y caminar de regreso, en lugar de ir a mi habitación bajo las escaleras, necesito tomar algo. Voy al despacho en la casa, pero me doy cuenta de que solo tengo la mitad de una botella y eso no será suficiente el día de hoy.

Tomo las llaves del auto y decido ir a comprar una botella de whisky. De alguna manera, en lugar de regresar a casa decidí ir a la oficina de “Cappuccino”, quiero estar solo, y tampoco quiero que Hyung Jun me vea en este estado.

Me siento en el sillón frente a mi escritorio, con solo la botella y un vaso el cual lleno constantemente. Me recargo en el respaldo pensando en lo fácil que eran las cosas cuando éramos niños.

Sonrío al recordar el rostro de Hyung Jun cuando le contaba todas esas historias que leía en los libros de la biblioteca del internado.

Flashback

-¿Ves esa figura en la luna?- señalo con mi dedo índice hacia arriba

Hyung Joon y yo estamos recostados en el piso del balcón de una de las habitaciones del orfanato, viendo hacia el cielo, observando las estrellas y a la luna.

-Si…- sonrío para mí mismo
-Es un conejo- le digo seguro de mí mismo

Puedo sentir que voltea a verme, debe estar muy sorprendido por lo que acabo de decirle. Me gusta sentirme admirado por él por saber tantas historias, así que cada día estoy buscando algo nuevo que decirle.

Me he leído casi todos los libros de la pequeña biblioteca que tienen las madres en el orfanato, a mi corta edad, he aprendido muchas leyendas.

-¿Un conejo?...-
-Si… mira… esas manchas de ahí son sus orejas…- le explico señalándole
-Oh… es cierto…- de nuevo sonrío -¿Y porque hay un conejo ahí?- me pregunta
-¡Oh, esa es una gran historia!- contesto- hace muchos años, un Dios, de nombre muy chistoso… Quetzalcóatl-
-¿Cómo?- frunce el ceño, me río ante su confusión, lo comprendo yo también me sentí así cuando lo leí en ese libro
-Quetzalcóatl-
-Que nombre tan chistoso…-
-Lo sé… él, viajó por la tierra en forma humana, cansado, se sentó a la orilla del camino, la luna brillaba en lo alto, entonces un conejo se sentó junto a él comiendo hierba, de pronto lo miró, y notando su cansancio de tanto andar le preguntó si no iba a comer. El Dios le dijo que no tenía nada que comer, el conejo se ofreció como su alimento, y Quetzalcóatl en recompensa por su ofrecimiento lo levanto alto, tan alto que llegó hasta la luna, y dejó su figura estampada en ella para que todos los seres humanos lo recordaran-
-Wow!

Sonrío satisfecho, feliz de haber logrado mi objetivo… aún y cuando el corazón comienza a dolerme porque sé que los días juntos pronto están por terminar…

Fin flashback

Me sorprendo cuando de pronto la luz de la oficina se enciende. Volteo hacia la puerta.

— ¿Jung Min? ¿Qué haces aquí tan tarde?- Woo Shik se acerca a donde estoy. Me sirvo otro vaso de whisky y le doy un trago.
— Necesitaba estar solo…- contesto sin más

Woo Shik se sienta junto a mí y quita el vaso de mi mano para ponerlo sobre la mesa de centro. Se me queda viendo fijamente. Yo en realidad comienzo a ver un poco borroso por la cantidad de alcohol que he bebido.

— Yo regresé por mi cartera, que tonto ¿verdad? Me fui sin mi cartera. Cuando regresé escuché ruido y por eso entré a la oficina. No esperaba encontrarte así…- me dice – tomando… ¿qué pasó?
— Nada, no te preocupes…- niego con la cabeza
— ¿Peleaste con Hyung Jun?- me pregunta y no puedo evitar hacer un gesto cuando lo menciona— lo sabía, siempre te pones mal cuando algo pasa con tu esposo- suspira hondo, se pone de pie, va por un vaso y regresa— fue por su hermano, ¿no es así?- me dice mientras llena los dos vasos con whisky, me encojo de hombros, suspiro hondo y sostengo el vaso que me entrega— veras que tarde o temprano entenderá que es por el bien de su hermano, que todo lo que has hecho es para hacerlo feliz. Y mira que debe ser muy difícil hacerlo feliz por lo poco que me has contado, siempre está molesto y peleando contigo. En verdad Jung Min, creo que has tenido mucha paciencia con él.

Sonrío levemente. Tomo un poco del whisky. En realidad escucharlo solo hace que me deprima más. Quisiera que Hyung Jun entendiera lo que intento hacer, que viera lo mucho que me esfuerzo por hacerlo feliz, que se diera cuenta así como lo hace Woo Shik.

— Jung Min…- volteo a verlo.

Me quedo congelado cuando me doy cuenta de que estamos demasiado cerca uno del otro. Parpadeo para aclarar un poco mi vista.

— No sabes cómo desearía poder ayudarte más, no me gusta verte triste por culpa de Hyung Jun…- murmura acercándose más

Me recargo en el respaldo del sillón. La mano de Woo Shik se desliza por mi pecho, respiro hondo. Woo Shik se inclina, sus labios rozando los míos.

— Woo Shik…- murmuro
— Sshhh… no digas nada, solo déjame darte un beso…- sus labios tocan los míos.

Lo empujo para apartarlo.

— Por favor, no quiero lastimarte a ti también Woo Shik- le digo.
— No lo harás, te lo aseguro… - vuelve a besarme.


Sus labios se mueven suavemente, poco a poco se nubla…
Share:

8 comentarios:

  1. ¡Nooooooo! ya sabía que ese secretario arrastrado buscaba algo y ahora por fin lo consigue, aunque Min lo aleje el beso ya se dio y cuando Jun se entere no creo que ese matrimonio continúe si ya de por si anda mal esto será lo que cave la tumba de su relación, el error de Min es que hace las cosas pensando en hacer un bien sin ser completamente sincero con Jun cosa que ya lo está cansando, en verdad espero que actualices pronto como siempre me dejas con ganas de leer mas.

    ResponderEliminar
  2. hay no amiga eso no ... por favor ... que Min no se equivoque ... please ... sabia que ese secretario seria un aprovechado seguro el aproposito busco el sitio mas lejano y el que exiga mas tiempo para que Jun y Min peleen ... lo odio en serio que si ... es un maldito aprovehado que solo busca desacerse de Jun .. mira que darle mas bebida a Min ... no no no ...no quiero que tengan nada .. no quiero ... me duele solo imaginarlo ... en sero que sip :'( :'( :'(
    vamos Min reacciona y date cuenta o Hyung ayuda a pensar a tu amigo please .... vamos ayudalo porque esta a puntp defregarla mas ..
    y tu Jun ya no recapacita y deja de pensar como un niño tu hermano te necesita ... tienes que darte cuenta que solo tu cuidado o cariño no vas a salvarlo eso ya no es posible :'(
    amix please actualiza pronto ... pero please que Min no la friegue mas ya no ... :'(
    al final todas sufrimos con ellos ... :'(

    ResponderEliminar
  3. ¡¡jung min no vallas a meter la pata!! mira todo lo que te a costado llegar hasta allí.

    por favor que no meta las de caminar (T.T) mugre secretario aprovechado traedor de problemas a relaciones inestables.

    ResponderEliminar
  4. Nooo! Jung min porque eres tan tonto después que desde el principio no s sido sincero porque no le a dicho en verdad quien es y ahora sale con esto, ojala reaccione a tiempo si no todo se va a arruinar, por favor no nos dejes tanto tiempo con este suspenso de saber que va a pasar.

    ResponderEliminar
  5. Lo sabía! ese asistente resbaloso jamás me dio buena espina >:c lo cortaste en la mejor parte jajaja esperaré el próximo con ansias, necesito saber qué tanto mete la pata Jung Min! </3

    ResponderEliminar
  6. Hyung Jun es un terco a la "N" potencia, que mas pruba necesita para aceptar el hecho que sin ayuda profesional Ki Bum no va a mejorar.
    kyu no te eches la culpa tú tambien,estas haciendo tu mejor esfuerzo... cuñado de Jun, me gusta, le queda bien el futuro parentesco.

    Y apareció quien creimos muerto; Won Bin y al parecer para quedarse.

    BRAVO WOO SHIK!! lo conseguiste... gracias al infantil comportamiento de Jun y las mentiras de Min.

    ResponderEliminar
  7. Y ahí está, ya, listo, hasta que Woo Sik logró lo que quería, no haces más que empeorar las cosas, simplemente no debiste cruzarte en el camino de Hyung Jun, era mejor que siga desaparecido, él con su recuerdo intacto de Min Chae, y tú extrañándolo, si tan solo no fueras el gran empresario que eres y pensaste con mente de negocio… si solo fueras un hombre común y corriente… pero ya nada de eso sirve pensar, porque lo que hecho hecho está, no habrá vuelta atrás y prepárate, porque es solo el comienzo.
    Y a ti Kyu Jong, gracias, en serio, serás un gran apoyo para Ki Bum y Hyung Jun, en cierto modo este último te necesitará.
    ¿Cómo que Won Bin se apareció? ¿Para qué? Poco hombre desgraciado infeliz… ¡que deje en paz a Jae Jin! Ya se casó con Jong Hoon, y pronto serán padres, porque él se ganará ese derecho, Won Bin lo perdió cuando a pesar de todo lo que hizo Jae Jin por decirle y ese de seguro lo adivinó, desapareció sin más, no, que se largue, no tiene nada que hacer en la vida de Jae Jin.

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts