Bajo el mismo cielo... Capitulo 13

Jong Hoon (POV)

-Te espero afuera- le digo a mi hermano Min  Hwan antes de salir por la puerta trasera de “Capuccino”

La noche está un poco fresca, de inmediato siento el frío así que rápido me pongo mi chaqueta. Me recargo unos momentos en la pared a esperar a mi hermano, pero estar parado me desespera un poco así que camino por el pequeño callejón hasta la calle principal.

Pasan de la una de mañana, mi hermano y yo somos los últimos en salir después de haber limpiado todo, hoy fue nuestro turno, otras veces lo han tenido que hacer Gryuri, Hong Ki y hasta el mismo Kyu Jong.

Respiro hondo, dejando que el aire entre a mis pulmones para no dormirme por lo cansado que estoy. Aún tenemos que caminar para llegar a la estación del tren antes de que cierren y sea demasiado tarde y debamos tomar un taxi.

Algo llama mi atención y me hace voltear hacia la entrada principal de la cafetería. Frunzo el ceño al ver a alguien parado ahí, viendo hacia adentro.

Debo admitir que me pone un poco nervioso, no vaya a ser alguien que esté vigilándonos, esperando para asaltarnos o para entrar a “Capuccino” a robar.

Doy un paso hacia atrás, de regreso al callejón para ocultarme y observar a la persona, ésta se gira un poco, logro ver su rostro.

-¿Jae Jin?- salgo del callejón
-¡Aaah!- Jae Jin grita asustado, lleva una mano a su pecho
-Lo siento, no quise asustarte- me disculpo rápido con él- pero, ¿qué haces aquí? Es muy tarde-
-Yo…- respira hondo varias veces para tranquilizarse- es solo que no sabía a dónde ir…-
-¿Qué?-

Eso me hace poner más atención a lo que dice, ¿no sabía a dónde ir? Lo veo frotarse los brazos, y es cuando me doy cuenta de que no trae nada para cubrirse del frío. Rápido me quito mi chaqueta.

-Póntela…- le digo mientras la pongo sobre sus hombros-¿Qué haces aquí? Es muy tarde, y está fresco-

No dice nada, pero hace un puchero a punto de llorar. Me pongo nervioso cuando los jovencitos lloran, no es mi fuerte, creo que por eso me encanta Hong Ki, creo que él nunca ha llorado en su vida, o por lo menos eso creo, es demasiado irreverente y malcriado como para dejarse intimidar por nadie.


-¿Qué ocurre?- le pregunto intentando evitar que rompa en llanto
-Lo siento, no debí venir aquí, pero he estado vagando desde hace algunas horas, pensé en venir a tomar un café caliente y…- empieza a divagar
-Jae Jin…- se detiene, levanta la mirada para verme a los ojos
-No puedo volver a casa- abro los ojos muy sorprendido
-¿Por qué?-

Aprieta los labios. Respira hondo.

-Mamá empezó a hacer muchas preguntas por mi malestar estomacal- mueve su mano hacia su abdomen, haciéndome entender a que se refiere- quiere llevarme al hospital para revisión…- lloriquea- no puedo, se dará cuenta Jong Hoon, no estoy preparado para decirles-

Ésta vez las lágrimas comienzan a rodar por sus mejillas haciéndome sentir muy nervioso. Aprieto los labios sin saber qué hacer, es muy noche, no puedo dejarlo aquí, a su suerte y en su estado.

-Hey, estoy listo…- volteo cuando escucho a mi hermano.- oh… ¿y él?- me pregunta señalando a Jae Jin
-Min Hwan, él es Jae Jin, un amigo- lo presento
-Mucho gusto- mi hermano se acerca, pero es obvio que ha notado las lágrimas- ¿ocurre algo?- voltea a verme, como si estuviera preguntándome que le hice
-No tiene a donde ir- le digo rápido antes de que piense otra cosa- se peleó con sus padres y necesita un lugar en donde quedarse-
-Ah, vaya- sonríe, voltea hacia Jae Jin- nuestro departamento es muy pequeño, pero puedes quedarte ahí.- mi hermano le ofrece, yo estoy sorprendido- claro, sino te importa vivir con dos hombres, ya sabes, nunca faltan los rumores y malas intenciones- Jae Jin sonríe
-Gracias…- se encoje de hombros- creo que eso de los rumores en éstos momentos es lo que menos me importa.- voltea a verme- ¿estás de acuerdo?- me pregunta preocupado al darse cuenta de que no he sido yo, sino mi hermano quien le ha ofrecido un lugar, sonrío
-Mi hermano simplemente se me ha adelantado- despeino el cabello de Min Hwan- yo estaba a punto de decirte lo mismo- paso un brazo por encima del hombro de mi hermano
-Gracias…-
-Anda, se nos hace tarde…- suelto a mi hermano

Debo reconocer que mis padres nos han educado muy bien. Después de soltar a mi hermano, éste de inmediato se  puso a un lado de Jae Jin, y yo del otro, como si estuviéramos escoltándolo. Simplemente es la costumbre de saber que es un jovencito y es muy noche como para que este solo a estas horas.

Por hoy, creo que está bien darle refugio con nosotros, pero no puedo ayudarlo por mucho tiempo. Es decir, está embarazado, ¿qué diablos voy a hacer con un chico embarazado en mi departamento y con mi hermano? Debe arreglar las cosas con sus padres, decirles la verdad.

Jung Min (POV)

Detengo el auto en la acera frente a “Capuccino”, volteo a ver el asiento junto a mí. Paso saliva nervioso al ver el montón de cartas. No he podido leer ninguna, simplemente aproveche una oportunidad en una reunión con la señora Kim ésta mañana y las tome rápido sin que se diera cuenta cuando salió en busca de una limonada para mí.

El corazón está latiéndome muy rápido. Sabía que Hyung Joon había estado enviándome cartas, pero jamás pensé que serían tantas. Una por mes. Por quince años…

Tomo el montón entre mis manos. Están amarradas con un lazo rojo el cual quito con cuidado de no dañarlas. Sonrío al ver las primeras cartas escritas. Su letra son garabatos apenas entendibles. Era un niño de cinco años que se hacía entender más que con letras, con dibujos.

Suspiro hondo. Envuelvo las cartas en mi chaqueta y las pongo en el asiento trasero. Volteo a ver hacia la cafetería. Hyung Joon sigue viniendo a trabajar, está atendiendo una de las mesas exteriores. Luce hermoso con su mandil, tomando nota del pedido de los clientes.

Salgo del auto y cruzo la calle de prisa. Han pasado algunos días desde la cena de compromiso, dejé que pusiera su mente en orden, le di espacio, pero no aguanto más, quería verlo. Sobre todo, ahora que los preparativos de la boda están en marcha, será algo pequeño y apresurado, en apenas dos meses Joon será mi esposo, mío y de nadie más.

Hyung Joon gira su rostro y me ve. No sé describir su expresión, no sé si le alegra verme o si quisiera no verme nunca más.

Respiro hondo para darme valor y me acerco a él.

-Hola- sonrío, Joon termina de anotar lo que le han pedido
-Enseguida traigo su orden- le dice a los clientes, se gira y camina hacia adentro
-¿Sigues molesto?- si pregunta boba de mi parte
-…- Joon entrega la orden a Gyuri, sigue sin decirme nada
-Hola Gyuri, hola Min Hwan, ¿está Kyu Jong?- les pregunto
-En su oficina, es fin de mes, tiene que hacer inventario- me contesta Gyuri
-Gracias-

Hyung Joon toma la orden que Gyuri ha preparado y camina de regreso al exterior, alejándose de mí. Lo observo fijamente, suspiro hondo sintiéndome derrotado. Hyung Joon es realmente difícil…

Lo veo dejar el pedido y regresar, antes de que se ocupe de nuevo, lo sujeto del brazo arrastrándolo conmigo hacia el mostrador de nuevo.

-¡Hey!- se queja, desamarro su delantal
-Hey nada, deja de ser un chiquillo conmigo, acompáñame- me frunce el ceño cuando dejo su delantal en el mostrador
-No puedes obligarme…- murmura, ruedo los ojos
-No, no puedo, pero vas a venir aún así, tengo una sorpresa para ti- sonrío

Puede decir que me odia todo lo que quiera, pero estoy seguro de que ningún jovencito puede resistirse a la tentación de una sorpresa. Sus ojos brillan con el interés repentino ante lo que le he dicho.

-¿Una sorpresa?-
-Sí, así es…-

Voltea a ver a su alrededor, muerde su labio inferior un poco.

-Pero aún no termina mi turno y…-
-Bebé… el dueño de la franquicia te está dando permiso de que te vayas…- me frunce el ceño- sí, sí, lo sé, me odias por no haberte dicho que soy el copropietario- muevo mi mano desestimando su berrinche
-Está bien…- murmura, se dirige a Min Hwan- dile a Kyu Jong que el idiota del dueño me llevó a la fuerza con él- ruedo los ojos
-Sí, yo le digo- Min Hwan sonríe

Tomo su mano para salir a las mesas exteriores. Me detengo unos momentos para bajar la mirada y ver su mano en la mía. Sonrío. Soy un bobo, lo sé, pero nuestras manos se ven bien juntas. No puedo evitarlo, llevo su mano en la cual tiene el anillo de compromiso hasta mis labios y le doy un beso, volteo a verlo.

-Gracias por aceptar venir conmigo- Joon parece un poco sonrojado, solo se encoje de hombros sin decir nada

Lo hago subir a mi coche. Me tomo unos segundos para controlar mi emoción. Hoy he decidido que quiero mostrarle todo lo que he hecho por él. Empezando por la gran casa que compre cuando llegué a Seúl, pensando en que cuando lo encontrara, nos casaríamos y viviríamos ahí.

No puedo dejar de sonreír, volteo a verlo de vez en cuando en el trayecto. La casa es muy amplia, así que está a las afueras de la ciudad, tiene un enorme jardín, así que prácticamente es un lugar muy privado.

Me detengo frente al portón esperando a que se habrá, de nuevo volteo a ver a Hyung Joon quien ve impresionado la casa, con la boca un poco abierta.

-¿Te gusta?- le pregunto, parpadea y voltea a verme
-¿Cómo?- sonrío

El portón se abre, dejando ver el jardín y el camino empedrado que lleva hasta la puerta principal de la casa. Me estaciono, y rápido me bajo para rodear el carro y abrir su puerta. Hyung Joon aún sigue impresionado.

-¿En dónde estamos?- me pregunta en cuanto baja y voltea a ver a su alrededor
-Te presento lo que será nuestro hogar- le digo extendiendo mis brazos

Hyung Joon abre aún más los ojos, demasiado sorprendido. Lleva una mano a su pecho.

-¿Qué?-
-Es nuestra casa- repito- la compre cuando llegué a Seúl, la compré pensando en la persona que sería mi esposo- obviamente no le digo que pensando en él específicamente, tendría que explicarle más cosas que arruinarían el momento
-¿Estas bromeando?- niego con la cabeza- es demasiado grande… me voy a perder… - murmura
-No, no lo harás- rápido abro la puerta trasera del carro para tomar mi chaqueta en donde tengo las cartas envueltas, me giro hacia él- vamos, ¿quieres ver su interior?- extiendo mi mano

Hyung Joon observa unos segundos mi mano. Respira hondo y finalmente pone su mano sobre la mía.

Entramos al recibidor, en realidad la casa si es muy grande, Hyun Joong me lo ha dicho muchas veces, fui un poco exagerado cuando la compre, pero simplemente quería lo mejor, el lugar más bonito y grande para mi bebé.

Mi corazón está latiendo muy rápido, estoy nervioso, quiero que la casa le guste, al final es de él, todo lo que he hecho es por él.

Caminamos por los alrededores, Joon revisa todo, sigue impresionado, puedo ver una pequeña sonrisa emocionada al ver las dos escaleras que rodean el recibidor para subir al segundo piso. Son como en los castillos de las ilustraciones de los cuentos que le leía en el orfanato. Joon siempre me decía que quería tener un lugar así…

Sus manos tocan todo… la parte superior de la chimenea en la gran biblioteca que mande llenar de libros de toda clase, especialmente aquellos que leíamos juntos, o los que leí y de los cuales saqué todas las historias que le contaba.

-¿Te gusta?- le pregunto mientras lo veo sacar uno de los libros y hojearlo, voltea a verme
-Es lindo…- sonríe un poco- pero debo insistir en que es muy grande…- muerde su labio

Me acerco a él. Rodeo su cintura con mis brazos para pegarlo a mí. Beso su mejilla con suavidad. Puedo sentir como su cuerpo se tensa un poco, pero finalmente cede al contacto.

-Es grande…- sonrío- pero sé que pronto estará lleno de niños…- se separa de mí, con la mirada en el piso, puedo ver sus mejillas sonrojadas- ¿no te gustaría eso?- le pregunto intentando ver su rostro- yo quiero tener muchos hijos, todos iguales a ti…-
-Jung Min…- murmura avergonzado

Se gira para dejar el libro en su lugar, dándome la espalda para ocultar su sonrojo. Sonrío al verlo así.

-Vamos a conocer el resto de la casa- le digo
-Ssi…- contesta aún nervioso

Al salir de la biblioteca pasamos por enfrente de mi oficina, me desvío solo un poco.

-Espera un momento- le digo

Entro a mi oficina para dejar las cartas en uno de los cajones con llave. Apenas he dejado las cartas en el cajón cuando lo escucho.

-¿Esta es tu oficina?- levanto rápido la cabeza y cierro el cajón
-Ah… sí, es mi oficina…- sonrío un poco nervioso

Pongo llave al cajón. Hyung Joon frunce el ceño y ve mis movimientos.

-¿Qué haces?-
-Nada, solo dejé unos papeles de la empresa- contesto mientras me guardo la llave en el pantalón- vamos, tenemos que revisar el segundo piso- tomo su mano para sacarlo de ahí, intento no lucir nervioso

Subimos las escaleras, Hyung Joon está impresionado, y pasa su mano por el barandal como si estuviera comprobando que es real. A veces sigue siendo el mismo niño de hace 15 años.

La casa es estilo rústico, tiene muchas habitaciones, cada una tiene su propio pequeño balcón, y su propio baño. Pero la habitación más grande, y la mejor la dejo al final, estoy emocionado.

-Esta es la recámara principal- le digo abriendo la puerta y haciéndome a un lado- nuestra habitación…- reafirmo

Joon voltea a verme  un poco nervioso, no me gusta que se sienta así, se supone que debería ser un momento especial, pero él se ve como si quisiera correr. Respiro hondo.

-No tenemos que compartir habitación si no quieres…- me duele el pecho tan solo decirlo- hay muchas habitaciones, la casa es muy grande- hago una mueca
-Gracias…- contesta, murmura.

Y yo me siento aún más desesperado. Se supone que debía decir “¿estás loco? Seremos esposos, ¿Por qué querría dormir en otro lado que no sea tu cama” y no un simple “gracias”.

-Bebé…- tomo sus manos y lo hago voltear a verme- dime que tengo que hacer para que confíes en mí, para que me creas que jamás fue mi intención engañarte, simplemente las cosas se escaparon de mis manos antes de que pudiera hablar contigo claramente… por favor- contengo la respiración mientras espero su respuesta

Hyung Joon se me queda viendo fijamente a los ojos unos momentos. Si tengo que decírselo mil veces más, lo haré hasta que me crea.

-¿Bebé?...- insisto, suspira hondo
-No sé Jung Min… - aprieta los labios- tal vez me estoy comportando como un niño, pero es que hay algo aquí- pone su mano en el pecho- que me impide creerte, no sé porque, pero me siento traicionado… yo…- se le quiebra la voz, lo abrazo fuerte
-Lo siento bebé- beso su cabeza- solo te pido que me permitas acercarme, no estés tan a la defensiva conmigo-

Siento como todo su cuerpo suspira en mis brazos. Me duele el corazón de saber lo confundido y dolido que está, y eso me hace temer aún más a su reacción cuando sepa que yo soy Min Chae.

Ki Bum (POV)

Hyung Joon parece un poco más tranquilo con el paso de los días. Es como si hubiera aceptado su destino o algo así. Hasta ha ido con mamá a hacer algunos de los preparativos para su boda, para la cual, por cierto falta solo un mes.

Hoy tenía cita con el sastre que está haciendo su traje, al parecer tiene que elegir el color de la tela de su camisa, además de medirse los pantalones y el saco que usará en su boda. Ésta vez ha ido solo con algunos de sus amigos.

En realidad yo no me he ofrecido a ir con él a ninguno lado, aunque hoy  me insistió mucho que fuera con él. No sé, no me siento bien viéndolo hacer todo esto. Si pudiera, haría que ese tipo Jung Min se fuera de aquí, se olvidara de mi hermano y lo dejara en paz.

En lugar de ir con Hyung Joon, he venido a casa de Eli. El pastillero que me regalo hace unas semanas está vacío, me dijo que viniera para que me diera otro. No es que me sean indispensables, pero me agradan, me hacen sentir libre. Aunque los dolores de cabeza al día siguiente son un poco insoportables.

-Hola corazón- Eli me sonríe al abrir su puerta
-Hola- me acerco para un beso en los labios, el cual recibo sin peros
-Vamos a mi habitación, tengo algo para ti, y quiero presentarte a alguien- frunzo el ceño
-¿Presentarme a alguien?- me sonríe
-Sí, ven-

Lo sigo por las escaleras. Su casa siempre está sola, sus papás casi nunca están, se la pasan viajando mucho, así que prácticamente Eli vive solo.

No sé cuantas veces he venido en los últimos días. Muchas de las veces ni siquiera recuerdo exactamente lo que hacemos mientras estamos aquí, solo sé que me la paso bien con él, aunque por lo regular siempre es después de haberme tomado dos de esas pastillitas.

-Entra- Eli abre la puerta de su habitación

Me detengo cuando veo a un jovencito sentado en su cama. El jovencito me sonríe.

-Ki Bummie, te presento a Kevin, Kevin, él es Ki Bum-
-Hola Ki Bummie- el jovencito se pone de pie, me da un beso en la mejilla
-Hola- me siento un poco incómodo

¿Qué estaba haciendo en la habitación de Eli? ¿Por qué estaban solos?

-No estés tenso corazón- Eli masajea mis hombros- Kevin es un jovencito muy simpático, te caerá bien-
-Lo soy- el jovencito sonríe, toma mi mano para llevarme con él

Se sienta en la cama y me hace sentarme junto a él. En verdad me siento demasiado incómodo. Volteo a ver a Eli, él simplemente nos ve mientras saca de uno de sus cajones un cigarro, o eso es lo que creo que es, la verdad no tengo idea, huele un poco extraño. Comienzo a toser un poco.

-Así que… ¿eres novio de Eli?- Kevin me pregunta
-Bueno…- no sé qué contestar- eso creo- murmuro, se empieza a reír
-Es lindo Eli- le dice a Eli- me cae bien-
-Demuéstralo- le dice

No entiendo muy bien de lo que están hablando. Eli se acerca a mí, con el cigarro en su mano y lo pone frente a mi rostro, ofreciéndomelo, niego con la cabeza. Se encoje de hombros, lo retira, abre el cajón de su buró y saca algunas pastillas. Pone su palma frente a mi rostro.

Observo unos momentos las pastillas antes de tomarlas y llevarlas a mi boca.

-¡Yo también quiero!- Kevin le dice animado
-No, tu acabas de tomarte dos- Eli le contesta
-Puedo ganármelas…- Kevin de pronto pone su mano sobre la entrepierna de Eli
-¿Eli?- estoy muy confundido con lo que está pasando

¿Por qué ese chico está tocando su pene? Mi corazón está latiendo muy rápido, pero no sé si es por lo nervioso que estoy sintiéndome, o si son las pastillas que acabo de tomarme. Eli sonríe  muy amplio cuando ve mi confusión.

-¿Qué ocurre corazón? ¿No quieres jugar un poco?-
-¿Jugar?- volteo a ver a Kevin cuando siento que su otra mano empieza a acariciar mi pierna
-Si amor… somos jóvenes, ¿no te gustaría experimentar?- se inclina sobre mí

Estoy un poco asustado, pero mi mente empieza a ponerse un poco confusa, los latidos de mi corazón son cada vez más rápidos. Eli comienza a besarme, empiezo a sentirme acalorado cuando dos pares de manos empiezan a tocarme…

Hyung Joon (POV)

-Ese color es lindo- Young Saeng me dice mientras revisamos las camisas colgadas en la sastrería
-Mira Joonie, ésta se te vería bien después de la boda- Seung Hyun mueve sus cejas sugestivo desde la sección de ropa interior, ruedo los ojos
-¡Ya! Ven aquí, no estamos buscando nada de eso- lo regaño
-Ay, que delicado…- regresa lo que estaba mostrándome a su lugar

Niego con la cabeza. Aún así, creo que haberlos traído a ellos dos y no a mi madre fue lo mejor. De seguro ella sí que habría pasado todo el rato buscando algo sexy de esa sección. Me estremezco solo de pensar en mi madre comprándome ropa interior.

Me giro para seguir buscando una camisa linda, que quede perfecto con el traje que el sastre está preparando para la prueba de hoy. Sonrío al ver una que me agrada, la saco para observarla mejor, justo en ese momento mi celular comienza a sonar.

Busco mi móvil entre mis ropas, sonrío un poco al ver el nombre de Jung Min.

-¡Wow!… ¿vigilándote?- volteo cuando escucho a Seung Hyun detrás de mí, está observando mi celular
-¡Oye!- frunzo el ceño
-Está bien, está bien, yo solo quería mostrarte estos- me dice poniendo frente a mi unos calzoncillos demasiado pequeños
-¡Seung!- me rueda los ojos y se ríe

¡Dios! ¡Es imposible!

Respiro hondo antes de contestar.

-¿Si?-
-Hola bebé, ¿Cómo estás?-
-Bien…-
-¿Qué haces?- sonrío un poco
-Estoy en la prueba de traje-
-Oh… ¿y como está quedando?-
-No sé, aún no me lo mido-

No puedo evitar sentirme un poco especial, desde esa vez en que me llevó a conocer la casa que compró, no ha dejado de llamarme a cada rato. Aunque no tenga nada especial que decirme, simplemente hace preguntas bobas, justo como lo hace en este momento.

-Uuuuuuhhh…- volteo a ver a Young Saeng y Seung Hyun, les frunzo el ceño

Ambos están parados juntos, simulando que escogen algo, pero simplemente están burlándose de mí. Eso me hace sentirme más avergonzado, mi rostro está muy caliente seguramente lo tengo rojo.

-¿Qué fue eso?- Jung Min pregunta
-Nada, solo Young Saeng y Seung Hyun que me acompañaron- contesto
-¿En serio? ¿Sabes? Hyun Joong me ha preguntado mucho por tu amigo-
-¿Por Young Saeng?- apenas digo su nombre, mis amigos dejan de hacerme bulla
-Sí, parece que en verdad está interesado, ¿crees que haya manera de que podamos juntarlos?- volteo a ver a Saengie
-No sé, Saeng ya no quiere saber nada de Hyun Joong- lo digo lo suficientemente alto para que me escuchen

Sonrío al ver a mi amigo morderse el labio, muriéndose de ganas de negar lo que estoy diciendo.

-Pero bueno, le puedo preguntar-
-Eso sería bueno…- Jung Min se queda en silencio unos momentos- Bebé…-
-¿Sí?-
-Te amo- mi corazón se acelera
-…- no sé qué contestarle
-Te llamo después, ¿de acuerdo?-
-Sí, de acuerdo-


Corto la llamada, sintiéndome aliviado de que no esperara una respuesta de mi parte, pero al mismo tiempo sintiendo un poco de pena y ansiedad por no poder contestarle. 
Share:

6 comentarios:

  1. Ok comadre... Yo lo único que me pregunto es... Sí ya usó a Eli y es quién ha metido a Bummie en ese hoyo... Y a kevin me lo acaba de embarrar ahora... ¿quién será el chico bueno que salve a Bummie?

    No me lo explicó... Quién será.

    Jungmin bien, ganandose al bebe, poco a poco.

    ResponderEliminar
  2. Awwwwwwww quitando la parte estúpida de Eli y Ku Bum u.u Todo lo demás fue tan bonito *-*

    Jong Hoon debe de pensar bien lo que pasará con Jae Jin, quizá se puede convertir en su amigo incondicional, pero habrá que ver con el tiempo.

    Awwwwwww Jung Min y Hyung Jun *-* par de cositos tan lindos *-* Jung Min debería decirle lo de las cartas y que él es Min Chae u.ú Si no Jun se enojará con él... aunque no se, conociendo a la escritora, me puede salir con otra cosa xDDD

    Muchas gracias por subirlo *-* En verdad adoré tanta miel en este capítulo *-*

    ResponderEliminar
  3. Pobre Jin,en verdad pense que se dejaria llevar al medico,al parecer su familia no es como pense,digo no es que se haga una fiesta por ese motivo y menos en esas circunstancias,pero ya veo que su miedo es mayor,haber cuanto tiempo tarda en estar asi,por mientras tiene donde dormir.

    Uy,se la robo,a la larga,yo creo que eso hara que joon se enoje con el,y no por el hecho de que las haya robado,si no porque las tiene y joon pensara otra cosa.
    Tremenda casa,lo bueno que a joon le gusto,y al menos ya no esta un 100% en desacuerdo con esa boda *0* tan lindos.

    Bien....primero Eli,luego Bum y ahora Kevin,de los tres no se hace ninguno,lo bueno que "no le son indispensables"ㄲ si claro,y yo soy flaca.....este tercio de tontos,ni como ayudarlos,pero ya veran

    ResponderEliminar
  4. Jung Min es tan lindo con mi Jun. Él ya tiene que decirle la verdad, para que asi sean felices plenamente, sino, siempre habrá esa desconfianza de Jun hacia min, por mas que lo ame. Ah y todavia que no vengan los niños, que disfruten su vida de casados por mucho tiempo. Y que pena con Jae Jin.

    ResponderEliminar
  5. Ay Jae Jin… por lo visto el imbécil de su novio ni la hora le da… debe, aunque no quiera, volver a casa… huir no es la solución.

    El amor de Junnie está a tu alcance Min, solo tienes que ganar su confianza y respeto y para ello tendrás que decir la verdad.

    ¡¡ELI, ERES UN MALDITO DEGENERADO Y TU KEVIN… NO TE QUEDAS ATRÁS!!

    ResponderEliminar
  6. Demonios, no te sientas así, después de todo cómo esperas sentir amor inmediato por alguien que te ha mentido y prácticamente te compró a tu propia madre, Jung Min no te merece, pero bueno, eres un jovencito enamorado de la idea del amor, además de que salvarás la empresa de tu familia… Dios, odio esto, odio todo lo que te están haciendo cariño, y no se quedará solo ahí, eso es lo más feo.

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts