Indomable... Capitulo 07

Hyun Joong (POV)

-¿Qué viniste a hacer aquí?- le digo a Hyo Ri en cuanto la tomo del brazo y la hago caminar conmigo hacia una de las mesas de aperitivos

Intento alejarla lo más que puedo del resto de los invitados y de su tío por su puesto. No quiero que nadie se entere de nuestra conversación.

Se gira un poco para verme a la cara, me sonríe levemente antes de sujetar el cuello de mi camisa con sus manos, como si estuviera acomodándolo en su lugar, y luego hace lo mismo con mi corbata mientras habla.

-Quería comprobar si era cierto todo.- sonríe- Te conozco Hyun Joong, y que de la noche a la mañana digas que estas casado es realmente extraño, casi podría jurar que estas mintiendo.- levanto una ceja desafiándola
-¿En serio? ¿Y cómo explicas la presencia de Young Saeng?- frunce el ceño
-¿Quién?- ruedo los ojos
-Young Saeng, mi esposo, el hermoso chico que te presentó tu tío- se encoje de hombros
-Por favor, como si no pudieras conseguir alguien a quien pagarle muy bien para que desempeñe ese papel- da unas palmaditas en mi pecho, y luego limpia la pelusa de mi saco.- es más que notorio que el chico ni siquiera es tu tipo, muy simple y soso.-

Me quedo callado unos minutos. Estoy pensando en lo que voy a constarle, para ser sincero, sí, realmente Young Saeng no es muy mi tipo. Yo suelo salir con chicos más llamativos, coquetos, estrafalarios y por lo mismo, más dramáticos. ¡Como ella!

-Bueno…- sonrío amplio para hacerle ver que lo que digo es verdad, aunque no lo sea- tal vez exactamente eso ha sido lo que me ha hecho casarme con él. Que es diferente. Tal vez un poco desubicado para su edad- lo digo en referencia a lo que ya le había dicho a su tío, ahora no puedo desmentirme

Hyo Ri deja salir un bufido, obviamente no me está creyendo nada. ¡Maldición!  ¿Por qué tenía que ser tan suspicaz? Bueno, no puedo quejarme, eso fue lo que llamó mi atención cuando la conocí. Sexy, atractiva, suspicaz y muy inteligente…


-Si claro, como tu digas-
-Es verdad…-
-Eres tan tierno…- pone sus manos en mis mejillas, respiro hondo
-Hyo Ri, regresa a Boston…-
-Oh, claro que no Hyun, vine aquí a constatar por mi mismo que en verdad me rechazaste porque estas casado-
-Te estoy diciendo que estoy casado- estoy comenzando a sentirme un poco frustrado
-No… no, no…. – niega con la cabeza- me refiero a que quiero ser testigo de tu hermoso matrimonio- frunzo el ceño
-¿A qué te refieres?- no dice nada, solo sonríe, me da unas palmadas en las mejillas
-Te veré pronto Hyunie- se gira y se aleja de mí

¡Diablos!

Tengo la sensación de que esto no es nada bueno. Ahora tendré que cuidar que Hyo Ri no descubra nada o mi trabajo estará en peligro. Suspiro hondo.

Volteo a ver a mi alrededor, verificando que nadie haya escuchado nuestra conversación, entonces detengo la vista en Young Saeng. Lo dejé con mi jefe, el señor Lee, pero en éstos momentos está viéndome fijamente con el ceño fruncido, demasiado fruncido…

Camino de regreso hacia donde están conversando. Llego justo a tiempo para escuchar un “me alegra ver que está mejor” de parte de mi jefe. Paso saliva nervioso al darme cuenta del tipo de conversación que estaban teniendo.

No puedo hacer nada más que sonreír al igual que Young Saeng lo está haciendo, pero por supuesto que de vez en cuando lanza miradas asesinas hacia mí, las cuales yo trato de disimular conversando más amenamente con mi jefe sobre algunos negocios aquí en Seúl.

Las siguientes dos horas las pasé saludando a todo el que se me acercaba, presentando a Young Saeng como mi esposo, y esquivando a Hyo Ri que continuamente intentaba hacer preguntas incómodas.

Por fin estamos de regreso, Jung Min nos recibió muy estresado, y le regresó el bebé a Saeng como si le quemara tenerlo con él, fue algo realmente gracioso, y ni que decir de la cara de su esposo.

Sonrío recordando esos momentos.

-Así que, ¿sufrí un colapso mental?- levanto el rostro
-¿Huh?- Young Saeng está intentando abrir la puerta de su casa con el bebé en brazos
-¿No quería tener a tu bebé?- abre la puerta
-Bueno… no precisamente…- intento explicar
-¿Qué tipo de pastillas he tenido que tomar?- hago una mueca
-Si… sobre eso…-
-Qué bueno que te tuve a ti, sino hubiera sido por ti, seguramente Ji Bin no habría nacido por mi determinación de no tenerlo…-  
-Saeng…-

Deja la pañalera del niño sobre uno de los muebles, se gira a verme fijamente. Paso saliva nervioso cuando noto en su mirada algo… no sé, como si quiera ahorcarme… para ser sincero, no es como si él pudiera hacerme algo a mí, es evidente que soy más fuerte que él pero… no sé, me da escalofríos su forma de verme.

Doy un paso hacia atrás…

-Young Saeng…-
-Dime querido y abnegado marido, ¡¿cuándo ibas a decirme que para tu jefe soy un loco que intentó matar a su bebé no nato, al cual obligaste a casarse contigo?!- levanta la voz evidentemente molesto
-¿Hoy?...- hago una mueca, lo veo respirar hondo como si estuviera contando hasta diez
-¡¿Y porque no antes de que hiciera el ridículo enfrente de tu jefe?! ¡¿Tienes idea de lo que sentí cuando empezó a hablarme de mi “enfermedad”?!- oh si, está muy enojado…

Pero bueno, ¿a quién podría gustarle que alguien dijera que estás loco? Aunque básicamente, no dije que lo estuviera, yo dije que había sufrido una crisis emocional porque se rehusaba a dejar a atrás su vida de soltero “alegre”.

-Si… bueno… en realidad es tan grave- levanta una ceja- digo, solo tuve que decir unas cuantas mentiras- entrecierra los ojos- si, ya sabes, como eso de que estábamos casados, tuve que endulzar un poco la historia para que mi jefe entendiera porque no habías ido conmigo a Boston- sonrío, aunque en realidad me siento un poco inquieto por su mirada asesina

No dice nada, simplemente se da la vuelta y camina hasta la habitación. Aún trae al bebé en brazos, supongo que debe llevarlo a su cuna, y tal vez mañana deba trabajar o algo así.

Me ha dejado solo a mitad de su sala. Volteo a ver a mí alrededor, es la primera vez que tengo la oportunidad de inspeccionar su casa. Camino por los alrededores dándome cuenta de que no es muy lujosa pero tiene todo lo que pudiera necesitar un chico como él.

Volteo a ver hacia la puerta de su habitación. No sé que hacer, ¿debería esperar a que salga? ¿O será mejor que me vaya antes de que tenga las manos libres y entonces sí pueda ahorcarme?

-Creo que iré a casa…- murmuro antes de caminar hacia a la puerta

Tal vez solo le mande un mensaje para decirle que mañana lo busco, después de todo mi jefe insiste en que lleve a mi “esposo” a algunos eventos y clubs sociales que solemos frecuentar.

Young Saeng (POV)

Dejo a Ji Bin en su cuna con cuidado, no quiero que se despierte. Estoy muy estresado y molesto como para tener que volver a dormirlo. Aprieto mis labios mientras observo el bonito rostro de mi bebé. Suspiro hondo.

-Siento mucho haberte dado un papá como él…- susurro

Enciendo una lámpara junto a su cuna para que no se asuste, y salgo de nuevo para poder hablar con Hyun Joong. Estoy cansado, no estoy acostumbrado a ese tipo de eventos. Durante toda la noche sentí mis hombros tensos por los nervios, y para colmo el saber que su jefe me cree un desequilibrado mental no ayudó en nada!

Camino por el pasillo hasta la sala, me detengo para observar a mí alrededor. Frunzo el ceño al darme cuenta de que no hay nadie. Mi celular vibra en mi bolsillo, eso me hace dar un brinco porque me ha tomado desprevenido, sin contar el hecho de que la vibración me ha dado cosquillas.

Sonrío un poco por haberme sorprendido. Leo el mensaje que me ha llegado. Cuento hasta diez para no gritar enfadado o tirar mi celular contra la pared cuando veo que se Hyun Joong quien me dice que mañana regresará.

Me dejo caer en uno de mis sillones, el más grande y cómodo, quito mis zapatos, desabrocho el cinturón, y respiro profundamente.

Mi vida ya era complicada y cansada cuidando a Ji Bin yo solo, y ahora con todo éste asunto de Hyun Joong se está volviendo más cansado. No aguanto mis pies, la cabeza me duele, y ni hablar de cómo mi cintura me pide a gritos que no me levante jamás del sillón!

Necesito un descanso…

Veo mi celular unos momentos. Pensando en que los últimos meses no he tenido ni un solo momento de descanso, para mí mismo. Todo mi día se lo dedico al cien por ciento a Ji Bin y a mis pequeños en el jardín de niños.

Busco el número de Hyung Joon. Tal vez él este dispuesto a ayudarme…

-Hola Saengie… -
-Hola Jonnie, siento mucho lo de Ji Bin- me disculpo con él, después de todo, fue Hyun Joong y su marido Jung Min los responsables de que tuviera que cuidar de mi bebé
-No te preocupes Saengie, fue divertido…- balbucea no muy seguro de lo que está diciendo, sonrío
-Entonces… ¿ya estas convencido de tener uno propio?-
-Oh!, claro que no! Quiero disfrutar mi vida como pareja por lo menos uno o dos años más!- niego con la cabeza

Si yo tuviera su edad, posiblemente tampoco habría pensado en tener a Ji Bin. Es evidente que él tiene mucho tiempo aún para tener los bebés que quiera, y además un marido que lo adora.

-¿Cómo te fue?- me pregunta, suspiro alto
-Si supieras Joonie…-
-¿Qué cosa?-
-Hyun Joong dijo muchas mentiras a su jefe…-
-¿En serio?-
-Sí, prácticamente soy una especie de enfermo mental que necesita de pastillas para mantenerse cuerdo-
-¡Wow!...-
-Sí, exactamente. Dios, no sabes lo incómodo que me sentí cuando su jefe comenzó a decirme que se alegraba de que estuviera mejor de mis crisis!- lo escucho reírse al teléfono
-Sí, me lo imagino…-
-En fin…- suspiro- no te llamé para eso Joonie-
-¿Entonces?-
-¿Sabes? Estaba pensando que necesito un descanso, no sé, tal vez un día en el spa o algo así.-
-¿Y Ji Bin?- sonrío
-No te preocupes, hay una persona que me debe una grande y estoy seguro que estará encantado de cuidarlo…-
-Oh… - Joon lo piensa un poco…- tal vez le consiga algo de ayuda a esa persona ¿sabes? Tengo a alguien que conozco que también me debe una grande…- empiezo a reírme al igual que Hyung Joon

Hyun Joong (POV)

Vuelvo a tocar el timbre. Young Saeng está tardando demasiado en abrir. Hoy muy temprano le llamé para avisarle que por la tarde vendría para pedirle copias de sus identificaciones para poder sacar una membrecía a su nombre para el club.

Y bueno, seguramente aprovechando que estoy aquí, para él será una buena oportunidad para terminar de reclamarme la forma en que lo pinté con mi jefe. De nuevo toco el timbre, y finalmente la puerta se abre.

-Hola Young…- frunzo el ceño al ver que es Hyung Joon el que abre
-Hola Hyun Joong- me sonríe amplio
-Hola, ¿está Young Saeng?-
-Si, por supuesto, ¿Por qué no pasas?- entro a la casa, pero lo hago poco a poco, hay algo en su forma de sonreírme que me dice que debo ser precavido
-Hey Hyun! No sabía que vendrías también- giro a ver a Jung Min
-¿Vendría a qué?-
-Young Saeng nos invitó a cenar, ya sabes, somos los padrinos de Ji Bin…-
-¿En serio?...- no sabía que eran los padrinos, bueno que más da, no es como si me interesara, cambio el tema-¿Y Young Saeng?-

Camino buscando por los alrededores, ladeo la cabeza al ver en el sillón la pañalera lista con todo lo necesario, como si fuera a salir con el bebé. No le doy importancia, después de todo yo solo vine por unas copias de sus identificaciones.

-¡Oh!- Young Saeng sale de su habitación con el niño en brazos- que bueno que llegas- me sonríe muy amplio, igual que Hyung  Joon

Esto se pone cada vez más extraño. Se supone que está muy enojado conmigo, ¿por qué me sonríe así? ¿y porque no me dijo nada de la supuesta cena? Bueno, igual y no estoy invitado.

-¿Tienes las copias?- le pregunto
-Sí, claro… espera un momento- me dice- ¿puedes sostener a Ji Bin?- me entrega al niño
-Está bien…-
-Tengo que buscar los papeles.- dice mientras camina hacia la puerta de la casa-los guardé en mi mochila- sigue hablando

Jung Min se ha puesto junto a mí. Ambos observamos como Hyung Joon abre lentamente la puerta de la casa. Young Saeng sigue buscando entre sus cosas los papeles.

-¡Sí, aquí están!- dice Saeng girando hacia nosotros, enseñándonos las llaves de su carro
-¿Tus llaves?- frunzo el ceño, me sonríe
-Sí… - señala por encima del mueble- en la pañalera hay cambios de ropa, pañales, crema, talco. En el refrigerador esta su leche en las mamilas, y papilla de zanahoria. Dale de comer cada dos horas, acaba de comer, así que tienes mucho tiempo antes de que te pida…-
-¿De qué hablas?- sigue sonriendo
-¿Bebé, qué está pasando?- Jung Min está junto a mí, le pregunta a su esposo cuando lo ve parado justo afuera de la casa
-Oh, caballito, no te asustes- su esposo hace un puchero- solo vas a ayudarle, te lo ganaste por dejarte embaucar anoche por él-
-¿Cómo?- Jung Min no entiende, y yo tampoco
-¡Young Saeng, explícate!-
-Creo que me he ganado un día de descanso, estoy demasiado estresado, sino lo hago, tal vez sufra una crisis emocional y tenga que tomarme mis pasillas!-
-¡Saeng!.-
-Cuida bien de Ji Bin!- abro los ojos sorprendido cuando lo veo salir apresurado detrás de su amigo

Me he quedado sin habla. Bajo la mirada para ver al bebé en mis brazos. Paso saliva demasiado nervioso. Nunca en mi vida he hecho esto. Volteo a ver a Jung Min. Extiendo los brazos con el niño para dárselo.

-Ten…- me frunce el ceño
-¿Qué?-
-Cárgalo tú-
-¿Estás loco?-
-No, pero tú ya lo hiciste anoche tienes más experiencia- me hace una mueca
-Sí, y precisamente por eso es que estoy aquí contigo idiota-
-¡Oye!- se me queda viendo fijamente desafiándome, suspiro- está bien, yo lo cargo…- contesto entre dientes


Pero no sé qué demonios voy a hacer con un bebé. ¡¿Por qué estoy metido en éste lío?! ¡Rayos!
Share:

3 comentarios:

  1. Jajajajajajajajaja merecido se lo tienen Jung Min y Hyun Joong

    Hyun tendrá que poner en práctica tooodo lo que dijo xD Ser "Esposo abnegado" le va a costar caro xDDD
    Y Jung Min... Bueno, él por babas xDDD

    Muchas gracias por escribirlo y compartirlo *-*
    Ya quiero ver cómo les va a ir con Ji Bin a esos dos xDDD

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja xD pobre Ji Bin, cuidenlo bien xD

    ResponderEliminar
  3. Ahja-ja!!... Hyo Ri no se comió el cuento de "amoroso esposo" y "abnegado padre de familia"... prepárate Hyun, porque algo, nada bueno, tiene planeado Hyo Ri.
    Oye Hyun, como es eso que Saeng "no es tu tipo"... no abuses, ah?? y no te pases de sínico, como quieres que Saeng no "hierva"en cólera si lo único le faltó decirle su jefe, es que el vestido de novio de Saeng era una camisa de fuerza y que se casaron en el manicomio en donde lo internó.
    Jejeje... no has oído hablar de que "la venganza es dulce" mi estimado Hyun??... bueno, Saeng se merece un día de relax... después de todo su salud mental podría tener una recaída y eso tu no quieres, verdad??... además cuentas con el apoyo de Min... jajaja.

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts