Estas en mi camino... Capitulo 26

Ren (POV)

Tengo la barbilla recargada en mi mano, mi codo sobre la mesa, observando como el chico sentado frente a mí ordena a la mesera su comida y de paso ordena la mía.

Suspiro hondo.

¡Qué chico tan engreído!

¿Por qué asume que me gusta más comer un emparedado de pavo que una grasienta hamburguesa?

Cierra el menú y se lo devuelve a la mesera agregando que me traiga a mí una limonada y para él un refresco. Voltea a verme y me sonríe, así que yo sonrío, aunque realmente quisiera estrellarle en la cabeza la azucarera que está en la mesa.

Mamá me convenció de salir con Min Soo, el hijo de su jefe, el señor Bang. Debo aceptar que el tipo es guapo, pero por Dios! Cree que no puedo decidir ni siquiera lo que debo comer, en definitiva estoy deseando que ésta cita termine.

-Así que, estas en el bachillerato Min Ki…- sonrío a fuerzas
-Sí, así es…-
-¿Tercer año?...- niego
-No, voy a segundo…- levanta una ceja
-Oh, bueno… yo acabo de entrar a la universidad, un año es bueno para que pueda encaminarme en mis estudios y…-

Frunzo el ceño, ¿de qué demonios está hablando? ¿un año para qué? ¿acaso cree que yo voy a casarme con él? Por favor! Soy demasiado joven para eso, y ni hablar de lo mal que me está cayendo el tipo.

De nuevo sonrío de forma hipócrita, tampoco es como si pudiera ser grosero con él, al final es el hijo del jefe de mi madre; así que solo debo soportarlo durante la cita y después veré como hago para que mamá no vuelva a obligarme a salir con él.

De pronto mi celular comienza a sonar, mi corazón se acelera, rápido lo saco del bolsillo de mi pantalón, ¿y si es Baek Ho?! Me quedo observando la pantalla de mi móvil, mi respiración está agitada.

¡Es él!


Es su número de celular. Había estado esperando por éste momento, pero jamás creí que en verdad fuera a suceder. Baek Ho me está llamando. ¿Qué hago? ¿Debo contestar? ¿O debo dejar que llame varias veces antes de responderle? Diablos! No sé que hacer!

-¿Vas a contestar?- levanto la vista cuando Min Soo me saca de mis pensamientos
-Ah… si… yo…- me pongo de pie, estoy nervioso, el celular sigue sonando…

Veo hacia la puerta de salida, tampoco es como si quisiera contestar su llamada enfrente de Min Soo.

-Iré a contestar afuera…- le digo

Y como puedo, tropezando un poco por los nervios, salgo. Mi corazón está latiendo muy rápido. Levanto mi mano con el celular y justo cuando voy a contestar éste deja de sonar.

Tengo un nudo en el pecho. He tardado demasiado, se cansó de llamar.

¿Y si ya no vuelve a llamar? ¿Y si se arrepiente?

Estoy a punto de deprimirme cuando de nuevo comienza a sonar. Doy un brinco un poco asustado y sorprendido. Mi corazón de nuevo se acelera cuando veo que es él de nuevo. Respiro hondo varias veces para intentar tranquilizarme.

-Hola…- contesto
-¿Min Ki?- y de nuevo el nudo en el pecho

No es él, no es su voz. Tengo ganas de llorar, mi corazón se siente desilusionado. Pero ¿qué esperaba? Era obvio que él no me llamaría. Fui un tonto al pensar por un momento que él estaría llamándome.

-Hola Jung Soo…-
-Hola Min Ki, siento llamarte desde el celular de Dong Ho, pero necesitaba localizarte…- suspiro
-¿Ocurre algo?-

Lo escucho suspirar del otro lado del teléfono, dudar un poco antes de seguir hablando.

-Estoy un poco preocupado…- frunzo el ceño
-¿Preocupado?-
-Si, veras… Dong Ho ha estado un poco extraño éstos días…- hago una mueca
-¿Y?-

No es que no me importe, de hecho, esto me hace recordar a las veces que él mismo me llamaba cuando necesitaba hablar con alguien. Los días en que nos veíamos en el parque y él me contaba sobre su mamá, su padre y Jung Soo.

-Se que ya no tienes nada que ver con él, pero… ¿podrías venir a verlo?- aprieto los labios
-Jung Soo…- mi corazón late nervioso.- no sé si sea lo mejor, Baek no quiere verme, de hecho…- respiro hondo…- creo que me odia…-

Nos quedamos en silencio unos momentos. Jung Soo sabe que tengo razón, Baek Ho debe odiarme por haberlo engañado, y eso sin contar con el hecho de que soy un doncel. Creo que en éstos momentos lo que menos desea es verme a mí.

-Se que algo pasó el día que visitó a su madre, pero a Young Woon no quiere contarle, y a mí nunca me lo dirá, apenas si sale de su habitación…-

¡Diablos!

Comienzo a sentirme demasiado preocupado. Quiero verlo, quiero ver lo que sucede con él, pero también tengo miedo de que apenas me vea, me grite, me insulte, me diga que me odie. No quiero escuchar esas palabras de su boca.

-No sé Jung Soo… no creo que…- lo escucho suspirar
-Está bien, lo entiendo… siento mucho haberte molestado Min Ki… me agradó volver a hablar contigo, eres un buen chico, me hubiera gustado que Dong Ho no fuera tan terco y…-
-Gracias Jung Soo…- lo interrumpo, no quero que siga, entre más habla más triste me siento
-Bien… gracias por contestar…-

Corto la llamada, respiro hondo de nuevo observando fijamente hacia la nada, con el corazón latiendo muy rápido. Sigo pensando en lo que me ha dicho Jung Soo, en lo que está pasando con Baek Ho. ¿Su mamá le habrá dicho algo que lo ha puesto así? Oh diablos! Quisiera no saber tanto de ella por las pláticas con Baek, ahora no puedo sacar de mi cabeza y mi corazón, la necesidad de ir con él.

-¿Vas a regresar a la mesa?- doy un brinco cuando escucho a Min Soo, volteo a verlo, está parado en la puerta viéndome fijamente

Lo observo unos momentos fijamente. Me ve con una ceja levantada, un poco arrogante, indignado porque lo estoy haciendo esperar, y eso me hace tomar una decisión.

-Min Soo… gracias por la invitación pero… tengo algo importante que hacer….- abre los ojos sorprendido
-¿Qué?...- sonrío
-Puedes comerte mi emparedado de pavo por mí…- me doy la vuelta y empiezo a alejarme
-Hey! Min Ki!...- lo escucho gritarme, pero no me detengo

Quiero alejarme lo más rápidamente posible de él.

Min Hyun (POV)

Observo como mi primo acomoda la almohada detrás de Jong Hyun, lo hace con tanta delicadeza y cuidado que es difícil reconocer a mi primo siendo así. Jala una silla y se sienta junto a la cama, toma el plato del buró, y con una cuchara comienza a darle un poco de sopa. Sonrío.

-Yy… ya…- Jong Hyun habla un poco pausado…- deja… de tratarme… como un… niño…-

Aron frunce el ceño. Respira hondo frustrado, con un puchero deja el plato a un lado y se cruza de brazos.

-Está bien, ya no te daré de comer en la boca- le dice

Puedo ver como Jong Hyun rueda los ojos, respira hondo un poco fastidiado, pero finalmente accede que Aron lo concienta.

-Esta… bien… dame de… comer…- mi primo sonríe satisfecho y vuelve a tomar el plato
-Veo que estas mucho mejor…- le digo a Jong Hyun
-S…si…- me contesta

Desde la última vez que mis padres me dejaron visitarlo, ha mejorado mucho, parece que en verdad como dijo el doctor, sus problemas de vista y para articular palabras son solo transitorios, poco a poco está recuperándose.

Hace apenas dos días lo dejaron salir del hospital, está en su casa, y no sé cómo, pero Aron convenció a sus padres de que lo dejaran venir todos los días después de la Universidad para cuidar de él.

Uf! Pobre Jong Hyun, debe estar cansado de lidiar con mi primo todos los días. Aunque debo aceptar que se ven lindos juntos. No podía creerlo cuando nos enteramos ese día que ellos tenían una relación, me parecía un poco increíble conociendo a mi primo; pero ahora, hasta me siento un poco envidioso.

Aron está casi todo el día con él, y yo apenas si puedo ver a Sung Min. De hecho, las únicas veces que puedo verlo es cuando consigo permiso para venir a ver a Jong Hyun o cuando digo que iré a hacer algún trabajo de la escuela.

Porque aunque mis padres se pusieron nerviosos con todo lo que ocurrió con JR, decidieron que sería perjudicial para mis estudios si me sacaban de la escuela, así que me dejaron continuar, pero bajo una muy estricta vigilancia.

Y como Sung Min es del último año, y yo estoy por terminar apenas el primer año, apenas si coincidimos en la escuela.

Mi corazón se acelera cuando tocan a la puerta de la habitación, la voz de la mamá de Jong Hyun anuncia que alguien más a llegado. Me pongo de pie rápido cuando la puerta se abre. Sonrío demasiado amplio sin poder evitar mi emoción de ver a Sung Min.

-Hey, ¿cómo están?...- saluda
-Hola Sung Min- Aron contesta
-Mejor… mucho… mejor…- Jong Hyun contesta
-Eso me alegra, pronto podremos ir los cuatro en una cita de parejas, ¿no crees?...-

Me sonrojo un poco, y puedo ver como Jong Hyun también lo hace. Sung Min se acerca, me da un beso en la mejilla, un poco respetuoso porque no estamos solos. Me muero de ganas de salir de aquí, hace varios días que no he podido darle un beso siquiera.

Muerdo mi labio inferior un poco, Sung Min platica un poco con mi primo y con Jong Hyun, pero yo no dejo de brincar de un pie al otro, desesperado porque terminen de conversar.

-Min Hyun…- Jong Hyun me llama

Me quedo un poco sorprendido, sonrío. JR solo levanta un poco la mano y me hace una seña para que salga de su habitación. Me sonrojo un poco, ha notado mi ansiedad por estar a solas con Sung Min y eso me hace avergonzarme un poco.

-Lo siento…- me encojo de hombros, lo escucho reírse
-Bien… solo… salgan…- sonrío de nuevo
-Gracias JR, cuídate, la próxima vez espero verte corriendo por toda la casa…- sonríe

Sung Min abre la puerta y me hace salir primero de la habitación mientras él se despide. Una vez afuera salimos lo más pronto posible de la casa. Cuando al fin estamos en el jardín, respiro hondo. Como si fuera libre por fin, me giro y me cuelgo de su cuello, sin decir nada más le robo un beso en los labios.

-Te extrañé…- murmuro sobre sus labios, él me sonríe
-Yo también…- ambos suspiramos
-No puedo seguir así Sung Min…-
-Lo siento bebé…-

Mis padres solo están nerviosos por lo ocurrido, es la primera vez en que dejan que tenga contacto con chicos y chicas de mi edad, y justo ocurre lo de JR, y además es alguien a quien conozco, es obvio que están aterrados. Solo quisiera que pronto dejaran eso atrás, que me dieran la oportunidad de seguir con mi vida, y no intenten recluirme en casa de nuevo.

-Sung Min…- respiro hondo
-Mmm…-
-¿Y si te presento con ellos?...- muerdo mi labio nervioso

Sé que mamá es quien más preocupada está, y tal vez si le presento a Sung Min, si lo conoce y se da cuenta de que es un buen chico, no de una familia tan rica o con dinero, pero de buena familia al fin y al cabo, tal vez me deje salir un poco más.

Sung Min se me queda viendo fijamente. Mi corazón se acelera, tengo un nudo en el estómago, estoy nervioso, ¿y si él no quiere conocer a mis padres? Digo, solo somos novios de bachillerato, no es como si él y yo nos fuéramos a casar.

No es que no lo quiera como para casarme con él, pero soy muy joven, y estoy seguro de que él tiene otros planes antes de tan siquiera pensar en eso.

Toma mi mano y comenzamos a caminar hacia la calle, se supone que iríamos al cine y a cenar, supongo que vamos rumbo a nuestra cita, pero no me ha contestado. Eso solo puede significar que no quiere hacerlo, no quiere conocer a mis padres.

Es imposible evitar sentirme un poco decepcionado, pero lo entiendo, así que solo suspiro y me resigno a que las cosas continúen como hasta ahora, y quizás algún día mis padres vuelvan a dejarme un poco de libertad.

En el cine, escogimos una comedia romántica, compramos un poco de palomitas y unas sodas, aunque podía sentir que había un poco de tensión entre nosotros, estoy arrepintiéndome de haberle sugerido la idea.

Nos hemos sentado un poco retirados de todos, pongo mi soda en mi descansa brazo, las palomitas en mis piernas y llevo un puño a mi boca, aunque tengo un poco seca la boca, así que le doy un trago a mi refresco.

-Está bien, iré hablar con tus papás…-

La soda se me fue por la nariz de la impresión, comencé a toser porque me estaba ahogando, Sung Min comenzó a darme golpecitos en la espalda.

-Lo siento, lo siento…- seguía tosiendo

Cuando por fin pude recuperarme, voltee a verlo realmente sorprendido.

-¿Qué dijiste?...-
-Que iré a hablar con tus papás, si crees que eso ayude a que nos dejen vernos más, iré…-

Sonrío muy amplio, se que tal vez no funcione, pero es un pequeño comienzo, por lo menos sé que él está dispuesto a hacerlo con tal de vernos más, de estar juntos, y eso para mí es suficiente. Me inclino hacia él y le doy un beso en los labios.

-Te quiero Sung Min…-
-Y yo a ti…-

Respiro hondo sintiendo como mi corazón se hincha de lo feliz que me siento en estos momentos…

Baek Ho (POV)

-Dong Ho, preparé un poco de chocolate caliente…-

Abro los ojos cuando escucho la voz de Jung Soo que está tocando a mi puerta. Tengo varios días en que no salgo de mi habitación, solo para ir a la escuela. Casi no he comido, si lo hago es porque paso a la cocina antes de subir a mi habitación. Pero no me siento con ellos a la mesa a ninguna hora.

Aún no sé qué pensar, no sé cómo reaccionar a lo que mi madre me dijo. A lo que acabo de entender.

Mi mundo comenzó a derrumbarse poco a poco, todo lo que había creído desde pequeño resultó ser solo producto de una mujer despechada. Si, ahora lo entiendo mejor, mi madre estaba despechada, mi padre había pedido el divorcio y ella pensó que él regresaría; pero no fue así, mi padre conoció a Jung Soo y aceleró todo.

El que mi padre conociera a Jung Soo, no significa que haya interferido en la relación que él tenía con mi madre, pero ella así lo quiso ver, y me hizo creerlo a mí, me hizo pensar que los donceles eran así. Que no les importaba meterse con cualquier hombre, aún y éste tuviera una familia.

-Dong Ho…- Jung Soo vuelve a insistir en la puerta
-No gracias…- contesto

No quiero ser grosero, en verdad no quiero serlo, pero necesito estar solo. Siento que mi cabeza está hecha un lío, y no sé cómo ponerla en orden, no sé qué creer… necesito… necesito…

Volteo a ver mi celular sobre el buró, por unos segundos me quedo pensando. Recordando las veces en que llamé a Min Ki para encontrarnos, para desahogarme con él sobre todo lo que pasaba con mi madre y mi padre. En lo bien que se sentía mi pecho cuando ella… cuando él me escuchaba…

Cierro los ojos… no puedo llamarlo, no después de la forma en que lo traté, no después de lo que dijo la última vez…

JR (POV)

Mis caderas aún están lastimadas, y tardarán un poco en sanar, así que tendré que esperar un tiempo para poder levantarme de la cama y sentarme en una silla de ruedas, y de ahí tendré que hacer rehabilitación para poder caminar de nuevo con normalidad; eso es lo que dijo el doctor por lo menos.

También dijo que mi dificultad para hablar pronto irá desapareciendo, cada cierto tiempo me saca placas de mi cabeza para verificar que la inflamación vaya disminuyendo, parece ser que los golpes en mi cabeza en verdad fueron un poco fuertes. Afortunadamente no he vuelto a experimentar problemas con mi vista.

Sé que todo mejorará, que podré recuperarme físicamente. De lo que no estoy seguro es de poder olvidar…

A veces no puedo dormir por temor a tener una pesadilla, mamá ha tenido que despertarme en más de una ocasión. Cuando estoy solo no puedo evitarlo, y las lágrimas comienzan a rodar por mis mejillas. No puedo entender porque me ha pasado esto a mí.

Mamá dice que está agradecida con Dios porque estoy vivo, pero yo a veces me pregunto si no era mejor haber muerto… y entonces, Aron llega, con una sonrisa cálida, me llena de mimos, y por unos momentos me hace olvidarme de todo.

Pero entonces, cuando se va, de nuevo mi mente comienza a trabajar de más, y me pregunto si no estoy viviendo de ilusiones y promesas que no podrán ser. ¿Quién me dice a mí que él no se cansará de estar con alguien como yo?

De por si ya era una dificultad ser un doncell, y ahora ser un doncell ultrajado y roto es aún peor…

-Hey, lindo…- la puerta de la habitación se abre, rápido limpio de mi rostro algunas lágrimas que comenzaban a rodar

Aron frunce el ceño, se ha dado cuenta de que estaba llorando, se acerca a la cama, se sienta en una silla y sostiene mi mano.

-Lo siento lindo, todo esto es mi culpa…- desvío la mirada

Ahí están de nuevo esas palabras de culpabilidad, las mismas que me hacen pensar que no debería permitir que venga a verme, porque entonces yo me haré dependiente de él, y él solo está aquí porque se siente responsable…

-No es tu culpa…- abro los ojos sorprendido cuando me doy cuenta de que lo he dicho todo seguido, sin tener que hacer pausas
-¿Lindo?...- Aron sonríe, está igual de sorprendido…- repite eso otra vez…-
-No es tu culpa…- sonrío, mi corazón se acelera un poco…- Aron… -
-¡Lindo! ¡Lo has dicho todo de corrido!- se pone de pie y me abraza, puedo sentir su emoción

Se separa un poco, aún me sonríe. Me da un beso en la frente, después uno en la nariz y sin esperármelo me da uno en los labios. Siento como el calor sube a mi rostro, me siento un poco avergonzado y nervioso.

-¡Dios! Estoy muy feliz lindo, estas mejorando mucho, pronto regresaras a ser el mismo, lindo, sexy y hermoso chico…- de nuevo siento que me sonrojo, pero pronto la realidad de sus palabras golpean en mí
-No seré el mismo…- frunce el ceño.- no seré el mismo Aron, nunca lo seré…- tengo ganas de llorar.- ellos…- siento un nudo en mi garganta- ellos me rompieron, yo…-
-Shhh…- pone un dedo sobre mis labios.- se lo que pasó, pero yo te ayudaré a superarlo, ellos no harán que tu vida termine, tú serás más fuerte que eso, y yo estaré a tu lado para ayudarte a levantarte… para quererte…-

Quisiera creerle, pero en las últimas semanas ha sido muy difícil para mí creer. La vida para mí dio un giro inesperado que me ha hecho pensar que no hay un futuro brillante ni prometedor para mí, que me ha hecho creer que mi vida ya no tiene mucho sentido.

-No hagas promesas que no puedas cumplir, yo sé que estas aquí porque te sientes culpable, pero no tiene que ser así…- respiro hondo, fijo mi mirada en la pared frente a mí.- no tienes porque atarte a alguien como yo, que ni siquiera sé si podré superar esto…- hago una pausa…- tal vez no lo haga, tal vez decida que lo mejor era haber muerto y…-
-¿Eso es lo que crees? - volteo a verlo, luce realmente sorprendido, respira hondo…- entiendo… lo merezco…- frunzo el ceño sin entender bien lo que está diciéndome.- merezco que no creas en la sinceridad de mis palabras, nunca te hablé antes con la verdad, nunca te lo dije tan fuerte y claro como en éstas semanas, lo acepto, es mi culpa…- se inclina hacia mí, acaricia mi rostro, está muy cerca…- pero créeme, es lo que mi corazón siente, lo descubrí ese día, antes de encontrarte, cuando me di cuenta de que no estabas en la fiesta, estaba desesperado porque te habías ido, y cuando Hikari… cuando ella me dijo, creí que moriría si algo te pasaba, y cuando te encontré, pensé que mi corazón dejaría de latir con el tuyo si tu morías… por favor, créeme, no es que me sienta culpable… es que si me aparto de ti, no sabría qué hacer con todo lo que siento…-

Me he quedado sin palabras. Mi corazón está latiendo muy rápido, ¿es verdad? Lo que está diciéndome, ¿es verdad? De nuevo dejo salir algunas lágrimas, nunca me había dicho algo así, me siento feliz de escucharlo, y tal vez un poco aliviado de que lo haya dicho.

-Te amo Jong Hyun… entiéndelo, y por más que quieras apartarme, no me iré, me quedaré aquí contigo, así tenga que atarte a la cama y…- se detiene, sonríe un poco…- eso suena bien…- abro los ojos sorprendido, de nuevo siento el calor subir a mi rostro
-¡Aron!...- lo regaño, aunque en el fondo mi corazón se siente un poco aliviado porque él aún piensa en mí de esa forma, no le doy asco…
-Lo siento… es solo que…- mueve la mano como si estuviera desvaneciendo una nube sobre su cabeza…- olvídalo… lo importante aquí es que no me iré…-

Sonrío, no puedo contra él, simplemente nunca he podido, desde el día en que lo conocí ha hecho y deshecho todo a su antojo.
Share:

1 comentario:

  1. Gracias por actualizar, estare esperando el final

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts