9 Meses... Capitulo 16

Seis meses, Dos semanas, Una hora…

— Toma- le digo dándole una de las tazas con yogurt  a Kyuhyun
— ¿Para mí? – sonrío
— Sí…- me inclino y le doy un rápido beso en los labios, Kyu parpadea sorprendido

Siento mis mejillas calientes. La verdad es que pocas veces le he dado un beso, aun me siento apenado y nervioso de hacerlo, así que debe estar sorprendido de que lo haya hecho ahora y sin que me lo hubiera pedido.

— Gracias…- sonrío
— De nada…- muerdo mi labio.

Suspiro hondo. No puedo dejar de pensar en lo feliz que me siento en estos momentos. Sé que mi embarazo no ha sido para nada normal, y que ha habido momentos difíciles, o que sigo confundido en cuanto a cómo me siento con respecto a cada uno de ellos, pero sobre todas esas cosas, estoy feliz con mi bebé, y con todos los preparativos.

Doy un brinco bastante sorprendido cuando Kyuhyun toca mi nariz con uno de sus dedos, parpadeo confundido cuando siento y noto algo en ella. Abro los ojos muy grandes cuando me doy cuenta de que es yogurt.

— ¿Me estás escuchando? Deja de ignorarme- me dice riéndose de los bizcos que estoy haciendo intentando ver el yogurt  en mi nariz
— ¡Oye! No te estoy ignorando, estaba pensando en algo…- contesto antes de sacar la lengua e intentar limpiar mi nariz con ella

Escucho a Kyu reírse a carcajadas por lo que estoy intentando hacer. Es obvio que nunca voy a alcanzar mi nariz con mi lengua, pero no me rindo tan fácil y sigo haciendo gestos.

— Deja de reírte- le digo— está demasiado delicioso como para desperdiciarlo así – frunzo el ceño
— Entonces lo aprovecho yo…- dice antes de inclinarse y lamer mi nariz

Siento mi rostro caliente. Me quedo callado, mi corazón está latiendo demasiado rápido. Kyuhyun sonríe mientras pasa su lengua por sus labios, saboreando el yogurt que acaba de lamer. Muerdo mi labio inferior nervioso.

— Tienes razón, es delicioso- sonríe
— ¿Te estas burlando de mí?- entrecierro los ojos

Estoy demasiado nervioso que no se me ocurre nada más que decir. Kyu levanta una ceja sin dejar de lado esa sonrisa pícara.

— ¿Crees que me burlo?- pregunta, y eso me hace sentir más nervioso

¡Rayos! ¿Por qué de pronto me siento como si tuviera quince años?


Paso saliva nervioso, bajo la mirada hacia la taza en mis manos. No se me ocurre nada más que meter un dedo en el yogurt  e intentar embarrar un poco en la mejilla de Kyu, pero es más rápido que yo y se hace a un lado.

Empieza a reírse, y eso me estimula para seguir intentando embarrarlo de yogurt. De alguna manera hemos terminado jugueteando, riéndonos los dos a carcajadas. Las manos de Kyu empiezan a colarse por todas partes y eso me provoca cosquillas.

— Espera… Kyu…- intento dejar de reír— Kyu!... — me carcajeo sin poder evitarlo y me retuerzo en mi lugar— Kyu…- jadeo cuando me recargo en el respaldo del sillón

Kyuhyun sujeta mis manos a los lados sobre el mismo respaldo, su cuerpo sobre mí, manteniendo la debida distancia para no lastimar el bebé, pero su rostro muy cerca del mío. Mi respiración está agitada por el jugueteo.

— ¿Te rindes?- pregunta

Niego con la cabeza sin poder decir palabra alguna.

— ¿Ah no?- sonríe — Entonces… ¿qué te parece esto?- pregunta al mismo tiempo que guía mi propia mano a mi rostro

Embarra el poco yogurt que aún tengo en mi dedo en mi nariz y parte de mis labios.

— ¡Oye!

Voy a forcejear con él para limpiarme, pero me congelo cuando noto su rostro aún más cerca del mío, su mirada seria, sus ojos fijos en mis labios. Saco la lengua para humedecer mis labios, pero recuerdo que tengo el yogurt y me detengo.

Sí, prefiero que sea él quien lo limpie…

Kyuhyun parece entenderlo porque sonríe un poco antes de acercarse más. Su lengua se desliza en mi nariz para limpiar el yogurt ahí, y luego hace lo mismo con mis labios. Mi corazón está latiendo muy rápido.

— Mimi, se me olvidó decirte que RyeoWook y Heechul quedaron de venir hoy a visitarte – Henry entra a la sala

Rápido, tanto Kyu como yo nos sentamos en el sillón como si no hubiéramos estado haciendo nada. Mi corazón está más agitado. Aprieto mis labios para contener la sonrisa. Veo de reojo a Kyuhyun tamborilear sus dedos en el descansa brazos, intentando lucir normal.

Volteo un poco a verlo, Kyu hace lo mismo, puedo notar en sus ojos la diversión, eso me hace sonreír, y de nuevo sentirme como si tuviera quince años y mis padres hubieran estado a punto de cacharme con mi novio.

— Oh… gracias…- le contesto a Henry
— Bien, prepararé algunos bocadillos, ¿se te antoja algo en especial? – Henry parece no haberse dado cuenta de nada.

En realidad está leyendo la etiqueta del frasco de algún alimento mientras habla conmigo.

— Salchichas — contesto sin pensar mucho, parpadeo cuando escucho a Kyu reír en silencio— digo, salchichas y algunas carnes frías…— Kyu de nuevo se ríe, ruedo los ojos. Es obvio que lo que digo está siendo entendido en doble sentido por él.
— De acuerdo, iré a la tienda- Henry dice antes de salir, sigue sin notar nada extraño

Me giro hacia Kyu, le doy una palmada en el pecho.

— Tonto- frunzo el ceño y hago un puchero
— ¿Qué? Yo no tengo la culpa de que tengas antojo de “salchicha”- me dice haciendo comillas con sus dedos— aunque deberías pensar más bien en un salchichón o algo así- sonríe
— ¡Kyu! – le doy otro golpe en el pecho, mi rostro está completamente rojo
— ¿No preferirías un pepino?- entrecierro los ojos
— ¡Kyu!
— O conozco unos birotes que…  
— ¡Kyu!

Siete meses, Una semana, Cinco horas…

— ¿Por qué “Pituka y Petaka” no vinieron con nosotros?- Kyu pregunta mientras entramos a la casa
— ¿Quién? – frunzo el ceño sin entenderle
— “Pituka y Petaka”… “La Tostada y la Guayaba”… - comienza a decir sobrenombres— “Pedro Picapiedra y Pablo Marmol”… “Lagri…”
— Ya, ya te entendí- ruedo los ojos — Y se llaman, Calvin y Henry
— Sí, sí. Ellos. ¿Por qué no vinieron?

Caminamos directo al cuarto del bebé. Kyuhyun deja todas las bolsas que compramos en el piso. Lleva una mano a su espalda baja, se estira hacia atrás y se queja. Muerdo mi labio un poco preocupado, en realidad debe estar muy cansado, estuvimos tres horas en esa nueva tienda y ha tenido que cargar todas las bolsas a casa.

— Henry dijo que tenía otro cliente que ver a las afueras de la ciudad y Calvin tenía un desayuno muy importante de negocios- contesto mientras tomo una de las bolsas
— En fin, me alegra que no fueran, me gusta ir de compras contigo- sonrío
— ¿En serio?
— Sí, es divertido e interesante- contesta— Nunca había visto a alguien recorrer los estantes y localizar ofertas en tan poco tiempo y además regatear- mi rostro se calienta
— No te burles… me gustan las compras…- murmuro haciendo un puchero
— Es en serio…- levanta el rostro, intenta ser serio, pero yo sé que en realidad está riéndose— Creo que tienes un talento que está siendo desperdiciado. — intenta ser solemne — Si yo fuera tú, montaría una escuela en donde se impartan materias como: “¿Cómo recorrer una tienda cinco veces y no morir en el intento?” o “50 % no es suficiente, el 3x1 es mejor”.

Sonrío, aunque intento no hacerlo y lucir molesto, pero es imposible, con Kyuhyun siempre es imposible.

Niego con la cabeza, camino y me siento en la mecedora junto a la ventana para sacar el contenido de la bolsa.

— No puedo evitarlo, cuando veo algo que me gusta, debo tenerlo, pero es mejor cuando lo consigo a un buen precio- le digo— por ejemplo, ésta sabanita no sería lo mismo—extiendo una sabanita rosa— sin la colcha que hace juego.
— Tienes razón— Kyu se acerca, se inclina y me da un beso rápido en los labios antes de quitarme la sabanita de las manos— vamos a ver como luce en la cuna. ¿Te gustaría?
— ¡Sí!

Muerdo mi labio emocionado. Kyuhyun baja la rejilla de la cuna que aún luce el colchón desnudo, y comienza a poner la sabanita que acabamos de comprar. Estoy entusiasmado por las cosas que compramos, y lo que más me tiene feliz es que Kyu en ningún momento se quejó y por el contrario me ayudó a elegir muchas de ellas.

Kyu regresa a donde estoy, toma la colcha y los cojines para ponerlos también en la cuna. Sonrío amplio al ver lo hermosa que está quedando. No puedo evitarlo, algunas lágrimas comienzan a rodar por mis mejillas. Mi mano sobre mi vientre acariciándolo.  

— ¡Oh!- exclamo sorprendido cuando siento una patada
— ¿Qué? ¿Qué tienes? – Kyu luce preocupado cuando se acerca a mí
— Oh… es…- abro los ojos grandes cuando vuelvo a sentirlo
— Mi, me estas preocupando, ¿qué pasa? ¿te duele algo?- sonrío
— No…- tomo una de sus manos y la pongo en mi vientre, justo en donde el bebé está moviéndose
— Oh…- Kyuhyun abre los ojos muy grandes cuando el bebé vuelve a patear— Es… es…
— Si- sonrío— es el bebé que está feliz porque su cuarto está quedando hermoso — le digo

Y de pronto, Kyu hace algo que no me esperaba. Se pone de cuclillas frente a mí, a la altura de mi vientre y empieza a hablarle al bebé. Aprieto los labios para no ponerme a llorar, es tan lindo… malditas hormonas!

— Hey bebé, tu appá está feliz porque ya cada vez falta menos para que llegues. Yo también espero que llegues pronto, queremos conocerte…

Kyuhyun levanta el rostro sorprendido cuando de nuevo el bebé patea, como si hubiera escuchado y entendido lo que le ha dicho. Sonrío. Las lágrimas atrapadas en mis ojos. Kyu se levanta lo suficiente para darme un beso.

Suspiro hondo.

— Eres el appá más hermoso que he conocido… - susurra, hago una mueca
— Como si hubieras conocido muchos…
— Buen punto- se ríe— entonces diré… eres un appá hermoso Mimi…

Siento de nuevo mis mejillas calentarse.

— Kyu…

De nuevo se inclina para darme otro beso, ésta vez más apasionado. Un beso como no nos habíamos vuelto a dar desde aquella vez en el club. Mi entrepierna empieza a cobrar vida. ¡Dios! ¿Por qué deseo tanto tener un poco más de Kyu?

— Kyu…- murmuro, demasiado necesitado

Kyuhyun no dice nada, simplemente continúa besándome. Sus labios deslizándose por mi cuello, haciendo que mi respiración se agite. Sus manos acariciándome, colándose debajo de mí. En algún momento Kyu me ha levantado de la mecedora y se ha sentado él, conmigo en sus piernas.

Estoy un poco preocupado, es decir, no debo estar muy liguero en estos momentos. Son siete meses ya, y el bebé está creciendo mucho, pero a él parece no importarle mucho, porque está demasiado ocupado repartiendo besos por mi cuello y colando una de sus manos en mi entrepierna.

— Kyu…- jadeo cuando sus dedos tocan mi pene…
— Shhh... Relájate—- susurra en mi oído

Me ayuda a acomodarme en sus piernas, con mi espalda en su pecho, sus labios en mi cuello, mis piernas abiertas y su mano dentro de mis pantalones.

Dejo caer mi cabeza en su hombro, demasiado excitado como para quejarme o preocuparme. Puedo sentir como desliza mis pantalones más allá de mis caderas, dejando al descubierto mi entrepierna.

Su mano masajea mi pene, sus caderas se mueven, frotándose contra mis glúteos. Puedo sentir la dureza de su pene debajo de mí. De nuevo jadeo y dejo escapar un pequeño gemido.

— Kyu… por favor…

Muerdo mi labio, su mano se mueve más rápido sobre mi pene, masturbándome sin dejar de frotarse contra mí. ¡Dios! ¡Quiero más! Correspondo a sus movimientos haciéndole saber que lo necesito.

— Maldición…- lo escucho murmurar, justo antes de meter la mano debajo de mí para desabrochar sus pantalones

Mi corazón se acelera solo de imaginarme lo que viene. Llevo una de mis manos debajo para intentar alcanzar su pene, quiero tocarlo, sentirlo.

De nuevo jadeo cuando sus dedos tocan mi entrada y empiezan a dilatarme solo lo suficiente para poder tomarme. No puedo resistirme más. Mi mano se mueve sobre su pene masturbándolo, pero apenas me siento lo suficientemente preparado, lo sostengo para guiarlo.

— Espera Mi, aún no…

No lo escucho, simplemente bajo sobre su pene, muerdo mi labio. Ambos suspiramos cuando entra por completo, como si hubiéramos estado esperando esto durante mucho tiempo. Nos detenemos. Nuestras respiraciones agitadas.

Cierro los ojos. Las manos de Kyuhyun rodean mi abultado vientre.

— Kyu…- volteo a verlo sobre mi hombro

Su rostro oculto en mi cuello, puedo sentir su respiración caliente sobre mi piel. Pongo mis manos sobre las suyas.

Volteo rápido hacia la puerta de la habitación cuando escucho que se cierra. Mi corazón se acelera.

— ¿Qué fue eso?- pregunto
— No sé- Kyu contesta
— ¿Habrá sido Henry, o Calvin?- estoy preocupado y un poco apenado de haber sido visto en estas condiciones
— Tal vez…
— ¡Oh Dios!- intento levantarme, pero Kyuhyun me detiene
— No, no, no…- me dice en el oído…— no vas a dejarme así…- besa mi hombro— vamos a terminar lo que empezamos hermoso… - su aliento en mi oído me hace cosquillas— Mmmm… ¿no te gusta?- mueve sus caderas provocando que su pene toque dentro de mi ese punto que me hace perder la razón
— Oh… Dios…- gimo —Ssi… por favor… muévete de nuevo…

Sí, tal vez Henry o Calvin nos vieron, pero por Dios, eso puede esperar. Hace tanto tiempo que necesitaba esto, y para ser sincero, Kyuhyun es bastante bueno. Aún recuerdo esa noche en el club, tan caliente y atrevida que ha sido protagonista de varios sueños húmedos… 
Share:

3 comentarios:

  1. La sangre llama (*^*)/

    Y díganme lo que me digan, Kyuhyun es el papá de ese bebé. Es tan lindo con Mimi *w* Si hasta se comportan como novios escondiéndose de sus papás y haciendo travesuras xD
    Son unos latosos, pero cumplidos. Eso de no dejar las cosas a medias es bueno xD

    Me vale si se enojan los otros >.< ellos ya tuvieron a Mimi así que se aguantan u.u

    Adoré los nombres xD ¿Qué sigue?


    Gracias, gracias, gracias *w* Ya se que el trato era con su comadre, pero yo hice mi parte en no torturarla xD Así que sirvió de incentivo xD


    Ya quiero leer el que sigue *w* Gracias por escribirlo y compartirlo *w*

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo con la stalker, la sangre llama *w* y es que hasta ahora, Kyu es el que le habla al bebé e interactúa más con él. Que el bebé se está acostumbrando a su voz.
    Y eso que Kyu haga sentir a Mimi como un adolescente con su amor de 15 años, ea bastante bueno. Es algo nuevo para el y lo disfruta.
    Y no mw importa quince ya sido el que los vio, Kyu no había estado con Mimi y los demás sí.
    Ese Kyu y sus comparaciones con el pepino o el virote xD
    Puso los sobrenombres que le dije kekekeke ese de la tostada y la guayaba lo había dicho mal, lo recuerdo bien.
    Y bueno, aún está el problema de la confusión de Mimi y lo que siente por cada uno de los tres. Porque al final, no se sí se vaya a quedar con el papá de su hijo o el hombre del que esté enamorado.
    ¿Qué pasó con Ryeowook y Hee?

    ResponderEliminar
  3. Yo digo que Henry debería irse, y solo ocuparse del bb si es de el.. porque para que estar aguantando todas las cosas que hace mimi, solo porque esta confundido... debería ser feliz, buscarse un hombre que si lo valore y lo ame con todo el corazón... henry merece ser feliz <3

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts