9 Meses... Capitulo 10

Tres meses, dos semanas…

— Amor, ¿estás listo? Se hace tarde- Henry llama desde la puerta
— ¡Ya voy!

Contesto sin dejar de verme al espejo. ¿Qué diablos pasa con mi ropa? Jalo de nuevo mis pantalones hacia arriba intentando hacer que pasen mis caderas y por fin suban para poder cerrarlos.

Respiro hondo y contengo el aliento para hacer que mi abdomen se vea más delgado, al mismo tiempo jalo mis pantalones y logro que pasen mis caderas, apenas suelto el aire, mi abdomen se abulta de nuevo y sobre sale del cierre.

Frunzo el ceño. Empiezo a exasperarme. Son mis pantalones favoritos, y quiero ponerme mis pantalones favoritos el día de hoy, ¿Por qué diablos no entran?

— Mimi, amor…- Henry insiste
— ¡YA VOY!- contesto más exasperado que la última vez

Volteo a ver a mi alrededor. Doy unos pasos hacia atrás hasta topar con la cama y me dejo caer de espaldas. De nuevo contengo el aire para contraer mi abdomen. Rápido intento abotonarme los pantalones, es demasiado difícil, pero lo logro al fin. Apenas lo logro suelto el aire.

— ¡Aush!- me quejo al sentir de inmediato como la cintura del pantalón cala demasiado, de nuevo contengo el aliento y me los desabrocho

¡Quiero llorar!

Me siento en la cama haciendo un puchero. Pataleo sintiéndome frustrado. Son mis pantalones favoritos y no puedo ponérmelos, mi abdomen ha crecido mucho, ¡estoy muy gordo!

— Amor…- de nuevo Henry
— ¡¿QUÉ QUIERES?!- contesto furioso, volteando a ver a la puerta
— Te traje el desayuno, ya es tarde…

¡Desayuno!

Solo escuchar esa palabra hace que mi humor cambie, de pronto mi estómago gruñe de hambre. Me pongo de pie y casi corro hasta la puerta para abrirle. Sonrío al verlo parado ahí con un plato en la mano.

— ¿Qué es?- pregunto curioso mientras olfateo
— Huevos revueltos con tocino, pan tostado y jugo de manzana- sonrío
— Waaa, eso huele delicioso mochi- corro a sentarme y comienzo a comer apurado
— Me alegra ver que te agrada- Henry se sienta junto a mí

Claro que me agrada, Henry cocina muy bien, además, no sé porque los últimos meses he creado una especie de obsesión por el tocino. Antes no lo comía porque me parecía demasiado grasoso, pero ahora… es como una droga para mí.

— Mmm que rico…- balbuceo mientras como
— Oh… ¿estás aquí aún?- volteo hacia la puerta, Calvin está ahí parado acomodándose su corbata

Se ve tan guapo cuando está vistiéndose, es sexy, ver como abotona su camina, se pone la corbata… siempre me gustó observarlo mientras éramos novios.


—- Sí, estoy desayunando…- contesto con una sonrisa, Calvin frunce el ceño mientras se acerca a ver el contenido de mi plato, luego se gira a ver a Henry
— ¿No crees que darle tanto tocino es malo? Además, de que va a tapar sus arterias, lo hará engordar…

Apenas escucho a Calvin decir eso, recuerdo lo que estaba pasando antes de que Henry entrara a mi habitación. Hago un puchero, dejo el tenedor en el plato y lo alejo. Intento contener las lágrimas, pero lo que Calvin ha dicho me ha hecho sentir obeso.

— Tienes razón…- balbuceo—- será mejor que no coma tanto…- lloriqueo— estoy engordando mucho, mi ropa ya no me queda, ni siquiera he podido cerrar mis pantalones- lloro mientras les enseño mis pantalones abiertos
— No amor, es normal, ya tienes casi cuatro meses, tu abdomen debe crecer para que el bebé también lo haga…- Henry intenta consolarme, pero yo estoy demasiado sentimental
— No, tiene razón Calvin, he estado comiendo mucho- lloriqueo, frunzo el ceño y lo veo serio a él— Y tú has estado dándome toda esa comida, ¿por qué? Quieres que me ponga todo feo y gordo, ¿verdad? ¡Eso es lo que pasa! ¡Me quieres ver gordo!
— Claro que no, además, aunque te pongas gordo, nunca vas a ser feo para mí- Henry sigue intentando consolarme

Hago un puchero. La verdad que lo que ha dicho es muy tierno, así que un poco del enojo contra él ha bajado. Sonrío un poco.

— ¿En serio?
— Si amor, tu eres y serás siempre el jovencito más sexy y hermoso que conozca- sonrío de nuevo
— ¿Aunque me ponga todo gordo?
— Si, aunque te pongas todo gordo o se te caigan los dientes…- me río
— Eso no va a pasar Henry…
— Pero sí deberíamos buscar otra ropa- Calvin nos interrumpe
— ¿Huh?- me giro para verlo
— Esa ropa ni de chiste va a cerrar- me dice señalando mis pantalones

De nuevo recuerdo el hecho de que son mis pantalones favoritos y que no puedo usarlos de nuevo, por lo menos hasta que nazca el bebé. Hago un puchero, y las lágrimas amenazan con brotar de nuevo.

— Pero son mis pantalones favoritos…- lloriqueo
— Pero no te cierran, y no lo harán en por lo menos otros cuatro meses, y quizás nunca lo hagan de nuevo- abro los ojos muy grandes
— ¡¿QUÉ?!
— Sí, a veces es difícil que después de un embarazo recuperen su peso y…
— ¡Nooo! ¡Yo no quiero perder mi figura!

Me levanto de la silla y corro a verme al espejo. Empiezo a inspeccionar mi cuerpo. Quiero ver si algo más está más rellenito de lo normal, es decir, mi abdomen debe haber crecido, pero ¿Mis piernas? ¿Mis brazos? ¿Mi rostro?

Llevo mis manos hasta mi rostro para constatar si estoy más rellenito de los cachetes. Contengo el aliento cuando me doy cuenta de que si estoy un poco, tal vez no se note, pero yo conozco mi cuerpo.

De nuevo hago un puchero. Me deslizo hasta el suelo de rodillas y empiezo a llorar de la frustración.

— ¡Estoy gordo! ¡Me voy a poner como una vaca!...- lloriqueo— ¡No puedo comer tanto, necesito ponerme a dieta, yo debo comer solo verduras, si sigo comiendo así, voy a reventar!

Llevo mis manos al rostro para llorar desconsoladamente. ¡Dios! Esta mañana ha sido un ir y venir en las emociones. El bebé me tiene así, y aunque en el fondo sé que esto es exagerado, no puedo contenerme. En verdad me da mucho sentimiento y ganas de llorar.

— Eres un idiota- escucho a Henry decirle a Calvin
— ¿Por qué? Solo le he dicho que necesita ropa nueva…
— Pero debiste buscar una manera más sutil de hacerlo
— Ser sutil no es mi fuerte
— Si, no entiendo que fue lo que te vio…- escucho a Henry decir entre dientes

Quito las manos de mi rostro y volteo a verlos. Aun con un puchero, intento hacer que no peleen, no es bueno, es decir, vivimos juntos y sería demasiado estresante que ellos no se hablaran, de por sí ya es un poco tensa la situación.

— Está bien, tienes razón Calvin, necesito ropa nueva- Calvin sonríe y se arrodilla junto a mí
— ¿Qué te parece si llamamos a tu trabajo para decir que te sentiste mal y te llevo a comprar toda la ropa que quieras?- hago una mueca

La idea de comprar de esa ropa de embarazados que muchas veces he visto en los aparadores, que lucen tan aburridas y fuera de moda me tiene demasiado aprensivo.

— Está bien…- contesto sin dejar de lado mi puchero
— No pongas esa cara… - Calvin aprieta mi mejilla— anda, ponte otra ropa y vamos al centro comercial
— Bien…

Tres meses, dos semanas y 10 horas…

Estoy parado frente al espejo de mi habitación, viendo fijamente mi reflejo. No sé qué decir, no me gusta la imagen que veo. Es decir, la ropa es mona, pero… no dejo de pensar que es ropa para embarazado…

Hago una mueca, me giro un poco para ver como luce detrás. Suspiro hondo. A lo lejos escucho el timbre de la puerta. No hay nadie en casa, así que así como estoy vestido salgo de mi habitación a abrir.

— Hey…- frunzo el ceño
— ¿Por qué tocas el timbre? Tú tienes llave…- le digo a Kyuhyun
— Costumbre…- se encoje de hombros mientras pasa hasta la sala

Cierro la puerta y me giro. Lo veo dejar una mochila junto al sofá, seguramente ropa limpia que ponerse mañana.

Kyuhyun en realidad no vive aquí, solo viene a dormir, y eso cuando no tiene que trabajar en el club, porque el resto del día se la pasa en su otro trabajo o en su departamento. Y no lo culpo por no querer estar aquí, es decir, ni siquiera estoy seguro de que él debería estar aquí.

— ¿Llegaste temprano del trabajo?- me pregunta sentándose en el sofá
— No fui, Calvin me llevó al centro comercial a comprar ropa nueva- me encojo de hombros haciendo un puchero
— ¿Por qué no pareces emocionado? Es decir, fuiste de compras, ¿no es tu deporte favorito? – sonrío
— Lo es…- me río, pero de nuevo hago un puchero— pero fuimos porque nada de mi ropa me queda…

¡Dios! De nuevo estoy comenzando a sentir ganas de llorar. Me he acordado de mis pantalones favoritos, de lo gordo que me estoy poniendo y de la insípida ropa de embarazado que tendré que usar de ahora en adelante.

— ¡Wow! ¡Wow! – Kyu se pone de pie agitando sus manos, luce bastante asustado— no vas llorar, ¿verdad?- hago un puchero
— Lo siento… pero es que… - estoy a punto de llanto…
— ¡Wow! ¡Espera! ¡¿Por qué?! ¡¿Qué hice?!
— Nada…- lloriqueo— pero es que no me siento bien hoy, estoy engordando, mi ropa no me queda, mi pantalón favorito no cerró esta mañana y entonces Calvin dijo que era porque estaba comiendo mucho tocino, y yo simplemente no puedo dejar de comer tocino, parece que el bebé adora el tocino, y entre más como, más engordo, entonces la ropa ya no me queda. Fue por eso que Calvin me llevó a comprar nueva, pero toda es de embarazado, y luce aburrida, nada se parece a lo que yo suelo usar, a mí me gustan los pantalones ajustados y las camisas que hacen lucir mi silueta y…- el aire en mis pulmones finalmente se termina
— Vaya…- Kyu luce más asustado que antes…- eso es… ¡wow! ¿Cómo hiciste eso?- pregunta— es decir, ¿Cuánto aire hay en tus pulmones?
— Deja de bromear- hago un puchero mientras limpio una lágrima de mi mejilla

Kyuhyun rueda los ojos.

— Bien, solo tenía curiosidad… pero entonces, ¿dijiste que no te gusta tu ropa nueva?- niego con la cabeza…- ¿por qué?- abre los ojos muy amplios, como si estuviera realmente sorprendido— es decir…- se aleja de mi para observarme de pies a cabeza— luces muy bien, te ves como listo para ir de fiesta- frunzo el ceño
— No mientas…
— ¿Yo? ¿Cuándo te he mentido?
— Nunca… que yo sepa…
— Entonces, debes creerme, luces bien, muy sexy… - me sonrojo
— ¿En verdad crees eso?- corro hacia el espejo en el comedor para verme de nuevo— es decir, ¿no crees que luzco gordo o aburrido? Mira el color, no es lo que suelo usar y…
— De nuevo estas cuestionando mi sinceridad, si te digo que luces sexy, es porque luces sexy- volteo a verlo, sonriendo- es más, podría llevarte al club para presumir que estás conmigo- muerdo mi labio
— ¿Lo harías?
— ¡Por supuesto!
— ¿Ahora?- Kyu se ríe
— Si tú quieres, podemos ir ahora- muerdo mi labio de nuevo

Mi corazón empieza a latir rápido. De pronto me siento feliz, emocionado. ¡Kyuhyun en verdad cree que luzco bien con esta ropa, y quiere llevarme al club con él!

Corro a mi habitación por una chaqueta, un bolso y regreso hasta la sala, jalo de su mano hacia la puerta.

— Anda, ¿qué esperas? ¡Vamos!

Lo escucho reírse, pero me sigue. Desde la vez en que Kyu y yo tuvimos nuestro pequeño encuentro no he vuelto a ese club. ¡Estoy demasiado emocionado!

Salgo de la casa sin fijarme, de pronto choco contra algo. Levanto el rostro y me doy cuenta de que es Calvin. Detrás de él, Henry sube los escalones.

— ¿A dónde van? – Calvin pregunta con el ceño fruncido
— ¡Genial! Tan bien que estábamos sin “Viruta y Capulina”- Kyu se queja y yo no puedo contener mi risa

Empiezo a carcajearme de las ocurrencias de Kyu. Y más me río cuando veo el rostro descompuesto de Calvin, y la cara de Henry que no entiende lo que pasa. Llevo una mano a mi abdomen porque empieza a dolerme de tanto reírme…

— ¿Te sientes bien?- los tres de inmediato preguntan, preocupados
— Si…- contesto sin poder contener mi risa— si, solo… - no puedo parar de reír
— Entiendo, te parece divertido que éste imbécil nos insulte…- Calvin luce molesto, así que intento calmar mi risa
— No, no es eso…
— ¿Qué pasa? ¿Por qué ríes así?- Henry pregunta
— Nada… solo…- respiro hondo, por fin he dejado de reírme- olvídenlo- sonrío— Kyu y yo iremos al club, ¿quieren venir?- pregunto emocionado
— ¡NO!- ahora es Kyu quien no luce contento

Calvin sonríe.

— Por supuesto, encantado de ir contigo al club cariño…
— ¿En serio?- volteo a ver a Henry - ¿y tú mochi? ¿Vienes?
— Claro amor, a donde quieras ir- sonríe
— ¡Wiii! ¡Será una noche emocionante!- aplaudo feliz

Esquivo a Calvin y Henry para bajar los escalones y dirigirme a la camioneta de Calvin, es más amplia y ahí podemos ir los cuatro sin ningún problema. Subo adelante, veo a Henry subir atrás, y arrastrando los pies Kyu hace lo mismo.

Yo estoy feliz. ¡Los cuatro vamos a salir a divertirnos! Ya me he olvidado por completo del hecho de que no me queda mi ropa favorita o que estoy usando ropa de embarazado.
Share:

3 comentarios:

  1. O sea... Nomás porque está embarazado, si no le daba un zape a Mimi u.u

    Y no porque esté comiendo tocino como loco u.u Ahí el zape es para Henry por dárselo tan seguido.

    Tampoco es porque Mimi se sienta gordo y haga berrinche porque no le queda su ropa. Es lógico que no le quede, pero las hormonas son las hormonas. Aunque ahí el que merece el zape es Calvin, ve cómo está Mimi y cero tacto de su parte u.u

    El zape le toca a Mimi porque ve que Kyu prácticamente lo invitó a salir, que pegó el grito en el cielo porque no quiere llevar a Viruta y Capulina, ¿y qué hace Mimi? Va y los invita u.ú
    En serio, las hormonas lo tienen mal u.u


    Muchas gracias por subirlo *w*

    P.D. Mi voto sigue siendo pa Kyu, es el único que intenta conocer mucho más a Mimi y tratarlo bien

    ResponderEliminar
  2. .___.
    En serio!???
    Están pero bien safados de la cabeza!!!
    Ahhh odio a Calvin(?) me cae gordo! No me gusta como trata a Mimi, este bien llorón que anda y él bien insensible!
    Ahhh Kyu tan lindo!
    Pero para mi, el mejor es Henry~ él es perfecto, de padre y esposo!

    ResponderEliminar
  3. Wow genial, esas hormonas son un fastidio, pero el tarado de Calvin tenia que salir con sus tonterías y hacer que la cosa se empeoren, amo a Henry pero enserio no deberia de darle tanto tocino a Mimi, por dio si sabe que uno engorda con el embarazo para que lo hace engordar mas, claro con el no tiene que soportar el peso por eso lo alimenta hasta el cansancio ( aunque también es bueno que se preocupe por su alimentación pero no tan exajerado), y Kyu... Bueno el enserio amo sus comentario el si sabe como tratar a un embarazado, haha también amo la manera que les dice a Calvin y Henry (" viruta y capulina" haha lo adoro), en tanto a Mimi entiendo que este embarazado y que las jodidas hormonas no lo dejen en paz pero también debe controlarse ( o bueno al menos intentarlo), y así tal vez se hubiera dado cuenta que Kyu lo invito a salir (solo ellos dos) no con chaperones, me ha gustado, pero sigo pensando que este embarazo es largo ( y no se si agradecerlo o no).
    Espero el siguiente capítulo, nos leeremos luego.

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts