Nuestro... Capitulo 08

Acomodo mi gorro de lana en la cabeza, y me pongo la chaqueta negra de cuero antes de salir de mi habitación. Apenas tengo tiempo para comer algo e irme rápido al trabajo. Hace unos días finalmente cumplí 18 años y con eso, he podido tocar con mi grupo en algunos clubs. Eso ha incrementado un poco mis ingresos.

Aunque realmente lo importante no es que esté ganando más, sino que nos estamos dando a conocer. Estoy seguro que en poco tiempo estaremos tocando en otros clubs más importantes.

— ¡Baek Ho, te buscan!

Frunzo el ceño extrañado cuando escucho a mamá gritar desde la puerta de nuestra pequeña casa.

No quedé con nadie para ir al club. ¿Quién puede estar buscándome a ésta hora?

Veo el reloj en mi muñeca y hago una mueca, espero deshacerme rápido de quien sea para poder comer antes, sino, tendré que ir sin nada en el estómago.

— ¿Quién es?

Camino hasta la puerta. Mamá se gira, niega con la cabeza, parece un poco preocupada y no entiendo bien porque hasta que camina hacia la cocina y me deja al descubierto la vista hacia la puerta.

— ¿Min Ki?
— Hola Baek…

No es que me sorprenda tanto ver a Min Ki en mi casa, es decir, sí, se supone que debería estar en casa de los nuevos papás del tigrillo, pero al final es mi novio y solía venir aquí antes de que él tuviera que irse. Lo que me sorprende es ver lo que trae en sus brazos.

— ¿Qué…?
— Yyo… no pude…- sonríe tímido

Siento un nudo en el estómago. Ver a Min Ki parado en mi puerta con el bebé en brazos trae demasiadas emociones. Se supone que el bebé debería haberse quedado en Seúl, se supone que ni Min Ki ni yo lo deberíamos haber conocido.

Paso saliva con un poco de dificultad. Ansioso y nervioso.

— Min Ki… ¿Por qué…?- susurro
— Es que…- hace un puchero.- no pude, es nuestro bebé Baek Ho, míralo, se parece tanto a ti- descubre la cara del bebé para mostrármelo

Aprieto los labios.


¡Es hermoso!

Extiendo la mano para tocar su mejilla pero me detengo antes de hacerlo. Respiro hondo. No, se supone que ya habíamos decidido algo, lo mejor para el bebé.

— Min Ki…
— Por favor Baek, no me digas que regrese, yo lo voy a cuidar- Min Ki empieza a lloriquear—  prometo que voy a ser un buen appá, puedo trabajar a medio tiempo y ayudarte a pagar lo que necesitemos los tres- cierro los ojos unos segundos

Me duele el corazón de solo escuchar a Min Ki suplicar así. Yo no soy el malo, tampoco quisiera tener que dar a nuestro bebé en adopción, pero… aunque ya he cumplido los 18 años, aún sigo siendo muy joven, no gano lo suficiente para mantener a una familia.

— Young Woon y Jung Soo…- quiero preguntar por ellos
— En estos momentos ya deben saberlo- me dice, abro los ojos muy grande
— ¿Te fuiste sin decirles nada?
— Le dije a la trabajadora social, ella me dijo que era mi bebé y podía hacer lo que quisiera antes de firmar los papeles definitivos- Min Ki frunce el ceño y dice decidido—  y quiero quedarme con él, es nuestro, somos sus papás

Cierro los ojos de nuevo unos segundos. Respiro hondo.

— Está bien… vamos a conservarlo…- le digo

Aunque no estoy muy convencido de que sea lo mejor. Pero Min Ki está realmente desesperado y decidido a mantener al bebé con nosotros, no puedo negarme.

— Entra- le digo haciéndome a un lado— mamá no está muy feliz- le advierto
— Lo sé, me lo dijo- hago una mueca
— Lo siento- respiro hondo de nuevo— ve a mi habitación, yo tengo que ir a trabajar, de regreso traeré leche para el bebé- le digo
— Y pañales- agrega
— Sí, y pañales…

Lo veo caminar hasta mi habitación, con el tigrillo en brazos, y su maleta colgada en el hombro. De nuevo respiro hondo, sintiendo un hueco en el estómago. Estoy demasiado inseguro de todo esto.

*****

— Necesito más pañales- Min Ki me dice en cuanto salgo de bañarme

Está sentado en la cama con el tigrillo, quien está acostado completamente desnudo.

— ¿Más? ¡Pero si hace tres días, cuando llegaste, compré una bolsa!
— Sí, pero se usan al día cuatro, en la comida usé el último que quedaba
— Pero…- respiro hondo…- Bien, pediré un adelanto y traeré más- le digo
— Y ya no hay leche- abro los ojos muy grande, estoy sorprendido
— ¿Otra vez?- Min Ki frunce el ceño
— El tigrillo tiene que comer cada cuatro horas, ¿Qué esperabas?- de nuevo cierro los ojos y respiro hondo
— Bien…

No estoy realmente de humor. Cuando creí que las cosas iban a empezar a ir mejor, y que podría ahorrar algo de dinero para comprar el equipo que nos hace falta al grupo para poder hacer presentaciones por nuestra cuenta, el poco dinero que gano lo he tenido que gastar ya en pañales y leche.

Me giro para ver de nuevo a Min Ki.

— ¿No dijiste que conseguirías un trabajo?- le pregunto
— Sí, pero el bebé necesita quien lo cuide, tu mamá se negó a hacerlo, y no tenemos dinero para pagar una niñera
— Tal vez algunos de tus amigos…- Min Ki niega
— No, ellos están estudiando…- respiro hondo
— Tú podrías estar estudiando— murmuro mientras me doy la vuelta para ponerme mi playera

La habitación se ha quedado en silencio, solo se escuchan los balbuceos del bebé que no sabe las dificultades económicas que sus padres están sufriendo. Y eso que solo han pasado unos pocos días.

No encuentro otra solución. Las cosas se irán poniendo peor, y si quiero poder tener dinero para mantener a Min Ki y a nuestro bebé, debo empezar a olvidarme de mi sueño de ser cantante y tener un grupo. Tal vez sea momento de pensar en un trabajo más convencional.

Me giro para ver a Min Ki.

— Dejaré la música- le digo

Min Ki abre los ojos muy grandes.

— ¿Qué? ¿Por qué?
— Con lo que estoy haciendo ahora no gano lo suficiente para mantenernos y además ahorrar para seguir buscando oportunidades- niego con la cabeza

Siento un nudo en la garganta. En realidad es demasiado duro abandonar tus sueños de esta manera, pero no puedo ignorar el hecho de que el tigrillo no tiene leche ni pañales solo porque sus papás son demasiados jóvenes y no tienen un trabajo que les dé el suficiente dinero.

— Buscaré un trabajo en alguna tienda, tal vez me den seguro y asistencia social- le digo
— Pero…- Min Ki se levanta de la cama— pero ¿y tu sueño?-niego con la cabeza
— No importa… - respiro hondo— tal vez cuando las cosas vayan mejor y…
— Pero no puedes, tú tienes una voz hermosa, debes seguir en la música, yo sé que vas a lograrlo y…

Lo interrumpo. Sus palabras no hacen más que enfurecerme porque me hacen sentir triste y decepcionado de cómo han ido las cosas.

— ¡Basta Min Ki! – grito— ¡Ya dije que voy a olvidar ese sueño!
— Baek Ho…
— ¡¿No entiendes?! ¡Si no lo hago, pronto no tendremos ni para comprar un litro de leche! ¡¿Es eso lo que quieres?!

Sigo gritando bastante molesto. Desquitándome con él. El pequeño tigrillo comienza a llorar porque se ha asustado y eso no hace más que empeorar mis nervios y también los de Min Ki.

— ¡Ya te dije que yo voy a buscar un trabajo!
— ¡¿En serio?! ¡Y eso sería, ¿cuándo exactamente?! ¡¿Cuándo el tigrillo tenga 15 años?!
— ¡Dile a tu mamá que nos ayude a cuidarlo y entonces podré conseguir un trabajo!
— ¡Mi madre no tiene la obligación de cuidarlo, es nuestra responsabilidad!- nos hemos enfrascado en una discusión
— ¡Pero somos muy jóvenes, y ella es su abuela!
— ¡Y por eso, porque somos muy jóvenes, habíamos acordado algo! ¡Y tú rompiste ese acuerdo!

No soporto más esta discusión y salgo de mi habitación golpeando la puerta detrás de mí. Tengo la respiración demasiado agitada. Veo a mamá sentada en la sala simulando que está viendo la televisión, pero sé que ha escuchado la discusión.

— Regreso más tarde- le digo

No espero respuesta, simplemente salgo de casa. Me detengo a unos cuantos metros para respirar hondo el aire fresco de la tarde. Necesito calmarme, no puedo llegar así al trabajo, aunque haya tomado la decisión de que debo dejar ir este sueño, por lo menos debo brindar una excelente presentación por última vez.

Apenas he llegado al club, el dueño me aborda con una sonrisa de oreja a oreja. Me saluda y pasa su brazo alrededor de mi hombro.

— ¡Te estaba esperando campeón!- me dice
— ¿A mí? ¿Y eso?
— Hoy tenemos un invitado especial en el club – me dice moviendo las cejas, parece bastante emocionado— Dile a los chicos que será mejor que toquen con el alma, porque un productor cazatalentos vendrá esta noche- aprieto los labios
— Oh… eso es genial… - murmuro
— ¿Qué pasa? ¿No estás emocionado?- me encojo de hombros y respiro hondo
— Sí, suena como una gran oportunidad- le digo- pero no creo que pueda seguir haciendo esto por más tiempo, debo conseguir dinero rápido… tengo una familia que alimentar
— No, no puedes hacer eso, no puedes abandonar, ustedes chicos son muy talentosos, ¿Qué van a hacer los chicos sin ti?- hago una mueca
— Ellos son muy buenos, estoy seguro de que podrán hacerlo bien sin mí

El dueño del club simplemente niega con la cabeza. Evidentemente no está de acuerdo en la decisión que he tomado, pero él no puede entender porque lo hago, él no tiene las necesidades que yo en éstos momentos. Él no sabe lo que es llegar a casa y ser recibido por Min Ki con una lista de todas las cosas que necesitan y que yo no puedo comprarles…

Voy a una de las bancas en la barra del club. Le hago una seña al barman y le pido que me dé una botella de cerveza la cual me tomo de un solo trago antes de subirme al escenario y comenzar a tocar acompañado de mi grupo.

Entre el público observo al dueño del club acercarse a un hombre, sé que es el productor del cual me habló porque parece querer complacerlo en todo, y no deja de hablar con él.

Apenas hemos tocado una hora cuando me desconcentro un poco al ver a Min  Ki entre la gente. Parpadeo al darme cuenta de que trae al pequeño tigrillo con él. Volteo para hacerles una seña a los chicos para decirles que al terminar la canción haremos un descanso.

Min Ki se acerca hasta quedar a unos cuantos metros del escenario. Es cuando noto que en su hombro cuelga una maleta. Frunzo el ceño. ¿Qué está haciendo?

Bajo del escenario y voy hacia él en cuanto termina la canción, ni siquiera espero a decir algo, uno de los chicos se encarga de dar el aviso.

— ¿Qué ocurre? – le pregunto a Min Ki sujetándolo del brazo y llevándolo lejos del resto de la gente.

Estoy preocupado. Sus ojos están rojos como si hubiera estado llorando. Me duele el pecho de pensar que ha llorado por nuestra pelea. No es así como que quería que fueran las cosas entre nosotros, y es por eso que tomé la decisión, debo buscar otro trabajo y olvidarme de mi sueño.

— Escucha Min Ki…- le digo más tranquilo— te amo, y lo sabes. Por eso cuando apareciste aquí con el tigrillo decidí que aceptaría cualquier cosa que te hiciera feliz, es por eso que he tomado esa decisión… tú te mereces lo mejor y…
— Tienes razón…- Min Ki me interrumpe
— ¿Huh?- ladeo mi cabeza sin entender
— No podemos hacernos cargo de él— me dice con un puchero en sus labios— lo quiero mucho, es nuestro, pero no podemos… lo siento Baek, siento haber roto nuestro pacto…- las lágrimas comienzan a rodar por sus mejillas
— Min Ki…

Seco algunas de sus lágrimas. Respiro hondo sin saber que decir. A decir verdad, siento un hueco en el estómago.

— No quiero que renuncies a tus sueños. Tus sueños son los míos y quiero que cantes, que ganes dinero haciendo lo que más te gusta. Quiero poder trabajar y estudiar para juntos poder crecer y formar un futuro…
— Amor…
— Lo siento…

Aprieto mis labios conteniendo mis ganas de llorar. Me duele aceptarlo, pero me siento aliviado de que Min Ki haya recapacitado. No es que no quiera a nuestro tigrillo, pero no podemos conservarlo, no somos lo suficientemente maduros, ni tenemos el dinero para poder darle lo mejor.

Young Woon y Jung Soo son sus padres… ellos pueden hacerlo mejor.
Share:

6 comentarios:

  1. Mala mala comadre ;_; me ha hecho llorar dos veces, primero por la soledad que vivía el mapachito en el cap pasado y ahora, al ver y sentir la frustración de Baek. Pero tiene razón, son muy jóvenes, tienen sueños y cosas que desean hacer. Si seguían por ese camino, al final crecerían unos adultos frustrados, amargados por no haber seguido sus sueños y odiándose por haber sido detenido por el otro. Quizás hasta hubieran dejado de amarse. Esa pelea con Minki fue lo que decidió todo. No es que no quieran al tigrillo, es solo que no pueden darle el futuro que quisieran y Young Woon y Jungsoo si. Y tal vez, ellos dejen a Minki y Baek visitar al bebé. Ojala que sí!

    ResponderEliminar
  2. Si comadre W ella es mala..muy mala.... ellos quieren a su tigrillo T.T... Debe haber alguna forma de que los cuatro puedan convivir con el tigrillomapachado. Será mucho pedir que Minki se mude con el Kangteuk? y ellos le sirvan de "patrocinadores" y le ayuden a que estudie y todo eso? SI COMADRE *carita puchero mode on*.... SI.... como regalo de navidad, reyes magos, aniversario

    ResponderEliminar
  3. NO!!!! *---* no se pueden rendir tan fácil mente, ellos quieren a tigrillo tienen que estar juntos =(
    Esto me ha hecho llorar =(

    ResponderEliminar
  4. Me da pena Minki TTwTT TTwTT que el quiera cuidar a su bebé pero no tengan los recursos materiales ni la estabilidad emocional para afrontar todo lo que un bebé necesita :'D esperp Jungsoo y Woonnie puedan recibir al pequeño TTwTT ese bebé será muy afortunado, tendrá cuatro appas que lo amen demasiado :')

    ResponderEliminar
  5. Hasta que al fin le entro algo de sentido común a Minki, estan practicamente en la nada y quiere tener un bebé maltenido, si puedo ser cruel pero es la realidad segun me presenta la historia, estoy satisfecha con esta narracion y espero más capis, feliz año nuevo 2015.

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts