Oppa... Oh, Oppa!... Capitulo 16


Minki POV
(SiChul)


A pesar que Hyukie está un poco distraído, no ha dejado de besarme después que se ha colocado el condón, sus labios probando mi boca y su lengua tentándome, humedeciéndolo todo. Sus manos toman mis caderas acercándome hacia él, luego separan mis glúteos y comienzo a sentir como su pene endurecido se abre paso en mi entrada. Lo hace como me gusta, entra en mi rudo y rápido, haciéndome jadear al sentirme lleno de repente.

- Lo… lo siento Minki, ¿estás bien? – sus manos comienzan a frotar mi espalda preocupado -. Te lastimé ¿verdad?
- ¡No! No lo hagas. – grito cuando Hyukie intenta salir de mí -. Sigue…
- Debí ser más cuidadoso, no…
- ¡Estoy bien! - lo interrumpo, ¿Por qué se preocupa tanto? Varias veces hemos tenido sexo duro, a mí me gusta y él siempre se preocupa porque yo esté preparado para eso -. Continua por favor… - lloriqueo.

Trato de animarlo moviendo mis caderas, instándolo a moverse. Y al parecer funciona, Hyukie vuelve a rodearme con sus brazos, cubriendo mi cuerpo y comienza a penetrarme, más suavemente que antes.

Muevo mis caderas tratando apurar sus estocadas, pero sus brazos detienen mi cometido, pues HyukHae comienza su propio ritmo llegando cada vez más profundo dentro de mí. El placer comienza a llenarme, jadeo y gimo, no puedo contenerme. Necesito sentirlo en todas partes de mi cuerpo, urgido. Apoyando mis manos en la pared, me levanto pegando mi espalda en su pecho, sintiéndome protegido cuando sus fuertes manos me sostienen.

Una de sus manos comienza a bajar hasta aferrarme de la cadera para guiar sus movimientos y la otra juguetea con mis pezones. Los movimientos de Hyukie comienzan acelerarse, nuestros cuerpos unidos en un solo ritmo, empuja más rápido y más rápido. Muerdo mi labio inferior disfrutando este momento. Siento como en mi interior, Hyukie cambia el ángulo de sus estocadas tocando mi próstata, haciendo que mis gemidos se conviertan en gritos de placer que se unen a los de él.

- Minki… voy a…
- Más… Hyukie por favor…

Escucho gruñir a Hyukie en mi oído, sé que está a punto de terminar pero, yo todavía no llego. Entonces Hyukie comienza a estimular mi pene con su mano, sin soltar su agarre de mi cuerpo y masturbándome al ritmo de sus estocadas. Pronto llego a su nivel pues estoy a punto de correrme, y en mi interior puedo sentir la presión de su pene al liberarse en el condón, me hace terminar en su mano; arrastrándonos al mismo tiempo al éxtasis entre gritos y jadeos.

De nuevo estoy con mis manos apoyándome de la pared, sosteniendo mi peso y el de Hyukie que se ha desplomado agotado sobre mi cuerpo, tratando de normalizar su respiración. Cuando logra recuperarse un poco, me arrastra consigo hasta quedar acostados sobre la cama, me sostiene a su lado abrazándome. Nos toma un tiempo recuperar nuestras voces.

- Minki, yo… tengo que decirte algo. – puedo notar algo de tensión en su voz.
- ¿Qué sucede Hyukie? – me levantó un poco viendo su rostro.
- Sabes que te amo, ¿verdad?
- Yo también te amo Hyukie. – le digo abrazando su pecho, estoy concentrado en lo que está por decirme, pero el sonido de mi estómago pidiendo comida interrumpe nuestra charla -. Creo que te amare más si pides servicio al cuarto, muero de hambre. – al decirle esto, me levanto de su cuerpo sentándome en la cama. Hyukie también se incorpora hasta quedar sentado, toma el teléfono y marca los dígitos de la cocina del hotel.
- Sí, puede traer a la habitación 213 una hamburguesa doble, un refresco de cola y un desayuno continental para mi muñequito. – lo escucho charlar con el dependiente al otro lado de la línea.
- No quiero un desayuno continental. – interrumpo a Hyukie -. El omelet, la fruta y las tostadas no se me antojan para nada. – le digo haciendo una mueca de asco. El solo imaginármelo me ha revuelto el estómago.
- ¿Qué quieres comer entonces muñequito?
- Quiero una hamburguesa doble como la tuya, papas extras y un batido de chocolate. – me lo saboreo con solo decírselo -. Pueden ponerle mucho picante por favor.
- Muñequito… tú no sueles comer eso. - veo como Hyukie tapa la bocina del teléfono al ver el disgusto en mi rostro.
- Pero tengo mucha hambre. – termino por decirle con un puchero.
- Está bien. – finalmente ordena lo que le he pedido.

Después de ordenar la comida e interrumpir su charla, Hyukie se ha metido al baño a ducharse mientras esperamos la comida y yo me enteró de lo sucedido en clases por un amigo mensajeándonos por celular. Fue buena idea volarnos las clases, además los miércoles tengo solo tres cursos y tener que esperar a que Siwan termine sus cosas en la biblioteca me aburre mucho.

- ¡Ay no! – grito al checar otro de mis mensajes.
- ¡Que! ¿Qué sucede? – Hyukie ha salido envuelto en una toalla y con jabón sobre su cuerpo, creo que lo asuste un poco. Se me queda viendo algo desesperado.
- No es nada, es solo que olvidé que hoy acompañaría a Heecheol a comprar algunas cosas que necesitará en su nueva escuela. – arrugo la nariz -. Iba a ir a la uni y de ahí al centro comercial. – Hyukie se pasa una mano por el cabello, da la vuelta y regresa al baño algo molesto -. Ay que delicado.

Creo que tendré que inventarme una mentira para que Siwan vaya en mi lugar, creo que al final le hare un favor a HeeCheol.



Dongjun POV
(KangTeuk)


“Te espero en el patio en cinco minutos”

Es el mensaje que le envié a Jin Young hace más de cinco minutos y no ha llegado, que se piensa esa lindura. Nunca he sido muy paciente, no voy a esperarlo por más de diez minutos en medio del patio, así que decido ir en su búsqueda. En el camino me encuentro con Eli y JR, este último parece que viene de muy mal humor, cuando JR está de mal humor, es divertido ver con quien y como se las cobra.

Vengo riendo porque creo que esta vez le ha tocado al pobre de Eli. Pero la diversión no me dura mucho. A lo lejos puedo ver como Aron está rodeando los hombros de Jin Young con su brazo, sosteniéndolo muy cerca de su cuerpo, eso me molesta porque a pesar de que sabe que es mi novio, sigue rondándolo. Incluso he pensado que Aron sospecha la verdad, que Jin Young realmente no es mi novio, pero pienso cambiar eso.

- Tengo que hacer algo, ¡esto es lo que me faltaba! – escucho a JR decir a mi lado, el voltea a verme nada contento -. Es tú novio ¿no? – asiento -. Ve por él o no respondo.

Frunzo el ceño, nadie nunca me habla de esa forma, solo a él se lo permito. JR es simplemente especial, suele mostrarse celoso con nosotros; Eli, Aron y yo hemos pasado por muchas escenas de celos de su parte. Aunque creo que con Aron lo ha sido más desde siempre.

Camino directamente hacia ellos, Aron continua sosteniéndolo y Jin Young no se da cuenta de mi presencia. Aprovecho que están distraídos pasando mi brazo alrededor de su cintura y lo alejo de su agarre.

- Gracias por cuidar a mi novio. – le digo sonriente y mostrándome seguro, debo demostrarle que no me afecta lo que hace. Que haga lo que haga Jin Young me prefiere a mí.
- De nada. – Aron me responde metiendo sus manos en los bolsillos -. Para eso estamos los amigos y Jin Young ya es mi amigo, ¿verdad Jin?
- Sí. – escucho que responde rápidamente, pero inmediatamente después se da cuenta de su error -. Yo… yo… si eres amigo de Dongjun, entonces eres mi amigo también. – Jin voltea a verme, esperando que su respuesta haya sido la correcta.
- Cierto, lindura. – le digo quedándome embobado en sus ojos, en lo hermoso que es su rostro -. Y es por esto que es mi novio. – digo esto último muy orgulloso y no me resisto a besar su mejilla muy cerca de su boca.

Los colores en el rostro de Jin comienzan a subir, baja su mirada algo avergonzado, y eso que solo he rozado apenas la comisura de su boca. Comienzo a escuchar que alguien carraspea a nuestro lado, Jin y yo nos hemos quedado absortos en nuestro mundo, eso nos hace reaccionar.

- Aron, prometiste llevarme a casa. – es JR quien ha interrumpido -. Llevo horas buscándote.
- Exagerado. – Aron le responde divertido.
- Es verdad, y mejor ayúdame que no estoy de humor.

Aron, Eli y JR comienzan a caminar delante de nosotros, he soltado a Jin Young de la cintura pero he tomado su mano. A pesar que es la hora de salida y que siempre están llenos de gente los pasillos, nadie se nos atraviesa. Al contrario, todos van haciéndose a un lado, excepto alguno que otro distraído que es apartado por Eli o por el mismo JR como ha sucedido en estos momentos.

- Tengo sed. – dice JR cuando ve pasar a otro jovencito con una botella de agua recién sacada de la máquina, misma que termina quitándole de las manos y empujando muy lejos al jovencito.

Jin Young aprieta fuerte mi mano cuando ve la acción de JR, algo que me hace voltear a verlo y en sus ojos puedo ver que está muy asustado. Regreso mi mirada al chico que viene con el jovencito que acaba de apartar JR. Al parecer es el novio y cuando pasamos frente a ellos, noto que nos mira molesto. Me doy cuenta la forma en que pasa sus miradas por cada uno de nosotros y por último la posa en Jin Young.

- ¿Qué tanto miras a mi novio? – le pregunto deteniéndome justo frente a ellos.

He soltado a Jin Young, si las cosas se ponen feas, no quiero que salga lastimado. Pero el chico no responde mi pregunta, al contrario, agacha su mirada, sostiene los hombros de su novio da la media vuelta y se van.

- ¿Qué te pasa? – es Eli quien me pregunta -. Ese chico no es tonto, no te responderá.
- Ahora no quieres que miren a tu novio. – no puedo ignorar el tono burlón de Aron.
- No me gustó la manera en que miraba a Jin Young por lo que hizo JR.
- ¡¿Yo que hice?! – Eli alcanza a detener a JR, rodeándolo con sus brazos. No presto atención a sus arrebatos, porque estoy centrado en Jin que está escondido detrás de Aron, temeroso de lo que está pasando.
- Eres insoportable cuando estas de mal humor, diva. – le digo divertido a JR para calmar un poco la atención. Finalmente JR hace un mohín divertido moviendo sus hombros.

Tomó la mano de Jin y nos alejamos del lugar, no volteo a ver lo que mis amigos hacen. Estoy algo molesto, no por el enfrentamiento que acabamos de tener, sino porque Jin se ha sentido protegido con Aron. No sé por qué el verlo de esa forma me ha hecho sentir mal.

- Dongjun… - escucho a Jin hablarme -. Vamos muy rápido. - no me había dado cuenta que lo llevaba casi corriendo al intentar llevar mi paso, me siento algo avergonzado, Jin está agitado tratando de recobrar el aliento.
- Lo siento. – le digo no muy convencido de que sea lo correcto decirle.
- No te preocupes. – me dice suavizando el agarre de mi mano -. Dijiste que tenías algo que decirme.
- Cierto, con todo el lio lo estaba olvidando. – con ambas manos lo tomo de los brazos y lo coloco frente a mí -. Próximamente habrá una demostración atlética, no es para clasificar, pero es un importante entrenamiento.
- Entiendo.
- Quiero que uses mi chaqueta ese día y que vayas a verme, me gustaría verte entre el público. – me quito la chaqueta del equipo de atletismo, la cual trae mi número y mi nombre, para después colocarla sobre sus hombros.
- ¡¿Quieres que use qué?! - Jin Young luce sorprendido.
- Eres mi novio, debes usar mi chaqueta y asistir a las competencias.
- ¿Tú quieres que haga eso? ¿Delante de todos? ¿Cómo novios reales? – sí, seguramente con esto hasta nuestros primos se enteren que algo pasa entre nosotros. Quizás debería decirle que solo la use en la escuela -. ¡Si quiero!

Jin Young se cuelga de mi cuello en un abrazo que me toma por sorpresa haciéndome retroceder mis pasos un poco hasta que logro sostenerlo con mis manos. Creo que se ha dado cuenta que fue algo impulsivo, porque sus brazos comienzan a ceder el agarre. Esto me hace olvidar decirle por el momento mi sugerencia.

Nunca hemos estado tan cerca y siendo sincero se siente muy bien, lo que me hace no querer soltarlo. Nuestras miradas se cruzan y poco a poco comienzo a acortar la distancia entre nosotros, miro sus labios, realmente quiero besarlo. No puedo contenerme más y termino por tomar sus labios, primero un roce algo torpe de mi parte y después que pasa a sorpresa, Jin Young comienza a mover también sus labios. Dios, suspiro, de lo que me estaba perdiendo, es delicioso.



Jun Young POV
(KangTeuk)


Hornear diez pasteles debe ser realmente difícil, nos encontramos en la pastelería del tío Sungmin para poder hornearlos. ¿Cómo es que se le ocurrió a Tae Heon esto? Cierto, le gustan los niños del orfanato y se preocupa por ellos tanto como yo. Los niños también lo quieren mucho, basta con verlos como se le lanzan a los brazos cuando lo ven y como lo acaparan solo para ellos cuando en realidad deseo estará su lado también. Creo que es una buena idea.

Ahora que lo pienso, últimamente no he podido sacarme a Tae Heon de la cabeza, su sonrisa me llena de calidez en mis ratos tristes y que hayamos retomado nuestra amistad, me hace sentir bien. No es como si haya olvidado nuestra diferencia de edades. Tae Heon todavía tiene mucho que vivir, es bastante joven y yo, no creo ser muy bueno para él.

- Jun Young… Jun Young… - escucho a Tae decir mi nombre, al parecer me quede absorto en mis pensamientos -. ¿Qué te sucede? Tengo rato diciendo tu nombre.
- Lo siento, creo que el levantarme más temprano de lo acostumbrado me tiene de esta forma. – le digo sonriente, no quiero que se dé cuenta de mis pensamientos. A veces creo que Tae Heon se da cuenta cuando tengo pensamientos tristes.
- Creo que esto puede ayudar a despabilarte y a dejar de pensar un poco. – ahí está de nuevo, pareciera que lee mi mente y en lugar de molestarme, eso me hace sentir muy bien -. Toma este bol, ya lo batí por un rato, pero necesita batirse un poco más.

Nunca he hecho un pastel en mi vida, he visto como appa Teukie los hornea, pero nunca me he atrevido ayudarle. Que sepa cocinar comidas sencillas es muy diferente a un pastel. Por lo que Tae Heon me pida que ayude a batir la mezcla de harina para los pasteles, me hace preocuparme.

- No te preocupes, appa ya puso todos los ingredientes, aunque lo batieras mal, el pastel sabrá delicioso. – me dice muy convencido y eso me hace creerle. Tomo el bol con una mano y el batidor con la otra, trato de acomodarme pero es un poco complicado -. Ahí sentado como estas puedes hacerlo. – me encuentro sentado en la gran mesa de la cocina que ocupan para amasar, creí que era mejor no estorbarles dentro de la cocina donde están los hornos.
- ¿Tú primer pastel? – es el tío Sungmin quien me pregunta.
- Sí. – le digo algo avergonzado.
- No temas Jun, Osito sabe hacerlo muy bien, él te mostrara como. – el tío Min se la ha pasado alabando a Tae, creo que eso lo tiene un poco cohibido -. Viendo de esta forma a mi Osito, nadie pensaría que es cinta negra en Karate. – dice antes de salir hacia al frente de la pastelería
- Appa… - escucho como Tae se queja ante el diminutivo con que lo nombra su appa, lo que me hace sonreír. Le viene bien el sobrenombre de Osito -. Te mostrare como Jun Young.

Tae Heon se coloca detrás de mí, me rodea con sus brazos para ayudarme a colocar el bol en la posición correcta y también toma mi otra mano para sujetar el batidor. Con suaves movimientos Tae me muestra cómo debo batir la mezcla, está muy cerca, puedo sentir su pecho pegado en mi espalda, por alguna razón mi piel se eriza al sentirlo. No es una reacción mala, se siente muy agradable.

Agacho mi cabeza para ocultar mi sonrisa y el sonrojo que seguramente tengo en el rostro, hago como que estoy atento a lo que estoy batiendo.

- Y de esa forma es como lo tienes que hacer. – susurra Tae en mi oído aún sin soltarme.

Eso me sorprende un poco, haciendo que voltee mi rostro a donde se encuentra él. Nuestros rostros quedan muy juntos, lo primero que veo son sus labios, los mismos que susurraron en mi oído y después recorro su rostro hasta sus ojos. Nos quedamos absortos mirándonos por un momento.

- Tae podrías ayudarme a cernir más harina y polvo de hornear con el colador, vamos a necesitar tres medidas más para llenar esos moldes. – el tío Sungmin ha regresado a la cocina, lo que nos hace separarnos de inmediato.
- ¿Eh?... sí appa.

Ver como el tío Sungmin prepara sus pasteles es algo sorprendente, pero ver a Tae Heon desenvolverse en la cocina es algo ¿adorable?... no, más bien es algo atractivo. Sobre todo porque entiende a la perfección las órdenes de su appa, desde cernir la harina, yo no sabía que se tenía que hacer eso, pensé que era como hacer los hotcakes donde solamente bates la harina con los ingredientes y listo. No es así, un pastel requiere mucho más que un simple proceso.

Tae Heon se mueve de aquí para allá buscando el colador para cernir la harina y el polvo de hornear, me fijo bien como lo hace, quizás alguna vez me anime hacer uno por mí mismo. Después lo veo buscar entre los estantes los moldes correctos para los pasteles, también el tío lo manda a checar la temperatura de los hornos. Fue buena idea venir a la pastelería del tío, pues en sus hornos se pueden hornear más de diez pasteles al mismo tiempo, solo tenemos que hacer la mezcla para todos los moldes.

Cuando los moldes con las mezclas son metidos en el horno por Tae Heon, el tío Sungmin le da un beso por su ayuda y me felicita por el buen trabajo que hice batiendo, sé que es algo raro pero me hace sentir bien.

Sigue siendo igual que antes, Tae es muy dulce, tierno y acomedido, igual al niño por el cual comencé a sentir cosas. Sonrió al ver lo bien que se lleva Tae con su appa, yo también me llevo bien con los míos, pero no puedo dejar de pensar que allá afuera, están mis verdaderos padres y que no me quisieron con ellos. Lo que me hace pensar que algo debo de tener mal porque no puedo ser feliz aunque tengo todo.

A medio día los pasteles estuvieron listos. El tío Sungmin nos dio de comer algo, antes de alistarnos para ir al orfanato, pues seguramente estaremos toda la tarde con los chicos. Llevamos los pasteles, algunos bocadillos que nos trajo mi appa y dulces que compramos con cooperación de mis primos, fueron muy amables en apoyarnos.

Terminamos de comer y nos disponemos a cargar la camioneta que nos ha prestado el tío Min de su pastelería, de esa forma los pasteles llegarán intactos.

Tae no me deja ayudarle con los pasteles, me ha dicho que me encargue de los bocadillos y los dulces, acomodar todo dentro de la camioneta y es él quien ha estado dando vuelta y vuelta con los pasteles. Ya que debe cargarlos uno por uno. Sonrió al ver lo acomedido y caballeroso que es, seguramente el jovencito quien gane su corazón será muy afortunado.

Acomodo todo y término antes que Tae lo haga, bajo de la camioneta para ver si puedo ayudarlo en algo más pues ha entrado por otro de los pasteles; cuando siento como alguien me jala del brazo lastimándome.

- Tan lindo como siempre. – escucho cuando acerca su rostro hacia mí, aun no le veo el rostro pero por su voz ya sé que es mi ex. Trato de soltarme de su agarre, pero ya me tiene agarrado de los dos brazos -. Quizás podría volverte aceptar conmigo, una noche para recordar, ¿no te gustaría?
- No. – comienzo a forcejear con él para que me deje y es cuando me doy cuenta que no viene solo, dos de sus amigos vienen con él - Hu Qian déjame.
- No seas así, todavía recuerdo lo apasionado que eres, vamos a divertirnos como antes.
- ¿Cómo puedes pedirme eso? ¡Lárgate! – quiero que se vaya, no me importa que diga esas cosas frente a sus amigos, pero si Tae Heon viene, ¡no quiero!

Lo empujo con más fuerza y logro separarme de él, aunque el impulso me hace caer al piso. En el momento que logro levantar la vista, veo como Tae golpea con su puño el rostro de mi ex, quitándolo de mi vista y haciéndolo caer muy lejos de aquí.

- ¿Estás bien? – me pregunta Tae, yo solo logro asentir.
- Aish, de esto te vas arrepentir. - Hu Qian se levanta de nuevo y lo que más me preocupa es que sus amigos se le unan y hagan daño a Tae.

Más Tae Heon se da cuenta y antes que puedan reaccionar, ya tiene inmovilizado a mi ex. Está haciéndole mucho daño, pues sostiene sus brazos hacia atrás y lo tiene doblado por la mitad. Hu Qian grita que lo suelte, pide ayuda a sus amigos y estos no se atreven a dársela. Puedo ver la cara de Tae Heon, realmente está muy molesto, entiendo que no quieran acercarse.

- Tae, déjalo ir. – le digo levantándome del suelo, me acerco hasta dónde está y coloco una mano sobre su brazo -. No vale la pena.

Tae Heon me mira a los ojos y asiente, comprende que no quiero desgastarme más con ese tipo. Tengo mal gusto, espero poder superarlo algún día. Veo como suelta a Hu Qian, este se duele más no hace nada, sus amigos lo ayudan y se van.

- ¿De verdad estas bien? – tengo a Tae sosteniendo mi rostro con ambas manos, revisando que no tenga nada.
- En realidad no me hizo daño, me caí cuando quise separarme de él. – le digo, lo veo fruncir su ceño, seguro piensa que lo estoy justificando -. Es un bastardo, no quería que te encontraras con esa escena, lo siento.
- Entiendo, hablaremos de ello después, por ahora tenemos mejores cosas que hacer. – me dice con su bella sonrisa. Logro asentir con la cabeza.
- ¡Aww mi osito es muy fuertote! Lo vi todo. – el tío Min apachurra las mejillas de Tae bastante efusivo y por la cara que hace, está muy orgulloso de su hijo.
- Appa por favor… - solo se queja.

Eso me hace sonreír, porque a pesar que no le gusta que su appa le haga esas demostraciones de afecto en público, no hace nada por evitarlas tampoco. Estoy algo sorprendido, no por haberme topado con mi ex sino por la reacción de Tae, siempre lo he visto muy calmado y verlo defenderme de esa forma, cambia por completo mi manera de verlo.



Ji Hae POV
(EunHae)


“¿Qué demonios hiciste Hyukie?”

- Y eso fue lo que pasó.

Con nuestros pies descalzos, sintiendo la hierba bajo nuestros pies, Amber y yo caminamos por el área verde de su campus. Es un área bastante apartada la cual nos gusta visitar para estar a solas, hablar o simplemente para disfrutar del día. Los rayos de sol no están muy fuertes y se puede sentir la brisa fresca del aire, eso hace que me calme un poco, la temporada de exámenes se acerca y solo hace que me estrese. Y está esa charla que tuve con Hyukhae, me ha tenido todos estos días devanándome los sesos tratando de encontrarle lógica a sus preguntas, una que no sea lo que realmente estoy pensando.

Por eso Amber sugirió esta caminata. La tengo pegada a mi espalda, con sus brazos rodeando mi cintura y su barbilla descansando sobre mi hombro. Es por eso que me ha escuchado todo lo que le he dicho, aunque también de vez en cuando, deposita un tierno beso en mi mejilla animándome a calmarme.

- Entonces, Hyukhae te ha preguntado sobre la marca de pruebas de embarazo más efectiva, ¿crees que haya metido la pata?
- No me extrañaría. – le digo algo exagerada.
- Oye, ten un poco más de fe en tu hermano.
- Por favor Amber. – me giro entre sus brazos para quedar frente a ella -. Tan solo tenemos que irnos más atrás en la vida de mis appas.
- Uy, quieres ponerme cachonda. – dice divertida al saber la historia de mis padres.
- Eso es repugnante. – le dijo golpeando con mi mano su pecho, pero logra hacerme reír -. Es solo que, está en sus genes, comprendes.
- Bueno, pero el tío Wook no es como si estuviera todo el tiempo sobre el tío Yesung. – me dice como cuestionándose también.
- Es verdad, creo que por ese lado, mi hermano tiene salvación.
- ¿Qué hay de ti? – me pregunta con un tono meloso y su rostro escondido en mi cuello, demasiado bien conozco ese tono.

Levemente pasa su lengua por la piel de mi cuello, me hace estremecer y si no estuviera sosteniéndome por la cintura, mis piernas dobladas nos habrían hecho caer al suelo. Aunque creo que esa habría sido una magnifica forma de continuar con las caricias, las dos echadas cómodamente sobre el pasto, con mis manos por todas partes en su cuerpo y su traviesa lengua haciéndome otras cosas.

Bien, creo que yo no me libré de esos genes traviesos.

- Mmmmhh… - gimo ante la idea de poder hacerlo en este momento -. Amber basta, creo que mis genes tienen mucho que ver con mis padres.
- Por mi está bien. – saca su cabeza de mi cuello.
- Pero afortunadamente, nosotras si pensamos, tú con un padre como el que tienes y yo gracias a mi carrera de médico.
- Eso no nos detiene a veces. – me dice moviendo sus cejas sugestivamente.
- Son casos planeados.
- Ya. – me dice algo decepcionada.
- El punto es que no nos salvamos. Sik porque Minwoo es tan inocente, que mi hermano se cortaría una mano antes de hacerle daño de cualquier forma a su novio y entre eso está el obligarlo a tener sexo. – le explico -. Pero pasará, cuando logre convencerlo. – escucho reír a Amber.
- Los Lee se pintan solo para eso, yo sufro mucho de ese poder de convencimiento contigo. – de nuevo me abraza y pone su cabeza en mi pecho -. No me has dicho que Minki sabe cuidarse, que tú llevas su control y que es muy enérgico en ello.
- Si, tienes razón. Puede que haya sacado conclusiones equivocadas con esa charla, mi cuñadito es bastante responsable y sé que puede mantener a raya esos genes de Hyukie. – realmente lo espero.
- Bien, y ahora, ¿Qué decías de tus padres? – me pregunta sacudiéndome por la cintura.
- ¡Oh por dios, Amber! – grito alejándome de ella -. Mis padres parecen conejos, no sabes la de veces que he tenido… que me he encontrado con sus escenas. Y ahora que lo mencionas, hablare con ellos en cuanto tenga oportunidad, voy a medir que tanto saben de cuidados.
- ¿Estás jugando?
- No, con tres hijos, no se sabe que pueda suceder. - Amber se ríe ante lo que digo.
- Ya deja de pensar en eso y saca esos genes traviesos a jugar conmigo.

Amber se ha recargado en uno de los árboles, su mano vaga suavemente por su abdomen, baja y comienza a subir llevándose consigo su playera, dejándome ver un poco de piel. Su blanco abdomen marcado, sus manos acariciándose y esa mirada que solo posa en mí. Muerdo mi labio porque sé que no puedo contenerme, es una hermosa visión, Amber me provoca.

Gimo un poco de anticipación antes de acercarme y darle un beso, tan deliciosa. Lástima que estemos en un lugar público.

Continuara...
Share:

4 comentarios:

  1. OMG me gusto forma k defendio tae a su amor...ahora minki no sospecha nada de sus cambios alimenticios?? y en k momento hyuk le dira de la prueba? Esto se pone bueno....

    ResponderEliminar
  2. Hyukie cuando le diras a min ki de tus sospechas

    El osito saco las garras mientras minnie disfrutando del espectáculo

    Un sermón al eunhae eso sería grandioso que su propia hija se los ponga parejos por no cuidarse capaz de que nos dan otra sorpresa y les sale doble

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaj tremendo susto que se llevo hyuki cuando minki grito jajajaja,pero nada comparado con la sorpresa de siwon,ay dios...pero puede haber una posibilidad,minki tambien se cuida....asi que puede que solo sean bichos.
    el bebé Jin,salio más vivo que el bebé Jun *0*,solito y sin hacer nada consiguio novio......aaaa que suerte de jin....pero haber como les va,podria decirse que no se conocen bien......espero les vaya bien
    Hahahahaha sungmin se emociono para hacer los pasteles para los niños,además de ayudar a Tae. Woow ese ex que gandalla,pero se llevo un bonito recuerdo de Tae,espero así no me leste a JunYoung.....Tae lo tiene cautivado,y bueno tae lo esta por Junyoung
    ya me imagino la carita de hae cuando su hija les haga las preguntas,pobre del monito,es quien sufrira más jajajajaja......estas al igual que sik,o las interrumpen o no es el lugar adecuado jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. P.D: Que susto y que trauma leer que HyukJae le esta dando a minki..mi imagen mental cambio dramáticamente......no me hagan eso........ T^T

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts