Oppa... Oh, Oppa!... Capitulo 10


Jun Young
(KangTeuk)


Estoy solo en casa, mis appas salieron después de la comida y Kwanghee tenía una salida con Siwan, según me dijo lo invitó al cine; y Dongjun pidió permiso para comer en casa del tío Zhou Mi. Estoy sentado en el sofá de la sala, cubierto por una frazada, vistiendo unos jeans, una playera blanca y un gran suéter gris. Por lo visto hoy todos tuvieron planes, menos yo.

En soledad es cuando miles de pensamientos invaden mi mente, sobre todo porque de nuevo estoy solo, todas las parejas que he tenido han terminado abandonándome. No sé qué hago mal, si doy todo de mí, me he entregado a ellos y sin embargo, nada de eso parece importar porque siempre terminan dejándome.

Mi último novio cuando me terminó, dijo que estaba harto que yo fuera tan complaciente, hasta llegó a pensar que no tenía pensamientos propios, pues siempre estaba de acuerdo con lo que él me pedía. Entonces, yo ya no sé qué es lo que quieren de mí. ¿Qué debo hacer para que no vuelvan abandonarme? Tal y como lo hicieron mis verdaderos padres.

Con mis appas esta forma de ser mía funcionó. Siempre fui un niño bien portado, obediente y que traía a casa buenas calificaciones. Jamás levante la voz, ni exigía, me conformaba con lo que mis appas me daban. La verdad es que siempre fue suficiente. Nunca llegue a entender como Kwanghee obtenía siempre lo que quería y nunca ha tenido miedo para exigir, para decir lo que piensa.

Yo no puedo ser de esa forma, por eso me conformo con lo que tengo, amo a mi familia, consiento a mis hermanos y me dedico a mi carrera. Hasta ahora es más de lo que hubiera pensado obtener.

Siempre quise dedicarme a la ayuda de niños abandonados, por eso es que elegí esta carrera y ahora hago mis prácticas en el orfanato. Pero enterarme de sus tristes historias, me hacen recordar un poco lo que fue de mi vida, antes de ser adoptado por mis appas. Mi vida con ellos cambio, supe lo que es tener padres amorosos, me dieron una familia con hermanos. Sin embargo de vez en cuando, como este día, suelo sentirme muy solo, mis inseguridades vuelven.

¿Tan poco les importé a mis verdaderos padres? ¿No fui deseado?

Abrazo mis piernas cuando siento venir las lágrimas a mis ojos, estoy tan triste, quisiera que Kwanghee estuviera conmigo, él siempre sabe que decirme. Sé que tiene razón al decir que mi ex era un idiota, pero al menos no me sentía solo, tuvimos momentos felices.



El timbre de la casa irrumpe en el silencio, limpio mis lágrimas y me levantó del sofá. Mi sorpresa es grande al ver a Tae Heon, ha venido con dos bolsas de ropa de mis primos y su hermosa sonrisa. No puedo evitar sonreír por lo que ha hecho, seguramente no le fue fácil conseguir toda esa ropa de sus hermanos, sonrió al pensar lo que habrá tenido que hacer.

Hace mucho que me aleje de él pero, a pesar de eso siempre es cálido conmigo; es como si supiera cuando lo necesito. Me prometí no volver acercarme, no dejarme invadir de nuevo por sentimientos hacia él y sin embargo aquí estamos, de camino hacia el orfanato en donde hago mis prácticas.

Durante el camino, Tae Heon no deja de hacerme preguntas de lo que hago en ese lugar, de cómo son los niños y si me siento a gusto. Me sorprende que sepa algunas cosas, que este tan bien informado sobre el cuidado de los niños en los orfanatos, eso hace que no pueda dejar de voltear a verlo mientras conduzco.

Cuando llegamos al orfanato, me ayuda a cargar con las maletas hasta la dirección. La directora recibe la ropa y nos dice que será repartida con los niños más grandes del orfanato, lo que me hace muy feliz. He podido ver que hay algunos adolescentes viviendo aquí todavía, pues no han sido adoptados, quizás en un futuro yo pueda darle un hogar a uno o dos chicos como ellos.

Mi sonrisa se agranda más, cuanto Tae Heon me pide que le muestre el lugar, dándole una visita guiada por todo el orfanato. Le muestro la oficina donde me encuentro haciendo las prácticas, el pequeño escritorio que me han designado. Tae Heon promete regalarme un bello portarretratos para darle personalidad a mi escritorio, lo que me hace reír. Visitamos los dormitorios, el comedor y nos detenemos un poco en la cocina, pues los niños más grandes son los que ayudan con el lavado de trastes.

- El que lave menos trastes se pone de portero en el juego de pelota. – escucho gritar a Tae Heon, poniendo manos a la obra en los trastes sucios.

No sabía que mi primo pudiera hacer todo esto, interesarse en lo que hago, haber traído la ropa y sacarme de mi lo que sea que me estaba deprimiendo. Y a pesar de que al lado de los niños, jugueteando con ellos parece uno más, su mirada cuando se posa en mí, la seriedad en esos ojos, me dan cuenta que ya no es un niño.

Tae Heon terminó siendo el portero, obviamente lavó menos trastes y aunque se esforzó por no ser goleado, los niños terminaron dándole una goliza. Pero yo no pude poner atención a otra cosa que no fueran sus brazos cuando se quitó la camisa, no pensé que su cuerpo estuviera tan bien formado. Y en como sus cabellos se movían cuando saltaba o corría, como sonreía cada vez que volteaba a verme. Por eso cuando los niños me preguntaron por quién había ganado, no supe que decir, realmente no le puse atención al juego.

Terminamos sentados en uno de los escalones del patio, el con una botella de agua en sus manos y yo con su camisa entre las mías.

- Es grandioso lo que hacen aquí. – me dice sin dejar de mirar hacia donde se encuentran los niños aun jugando -. Todos esos niños pudieron seguir en la calle, pero aquí están, tienen un techo, comida, ropa, educación y una oportunidad para hacer felices a otras personas. Seguir siendo niños.
- ¿Hacer felices a otras personas? – no sé a qué se refiere, creo que estos niños al final terminaran haciéndose las mismas preguntas que yo.
- Sí. – voltea a verme muy serio, no sé cómo su mano termina acariciando mi mejilla -. Si los tíos no te hubieran encontrado en uno de estos lugares, no habría tenido la dicha de conocerte, no sentiría esta felicidad cuando te hablo o cuando estamos juntos. – sus palabras me sonrojan -. Ni hubieras hecho tan feliz a los tíos, al tenerte a su lado.

¿Yo los hago felices? Eso es lo que trata de decirme, nunca lo pensé de esa forma, siempre he pensado que yo debía estar agradecido con ellos por darme la oportunidad de formar parte de su familia y brindarme felicidad. Le sonrió a Tae Heon entendiendo su punto, puede ser menor que yo pero, sus pensamientos son menos complicados que los míos, haciéndome ver lo que no había querido ver.

Es fácil platicar con él, después de todo en el pasado fuimos muy cercanos, podría decir que ese entendimiento que teníamos no se ha ido. Y al final de la visita mi tristeza se ha esfumado.



Siwan POV
(SiChul)


- ¿Desde cuándo Kwanghee y tú son novios?

Con esa pregunta me despertó Minki por la mañana, sorprendiéndome más que se haya despertado mucho más temprano que yo. Lo que hace la curiosidad. Y ahora que vamos en el auto rumbo a la universidad, no ha dejado de lanzarme malas miradas y preguntas sobre mi relación con Kwanghee, pues no sé qué decirle, fue solo un beso ¿no?

- Te quiero Siwan… - escuche de sus labios después de besarnos.

Aunque fue él quien inició el beso, yo lo correspondí y no puedo negarlo, me gustó. Pero que dijera que me quiere, no tenía idea que me quería como novio, hemos sido amigos desde que tengo memoria.

- Kwanghee… - murmuro perdido en mis pensamientos.
- Ash, nada más porque me tengo que valer de ti para llegar a la universidad, sino te evitaría hermano.

La voz de Minki me devuelve la atención, volteo a verlo, me ve con el ceño fruncido y una linda mueca de desaprobación. Sé que nunca le ha caído bien Kwanghee, pero también sé que mi hermano siempre ha sido celoso y posesivo conmigo. Somos mellizos, puedo sentirlo.

- Oh vamos Minki, no te molestes conmigo. – vamos llegando a la universidad, así que me estaciono.

Rápidamente Minki baja del auto ignorándome, yo hago lo mismo y corro hasta alcanzarlo. Vamos caminando hacia el campus uno al lado del otro.

- Ni creas que le voy a decir cuñado. – de pronto me dice, apretando la carpeta que lleva en sus manos -. Mucho menos pienses que comenzare a ser amable con él.
- Nunca lo haría Minki. – suspiro resignado, al darme cuenta hasta donde ha llegado esta charla -. Kwanghee siempre ha sido mi amigo y he respetado lo que tú sientes por él, aunque nunca lo he entendido.
- Entonces, todo seguirá siendo como antes. – Minki me mira algo extrañado.
- ¿Por qué tendría que cambiar?
- ¿Por qué? Estoy seguro que si uno de los hermanos de Hyukhae hablara pestes de mí, se molestaría muchísimo con ellos, siempre ha demostrado lo mucho que me quiere. – se sonroja al hablarme de Hyukhae -. Cuando se ama, deseas que ni las palabras toquen a tu pareja. ¿Me explico? - la verdad es que no he entendido mucho. No sé de qué me habla y Minki parece notarlo en mi cara, pues al hacerlo suspira. ¿Amor? No creo haber experimentado esto todavía.
- Eres un caso perdido hermanito. – me dice palmeando mi espalda -. Si no sientes amor ¿Por qué aceptaste ser novio de Kwanghee?
- Hemos sido amigos por mucho tiempo.
- ¿Y eso qué? Estas diciendo que eso le da derecho de decir que es tu novio. Eres muy razonable. – me dice y de nuevo comienza a caminar.
- Si bien no le da derecho, al menos si le da una oportunidad. - ¿no? Ya ni se lo que digo por defenderlo.
- No entendiste mi tono sarcástico, ¿verdad? – me dice algo harto de no poder explicarme su punto -. Estas usando tú cabeza Siwan, no tú corazón, no sé si eso es lo que quieras para ti.
- Yo solo… - el timbre que anuncia el inicio de clases suena por todo el campus interrumpiendo lo que pensaba decir, lo he olvidado -. Lo único que quiero ahora es poder llegar a tiempo a mi primer clase, odio llegar tarde.
- Te salvo la campana, corre anda. – me despido dándole un beso en la mejilla.

Sé que Minki no hizo eso por molestarme, se bien que se preocupa por mí y le agradezco. Estar concentrado en mis estudios no me deja para nada más. Y la verdad es que por el momento no hay otra cosa que me interese más, desde pequeño ha sido de esta forma, yo metido en los libros y mi propio mundo.

Solo Kwanghee lograba sacarme mis narices de los libros. A él le debo mis recuerdos de diversión, cuando niños por sus ocurrencias jugábamos o terminábamos metidos en líos. Siempre ha sido un buen amigo, no puedo lastimarlo, así que creo que tendré que hablar con él sobre lo que pienso de todo esto.

Corro por los pasillos para poder llegar a tiempo a mi primera clase. No soy de los que suelen llegar retrasados. Las clases transcurren muy rápidas cuando se está concentrado, por eso es que no me di cuenta cuando ya todos se habían ido del salón en la última clase, pues en mi afán por resolver el problema que nos dejaron pendiente, ni siquiera llegue a la biblioteca.

- Siwan… - escucho a lo lejos, Kwanghee está de pie en la puerta -. Gracias a dios que estas aquí, pensé que algo malo te había pasado cuando no te encontré en la biblioteca. – me dice caminando hacia donde me encuentro sentado.
- Lo siento, no me di cuenta de la hora, estaba…

No puedo continuar hablando, porque soy callado por sus labios. Kwanghee me está besando, el beso es tal y como lo recuerdo. Sus labios suaves y diestros sobre los míos, que me dejo llevar nuevamente. Sus manos se abrazan a mi cuello, su cuerpo se cuela entre mis piernas y cuando el calor comienza a subir a mi cabeza, me separo del beso alejándolo con mis brazos.

- Kwanghee, necesitamos hablar. – le digo, dirigiendo con mis manos su cuerpo, hasta sentarlo en la silla a mi lado.
- Lo que mi novio quiera. – me dice con esa sonrisa suya.
- Sobre eso es que debemos hablar. – veo como su cara cambia al escuchar mis palabras.
- ¡¿No quieres ser mi novio?! No me hagas esto Siwan, ya todos saben que somos novios, mi estado en Facebook dice que estoy en una relación… – comienza a ponerse nervioso y hablar mucho, no me gusta verlo preocupado.
- Kwanghee, cálmate. – sostengo sus manos -. Yo no estoy diciendo eso, ¿oh si?
- No pero…
- Tú me conoces, creo que tanto como lo hace Minki. – asiente, diciéndome con esto que entiende que quiero decirle. No soy muy bueno con las palabras -. Nunca me he detenido a pensar en sentimientos, relaciones y esas cosas. Me he dedicado a lo que más me gusta, los libros, mis estudios, mi futuro. Como todo un nerd, creo que así me decían en la primaria.
- Y yo golpee a todos ellos. – me dice orgulloso Kwanghee -. Pero no es por eso que quieres dejar de ser mi novio.
- No, no es eso. – lo miro a los ojos para que vea la sinceridad de mis palabras -. Cuando entré a la universidad, acepte que todos pensaran que andábamos, pero de eso a esto. No puedo mentirte Kwanghee, te quiero sí, pero no como tú piensas. No sé si quiera una relación, terminar estropeando nuestra amistad, además tú sabes que lo que más me importa ahora son mis estudios.
- Eso ya lo sé Siwan y también sé que no te soy indiferente, te gusto y gustas de mi compañía.
- Sí. – lo acepto. Si no me gustara, hace mucho que lo habría alejado de mí, ¿no?
- Ese es un buen comienzo. Inténtalo. Lo demás déjalo en mis manos, yo hare que te enamores de mí. - vuelve a besarme y me sonríe antes de tomar mi mano para salir del salón.

¿Enamorarme? Creo que la charla resultó un poco confusa, pero al menos sabe la verdad de lo que pienso y mientras no altere mis planes de estudio; por ahora me siento cómodo con esto.



Dong Jun
(KangTeuk)


Desde que les dije a mis amigos que Jin Young era mi novio, no he podido verlo, es como si estuviera huyendo de mí. Hoy no pienso dejarlo ir. Lo veo caminar aprisa hacia la salida, grito su nombre pero no se detiene, incluso pareciera que camina más rápido, haciendo que la distancia que nos separa, se haga más larga.

- ¿Será que ya sabe? ¡Rayos! – Si Jin ya se enteró de mi pequeña mentira. Debo pensar rápido que decirle antes de alcanzarlo -. ¡Jin Young! - vuelvo a gritarle, corro hacia él siguiéndolo de cerca -. Jin detente. - frunzo el ceño cuando veo que no piensa detenerse y camina más rápido, no me agrada que me ignoren. Lo sigo un poco más, hasta estar cerca de él, sostengo su brazo y lo hago detenerse.
- Jin… - lo llamo pero no voltea, lo que no me deja más opción que girarlo, algo brusco -. ¿Por qué no te detienes? Te estoy llamando desde que saliste del salón, me has tenido corriendo tras de ti todo este tiempo.
- Lo siento. - levanta sus manos en un intento de protegerse, como si esperara un golpe de mi parte -. No me hagas daño, yo haré lo que tú me pidas.
- ¿Qué?

Aunque no entiendo porque me ha pedido que no le haga daño, su ofrecimiento se me hace muy conveniente y me hace olvidar lo todo lo demás. “Yo haré lo que tú me pidas". Poso mis manos en sus hombros, acerco mi rostro al suyo y lo miro detenidamente. Es muy lindo, tan dulce y ahora está en mis manos.

- Pero si no has hecho nada. – le digo.
- Entonces, ¿no me harás daño?
- ¿Por qué habría de hacerle daño a mi novio? – le pregunto divertido, pero creo que esto pone de nervios a Jin, porque siento temblar su cuerpo bajo mis manos.
- ¿Por qué has dicho que somos novios Dong Jun? Si tú y yo… - me pregunta nervioso con su rostro sonrojado. Tan adorable.
- ¿Qué no quieres ser mi novio? – con una mano en su barbilla, levanto su carita.
- No es… eso. Lo siento… lo siento. – me dice aun temblando, sacude su cabeza tratando de aclararse.
- No te haré daño. – le digo para tranquilizarlo -. Eres muy lindo Jin.
- Gra… gracias, tú también. – levanta su mirada, lo veo sonrojarse y de nuevo agacha su cabeza -. Sigo sin entender porque dijiste que soy tú novio.
- No tienes que entenderlo, he decidido que serás mi novio y mientras así sea tú harás lo que te diga. – sostengo sus manos.
- ¿De verdad? – Jin parece sorprendido.
- Si, el que todos sepan que somos novios, me hace más fácil el trabajo y mientras hagas lo que yo te diga. – rodeo sus hombros con mi brazo y comienzo a guiarlo hacia la salida -. Después de todo, yo le prometí al tío Zhou Mi que te cuidaría. ¿Lo recuerdas?
- Sí. – suspira algo desanimado.
- Entonces, serás mi novio, harás lo que te pida y todo saldrá bien.

Vamos caminando hacia la salida, cuando a lo lejos veo a Jr y Aron, el primero solo sigue su camino después de echarnos una mirada y Aron, el parece estudiar nuestros movimientos. Así que me apresuro a bajar mi brazo de los hombros de Jin y rodear su cintura, acercándolo más a mi cuerpo. Lo veo sonreír de lado, me saluda y enseguida se va tras Jr. Le he ganado a Aron esta vez, Jin ya es mío.

En cuanto Aron desaparece de mi vista, suelto a Jin, pues comienza a sentirse incómodo. Y seguramente su padre está por llegar.

- Hoy iré a comer a tu casa, le dirás al tío Zhou Mi que me has invitado, ¿entendido? – no habla, pero lo veo asentir -. Bien.

Tomo su mano y entrelazo sus dedos a los míos. Jin Young parece sorprendido y se lo piensa un poco, sopesando si es correcto o no mirando nuestras manos. Yo no le veo problema, aquí todos creen que somos novios y los tíos verán esto como un gesto tierno y protector. Después de todo soy el mayor y Jin es muy tierno, el bebé de la familia.

Jalo su mano para hacerlo caminar, pues a lo lejos veo que el tío Zhou Mi ha llegado por nosotros. Iré a comer a casa de mi dulce novio.



Minwoo POV
(KyuMin)


Estamos esperando que vengan por nosotros, Tae Heon está a lo lejos charlando con sus amigos, Sik y yo estamos sentados en una banca, más bien, yo estoy sentado y Sik esta recostado con su cabeza en mis piernas. Mis dedos hundiéndose en sus cabellos, proporcionándole caricias. Amo los momentos que pasamos juntos, incluso no haciendo nada como ahora, el estar el uno con el otro es más que suficiente.

- ¿Amor? Creo que algo entro en mi ojo. – me dice. Con mucho cuidado abro su ojo con mis dedos, bajo mi rostro y comienzo a soplar, hasta que creo que es suficiente.
- ¿Mejor?
- No. – me responde intentando abrir su ojo y justo cuando voy a intentar soplar de nuevo, la mano de Sik rodea mi cuello y me jala hacia su rostro.

Sus labios rozan los míos y yo enseguida abro mi boca, invitándolo a profundizar el beso. Toma mis labios en un húmedo y apasionado beso mientras su mano acaricia mis cabellos justo como momentos antes yo hacía con los suyos. Su lengua explorando mi cavidad, me saca suspiros y a medida que el beso se hace más duradero, también se vuelve lento, amoroso y caluroso.

Gimo en su boca al sentir como pasa sus dedos por mi nuca, enviándome miles de señales eléctricas a través de mi espalda, olvidando por completo que estamos en una banca donde cualquiera nos puede ver. Me abandono a su beso, dejándome llevar por sus labios y sus dedos traviesos acariciando mi piel.

Mi celular comienza a sonar pero no le prestó atención hasta que el sonido se hace insoportable, lo que me hace romper enseguida del beso. Escucho bufar a Sik algo molesto mientras se levanta y se sienta a mi lado.

- Lo siento bebe, tengo que contestar. – le digo fijándome en quien me llama entes de contestar -. Minki. – saludo a mi primo.
- Hola Minwoo. ¿Ya te enteraste?
- No sé de qué me hablas.
- Kwanghee ya se hizo novio de Siwan. – me dice algo molesto -. No se cómo lo logró, pero tenía que decírtelo, tú sabes que esto afectara mucho a Heecheol.
- No pensé que sucediera, mucho menos ahora que esta tan cerca de regresar. – me muerdo el labio pensando en Heecheol.
- Podrías venir mañana a mi casa, necesitamos hablar y saber que vamos hacer con esto. No quiero lastimar a Heecheol. – me dice preocupado.
- Yo tampoco. Entonces nos vemos mañana por la tarde en tú casa.

Sik no está muy feliz al escuchar mi respuesta, ya me preocupare por contentarlo más tarde o quizás pueda visitarlo. Convenceré a Tae Heon que me acompañe, después de todo me debe un favor por la ropa casi nueva que le di y me lo pienso cobrar.



Ji Hae POV
(EunHae)


- Ji Hae alguien te espera en uno de los consultorios. – me dice uno de los internos, compañero de clases.

Estoy en el hospital donde me permitieron hacer mis prácticas, paso el mayor tiempo de mis tardes aquí, por eso cuando veo a Amber, ese tiempo actuó como una desesperada. Necesito sentirla cerca de mí y saber que a pesar del poco tiempo que le tengo, ella me quiere. Sin embargo, Amber nunca vendría a visitarme al hospital, sabe que su sola presencia me desconcentra.

Solo una persona viene a verme a las prácticas desde que entre.

- Minki, ¿Cómo estás? – saludo a mi primo al entrar al pequeño consultorio donde los practicantes podemos ordenar nuestras notas. Lo abrazo y le doy un beso en la mejilla, en verdad que es tan hermoso, por eso tiene loco a Hyukie.
- Hola Ji Hae, tú sabes porque estoy aquí, mi dotación de anticonceptivos está por terminarse, solo me quedan dos pastillas. – desde que comenzó a ser activo, recurrió a mí para informarse sobre las formas de no concebir un bebe durante el sexo.
- Ya pasó el malestar estomacal que tenías.
- Sí, no sé qué habré comido. – me hace una mueca de dolor -. pero lo que me diste funcionó muy bien.
- Espero que Hyukhae haya estado usando preservativo, recuerda que te dije que el anticonceptivo podría dejar de funcionar durante ese periodo.

Una modificación de la acidez gástrica o de la motilidad gastro - intestinal puede causar una menor absorción de cualquier medicamento y los anticonceptivos orales no son la excepción. Como futura ginecóloga, Minki suele ser muy sincero de su vida sexual con mi hermano, no es que sea un descarado, solo que aprendió a confiar en mí.

Podría decirse que es mi primer paciente, incluso mucho antes de ser una ginecóloga graduada. No es que yo le recete sin conocimientos previos, con la ayuda de mi mentora, la doctora Yuan, y después de haber pasado por algunos exámenes; pudimos ofrecer a Minki los anticonceptivos que mejor se adaptaban a su cuerpo y modo de vida.

- Si lo hizo. Por nada del mundo dejaría que se le olvidara, si es necesario, yo mismo se lo pongo. – me dice muy decidido cruzando los brazos en su pecho. Minki es de armas tomar cuando se trata de estar protegido -. Estoy consciente que no estamos en edad para tener un bebe.

Me alegra mucho que Minki piense de esa forma, sobre todo con el historial que se cargan mis padres y como es que fuimos concebidos mis hermanos y yo. En alguien tiene que caber la conciencia.

Continuara...
Share:

5 comentarios:

  1. JEJEJE... MINKI ME LATE K PRONTO TE LLEVARAS UNA GRAN SORPRESITA -o- UNNIE COMO TE DIJE ANTES... CONSTRUIRE UNA MAKINA DEL TIEMPO PARA VER TUS ACTUALISACIONES DIA A DIA (asi de desseperada estoy por leer este fic) BYE

    ResponderEliminar
  2. Estoy segura que heechul dara grito en el cielo!!tan joven y ya abuelo jijijiseguro que entrara en deprecion por el chistecito de minki!!!chamaquitos se comieron la torta antes del recreo,haber si no se empacho minki!!!empacho que por lo menos le durara nueve meses,pero quisas,la punteria de hyuk no se herede!!!\(^^)Г

    ResponderEliminar
  3. oh Minki y Hyuk hae no saben lo k les espera! y peor kuando el muñequito de entere de que se te rompio el condon y no se lo dijiste, uy! esto será alucinante!!!!!!!!!!!!!!!!! waaa ya quiero leer el siguiente capi!

    ResponderEliminar
  4. yo creo que ese malestar estomacal traerá mas consecuencias !!!!!!!!!!!!!!!! recuerdo que un preservativo por ahí se rompió!!!!!!!!!!!!!!!! pobre minki....y pobre de hyukhae ..levará del bulto, imagino que lo terminaran por un rato

    ResponderEliminar
  5. Sin duda,ese sentimiento sigue ahí y no se ha ido a ningun lado,tae y Jun lo han reprimido,ya no son unos niños,ahora pueden entender mejor.
    Ay siwan....a veces uno cree que por ser nerds en algo,tambien le echan cabeza a otros temas,pero veo que no,el otro todo emocionada y hasta lo publico....eso de no hablar claro y hacerse ideas
    Jajajaja DongJun que malo,pero ya se dio cuenta que la timidez de Jin lo hace manejable,y por ahora ya obtuvo lo que queria,Jin es su novio y alejo a sus amigos de él....aunque no debe de dar por sentadas las cosas,uno nunca sabe
    cierto...Heecheol,seguro ya lo sabe,si no se entero solo,seguro se lo dice JongWook....oh desilución T^T
    En alguien,pero parece que en esta familia eso no aplica,si hyukie sale con la punteria de hyuk,pues ya valio

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts