Colaboración: My Rain and You... Capitulo 31


Por encima de las lágrimas que he derramado
O mi corazón que se ha destrozado…
He logrado crecer…
… Bye Bye Sea


Heechul comenzó a sentirse extrañamente nervioso, aún sin imaginar lo que estaba por descubrir.

- No es nada, dígame ¿Por qué me pidió una cita tan urgente? ¿sucedió algo con su herida?

- ¿Mi herida? No para nada, ésta sanó muy bien. Es sólo que sentido algunas molestias y… - Heechul se interrumpió al ver a la doctora recoger unos papeles y levantarse de su lugar.

- Revisemos su herida primero y también cómo está internamente. – dijo distraída.

Y ya llevaba a Heechul a la cama que se encontraba a un lado del aparato de ultrasonidos, le ayudó a subirse a la cama y le ayudó también a recostarse en ella.

- Doctora, yo tengo que decirle… - interrumpido de nuevo.

- Sus molestias, ¿Qué ha sentido?

- Pues me he sentido como enfermo y hay días que me siento muy cansado.

Mientras hablaba, la doctora ya había encendido el aparato y se encontraba levantándole la ropa abriendo un poco sus pantalones, descubriendo su abdomen haciendo aparecer su herida. Y cuando la doctora pasó sus manos por su vientre, Heechul vio su cara sorprendida.

- La herida parece haber sanado bien, pero… Sr. Lee, ha tenido alguna otra molestia.

- Si, muchas náuseas y un poco de mareo… y también, yo… yo…

El frío gel ya era esparcido por su vientre provocándole un escalofrío y que se interrumpiera. El aparato de ultrasonido ya estaba sobre su vientre que al sentir el extraño tacto, se puso duro y algo se movió, justo como le sucedió cuando estuvo con Siwon la última vez.

- Doctora yo, deje de tomar mis medicamentos hace ya un tiempo. – confesó culposo.

- Si, ya veo. – la doctora tenía un semblante preocupado. – un poco más de cuatro meses, ¿no?

- Hace seis meses, dejé de tomarlos.

- Aquí está el causante de sus molestias. – la doctora tenía un semblante muy serio, incluso lucía su ceño fruncido como si algo le preocupara.

- ¡¿Qué tengo doctora?! – Heechul se levantó de la cama sobre sus codos. - ¿Cuánto tiempo me queda de vida?

- Poco menos de cinco meses.

- Cinco meses. – repetía Heechul, pensando que era muy poco el tiempo que le quedaba.

La doctora seguía hablando con Heechul, pero él ya no escuchaba. Así que para sacarlo del estado de shock en el que se encontraba, Gynka acomodó la pantalla del ultrasonido para que Heechul pudiera verla, pues lloriqueaba mientras decía que no quería morir.

- Sr. Lee, le presento a su bebe.

- ¡¿Bebe?!

- Ve, aquí esta, la personita que en menos de cinco meses tomara su vida para siempre. – la doctora Gynka señalaba la pantalla, las partes y se las iba nombrando. – su cabecita, sus manitas, sus piernitas y esta de cuatro meses.

- Mi bebe, es tan hermoso. – ahora lloraba de felicidad, cubriendo su boca. Aunque una duda aún seguía asaltando su cabeza. – ¡cinco meses! Pero, ¿porque no tuve síntomas antes?

- Algunos los tienen otros no. Y por lo que usted me ha contado, sus síntomas comenzaron junto con el estrés del viaje. Por eso los tuvo hasta ahora, pero eso es normal. – agrego Gynka.

En verdad Sungmin había tenido razón, estaba esperando un bebe. Un pedacito de Siwon y él.

- Es casi seguro que sea una niña, puedo apostarlo. – la doctora estaba haciendo gala de su experiencia. – lo podrá comprobar en el quinto mes.

- Una nena.

Heechul no cabía en su sorpresa y felicidad mientras limpiaba su abdomen con la toallita que la doctora le proporciono. Estaba feliz, pero aun no podía cantar victoria; aun se lo tenía que decir a su esposo. Pensaba en las miles de posibilidades sobre su reacción, ya estaba levantado y acomodando su ropa.

- Bien sr Lee, ahora hablemos de lo serio de su caso. – oh oh, esto asusto un poco a Heechul y le devolvió a su estado de ansiedad.

- ¿Qué sucede doctora?

- Estará consiente que el haber dejado de tomar las medicinas provoco que quedara en estado. – eso Heechul no lo sabía.

- Las medicinas, ¿no dejaban embarazarme? – pregunto incrédulo.

- Una de ellas hacia eso. Como prevención, pues por razones médicas usted no podía quedar embarazado antes del año, debido a la pérdida de su primer bebe.

¿Perdida de su primer bebe? Después de eso lo demás lo escuchaba muy lejos, la doctora le hablaba como si lo supiera todo, pero en realidad no sabía nada. Había perdido un bebe en el accidente y él no lo estaba enterado, de pronto todo encajo, la actitud de Siwon para con los medicamentos y las peleas sobre los hijos. En su cara podía reflejarse el dolor que aquella noticia le daba.

- Uno de los riesgos que deseábamos evitar con esto es que su herida se reabriera y también dejar que sus órganos se hicieran más saludables sanando completamente. Pero como usted dejo de tomar el medicamento, tendré que realizarle algunos exámenes.

La doctora Gynka se detuvo al ver los intensos sollozos que se habían apoderado de Heechul en algún momento de su charla; dándose cuenta que algo iba muy mal.

- Sr Lee, ¿Qué sucede? – Gynka lo tomo de sus manos y lo llevo hasta una silla cercana.

Pero Heechul seguía llorando histéricamente. Su dolor era tan intenso como su confusión, ¿Cómo pudo Siwon callar algo tan importante? Perder a un hijo no era cualquier cosa, estaba muy dolido. La doctora Gynka se dio cuenta entonces del error que había cometido.

- Tranquilo sr Lee. – murmuro Gynka a la vez que le ofrecía un vaso con agua. – debe tranquilizarse o se pondrá mal, recuerde a su bebe.

- Es que… no comprendo. – dijo Heechul con voz entrecortada. – perdí un bebe y yo no sabía, ahora de nuevo estamos en peligro mi bebe y yo, y mi esposo me ha ocultado todo desde hace mucho, sabiendo que de una u otra forma me iba a enterar… que no sabía que iba a sufrir. Debió decírmelo… debió… y mi bebe, ¿Dónde quedo mi bebe?

- Si usted me promete que estará más tranquilo y que me escuchará, yo lo llevare a donde está.

- ¿Está aquí?

- Si, su esposo no quiso que su hijo quedara en el olvido, hasta le puso nombre: Haneul.

- Cielo… - dejo salir Heechul de su boca casi en un susurro para después dejar salir sus lágrimas de nuevo.

Algo más tranquilo Heechul estaba frente al mausoleo de su bebe, era muy blanco y bastante tranquilo, al fondo del bello jardín Japonés donde hace un año se había casado con Siwon. Nunca se hubiera imaginado que en el mismo lugar se encontraba un bebe suyo.


No entendía porque Siwon le oculto esa parte de él, tenía muchas explicaciones en su cabeza, pero Heechul no entendía ninguna. Quería saberlo todo, pero ahora no podía confiar en Siwon, él no le diría la verdad. Sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de la doctora que estaba a su lado.

- No tiene idea de lo mucho que lloro su esposo en este mismo lugar y créame, que jamás vi un hombre que se desgastara tanto por la culpa que sentía de algo que él no había provocado.

Gynka continúo al observar que Heechul comenzaba a escucharla atento y dejaba de sollozar.

- Él tampoco sabía que usted estaba en estado. Le explique que era imposible salvar al bebe y hasta el último momento lucho por salvarlo pero era imposible. La vida de usted era la más segura, su bebe ya no tenía posibilidades.

- ¿Qué hizo Siwon?

- Estaba desesperado, acababa de enterarse de ese bebe y ya lo amaba. El mismo me dijo que siendo parte de usted era suficiente para amarlo, pero también estaba consiente que la vida sin usted a su lado iba a ser imposible vivir.

- Se decidió por mí. – Heechul estaba más tranquilo, estaba escuchando e imaginaba el dolor por el que había pasado Siwon.

- Su vida era la posibilidad más segura. No lo íbamos a perder también, si eso hubiera pasado, ese hombre que tiene por esposo no lo hubiera resistido. Lloro mucho, pero se mantuvo firme en todo lo relacionado a usted y también se culpó de que perdieran a su hijo. Pero yo sé que él no fue el que lo hirió y mucho menos el causante del accidente.

- El no tuvo la culpa de nada… - susurro Heechul, imaginando la desesperación de Siwon, y el saber que seguía cargando con esa culpa.

- Pero eso él no lo sabe y quizás se siga torturando, quizás por eso es que a usted no le ha dicho nada. – Gynka tomo las manos de Heechul. – si algo tiene que reprocharle es que se lo haya ocultado, pero eso también tiene una explicación. Usted estaba tan mal después de la operación que temimos por su restablecimiento. Ahora imagínese usted a su esposo muy afectado por el accidente, que despertando de la anestesia grita histéricamente y en sus sueños tenia pesadillas y lloraba. ¿Qué habría hecho usted al ver por todo el dolor que estaba pasando? ¿Le hubiera causado más dolor?


***


Siwon descolgó el teléfono nuevamente y marco el número de Heechul, el teléfono sonaba y sonaba, pero nadie respondía.

Habían pasado más de 8 horas sin saber de Heechul desde la mañana que le había dicho que iría con Leeteuk y los niños. Estuvo de acuerdo porque sabía que nada podría pasarle estando con su cuñado pero, cuando vio llegar a Leeteuk con los niños a medio día, sin Heechul; supo que algo malo estaba pasando.

Leeteuk tampoco sabía porque Heechul había mentido, jamás se puso de acuerdo con él para salir, incluso no lo había visto desde el día anterior que lo había dejado en su cama. Estaba molesto con Heechul por haberlo utilizado para escapar de la vigilancia que Siwon tenía sobre él, aunque por ahora su preocupación por que estuviera bien era más grande.

Kangin y Kibum no se encontraban en mejor estado. Kibum estaba con su madre quien no sabía lo que estaba pasando, decidieron mantenerla ignorando la desaparición de Heechul hasta que todo fuera real o apareciera de nuevo en casa. Sabían que otra tragedia no podría soportar la Sra. Kim.

Ya habían andado por las calles, Kangin y Siwon junto con su seguridad recorrieron las calles y los lugares que últimamente habían visitado con Heechul, incluso el cementerio pensando que hubiera querido visitar la tumba de su padre; no estuvo ahí ni en otro lugar.

Lo peor es que su celular parecía estar apagado. Siwon había intentado contactar con él de todas las formas posibles, llamándolo a su móvil, dejándole mensajes de voz. Pero estaba apagado, ni siquiera lo había usado para poder ubicar su localización con el celular.

Para ser un descuido de Heechul, ya eran muchas horas fueras de su hogar.

- En verdad crees, ¿que Heechul pudo haber sido secuestrado nuevamente? – pregunto Leeteuk preocupado a su esposo.

- Es muy posible. – soltó en un suspiro Kangin. – lo hemos buscado por todas partes, si se hubiera ido por su propio pie contestaría el teléfono o nos habría avisado que deseaba ir algún lado.

- Eso no puede ser, otra vez no. – grito Siwon, para después ocultar su rostro entre sus manos.

Seguían intentándolo, si al llegar la noche Heechul no regresaba a casa; irían a enfrentar a los Han. Sentado como estaba, Siwon sintió vibrar su celular, se levantó rápidamente para contestar pensando que era Heechul.

- Diga… eres tu Kyuhyun, si dime.

- ¿Ya regreso tú esposo a casa? – pregunto el menor de los Choi.

- Aun no hermano, estamos confiando que regrese antes del anochecer.

- Hyung, creo que Sungmin sabe algo que pudiera ayudarles.

- ¡¿Sungmin?! – pregunto un sorprendido Siwon. – pero que…

- El mismo te lo dirá, quizás tú sepas a donde pudo ir Heechul cuando él te diga lo que sabe. – Siwon escucho como Kyuhyun le daba el aparato a su esposo y le animaba hablar.

- ¿Siwon? – pregunto tímidamente Sungmin.


- Si soy yo.

- Creo saber dónde puede estar Heechul.- la voz de Sungmin se escuchaba un poco vacilante.

- ¿Tú sabes? ¿Cómo? Heechul te lo dijo seguramente. – Siwon recordó que su cuñado y su esposo el día de ayer pasaron mucho tiempo juntos.

- Él no me dijo exactamente, pero… - Sungmin se interrumpió, no sabía cómo decirle aquello. Más que había prometido a Heechul que no diría nada. – Heechul me dijo que visitaría a su médico de confianza aquí en Seúl. Sabes, tenemos una sospecha del porque se ha sentido mal últimamente.

- ¿Medico? – la cabeza de Siwon el solo escuchar esa palabra se puso a trabajar, y con lo siguiente que escucho; supo que lo que más temía estaba sucediendo.

- Él me dijo que obtendría una cita y que iría con su doctora, la misma que lo atendió cuando el accidente. – Sungmin escucho como un gemido de dolor salía de la boca de Siwon. - ¿Está todo bien Siwon?

- Sí. – pudo salir de su boca. – gracias por la información.

Y sin esperar respuesta colgó el teléfono.

Si Heechul no contestaba ni había regresado a casa aún, era porque estaba huyendo de él. Porque seguramente a estas horas él ya sabía toda la verdad sobre el accidente y sobre la pérdida de su bebe.

Kangin y Leeteuk se acercaron al ver como pálido, Siwon se dejaba caer en el sofá y sin habla.

- ¿Qué sucede? – pregunto Leeteuk sentado a su lado sosteniendo su mano.

- Él ya sabe la verdad. – no tuvo que decir más, Leeteuk sabía a lo que se refería.

De un momento a otro, Siwon fue atacado por un momento de furia, quiso hacerse daño y después entro en un estado de pánico, tan fuerte que todos se preocuparon por él. Tanto que tuvieron que llamar un médico para tranquilizarlo.


***

Tú no volverás,
Me odio por no poder olvidar,
¿Cuándo dejara de doler mi corazón?
…Rain and You

… ¿Qué habría hecho usted al ver por todo el dolor que estaba pasando?...


Ya era de tarde cuando Heechul salió del consultorio después de haberse practicado varios estudios. Se encontraba sin emoción alguna, estaba esperando un bebe y eso debía tenerlo feliz pues su deseo se estaba cumpliendo; pero el enterarse de la perdida de ese otro bebe el día del enfrentamiento con Min Ho, lo tenía como muerto en vida.

No podía regresar a casa en el estado en el que se encontraba. Sus emociones se habían esfumado y necesitaba poner en orden lo que estaba sintiendo. Sin pensar manejo sin rumbo por las calles de Seúl, con una sola idea en su cabeza.

¿Cómo enfrentaría esto?
¿Qué iba a pasar con Siwon?

Un ruido a lo lejos lo saco de sus pensamientos e inesperadamente se vio en el mismo lugar donde todo sucedió un año atrás. Detuvo el auto unos instantes lejos de las vías. Aunque había ocurrido hace muchos meses ya, hoy parecía todo tan reciente.

No podía continuar manejando, sus lágrimas comenzaron a brotar de nuevo de sus ojos y tuvo que aparcar su coche a orillas de la carretera.

Heechul echo su cabeza en el volante y dejo salir su dolor pues ya no podía soportarlo más, esta vez sentía todo el peso de lo sucedido en ese momento, lloró lo que no había llorado y sufrió por ese bebe que no pudo conocer; pero ya no había vuelta atrás.

Después de un rato dejo de llorar, se limpió sus lágrimas y se enderezo en su asiento, obligándose a calmarse. No podía permitirse estar en esas condiciones, pues podía afectar a su bebe; así que respiro profundamente y se tranquilizó.

Y aunque una parte de su corazón se sentía destrozado, el futuro no le parecía tan incierto ni tan negro. Iba a ser padre y con el amor de Siwon…

- ¡Siwon! – exclamo Heechul llevándose una mano a la boca.

Pensar que su esposo había pasado por todo ese dolor solo, entendía perfectamente todos esos momentos donde lleno de miedo a perderlo, discutió con él para que desistiera de tener hijos. Aunque Siwon los deseaba tanto como él.

Ahora sucedería, el solo imaginar la experiencia de ser padres le llenaba de alegría, un sentimiento lo suficientemente fuerte para hacerle continuar.

Heechul decidió que ya era hora de regresar a su casa, las horas habían pasado y pronto se haría de noche. Condujo su coche con más cuidado que antes, para no hacerle daño a la pequeña vida que llevaba dentro de él.

Changmin se encontraba en el avión rumbo a Japón. Sentía un nudo en el estomago por los nervios y estaba seguro que su cara reflejaba su estado de animo; además que los últimos tres días no había dormido nada. No entendía porque su regreso lo tenia de esa forma.

Desde que Yunho y él se separaron hace un año, no había día en que no se hablaran por teléfono. No estaba seguro como había hecho Yunho, pero cuando el mismo Changmin no le llamaba, Yunho se encargaba de hacerlo y no eran llamadas cortas las que hacia.

Al comienzo sospecho que Yunho estuviera metido en algo complicado otra vez, pero después quito todas esas sospechas de su mente; pues sabía que Yunho cumpliría su promesa de buscar un trabajo que no le pusiera en peligro y pudieran formar una familia. No, su Yunho no iba a fallarle, confiaba plenamente en él.

Por eso no se explicaba su nerviosismo. Si incluso habían superado la barrera de la timidez, al tener relaciones por teléfono y cibersexo. Cualquier cosa que los hiciera sentir cerca.

¡Ah! pero era muy diferente hacerlo con él tan lejos y ahora lo tendría tan cerca. Se ponía nervioso al pensar en que iba hacer, como iban a comportarse; después de todo un año lejos debió cambiar en algo a Yunho y a él mismo. En este punto, decidió dejar de pensar.

Suspiró y bebió un sorbo del agua que le había llevado la azafata, se acomodo en el sillón tratando de relajarse. Al menos, trataría de dormir un poco, ya bastantes ojeras tenía como para no dormir un poco antes de aterrizar.

En los últimos días, se preguntaba que habría pasado si no hubiera aceptado comprometerse con Yunho. Pero pensándolo bien, el mismo Changmin le había pedido que le insistiera a preguntarle si se casaría con él. El solo recordar su bello rostro sorprendido, sus ojos con ese brillo especial y la mirada de amor que posaba en Changmin, su necesidad de ser amado.

No, estaba seguro que hacia lo correcto y si no estuviera tan nervioso por verlo de nuevo, seguramente estaría disfrutando todo esto.

C o n t i n u a r a . . .
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts