Oppa... Oh, Oppa!... Extra 03


Osito iba a estar en lo de Jun Young ayudándole, eso lo mantendría toda la tarde fuera de casa. Minwoo tiene planeadas hacer unas compras con su novio Hyung Sik, llegarían para la cena, me ha dicho que haga el postre favorito de Sik. Lo complaceré en esto. Listo, lo tengo anotado. Y finalmente Jino, ira al cine con su primo Jong Wook, está alistándose y seguramente pronto pasarán por él.

Subo las escaleras para asegurarme que todo esté bien con él.

- Jino, luces precioso.
- Eso lo dices porque eres mi appa. – se acerca y me da un beso.
- Claro que no, eres parecido a mí, así que acepta el cumplido.
- No estoy muy exagerado para ir al cine. Creo que iré a cambiarme. – y como hace el intento por volver al closet, lo detengo, sé que si lo dejo se cambiara unas dos veces más y entonces hará esperar a su cita.
- Claro que no. – le digo -. Te va amar como sea que vayas vestido.
- Appa, solo es una salida, como amigos.
- Mmmm no. Jino, - tomo sus manos -, está bien, solo van al cine, pero él pasara por ti aquí, en tú casa y seguramente te llevara a cenar. – realmente espero que lo haga.

Jino siempre ha sido el más soñador y romántico de todos mis hijos, y también el que no ha tenido novio a la espera de ese príncipe azul. Culpa de su padre, Jino ama a Kyuhyun son muy apegados, su padre es su máximo y ve en él al hombre perfecto, el amoroso esposo y excelente padre. Las ideas que Kyuhyun le metió en su cabecita.

- Y seguramente, te traerá de regreso. Si las cosas no han cambiado mucho en este tiempo, a mí eso me suena a cita.
- ¡¿Una cita?!
- Sí. – asiento cuando lo veo emocionarse.
- ¡Tengo una cita con Jong Wook!

En seguida escuchamos el timbre de la entrada principal, Jino se apresura a tomar sus cosas, me da un beso y baja rápidamente las escaleras. Menos mal que no lo deje cambiarse de atuendo. Bajo las escaleras tranquilamente, dándole la oportunidad de que salude a su cita apropiadamente; pero como buen appa, tengo curiosidad de cómo se comporta Jong Wook con él.

La verdad es que hasta para mí ha sido sorpresivo que a los pocos días de haber llegado a Seúl, se haya interesado por mi Jino y eso que aún no se lo he dicho a Kyuhyun. No sé cómo va a reaccionar.



- Hola Jong Wook. – escucho a lo lejos como Jino lo saluda. Puedo escuchar la emoción en su voz.

Sonrío al verlo recargado en el filo de la puerta viendo hacia afuera. ¡Oh, ahí está Jong Wook! Que grande y que guapo esta ese chico. Me acerco lo suficiente para poder verlos.

- Hola Jino, estas bellísimo. – Aaaaw, besó su mano. Kyuhyun nunca hizo eso.
- ¡Ay, que caballeroso! – digo maravillado por el comportamiento del jovencito. Sería perfecto para Jino -. Hijo, de estos chicos ya casi no existen, no lo dejes ir. – le digo en un susurro.
- ¡Appa!
- Es verdad, siendo hijo de Jong Woon, es lo mínimo que se puede esperar. – aún recuerdo la historia que nos contó Ryeowook de como Jong Woon se ganó su corazón. Suspiro -. Bien, ya váyanse. – de pronto solo quiero estar con Kyuhyun.

La casa va estar sola, los chicos en sus asuntos, yo solo en casa… Debo llamar a Kyuhyun.
Hago que Jino se apresure a irse, entre más pronto lo haga podre llamarlo.

- Se les hace tarde, si no se van ahora la película comenzara sin ustedes.
- Pero si la película comienza en una hora. – Ay este chico. Tan bien que me estaba cayendo.
- Si, si, es mejor llegar temprano. – los apresuro por el jardín.
- ¿Qué es tan importante appa?
- Se me hace tarde para llamarle a tu padre, ya váyanse.

Ni siquiera los veo irse. Me doy la vuelta directo a la casa, cierro la puerta y tomo el teléfono antes de acomodarme en el sofá.

- ¡Hola conejito! ¿Sucedió algo?
- Sucede que la casa está sola… estoy solito y algo afiebrado.
- … - por un momento solo escucho su respiración -. Voy para allá conejo. - escucho como lanza un beso antes de colgar.

Bien, tengo poco tiempo para disponer todo en el estudio, hacer unos bocadillos rápidos y prepararme para Kyuhyun.

Corro de un lado a otro en la cocina, menos mal que me trajeron de esos nuevos bocadillos que vamos a introducir en la pastelería, incluso hay unos que tienen crema batida. Van a ser de mucha ayuda. A Kyuhyun le gusta juguetear con eso. Mi cuerpo tiembla el solo pensar. Todo el preparativo de los bocadillos me tomo la mayor parte del tiempo, el video juego ya está listo y el resto del tiempo se me va en la ducha. Para cuando bajo de nuevo a la sala, Kyuhyun va entrando por la puerta. Se ve algo agitado, seguramente porque ha corrido.

- ¿Qué paso conejito? – Kyuhyun se acerca rodeando mi cintura.
- Estaba algo solito y como veraz, los chicos han decidido dejarnos la casa para nosotros dos este día.
- Aja, y eso sobre que estabas afiebrado. – pregunta curioso.
- Lo estoy de verdad.
- Dime algo que no sepa. – se burla, mostrándome esa perfecta sonrisa suya.
- Deja ya eso y mejor juguemos… anda.

Me libero rápidamente de su abrazo y lo dirijo hacia el estudio, donde definitivamente estaremos más cómodos.

Pasando el escritorio de Kyuhyun en el estudio, se encuentra una pequeña salita con un sofá negro doble frente a una gran pantalla en la pared. He dispuesto los bocadillos en la mesita de centro y muchos cojines en la alfombra frente al sofá, sabiendo que es el mejor lugar para lo que tenemos pensado hacer. Por algo escogí la alfombra más suave que existía. Mi piel no corre peligro.

- Fuiste muy rápido. – dice algo asombrado al ver los bocadillos en la pequeña mesa.
- Sin los chicos en casa, me di algo de tiempo. – le miento sonriente.

No es que le mienta realmente, porque cuando mis bebes están en casa, es difícil hacer las cosas sin estar al pendiente de ellos. Si dejo solos a mis bebes por un día, sucede lo que Tae acaba de hacer hace poco y con ayuda de Jino. Aun no supero el miedo que sentí al ver su cama vacía esa noche.

Ni que decir de Minwoo, con eso que ya tiene novio, debo ponerme más atento. Aunque hasta ahora no me he preocupado mucho, los chicos comenzaron muy pequeños con eso del noviazgo, era algo de manitas sudadas y nada más. Por eso me he confiado un poco en que no lleguen hacer algo más, Hyung Sik siempre ha respetado a Minu y eso es algo que tengo muy presente.

Como sea, un día de estos hablaré con Minu.

- Entonces juguemos, ¿seguimos con el mismo castigo? – me pregunta dejando su saco sobre el sofá para después acomodarse en el suelo sobre los cojines.
- Si, el que pierda se quita una prenda.
- Bien, porque deseo verte sin ninguna de ellas. – me mira y frunce el ceño -. Especialmente hoy que te pusiste demasiadas. – Oh, oh, creo que se ha dado cuenta -. Eres un tramposo, te pusiste mucha ropa a propósito.
- Lo siento amorcito. Tú eres mejor que yo en esto, tengo que protegerme de alguna forma. – le digo sentándome a su lado.
- Bien, con toda esa ropa, no me voy a detener conejo tramposo.

Estuvimos jugando el video juego por media hora. Media hora en la cual Kyuhyun perdió su camisa y playera, mientras que yo he quedado con mis bóxer y camisa.

Esta última ronda está siendo muy peleada, pues tanto Kyuhyun como yo solo tenemos una oportunidad, una sola vida y hemos tenido que ayudarnos para poder pasar al otro nivel. En realidad al principio no me importaba en absoluto lo que jugábamos, si perdía o no. Pero desde que le he entendido más al juego, me lo tomo muy en serio, sé que en algún momento puedo dar más batalla y ganarle a Kyuhyun.

Estoy concentrado, tratando de no ser muerto por una de esas cosas que nos atacan, Kyuhyun ha dejado pasar algunas. Mi personaje queda totalmente expuesto, son demasiados, termina por ser aniquilado por uno de ellos. Frunzo el ceño.

- Y me dices a mi tramposo…. ¡Tramposo! Los dejaste pasar para que me mataran.
- Claro que no conejito, eran demasiado, no pude con ellos. – mientras habla sigue jugando.
- Esto ya no es divertido. – le digo haciendo un puchero -. Incluso está siendo aburrido.
- ¿Aburrido? Yo me estoy divirtiendo mucho ganándote. – voltea a mirarme rápidamente -. Además de que estoy teniendo hermosas visiones de tu trasero.
- ¡Oye!

Y entonces se me ocurre algo. Me muevo en la alfombra, me pongo de rodillas a su lado y respiro en su oído, lo veo estremecerse. Bien, eso es lo que quería.

- ¿Por qué no aumentamos la apuesta? – le susurró al oído.
- ¿Qué pasara con el perdedor?
- El perdedor será el esclavo sexual del otro. Si tú logras terminar este nivel con una sola vida, me harás tu esclavo sexual, pero si no lo haces…
- Ni lo pienses conejito. Ansió verte en cuatro sin ese bóxer y sumiso.
- Mmgh… - gimo, la sola idea de lo que ha dicho me excita.

De igual forma podría hacer muchas cosas si Kyuhyun pierde y lo hago mi esclavo sexual, por lo que pongo manos a la obra.

Una de mis manos comienza a subir desde su espalda baja, suave, lento, Kyuhyun reacciona queriendo hacerse de lado pero yo no lo dejo, pues mi mano ha llegado hasta su cuello. La piel descubierta se le ha erizado y un pequeño gruñido sale de su boca, lo que me dice que he logrado mi cometido.

- ¿Qué intentas?
- Nadie dijo que esta apuesta iba a ser fácil. – susurro nuevamente en su oído.
- Conejo tramposo.

Kyuhyun está empeñado en ganar, igual y lo logra mientras tanto me divierto haciéndolo gruñir cada que hago algo que lo desconcentra. Ahora mismo mis manos están bajando el cierre de su pantalón, se mueve un poco hacia la derecha, queriéndose alejar de mis manos pero es imposible, no pienso perder, así tenga que utilizar todas mis armas.

Me alejo de mi esposo, me deshago de mis bóxer antes de recostarme en la alfombra frente a él con mis piernas dobladas y abiertas, lo veo fruncir el ceño al no saber que voy hacer. Jugueteo un poco con mis manos y hago que tres de mis dedos vayan a mi boca, los lubrico golosamente sin quitarle la mirada a Kyuhyun. Sé que él me ve, pues voltea de vez en cuando a ver que estoy haciendo.

Cuando mis dedos están completamente ensalivados, dirijo mi mano hacia mi entrada, es un poco incómodo al sentir como el primer dedo entra. Hace mucho que no me hago trabajo manual a mí mismo. Realmente no lo necesito, con un esposo bastante deseoso de mi cuerpo, estoy más que satisfecho en ese aspecto, así que casi había olvidado lo que se siente.

Al poco tiempo ya tengo tres de dedos en mi interior, gimo desesperadamente al necesitar algo más, así que llevo mi otra mano hasta mi libre miembro. El bulto de Kyuhyun entre sus piernas ha crecido considerablemente y eso que ya he bajado el cierre de su pantalón. Unas gotas de sudor recorren sus cienes, como si estuviera haciendo un trabajo muy pesado en lugar de tratar de pasar el nivel del juego.

Después de ver como se relame los labios al verme en esta posición, vuelco mis sentidos a lo que estoy sintiendo. Los dedos de mi mano entran libremente, la mano sobre mi pene aumenta el ritmo de los movimientos, me dejo llevar por la onda de calor que estoy sintiendo. Jadeos y gemidos salen de mi boca y en medio de todo, puedo ver a Kyuhyun de pie, justo frente a mis piernas abiertas con su mirada ardiente y llena de deseo. Es todo lo que necesito para terminar.

Jadeo sin control tratando de regular mi respiración, mi pecho sube y baja, mis piernas aun tiemblan. Sonrió antes de abrir mis ojos, sé que he dado un buen espectáculo, y haber hecho que Kyuhyun se levantara de su lugar, me dice que tal vez pude haber ganado la apuesta.

- ¿Has terminado? – me pregunta desde lo alto.
- Yo sí. – me burlo -. ¿y tú?
- Lo hice.
- ¿Queeeee?

Lo veo alejarse de donde estaba, me levanto rápidamente del suelo, ¿Cómo es posible que haya terminado el nivel? Y tan rápido. Creo que subestime al rey de los videojuegos. Sí, ese es mi esposo.

- Vas a venir a cumplir con la apuesta o... – me giro a verlo, está sentado nuevamente sobre los cojines con sus brazos extendidos descansando sobre el sofá.
- Voy… - le digo, y como hago el intento por ponerme mis bóxer.
- No lo hagas. – me dice -. Te quiero tal y como estas, ven aquí conejo. – con su mirada me indica sus piernas -. Y trae algo de esos bocadillos, me ha dado hambre.
- ¿Cómo lo hiciste? – le pregunto en cuanto tomo la bandeja de bocadillos.
- Estuve a punto de no hacerlo. – con sus manos vuelve a señalarme sus piernas -. Jugaste sucio, pero me gusto lo que vi al final. – me siento con una de mis piernas a cada lado de su cuerpo
- Perdí. – le digo con un puchero.
- Así es, y ahora aliméntame. – abre su boca y en seguida meto en ella algo de comida -. Creo que me va a gustar apostar de nuevo por esto en el futuro. Su sonrisa ladina más que hacerme enojar me hace desear.
- No tengo garantías de ganar, no creo que lo haga más.
- Eso crees tú.

Y cuando estoy a punto de darle uno de los bocadillos dulces, un movimiento en las piernas de Kyuhyun hace que caiga sobre mi cuerpo, justo debajo de mi camisa, manchando mi cuello, mi pecho y puedo sentir que la crema batida ha llegado un poco más allá.

- Pienso que al final esto terminara gustándote más a ti que a mí. – me dice con voz juguetona y animada.

Con dedos diestros, mi esposo comienza a desabrochar mi camisa, dejando al descubierto mi pecho y toda la desnudez de mi cuerpo. Aunque no retira del todo la camisa, solo la abre para tener un mejor acceso y la deja colgando de mis hombros.

- Deja de mirarme como si tuvieras hambre. – lo veo reír ante el comentario.
- Conejito serás mi bocadillo principal.

Su boca comienza a lamer mi cuello quitando la crema batida que ha derramado sobre mi piel el bocadillo. Succiona, lame y me hace jadear de puro deseo, aún no me recupero del primer orgasmo cuando él ya está poniéndome duro nuevamente. Su boca juguetona continua hacía abajo, esta vez muerde mi clavícula mandándole un mensaje de dolor delicioso a mi cuerpo.

- oh… demonios… eso es… - gimo en voz alta.

Acaricia mis pezones con sus dedos juguetonamente, como seduciéndolos sin hacer nada en realidad y no es hasta que acerca su boca, cuando comienza la real tortura. Se lleva uno a la boca y lo muerde levemente, gruñendo cuando escucha mis suspiros algo suplicantes, apenas y ha comenzado a tocarme y yo ya lloriqueo por más. Tan receptivo soy a mi marido. Me sostengo de su cabeza con mis manos, enterrando mis dedos en su espesa cabellera, deteniendo ahí su cabeza donde su boca está acariciando.

Lame mis pezones de arriba abajo, los rodea con su lengua, los succiona hasta dejarlos enrojecidos y duros. Cuando los aprisiona con sus dedos fuertemente, un fuerte gemido sale de mis labios y mi cuerpo se arquea hacia atrás, algo que mi Kyuhyun aprovecha para terminar de lamer la crema batida que hay en mi abdomen. Para este momento, la crema batida ha desaparecido de mi cuerpo y yo ya he perdido mis sentidos.

De un momento a otro las caricias cesan. Me levanto observando que ha regresado a su cómoda posición del principio, con los brazos extendidos sobre el sofá y ya no agarrando mi cuerpo.

- ¿Se sintió bien? - pregunta intrigado, solo le sonrío mordiendo mi labio inferior como toda respuesta -. Bien, yo también quiero sentirme así de bien.
- Uh uh… - comienzo a saltar sobre sus piernas -. Yo también tengo hambre.

Mis manos comienzan a buscar entre su ropa interior aquello que me hace feliz casi todas las noches, mañanas, tardes y a veces entre horas. Juguetonamente, llevó mis dedos a la punta de su miembro ya liberado y presionó, tentándolo a que me pida por más. Pero solo me mira fijamente, con esa mirada que yo sé, sino me apresuro me torturara peor fuera del juego… en nuestra habitación.

Comienzo a masturbarlo con mi mano rodeando completamente su pene, arriba y abajo, repitiendo el placentero masaje. Lentamente agarro su pene erecto con fuerza para acercarlo a mi boca, mi lengua en su punta y mis ojos con una sensual mirada posada en sus ojos. Lo escucho jadear cuando ve lo que estoy a punto de hacer. Abro mi boca completamente, lo engullo hasta sentirlo en la pared final de mi boca, oliendo el aroma en el fino vello púbico de mi esposo. Cuando saco el pene de mi boca, le mordisqueó levemente la punta, está bastante duro y erguido. Lo vuelvo a introducir lamiendo desde la base hasta la punta, saboreando, disfrutando…

- Para… conejo, lograras que termine si sigues así.
- ¿Pensé que te gustaba?
- Y lo hace, pero quiero estar en tu interior, moviendo ese dulce cuerpecito tuyo sobre mí. – Que tu marido siga deseando tú cuerpo después de dos partos y uno de ellos de gemelos, y algunos años ya de estar juntos, en verdad hace que mi amor se desborde.
- Oh, Kyuhyun.

Me lanzo a sus brazos, rodeando con mis manos su cuello y lo beso. Los dedos de Kyuhyun acomodan su miembro en mi entrada, estoy dilatado gracias a esa demostración que le di sobre la alfombra, así que no hay cuidado que me vaya a lastimar y sin embargo es cuidadoso al penetrarme.

Tomo su rostro con ambas manos, lo acerco al mío y rozó sus labios, suavemente separo sus labios y uno nuestras bocas en un rítmico y apasionado beso. Gimo en su boca cuando Kyuhyun se sumerge completamente en mí, más no dejo de besarlo, de devorar sus labios con ansias, saboreando, mordiendo la carne de sus labios como si fueran un fruto prohibido. Estoy encendido, apasionado por mi esposo. Los movimientos de mis caderas se avivan, en círculos, hacia atrás y adelante, nunca arriba pues no deseo romper el beso, además no creo que duremos mucho, los juegos previos nos han llevado casi al borde.

Kyuhyun recorre cada rincón con su lengua, tan suave y mojada, bebiendo lentamente mi alma en ese beso. Sus caderas también comienzan a moverse, a golpear ese punto en mi interior, me aferro a su cabellera, los movimientos me obligan a pegarme más a su cuerpo. Abro más mis piernas para él y termino rodeando su cuerpo, la posición ha cambiado el ángulo. Rompemos el beso. Gimo, mi corazón se acelera al ritmo de sus movimientos, muerdo mi labio inferior, no puedo contenerme por más tiempo.

No tardamos mucho en llegar al límite, arqueo mi espalda soltando un sonoro gemido mientras me libero sobre mi vientre sin necesidad de ser tocado por él, y Kyuhyun al sentir mi orgasmo aprisionando su miembro, termina por correrse dentro de mi agotado. Con mis manos atraigo su cuerpo al mío.

- Tan bueno siempre. – es lo primero que se me ocurre decir cuando encuentro de nuevo mi voz -. Me has dejado ganar de nuevo, ¿verdad?
- Solo para que pudieras quitarme la camisa y metieras tus manos en mis pantalones.
- Te ganare la próxima vez. – y de nuevo busco sus labios -. Hmmm, deja de moverte, estas duro de nuevo. – lo acabamos de hacer y de nuevo esta duro, listo para otra ronda.
- ¿Qué suce... de? – Kyuhyun y yo nos quedamos mirando al escuchar una voz desconocida.
- Mis padres. – es la voz de Minu, volteo hacia donde lo escuché y sí, no solo es Minu, su novio también está viéndonos.
- ¡Minwoo! – Kyuhyun no los puede ver, esta de espaldas y sentado sobre la alfombra. Yo estoy de frente, con el pecho desnudo y con el pene de Kyuhyun aún dentro de mí. Como puedo trato de cubrirme con mi abierta camisa, no me queda más que hacer, espero que no hayan visto mucho -. Hyung Sik… - gimo -. ¡No te muevas! – golpeo el hombro de Kyuhyun al sentirlo moverse, sabe que esta duro y en mi interior, lo que quiere es abochornarme más de lo que ya estoy.
- Señor… - Hyung Sik trata de decirnos algo -. Yo ya…
- Seguro que traías a mi hijo a lo oscurito, no es así Hyung Sik. – Kyuhyun lo interrumpe.
- ¡Papá! - Bien, ahora ha avergonzado a Minu con esas muestras de celos y sé que si hubiera estado libre, habría acorralado al pobre chico.
- Sik ya se iba. - Minwoo termina llevándose a su novio, empujándolo hacia la salida.
- ¿Qué estas tratando de hacer? – golpeo su hombro, para después cruzar los brazos sobre mi pecho.
- Vas a decir que ese chico traía a mi Minu aquí a estudiar. – me dice enfurruñado, pero aun esta duro, así que me levanto sintiendo la incomodidad de dejar salir su miembro de mi interior.
- Es su novio, Minu ya no es un niño y lo hemos educado bien. – le digo, recordándome que debo hablar con mi pequeño -. Lo avergonzaste.
- Lo avergonzamos. – me susurra al oído al rodear mi cuerpo, pegando mi espalda a su pecho.
- Oh, eso. ¿Crees que hayan visto mucho?
- Nos preocuparemos después… - su boca ya está nuevamente sobre mi cuello -. Todavía tenemos un asuntito que arreglar. – sí, sigue duro. A mí con la vergüenza se me ha bajado todo el libido y la calentura.
- Tú asuntito, tendrá que ser arreglado en otro momento, ahora mismo debo ir hablar con Minu. – me suelto de su agarre, comienzo a levantar mi ropa para dirigirme a mi cuarto, necesito un baño.
- Pero…
- Y recoge todo, o no habrá más veces en tu estudio.

Definitivamente tengo que hablar con Minu, quizás acepte guardarnos el secreto a su padre y a mí sobre lo que hacemos en el estudio. Dios, en que estoy pensando, más importante es saber si no hemos dejado algún trauma en nuestro hijo.

- Sí, eso. Hay que ser buenos padres.


Share:

4 comentarios:

  1. Waaaa lo ame pobre minwoo definitivamente tiene un trauma xddd aaajajjj pobre kyu su conejo le dejo el asunto sin resolver xddd pero ya se lo arreglara xdd lindo y sexy cobejo ... Admiro la concentración de kyu xdd ignorar a ese sexybconejo tocándose enfrente de el .. Eso es fuerza de voluntad xdd además es verdad minni disfruto mas que kyu ganara a si ganaba el xdd aaa quiero mas :333 lindo conejob.. Ahora habla con minwoo y quitarle sus traumas :33 y miedos para que no pelee con sik 9.9 porfis que no peleen.. Gracias por la actuu y esperare con ansias el próximo viernes :333

    ResponderEliminar
  2. Sungmin me encanta jajajajajaja quiero ver una acorralada de Kyu para jongwook y sik jajaja me los imaginolos dos sentaditos en el sofá y kyu leyendoles la cartilla jajajaja y todo ocurre depués que el sichul explote por que serán abuelos JAJAJAJAJA ESTARÍA BUENISIMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cuando hee se entere!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Estos pobres muchachos van a quedar todos traumados se llevan cada sorpresa..

    Tan mala suerte tiene sik que lo más seguro es que kyu también le lea la cartilla
    Y cuando se entere que andan pretendiendo a jino saldrá su lado malvado

    ResponderEliminar
  4. *Se recuesta en el sillón,agarra su copa de vino y toma un sorbo* aaahhh que bueno es leer un KyuMin por aquí.
    Este par y sus juegos,Min y sus trampas para con Kyu,pero Kyu es más inteligentes,esos video juegos se los sabe al derecho y al revés,por eso gana u obtiene lo que desea,por eso no es de dudar que le gusten esos juegos,y Min le sigue la corriente... le encantan.
    Jajajaja la mirada de Kyu es intimidante para Min *0* eso me encanta,Min sabe a lo que atenerse cuando trata de conseguir algo que kyu ya tiene hecho.....me encanta. y a Min también.

    Bueno,veamos el lado bueno de que los vieran,así Min no pospondrá la plática con Woo,y además Sik ya sabe que su suegro se dio cuenta de las negras intenciones que tiene con llevar a Woo a lo oscurito,puede que con eso y con saber los de Hyukie y Minki se le baje un poco la calentura.

    Volviendo al KyuMin,ahora entiendo aún más porque Jino quiere un principe azul,alguien como Kyu,con lo binito que trata a Min despes de tanto tiempo,eso es amor......♥
    Y lo más,Kyu tan dedicado y buen padre que prefiere dejar su asunto sin resolver con tal de que Min tenga esa plática con Woo......eso es ser padre....>///<
    KyuMin ♥.♥

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts