Oppa... Oh, Oppa!... Capitulo 18


Kevin POV
(HanBum)


Vamos caminando por el centro comercial, deteniéndonos en alguna que otra tienda para que Heecheol consiga lo que necesita. En verdad ese chico es muy lindo, no hace mucho para serlo, sin embargo tiene a Siwan encantado. Cualquiera podría notarlo. Hasta mi precioso lo ha notado, puedo verlo en su mirada y en la forma incomoda que lo disimula.

Siwan no debería hacerle esto, pero creo que mi primo realmente no se da cuenta o si lo hace, Kwanghee termina convenciéndolo de lo contrario. No lo sé. Kwanghee está realmente aferrado a mi primo, aun a costa de su sufrimiento, es por eso que a veces creo que en verdad lo ama. Si lo ama me será muy difícil llegar a su corazón, pero no por eso desistiré.

Afortunadamente Kwanghee ya no reacciona mal cuando hago el intento por estar a su lado, como hoy que le pedí a Siwan acompañarlos. Simplemente va caminando a mi lado, sin decir nada, siendo una persona completamente diferente. Me gusta el Kwanghee animado y parlanchín, con esa risa que llena mis sentidos. Me acerco un poco más a él, levanto mi mano hacia la suya intentando rozar sus dedos, casi lo logro cuando me interrumpen.

- Paremos a comer algo, Heecheol tiene hambre. – Siwan se voltea y nos dice. Creo que no vio lo que intentaba hacer -. ¿Qué quieres comer?
- Hamburguesa está bien para mí.

De esa forma terminamos todos comiendo hamburguesas, bueno menos Kwanghee, ha decidido no comer nada. Le acerco un poco mi bolsa con papas, quizás tome una, no me agrada nada que no coma. Me hago el distrlaído, para que tome algunas y lo hace en cuanto comienzo a charlar con Siwan y Heecheol, e hago preguntas sobre Japón, ya que mi precioso no quiere interactuar en la charla. Heecheol ha tratado de meterlo en la charla pero él no se deja.

- Voy al baño. – es Kwanghee quien se ha puesto de pie.

Siwan y yo estamos por levantarnos pero él es más rápido y se va. No lo pierdo de vista, está claro que no puedo dejar de verlo, por eso es que me doy cuenta cuando cambia de dirección y sale del restaurante. Kwanghee va justo al local de enfrente. ¿Qué habrá visto? Debe ser importante como para dejar a Siwan atrás, lo que me hace preocuparme un poco.

Me excuso con Siwan y Heecheol, les digo que voy al baño. Siwan me dice que se adelantara con Heecheol, que solo le falta comprar la ropa de deporte, me pide que me quede con Kwanghee hasta que regrese pues lo ha visto un poco cansado y aburrido. Y yo que pensé que mi primo no le ponía atención a su novio, a pesar de todo está al pendiente de Kwanghee, no como debería, pero lo hace.

Esto me da oportunidad de ver en que anda mi precioso. Salgo del local antes que mis primos sin ser visto y me acerco hacia donde está, quedo extrañado cuando me doy cuenta de la propaganda sobre cirugías plásticas, ¿Qué estará pensando hacer? Sin hablarle y mucho menos hacer ruido, me acerco hasta quedar tras él donde puedo escucharlo.

- Oye, ¿el doctor también hace rinoplastias? – frunzo el ceño al escucharlo.
- Claro, es muy bueno en eso. - una señorita me da un volante a mí también.
- Genial. Y aquí entre nos, ¿es muy caro?
- No, no lo es, pero si quieres, puedes hacer una cita para evaluación, eso es gratis.

Es bien sabido que lo gratis sale caro. Esta clínica no me da muy buena espina, ¿y por qué una cirugía? Si él es perfecto como esta. Definitivamente no me gusta para nada, mucho menos verlo emocionado por ello. Como si fuera a dejar que haga una locura como esta.

Kwanghee se gira y choca conmigo cuando comienza a caminar, levanta su rostro del volante y es cuando se da cuenta que ha chocado conmigo.



- Kevin… Yo… ¿Y Siwan? – me pregunta incomodo ocultando el volante.
- Fue con Heecheol a conseguir su ropa deportiva.
- ¿Por qué me dejo contigo? – me pregunta algo confundido y algo triste, no me gusta verlo así.
- Siwan te noto cansado y algo aburrido, no quiso molestarte con la última compra. Me pidió que cuidara de ti hasta que volviera. – mis palabras parecen animarlo un poco -. Ahora dime, ¿Qué es eso de la rinoplastia? ¿Piensas hacértela? Porque yo no creo que sea necesaria, eres precioso como estas.

Bien, se lo dije. No me importa como lo vaya a tomar, simplemente quiero que lo sepa, lo perfecto que es para mí y lo que otros vemos en él. Me ve entre confundido y molesto, obviamente no esperaba que yo hubiera escuchado todo.

- Deja de meterte en mis asuntos Kevin, que seas mi nuevo amigo no te da el derecho, ¿entiendes? – me dice molesto y comienza alejarse, por lo que comienzo a perseguirlo.
- No lo hagas. Kwanghee… - tiro de su brazo y lo hago detenerse -. Esas clínicas que prestan servicios baratos o gratuitos no suelen ser buenas.
- ¡¿Y tú qué sabes?! – me grita.

Bien, ahora hemos llamado la atención de la gente que camina a nuestro alrededor. Algunos murmuran cosas como “típica pelea de pareja” “se ven muy lindos juntos ¿por qué pelean?” comentarios que hacen sonrojar a Kwanghee.

- Vamos. – lo llevo a una banca cercana y lo hago sentarse -. Precioso, tú no necesitas nada de eso.
- No me harás desistir Kevin, es mi rostro mi decisión. Soy mayor de edad y si no pienso pedirles su opinión a mis padres ni su dinero, ¿crees que me harás desistir?
- ¿Los tíos no saben lo que quieres hacer?
- Lo saben, pero no quieren darme el dinero, aun así te aconsejo que no vayas de chismoso. – de nuevo se altera -. Si me entero negare todo y te dejare como un gran mentiroso frente a ellos.

De nuevo trato de tranquilizarlo. Kwanghee está muy obsesionado con esa cirugía, puedo verlo, no sé qué quiere lograr con eso, pero me doy una leve idea. Al ver que no voy a poder hacerlo cambiar de opinión, decido cambiar de táctica, tal vez de esta forma me permita estar a su lado y comience a confiar en mí.

- No diré nada. – le digo, Kwanghee parece creer que ya gano -. A cambio que me dejes acompañarte a esa cita. – lo detengo poniendo un dedo sobre sus labios antes que se atreva a interrumpirme. ¡Wow! son suaves, me distraigo un poco observando mi dedo en sus labios, pero pronto regreso a la realidad -. Si noto que esa clínica no es de confianza, yo mismo te sacare a rastras de ahí.
- Pero… - le presiono de nuevo mi dedo en sus labios
- Y te ayudare a buscar una nueva clínica, ¿entendido?
- ¡Kevin! – dice asombrado mi nombre -. Será como nuestro secreto. – sonríe e inexplicablemente termina abrazándome.

Huele delicioso, sus cabellos rozan mi nariz y puedo olerlo. Tan cerca y cálido, que mis manos automáticamente se cierran sobre su cintura. Siempre quise tenerlo en mis brazos, así que esto es como un sueño. Kwanghee se da cuenta de lo cerca que estamos, por lo que se suelta y termina alejándose un poco de mí en la banca, justo antes de que Siwan y Heecheol nos encuentren.

- Kevin. – es Heecheol quien me llama y se adelanta a Siwan, viene bastante sonriente -. ¿podrías llevarme a casa?
- ¿Huh? – Kwanghee y yo decimos al mismo tiempo.
- Ya ocupe demasiado tiempo de Siwan, además Kwanghee debe estar aburrido y no pienso abusar más de ellos. – vaya, a pesar de ser menor es bastante considerado.
- No es verdad, ha sido entretenido. – Kwanghee le dice colgándose del brazo de Siwan, el muy mentiroso.
- Si, lo sé. – responde Heecheol con una sonrisa hacia Siwan.
- Está bien. – le digo, no creo que pueda hacer más por hoy.

Y es así como me despido de mi precioso, ambos quedamos en ponernos de acuerdo para hablar por celular y ultimar detalles para ir a la clínica. Al menos he logrado avanzar un poco más, de camino para ganar el corazón de mi precioso.



Jong Wook POV
(YeWook)


Estoy en el edificio de diseño y estética, es donde se encuentran las carreras de Diseñador Gráfico, Diseñador de Modas, Diseñador de Interiores, Textiles y todas esas carreras relacionadas. Es la Universidad a la que mis primos estudian y este edificio, es donde Jino asiste si no me equivoco.

Ya he pasado a la dirección por la mañana, me la he pasado en un recorrido guiado por uno de los asesores, así que se dónde estoy. Pero eso los demás no lo saben.

Es casi la hora de la salida y vengo buscando encontrarme con Jino, desde el día en que tuve que dejarlo en su casa junto con Sik y Minwoo no nos hemos visto. Ese día aunque cruzamos solo algunas palabras, Jino parecía contento de charlar conmigo y después de todo le dijo a Woo J que le había causado buena impresión volver a verme. Voy por buen camino y no pienso desaprovechar ninguna oportunidad, quizás pueda llevarlo a su casa hoy.

Doblo la esquina en uno de los pasillos, entonces es cuando lo veo, justo a mitad del siguiente pasillo. Jino trae un suéter rosado con unos jeans azules algo claros y una playera blanca debajo del suéter. Trae muchas pulseras en su mano y un bello collar negro cuelga de su cuello, realmente lindo como le va el rosa, en él se ve muy bien.

Lo que no me gusta es que lo encuentro rodeado de chicos, supongo que deben ser admiradores, porque son demasiados como para que sean sus amigos. Y la forma en que lo ven, definitivamente un amigo no te mira como si deseara comerte. Me molesta un poco, estoy a punto de irme cuando escucho que grita mi nombre y me detengo.

- Jong Wook. – camina hacia mí -. ¿Qué haces por aquí? – sostiene sus libros con ambas manos en su pecho.
- Oh lo siento, me he perdido. – le digo pareciendo algo avergonzado.
- No me viste, estaba ahí, yo puedo ayudarte. Parece que no ibas hablarme.
- No quise molestar, estabas ocupado y yo podría haber regresado sobre mis pasos. – volteo hacia atrás del pasillo con una mano en mi nuca -. Claro que si supiera como, sería más fácil.
- No digas tonterías. – me dice mientras pone su mano en mi hombro, casi rozando mis cabellos -. Son solo compañeros, algunos conocidos y otros… - muerde su labio -. No tiene importancia.
- Ya veo. – le digo poniéndome a su lado cuando comienza a caminar -. Dame, te ayudo. – tomo los libros de sus manos, aunque el reniega un poco termino quitándoselos.
- Gracias Jong.

Caminamos en silencio hasta salir del edificio de Diseño y Estética. Viene algo avergonzado, porque en todo el camino, los chicos no han dejado de saludarlo hasta casi detenerlo. Me doy cuenta que es muy popular entre los chicos, no puedo sentirme más que celoso.

- Lo siento. - me dice cuando salimos a los patios por las canchas, es el camino más corto hacia la salida, lo sé porque el asesor me lo mostro y Jino me está guiando por el mismo lugar -. No suelen ser así, deben estar de fastidiosos porque vengo acompañado. – se sonroja y lo hace lucir más adorable.
- No te preocupes, entiendo que sean un poco celosos ante los extraños, después de todo, llevo un chico muy hermoso a mi lado, es posible que más de uno este enamorado de ti.
- ¿Tú crees? – me pregunta sorprendido volteando hacia atrás -. Digo, no creo que sea el caso. Además, ninguno es el indicado.
- ¿El indicado?

Cuando esta por explicarme, me percato que uno de los chicos que están jugando futbol, han lanzado el balón hacia donde estamos, Jino está en su camino y podría terminar lastimado. Suelto rápidamente los libros al suelo y mi hoja de horarios, tomo de los hombros a Jino y lo hago girar librándolo del balonazo. Con el movimiento hemos quedado muy juntos, tengo a Jino rodeado por sus hombros con mis brazos, su rostro muy cerca de mi pecho y casi puedo besar su frente. Lo veo levantar la vista y sus ojos son hermosos, me mira como si no creyera lo que he hecho.

El balón golpea fuertemente mi espalda haciendo que por el impacto me vaya hacia el frente y terminemos pegados cuerpo con cuerpo. El golpe me duele y si no estuviera en la situación que estoy, seguramente algunas lágrimas se me escaparían de dolor. ¡Malditos bastardos!

- ¡Jong Wook! ¿Estás bien? ¿Por qué hiciste eso? - me pregunta preocupado removiéndose un poco en el abrazo, porque hemos quedado abrazados, tratando de alcanzar con sus manos mi espalda donde ha golpeado el balón.
- Estoy bien. – le digo levantando su rostro con mi mano en su barbilla -. No iba a permitir que el balón golpeara a esta cosita linda. – bien, eso se me ha salido.
- Yo… eso debe doler.-Jino luce un hermoso color rosa en sus mejillas
- Para nada. – nos separamos poco a poco, pero nuestros brazos aún están enredados, es como si ninguno de los dos se quisiera separar. Nos miramos a los ojos, estamos juntos, el espacio entre nosotros comienza a desaparecer. Hasta que…
- ¡¿Podrían pasarnos el balón?! – escuchamos que gritan, eso rompe el encanto entre los dos, Jino se aleja rápidamente.
- Voy a… voy… recogeré las cosas. – dice antes de agacharse.
- Está bien, iré a entregar el balón. Ahora regreso.

Me alejo un poco de Jino, tomo el balón que está en el suelo muy cerca de donde me golpeó y miro hacia donde se encuentran esos que lo lanzaron. Son tres chicos y puedo ver claramente sus rostros, hasta puedo reconocerlos después. Me han golpeado, me ha dolido y lo peor es que interrumpieron lo que pudo haber sido mi primer beso con Jino. Eso sí me ha hecho enojar.

Lanzo el balón de una patada con toda mi fuerza, al que está más cerca, derribándolo en el proceso. Me rio cuando comienza a retorcerse en el suelo.

- ¿Qué sucede? – Jino se me acerca.
- Nada, nada. – lo hago ponerse de espaldas a la escena -. Les he devuelto su balón. Dame los libros.
- Está bien. – me sonríe -. Gracias por haberme protegido. – besa mi mejilla. ¡Wow!, después de todo si he recibido un beso.
- ¿Puedo llevarte a casa?
- Papá vendrá por mí, después iremos por mis hermanos.
- Yo tengo que ir por Sik, ¿podrías llamarle y decirle que no venga?
- Es buena idea. – me sonríe antes de tomar su celular para marcarle a su padre.

De nuevo nos encaminamos hacia la salida. Hasta ahora todo está resultando bien y no voy a parar hasta demostrarle que soy el príncipe que él ha estado esperando.



Ji Hae POV
(EunHae)


Era raro que no tuviéramos alguna clase o que fueran suspendidas de último minuto. En la universidad, el área de medicina es la que menos faltas tiene en el transcurso del año, por no decir ni una. Siendo la medicina una carrera exigente, no podemos darnos el lujo de faltar o no desear alguna clase, todas y cada una es importante. Pero hoy ha sucedido.

Las dos últimas clases de Medicina fueron suspendidas, resolví adelantar mi trabajo de investigación que es para el viernes, en verdad necesitaba pasar a la biblioteca. Si no conseguía el libro, habría tenido que recurrir con el tío Zhou Mi para que me sacara del apuro. Afortunadamente para mí, conseguí el libro, adelanté un poco mi trabajo estructurándolo y decidí ir a casa para un merecido descanso.

Me lleve hora y media en la biblioteca, es asombroso que haya pasado tanto tiempo y yo ni enterada. Solo espero que mis hermanos no estén en casa, aprovechar este poco tiempo libre y meterme en la tina a leer el dichoso libro. Nada más delicioso que leer en la tina. Además espero que appa tenga hecha algo de su deliciosa comida. Con el cambio de horario, me olvide de almorzar algo, vengo hambrienta.

Llego a casa y me alegra escucharla tan silenciosa, cierro la puerta tras de mi ayudada con mi pie, pues en una mano traigo mis libro, la bolsa y en el otro el celular, estoy enviándole a Amber un mensaje para verla más tarde.

- Hae, quiero… - comencé a escuchar susurros, estaba segura que encontraría a appa solo.
- Aquí no Eun.
- Quiero que tú…
- Sé qué es lo que quieres, pero no ahora, los chicos no tardan en llegar y tengo que terminar la comida.

Sí, eso me aclaraba las dudas de donde se encontraban. ¡¿La cocina?! Por dios no, nuestros alimentos son sagrados, papá no puede estar pensando hacerlo en la cocina. Menos mal que appa se estaba portando enérgico.

- Oh, vamos pececito, solo un poquito. Tú también quieres jugar conmigo.
- Eres un bribón, siempre dices eso. – escucho a appa muy sonriente, sus barreras están bajando.
- Tienes un trasero precioso, eres lo único que deseo, me encantas tanto que me cortas la respiración pececito… grrr… - ¿eso fue un gruñido?

Mi corazón comenzó a latir descontroladamente, ¡Era increíble! ¿Cómo podía siquiera estar escuchando esto? Ah sí, están a punto de violar la santidad de nuestros alimentos, tengo que hacer algo pronto.

- Te estas poniendo duro…
- Es tu culpa… Eun por favor…
- Ya voy, ya voy…

Dos minutos, le tomo a mi padre dos minutos para convencer a mi appa. Esto no puede ser. Al menos creo que se están cuidando, aunque nunca he visto a appa tomando nada, ¿tomara algo? ¿Se protegerán siquiera? No sé, pero decido averiguar y detener su jugueteo en la cocina.

Cuando entro, appa esta doblado sobre la isla, con la tabla de picar a un lado y el cuchillo en una de sus manos, ¿se habrán dado cuenta cuan peligroso es eso? Por supuesto que no. Aunque no puedo verlos por completo, estoy casi segura que appa tiene los pantalones hasta las rodillas y papá sus pantalones abiertos.

- Al menos tengan la decencia de hacerlo en su recamara. – cruzo los brazos -. Y appa, toma, lo van a necesitar. – le digo lanzándole un condón.
- ¡Ji Hae! – appa reacciona soltando el cuchillo y haciéndose hacia atrás, empujando en el proceso a mi padre que cae de espaldas al suelo. Me giro de espaldas para darles un poco de privacidad, para que acomoden sus ropas y hagan lo que tengan que hacer para arreglar su desastre -. Ji Hae no pensé que llegarías tan temprano. – appa me dice cuando rodea mis hombros por la espalda y me hace girar -. ¿Por qué me diste un condón? Yo no lo necesito. – me pregunta, algo que me hace reír.
- ¿Cómo que para qué? – sigo riendo, pero poco a poco mi risa se borra, al ver la cara estupefacta de mi appa -. ¡No puedo creerlo!

¡No entiendo cómo es que no tuve más hermanos!

Después de una corta charla con mis padres, me he enterado que appa no lleva ni un control de natalidad, mi padre usa el condón cada que se acuerda, que cada que lo hacen termina fuera de appa como medida preventiva y que ambos lo hacen como conejos en primavera. Bueno esto último no me lo dijeron, pero lo sé muy bien.

- Appa, es que cuando a mi papá se le olvida el condón, tú tienes la responsabilidad de recordárselo o incluso ponérselo.
- ¿En serio? – appa Hae me mira como si estuviera hablándole de la séptima luna o algo así.
- De verdad appa, tú puedes hacerlo.
- No sé cómo. – dice rápidamente.
- ¿Qué no sabes?
- Poner un condón. – escucho a papá reírse a mis espaldas, los tres estamos sentados en la sala, en el mismo sillón conmigo en medio.
- Yo te puedo enseñar y que mejor maestro que papá, él tiene más experiencia en esto.
- Ji Hae… - escucho a papá protestar antes de levantarse.
- Yo todavía tengo que terminar la comida. – appa se excusa levantándose también.
- Ah no, si cuando llegue en lo último que pensabas allá era en la comida, ahora se me sientan los dos y me esperan aquí.

Voy a la cocina y me hago de algunas bananas, busco entre mis cosas la caja de condones que siempre cargo. Suelo llenar las mochilas y carteras de Hyukie y Sik. Sé que mi hermano menor aún no los usa, pero uno nunca sabe. Hay que estar prevenidos para todo con estos genes traviesos.

Después de veinte minutos, quince intentos fallidos de colocar el condón en la banana rompiendose, seis bananas quebradas y tres aplastadas… Papá tiene una cara llena de horror con sus manos cruzadas protegiendo su entrepierna y appa está demasiado frustrado, pero continua intentando, no piensa desistir hasta lograrlo.

- Creo que ya logre captar la técnica. – dice appa estirando un tano el condón sobre la banana -. Solo tengo que hacer que se deslice.
- Appa no lo estires mucho, sostenlo fuerte para que no escape. – trato de ayudarle pero no me deja.
- Hae no lo rompas de nuevo. – Papá es quien ahora mete sus manos.
- Deja yo voy a poder. – appa logra deslizarlo y el condón queda puesto en la banana sin romperse -. Lo logre. – dice triunfal. Lo que appa no hizo, fue deslizar bien el condón hasta abajo, ya que en cuanto lo soltó, el condón se enrollo por si solo y salió disparado de la banana, aterrizando en la frente de papá.
- ¡Ah! Mierda. – se queja papá y lleva una de sus manos a su frente.
- Esto es peligroso Ji Hae. – appa me dice asustado ayudando a papá.
- No, no lo es. El sexo con protección es mejor y la más seguro para evitar bebes, además el sexo no tiene por qué ser penetración siempre. – les digo antes de tomar mi celular que está sonando en la mesa.
- Ji Hae, cuida esa boca con nosotros. – grita papá.
- Voy a ser doctora papá, tienes que acostumbrarte y ni crean que esto termina aquí. – los amenazo.

Volteo a ver mi celular, el nombre de Minki parpadea, ¿Qué deseara ahora mi cuñadito bello?



Minki POV
(SiChul)


No tenía a quien más llamar, Ji Hae era la única en la que confiaba en este momento. No es que no confiara también en Minwoo, Jino o Heecheol, pero ni uno está al tanto de mi método anticonceptivo y ninguno es lo más cercano a un doctor que tenía. Sobre todo Heecheol, es un bebé en esto, estoy seguro que hasta es virgen.

Y si alguien puede resolver mis dudas sobre condones rotos y una prueba de embarazo en mis manos, esa es Ji Hae. Estoy en casa esperando por Ji Hae, appa no está, dejó dicho que iría a comer con papá y unos inversionistas para franquicias del SiChul. Ni idea de que es eso.

Se supone que pasaría el día con Hyukie, pero él tuvo que irse de viaje y yo, estoy solo en casa con una prueba de embarazo en la mano. Menos mal que hasta Siwan tiene compromiso, valió la pena enviarlo con Heecheol, así podremos estar tranquilos, necesito calma para pasar por esto.

Escucho el timbre, el servicio abre la puerta y veo llegar apresurada a Ji Hae, con sus brazos abiertos, no dudo en hundirme en su abrazo. Estoy realmente asustado.

- Vamos arriba. – le digo tomando su mano.

No he llorado, aún no creo que sea verdad, que me pueda estar sucediendo. Porque me cuido y la píldora debe ser segura en estos casos, más si yo no he fallado ni una vez. Cuando llegamos al cuarto, le muestro a Ji Hae la prueba de embarazo que Hyukie compró.

- ¿Por eso es que me preguntó por las pruebas de embarazo efectivas? Esta es buena. – escucho decir a Ji Hae mientras revisa la caja -. Cuéntame, ¿Qué diablos hizo mi hermano?
- Nada, Hyukie cumplió con protegerse, él siempre ha usado condón cuando tenemos relaciones. – sí, me siento libre de hablar con mi cuñada sobre esto, siempre ha sido como mi médico personal aunque no lo sea todavía -. Yo he tomado la píldora y si se le olvida ponérselo, yo le recuerdo que lo use, como esta última vez. – muerdo mi labio, eso es más de lo que debía decirle.
- ¿Entonces?
- Ji Hae, es posible, ¿que toda una caja de condones venga defectuosa?
- No, claro que no. Sería muy mala suerte. – un gemido de frustración sale de mi boca.
- Pues Hyukie la tuvo. – me levanto de la cama y comienzo a caminar de un lado a otro -. Compro una caja, no la reviso, quien iba hacerlo si la acabas de comprar en la farmacia. Hace unos días atrás se dio cuenta que la caja tenía un pequeño hoyo, como hecho por algún alfiler y por supuesto, los condones tenían el mismo hoyo.
- ¿Todos? – asiento -. ¿Cuantos condones utilizaron de esa caja?
- Ocho.
- Tienes que hacer esta prueba, - Ji Hae me tiende la caja del test de embarazo.
- ¿Y la píldora?
- Estuviste enfermo, cualquier cosa pudo pasar en ese tiempo, está comprobado que cuando enfermas del estómago, por algún motivo la píldora se anula, solo en algunos casos. Por eso debemos hacerla.
- ¡Yo no soy de esos casos! ¡No puedo serlo! – alzo la voz, pero lo hago porque realmente me aterra todo esto.

Ji Hae me tranquiliza, diciendo que seguramente no lo este, antes que comience a hiperventilar. Me indica como tomar la prueba, entro en el baño y hago todo lo que me dice. Después de unos minutos esperando, por fin tiene el resultado en sus manos, estoy torciéndome las manos por saberlo.

- ¿Cuál es el resultado? – le pregunto nervioso.
- Positivo. – me dice mirándome a los ojos.
- ¿Positivo?
- Si, positivo. – confirma.
- Ji Hae por dios, dímelo en español, no te entiendo.
- Estas embarazado Minki.
- No… estoy… - una de mis manos va hacia mi boca y la otra a mi barriga -. No puedo estarlo. – de pronto me siento mareado -. Ahora entiendo el porqué de toda esa comida, yo no como todo eso, no quiero engordar. – Ji Hae me ayuda a llegar a la cama -. Pero rayos, si muero de hambre cada dos o tres horas, me pondré como una bola.
- Minki, tranquilízate, no te pongas mal.

Ji Hae hace que me recueste en mi cama, sobre los almohadones altos, va rápidamente por un vaso con agua y me lo da a beber. En su mirada veo preocupación, pero su actitud no me lo demuestra, permanece seria y fuerte para mí. Me alegra que este conmigo en este momento, aunque me gustaría más que Hyukie estuviera a mi lado, comienzo a lloriquear un poco.

- Respira profundo Minki, - Ji Hae me abraza, suavemente pasa su mano por mi brazo tranquilizándome -. ¿mejor?
- Lo siento, fue la impresión. – le digo un poco más calmado -. Después de todo ya no hay nada que pueda hacer, digo, si estoy asustado y todo, tengo un miedo de los mil demonios, ¿Qué voy hacer con un bebé? A mi edad, seguro que debería ser ilegal.
- Mañana te llevare al hospital donde hago mis prácticas, le diré a mi jefa de piso que nos ayude con las pruebas de sangre y que se haga cargo de tus controles, necesitamos saber de cuánto tiempo estas.
- No quiero ir mañana.
- Pero tenemos que ir para ver que todo esté bien contigo y él bebé, además que necesitaras tomar muchas cosas. Como vitaminas, ácido fólico, hierro… - corto a mi cuñada antes que me siga hablando de cosas que no entiendo.
- Prefiero hacerlo cuando Hyukie este aquí, que me acompañe a todo eso, que tome mi mano y este conmigo. Lo necesito. – le digo a mi cuñada casi al punto del llanto.
- Entiendo. – me abraza para reconfortarme -. Sacare la cita para cuando Hyukie regrese.
- Gracias Ji Hae, por todo.
- Ni lo digas, es mi sobrino después de todo. - Ji Hae pone su mano sobre mi aun plano abdomen y comienza con una caricia, justo después comienza a reír.
- ¿Qué sucede? – le pregunto con el ceño fruncido. No creo que esto sea de risa.
- Es que, el tío Siwon va a querer matar a mi hermano, de por si no lo pasa mucho que digamos. – comienza a reír. De solo pensarlo, sé que mi padre abrirá una cacería contra Hyukie en cuanto se entere.
- No lo puede saber, no hasta estar seguros de que vamos hacer, Hyukie y yo por supuesto. – me apresuro a decirle.
- No tienes por qué preocuparte Minki, era solo una broma, no más de pensar en la vena que se le salta al tío Siwon en la frente. – eso si me hace reír.
- Es verdad, también lo he notado. – sigo riendo.
- Creo que deberíamos comer, no he comido nada, salí disparada de casa y aun no comía.
- Que tonto, no te he ofrecido nada, come tú, yo no tengo hambre. – me acurruco entre las sabanas.
- ¿Cómo? Tienes que alimentarte bien Minki.
- En verdad no quiero.
- No me vas hacer llamar a Hyukie para que te obligue ¿verdad? Mira que él está de viaje, no puede distraerse con las preocupaciones, podría apretar algún botón mal. No sé.
- ¡Ji Hae! – le grito asustado.
- ¿Has dicho que comerás?
- Lo hare.
- Bien. – me dice sonriente por su triunfo.

Comimos algo de lo que había hecho el servicio, Ji Hae estuvo un rato más conmigo, no supe cuando se fue, pues me di cuenta a la mañana siguiente que me había quedado dormido.

Continuara...
Share:

6 comentarios:

  1. Waaaaaa siwon va a querer matar a hyukie...y ni q decir de hee cuando sepa q va a ser abuelo lo va aquerer castrar lol.
    El eunhae siempre tan calenturientos por eso los cachan jeje hyuk temiendo por sus partesitas deveras es un milagro q no tengan mas hijos jiji ojala suban un Cap extra del eunhae

    ResponderEliminar
  2. jajjajaja Pobre jihae lo k le toca presenciar cn sus padres jajaj y Siwon va a estar de muerte x su muñekito cuidate hyukie
    jaja

    ResponderEliminar
  3. Ji hae tampoco nosotras entendemos como no tuvieron más hijos los calenturientos de tus padres

    Que hyukie se agarré por q el sichul lo va a castrar

    ResponderEliminar
  4. Ohhh. Hyuki preparate para una castrada segura ... estoy segura que siwi no va a descansar hasta verte llorar sangre por haber tocado a su muñequito...
    Muy bien jihae ...si los padres no saben estan los hinos para educarlos a ese par de calenturientos que ni la cocina respetan

    ResponderEliminar
  5. HOLA!!! bueno no es la primera vez que leo y laamento no poder comentar antes....pero es que desde el celular no se puede muy bien, pero prometo comentar mas seguido...bueno pues que puedo decir este cap me encanto!!! la pareja de Kevin y Kwanghee me encanta, estos dos da para mucha mucha historia, ahh que emocionante se quedo el cap creo que la historia ya esta llegando al tema primordial jajajaja, es increíble ver que la historia ya esta en el cap 18 y que desde mi perspectiva todavía queda mucho mas ahhh que emoción bueno hasta el sig cap

    ResponderEliminar
  6. Exacto,lo barato sale cara,espero kevin lo haga desistir o al menos que le haga saber en lo que se esta metiendo,y si no lo convence,al menos que sea un buen lugar.....el plan de kibum funciona.
    hahahaha JongWook es un aprovechado de las situaciones,ademas fue jino quien lo llamo,muy conveniente,y luego lo salva de un golpe......sin duda,ahi lleva puntos ganados.
    esa escena de hae aprendiendo a poner un condon,no se me hace fuera de la realidad jajajajaja
    me iba a dar mucha risa si esa caja de condones la hubiera comprado jihae y por traer tanta cosa es su bolso,fuese eso lo que hubiese hecho el hoyito a los codones...pero fue hyukkie quien la compro
    pobre siwon y esa vena,quizas uno de esos disfraces y heechul,ayuden

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts