Colaboración: Por Falta de Valor (Parte II)

Corrí, corrí lo más que puede, o lo más que dieron mis piernas, las calles, las personas, las cosas, solo eran una mancha en mi visión, lo único que quería y que necesitaba, era verte, saber de ti, y llegue, llegue a ese lugar que una vez compartimos, a ese lugar al cual llegaría hasta con los ojos vendados, y aquí estoy.

Estoy tratando de acompasar mi respiración, tranquilizándome ya que los nervios están matándome, por más que quiera verte, los nervios me traicionan.

Mi respiración está bien, pero ahora quiero dar un paso, quiero cruzar la calle y tocar esa puerta, pero no puedo, mis piernas no me responden, y solo observo la ventana de tu habitación, se que estas ahí, la luz está encendida y se ve una sombra, debes de estar ultimando los detalles,  menos de 48 horas  para ese gran día, al menos para ti.

¿Por qué no puedo hacerlo? ¿Por qué no puedo moverme? Necesito llegar a ti, necesito verte de frente y no a través de un cristal, necesito que me digas ¿Por qué?, necesito que me digas la verdad, y no lo que me haga sentir bien, podre sonar masoquista, pero quiero una razón, una razón que sea válida para mí y que haga darme cuenta de que esto en verdad termino.

Pero sigo sin  moverme, veo mi reloj, son las 11:25 a.m, muy tarde para estar aquí, muy tarde para que estés despierto.

Sigo observando tu ventana, no sé cuánto tiempo ha pasado, pero sé que ha sido un poco largo, salgo de mi letargo cuando se apagan las luces y corres las cortinas, ¿Me viste?, no lo creo, soy un cobarde que no  pudo tocar a tu puerta y pedirte una explicación, una que no pude pedirte ese día. Y como si mi cuerpo lo supiera, empiezo a caminar de regreso a mi departamento, de nada sirvió el correr hasta aquí, de nada.


***

Esa noche no dormí del todo, me pare temprano y me fui a MoBit, necesitaba estar ocupado, pensar, pensar en otra cosa, en  algo que no seas tú, no pensar en ti y en tu próxima boda, estar aquí y allá me ayudaría, pero eso no ayudo mucho, no cuando en la TV anunciaban tu próximo enlace, a solo unas cuantas horas, todo acabaría, y mi cobardía de la noche anterior mostraría los resultados.

Deje a JongJin en MoBit y me fui a YStyle, la noche llego demasiado pronto para mi gusto, pero también me ayudo, ya que fue poco lo que pensé en ti, Jin pasara por mi e iremos a cenar, nuestros padres no están, así que será una noche de hermanos, esto será bueno.

Nos fuimos a cenar, después nos encontramos con unos amigos y fuimos a tomarnos una copa y a platicar, todo fue bien, la plática fue amena, risas, bromas, futbol, de todo un poco, las horas pasaron y fue tiempo  de regresar, Jin se quedo en mi  departamento, era la madrugada del domingo solo iríamos a  MoBit, pero un poco más tarde de lo usual.

Desayunamos, jugamos en la consola un rato, el tiempo nos gano y llego el almuerzo, comimos fuera y de ahí nos fuimos a la cafetería, había mucha gente, así que teníamos trabajo que hacer, y yo, mi mente ocupada.

Pero dieron las 5 de la tarde, en automático, mi mente me recordó algo que no quería, o tal vez sí, ¿Qué  podía hacer cuando estabas a una hora de casarte con otro?, dijiste que quedáramos como amigos y ni siquiera me invitaste a tu boda, sonrió con incredulidad, en verdad soy masoquista, y más por lo que haré.

Le digo a Jin que saldré pero no le digo a donde, con lo ocupado que esta, no le dio tiempo de preguntarme. Salgo corriendo y me dirijo a mi auto, enciendo el motor y me pongo en marcha, sé donde será la ceremonia, tantas veces leí el artículo que podría decir que me lo sé de memoria.

Tal vez pueda verte un poco antes, pero al paso que voy lo dudo, el trafico no ayuda, llevo media hora manejando y aun queda camino que recorrer, la desesperación está haciendo mella en mi, ya quiero llegar, quizá hoy, el valor que me hizo falta ese día, salga y pueda verte de frente.

Los minutos siguen avanzando pero no el trafico, esto es desesperante, veo mi reloj, son las 5:45, solo quedan 15 minutos, necesito llegar, pero será imposible llegar antes de que entres a la iglesia, quisiera darme por vencido, dar la vuelta e ir a mi  departamento y dejar pasar el tiempo, que sea lo que Dios quiera, pero la valentía que me hacía falta, hoy está presente, decido seguir adelante, y llegar.

Después de unos tardados minutos llego, los últimos invitados están ingresando a la iglesia, espero a que todos entren y me acerco a la puerta. Escucho murmullos, risas, aprovecho y entro. El lugar está lleno, es una boda esperada, era de suponer que habría mucha gente.

Todos empiezan a sentarse  y te veo. Te veo en el altar al lado de él, de quien me alejo de ti. Ya no pude alcanzarte antes de que te plantaras en ese lugar, ahora solo puedo ver tu espalda, todo se queda en silencio, la ceremonia ha comenzado, el fin esta cerca.

Solo escucho voces, y solo puedo verte a ti, increíble que todo este por terminar, pero se supone que a eso vine, a verte, a verte por última vez, y a decirte adiós, de ahora en adelante serás de él, de la persona que dices amar, y yo, yo aquí dándote mi último adiós.

Los minutos han pasado y la ceremonia sigue su curso, al parecer no falta mucho para que termine, no sé si podre soportarlo, no sé si verte llegar hasta el final de este acto sea lo mejor, ya no estoy convencido de llegar hasta el final. No, no puedo.

Me doy la vuelta y camino hacia la puerta, tropiezo con alguien y le pido disculpas, veo que algunas personas de las que están cerca voltean a ver, pero enseguida regresan la mirada al frente, yo solo intento salir, no debo estar aquí, no debí venir.

Subo a mi auto y lo pongo en marcha, esto no fue una buena idea, no sé qué hacer, a donde ir, solo no quiero estar en este lugar y verte salir del brazo de él, verte siendo feliz con él, y yo infeliz sin ti.

***

He andado por la ciudad, dando tumbos de aquí para allá, se acabo la gasolina del coche y volví a llenar el tanque, mi cabeza esta vacía, no hay pensamientos que me ayuden, solo te veo a ti sonreírle a él, eso solo hace queme frustre más de lo que ya estoy.

Después de conducir por  no sé cuánto tiempo, me estaciono en un mirador, salgo y me siento sobre mi auto, observo la ciudad, ¿Qué estarás haciendo? Mi mente solo se llena de recuerdos, de recuerdos tuyos y míos, de lo felices que fuimos, y tal vez de imágenes de lo felices que pudimos haber sido si siguiéramos juntos. Es tan triste esta situación, jamás imagine que esto llegara a pasarnos, pero ya ves, aquí estoy yo, solo, y tú con él.

Decido irme de ahí, no me di cuenta de cuando fue que oscureció, miro mi reloj, son las 9:43 p.m, aún es temprano, no quiero regresar a mi departamento y sumergirme en esa soledad y volver a llenar mi cabeza con recuerdos. Llamo a Jin para decirle que estoy bien, que estoy con unos amigos aunque no sea verdad, que se vaya a casa y que no me espere.

Con pan las penas son menos, no creo que el pan ame ayude en estos momentos, pero una copa tal vez si cumpla esa misión. De camino de regreso a la ciudad veo las calles y los locales, quiero encontrar un bar en el que pueda beber y hacer que esta pena disminuya, veo uno y decido entrar, el ambiente es bueno, pero no vine a socializar, yo lo que quiero un trago.

Me acerco a la barra y le pido una cerveza al camarero, ya que la tengo en mis manos le doy un trago, creo que la cerveza no fue una muy buena elección. Cuando termino la termino pido algo más fuerte, y empiezo a  beber para olvidar, sino es para olvidarte a ti, al menos para olvidar lo que siento en estos momentos.

Veo a las personas a mi alrededor, al igual que yo están bebiendo, pero ellos lo hacen por diversión, porque están felices, mientras yo lo hago por despecho, para olvidar. Unos ríen, otros bailan, así pasa el tiempo. Alguien se me acerca y me pide que le invite un trago, le digo al camarero que se lo de y pido la cuenta, el estar aquí ya no es de mi agrado.

Me doy cuenta que no he bebido lo suficiente, aun me mantengo en pie, no hay mucho más que hacer, decido regresar a mi departamento y dormir, quizá eso sea de más ayuda que beber. Las calles están un poco solitarias, miro mi reloj, las 12:37 a.m, casi la madrugada  del lunes, la gente debe de estar en sus casas descansando para empezar una nueva semana, subo a mi auto, lo enciendo y emprendo camino a casa.

Ahora lo  único que quiero es dormir, el día ha terminado y nada bien, te vi casarte con él, bebí pero no ayudo, ahora solo quiero estar en mi cama y caer en un sueño, uno que haga que el mañana sea menos doloroso.

Entro al edificio y subo al elevador, llego a mi piso y camino hacia mi departamento, las esperanzas murieron con el día ahora solo queda seguir adelante, sin ti.

Llego hasta la puerta de mi departamento y veo una sombra, el pasillo no está muy iluminado así que no alcanzo a ver qué es lo que hay en mi puerta, me acerco un poco más y escucho un sollozo, es una persona, me acerco un poco más y al parecer escucha mis pasos, ya que se mueve.

Cuando levanta la cabeza no puedo creer lo que ven mis ojo… es él.

-¿Wook?

-Woonie.- me dice y al mismo tiempo se levanta y se abraza a mí.

-¿Por qué estás aquí? - ¿Qué hace él aquí?, se supone que está casado, no debería de estar aquí.

-Perdóname Woonie.- me lo dice llorando, y lo sé porque sus lágrimas han mojado mi camisa.

-¿Por qué? - no en tiendo porque me dice eso, no entiendo que hace aquí, ¿Vino por mi?

-Por decirte esas cosas, por dejarte, por mentirme a mí mismo y mentirte a ti, por hacerte sufrir.

-¿De qué hablas Wookie? No te entiendo.- en verdad no lo entiendo, ¿Me mintió?

-Por dejarte Woonie, yo te amo, fui un tonto en pensar que ya no lo hacía, no sé en qué momento pensé que había dejado de amarte, y aceptar ese absurdo matrimonio.

-¿Te estaban obligando a casarte?

-No, es verdad que a mi familia les convenía ese enlace, pero fui yo quien creyó que lo nuestro no tenia futuro.

-Estas casado Wookie, no deberías estar aquí.- trato de alejarlo, es demasiada tentación tenerlo tan cerca, pero él no me lo permite.

-No me case.- me dice sollozando

-¿Cómo?

-No me case, te vi.- eso me sorprende.

-¿Cuándo me viste?

-Cuando saliste de la iglesia, ibas de espaldas, pero podría reconocerte entre mil personas. Te amo.

-¿Me amas? - necesitaba hacerle esa pregunta, el tenerlo aquí, cuando hace unas horas estaba casándose es increíble.

-Te amo Woonie, créeme, se que te mentí, pero en ese momento pensé que era verdad, el verte en la iglesia, me hizo recapacitar, mientras se acercaba el día, mi corazón se sentía intranquilo, y luego ese día, todo empezó a ponerse peor.

-¿Qué día?

-El día que fuiste a mi casa.- con mi dedo le levanto el rostro.

-¿Me viste?

-Sí, cuando apague la luz y corrí las cortinas, te vi ahí parado, no sabía que hacías ahí, pero desde ese día mi corazón empezó a sentirse más intranquilo aún, creo que sabía que las cosas no iban bien, o al menos no como yo creía.

-Ese día fui a buscarte, quería hablar contigo, abrazarte, verte de frente, pero no tuve el valor.

-A pesar de que te vi, yo tampoco lo tuve, hasta hoy.

-¿Y  ahora qué Wook?

-Perdóname Woonie, no te pido que me ames, pero sí que me perdones.

-Pero si yo te amo Wookie, ¿Por qué crees que fui a la iglesia? ¿Por qué crees que fui a tu casa?

-¿Por qué me amas?

-Sí, porque te amo, y porque a pesar de que paso todo este tiempo, eso no ha cambiado.

-También te amo Woonie, fui un tonto al creer lo contrario.

-¿Y tu familia?

-No me importa, ya iré a hablar con ellos, y con él, después de todo, no fue solo a ti a quien hice daño, pero hoy solo quiero estar contigo, recuperar lo teníamos.

-Y, ¿Te quedaras conmigo?

-Para siempre, si tú quieres.- me dice con un sonrojo en su cara.

-Te quiero para toda la vida, y no te dejare ir nunca más.

Me hizo falta valor el día que me dijiste que debíamos terminar, me falto valor el día que fui a buscarte a tu casa, me resigne. En la iglesia solo quería decirte adios, pero el valor que me hizo falta a mi, lo tenias tu, increíble que por falta de valor casí te pierdo para siempre, pero estas aquí, en mis brazos.

Esta noche la cama ya no será demasiado grande, mi habitación ya no estará fría, las estrellas de mi cielo iluminarán el infinito, ya no habrá pesadillas, ni caminatas nocturnas en el parque, esta noche, mi corazón esta cálido al igual que mi cuerpo, la persona que amo esta aquí, a mi lado. Te duermes abrazado a mi, yo no quiero dormir, solo quiero seguir acariciando tu cabello, sentir su suavidad, hacerle saber a mi corazón que esto no es un sueño, pero Morfeo insiste en que te acompañe a ese mundo, y lo hago, con una sonrisa en mi rostro sabiendo que mañana aquí estaras, conmigo y por siempre.


*** Fin ***

Si llegarón hasta el final de este twoshot, intento de angst, muchas gracias de antemano por su lectura y sus posibles coomentarios.

Gracias…..^^
Share:

3 comentarios:

  1. lindo muy lindo , ese sentimiento cuando se ama de verdad y lo pierdes no se deja de sentir tan pronto y apuesto que mas de una lo habremos pasado jejejej cuidese muy lindo y mi OTP principal

    ResponderEliminar
  2. aaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!! que final mas hermso las quiero mucho
    pera me hicieron lloar de la emocion
    besos amigas sigan asi
    Att_ carola conde

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts