El Mismo Cielo... Capitulo 15


Changkyun POV
(HyunSaeng)

— Mi padre se fue de la casa. Él y mi appa discutieron por lo que mi hermano me dijo… ellos nunca habían peleado…

Él no se da cuenta, no puede verse el rostro, pero yo que estoy frente a él puedo ver el dolor que siente al decirme lo que ocurre en su casa.

Suelto su mano y hago lo que a mi siempre me hace sentir mejor. Lo abrazo. Lo abrazo fuerte y trato de reconfortarlo. No puedo evitar sentir su tristeza cuando lo escucho llorar. Y por alguna razón he comenzado a llorar con él. Tal vez sea que yo también me siento triste, aunque el motivo sea diferente…

No sé cuánto tiempo hemos pasado así, abrazados llorando mientras me cuenta todo lo que pasó en su casa, pero poco a poco Jooheon se ha tranquilizado. Lo escucho sorber, para luego alejarse un poco y verme a la cara, con una de sus lindas sonrisas en su rostro.

— Gracias…- me dice. — Creo que me hacía falta un abrazo.
— De nada…- contesto mientras limpio mis lágrimas con las manos.

Jooheon de pronto frunce el ceño. Me sorprende un poco cuando ayuda a secar mis lágrimas con sus manos.

— ¿Por qué lloras? - me pregunta. — Y no me digas que es por empatía conmigo. - muerdo mi labio.
— ¿Y si te digo que fue por “ósmosis”? - Jooheon de nuevo sonríe. Sus hoyuelos se marcan más y sus ojos se cierran casi por completo. Se ve tan mono así.
— Buen intento Kkung. Ahora, dime. Yo te dije lo que pasaba conmigo. Es tiempo de que me cuentes tus penas. - toma mi mano y me hace sentarme en el piso junto a él. — Aquí el Doctor Honey va a curarte.

No puedo evitar reírme. Suspiro hondo, y sin pensarlo recargo mi cabeza en su hombro. Me siento cómodo estando con él.

— Es Hyunwoo...aunque, si te digo la verdad, no sé si realmente es su culpa o soy yo quien está exagerando…
— ¿Y que te hace pensar eso? Cuéntale todo al Doctor Honey, Kkung…- de nuevo río.

Jooheon toma mi mano y empieza a juguetear con mis dedos mientras yo comienzo a contarle todo lo que pasa con Hyunwoo. Aun mantengo mi cabeza sobre su hombro, observando nuestras manos mientras él me escucha atento.

— Pero, eres su novio… - lo escucho decirme — ¿no debería contarte esas cosas? suena como algo importante.
— ¿Verdad que sí? - me levanto de su hombro y volteo a verlo a la cara — Entonces, ¿no estoy exagerando?
— Yo digo que no. Si yo fuera tu novi…- de pronto se queda callado y veo su rostro ponerse rojo como tomate, carraspea. — Digo, yo en su situación, te pediría tu opinión para ese tipo de cosas…
— Ni siquiera estoy seguro de que sea eso de China. - de nuevo me acomodo sobre su hombro y suspiro — Tal vez debería confiar en que me lo dirá cuando esté preparado.

Hasta cuando lo digo suena estúpido, mi estómago se aprieta tan solo de pensar en que Hyunwoo no confía en mí para ese tipo de cosas. ¿Cómo va a crecer nuestra relación si no me cuenta nada?

— Vaya. Parece que somos un par de emos. - Jooheon me dice. — solo falta que venga un perro y se haga pipí sobre nosotros. - empiezo a reírme de nuevo.
— ¡Iuuuu! - me quejo — Entonces será mejor que nos levantemos del piso. - le digo dando un salto para ponerme de pie. — Anda, que seguramente nos están buscando de nuevo. - extiendo mi mano hacia él.


Jooheon de nuevo sonríe. Sus hoyuelos profundos y sus ojitos cerrados me hacen sonreír a mí. Puedo ver que se siente mejor después de nuestra pequeña plática. Y yo también me siento mejor.

Wonho POV

Estoy tratando de mantener mi sonrisa para los fans, pero me está resultando un poco complicado. Volteo a ver al interior de la van, Hyungwon está realmente molesto, y ya puedo empezar a sentir el dolor de cabeza que me va a provocar su rabieta en cuanto suba con él.

— ¡Un "Lo siento" no va a pagar mi cámara rota!

De pronto la voz del reportero llama mi atención, se escucha alterado. Lo veo detrás de los fans que siguen frente a mí, jaloneando a ese jovencito lindo. Su amigo está intentando detenerlo y luce realmente asustado.

— Tendrás que pagar por esto jovencito y venir conmigo.

Frunzo el ceño. ¿Qué hace ese reportero? Volteo a ver a los fans frente a mí.

— Lo siento, ¿me permiten pasar? - les digo.

Afortunadamente son pocos y hacen lo que les pido. Si hubieran sido más, habría sido imposible pasar entre ellos.

El reportero está jaloneando al jovencito, llevándolo hacia lo que parece ser su vehículo.

— ¡Wonho! ¿A dónde vas? - escucho a mi manager gritar, pero yo estoy demasiado enfocado en lo que está pasando con ese jovencito.
— ¡Suéltalo! ¡Él va a pagarte la cámara! ¡Te doy mi palabra!- su amigo está gritando intentando detener al reportero.

Termino por dar pasos más amplios y alcanzarlos. De inmediato tomo la mano que el reportero tiene sobre el brazo del chico, para detenerlo.

— ¿Qué haces? - pregunto y los tres voltean a verme.

Puedo escuchar a mis espaldas el murmullo de mis fans que se han quedado sorprendidos por lo que está pasando.

— Oh Dios…- el jovencito que estaba siendo arrastrado baja la mirada y su rostro se pone rojo.
— ¡Ese tipo quería llevarse a mi amigo con él! - el jovencito que lo acompaña de inmediato acusa al reportero.
— ¡Él rompió mi cámara! ¡Tiene que pagar! - el reportero luce realmente furioso.

Volteo a ver al jovencito.

— ¿Es cierto? - le pregunto, él jovencito lentamente asiente.
— Fue un accidente…- murmura. — tropecé y su cámara se cayó…
— ¡Y todas mis fotos se perdieron! - el reportero reclama.

Levanto una ceja entendiendo un poco lo que está pasando. Éste reportero acaba de perder todas las fotos que nos hizo a Hyungwon y a mí. Las fotos en donde Hyungwon ha perdido el control. Me le quedo viendo al jovencito y éste agacha la mirada, pero no puede disimular una pequeña sonrisa en sus labios.

Así que eso ha sido…

— ¿Cuánto quieres? - le pregunto al reportero.
— ¿Qué? - pregunta sorprendido.
— ¿Cuánto dinero quieres para que lo dejes en paz? - vuelvo a preguntarle.
— Y-yo…- ruedo los ojos.
— Necesito dinero - extiendo la mano hacia mi manager.
— Pero…- mi manager también luce sorprendido. No digo nada simplemente ladeo la cabeza. - Está bien.- me dice mientras saca un fajo de su pequeño maletín — Pero necesito que me firme un documento de que recibió el dinero y que dejará en paz al jovencito. - sonrío al escuchar a mi manager.
— Y-yo...s-si, está bien…- el reportero suelta al jovencito y camina junto a mi manager que continúa conversando con él.

El jovencito se frota el brazo en donde lo había estado sujetando el reportero. Aún escucho el alboroto detrás de nosotros, pero ahora estoy más interesado en estos dos jovencitos.

— ¿Estas bien? - le pregunto.
— Sí, gracias…
— ¡Wow! ¡Eso fue increíble! - su amigo exclama, evidentemente emocionado.

De pronto los otros fans empiezan a rodearnos, eso impide que pueda seguir conversando con ellos, así que decido movernos de ahí.

— Vengan conmigo. - les digo mientras los guío hacia la van.
— Pero… - el jovencito luce un poco desconcertado.
— Necesito hablar contigo. - le insisto.
— ¿A dónde vamos? - su amigo pregunta sin dejar de seguirnos.
— No podemos hablar aquí, hay mucha gente. - le digo mientras abro la puerta de la van y me hago a un lado.

Los dos se quedan parados, sorprendidos. Los fans empiezan a ser más ruidosos, y eso me está poniendo nervioso a mí.

— Vamos, no va a pasarles nada. - les digo - Hyungwon está ahí también. - señalo a mi novio que no luce muy feliz.
— ¿Qué haces Wonho?
— Te lo explico en un momento, - le contesto. — ¿Entonces?

El jovencito que dañó la cámara, muerde su labio inferior, indeciso termina aceptando.

— Está bien. - toma la mano de su amigo — Pero no vamos a separarnos ni un momento. - sonrío al notar su miedo.
— Te lo prometo. - señalo el interior de la van para que entren.

Me giro para ver a mis fans. Platico un poco más con ellos para tranquilizarlos, me tomo más fotos y reparto más autógrafos antes de que mi manager regrese y finalmente podamos irnos de ahí.

Al interior de la van puedo sentir la tensión. Hyungwon no deja de ver a los dos jovencitos con el ceño fruncido, evidentemente molesto por toda la situación y porque he subido a dos fans a la van con nosotros.

Vernon POV

Y yo que pensé que jamás lo volvería a ver.

Estoy aún sorprendido. Tan sorprendido que apenas si pude mantenerme en la tierra mientras lo observo interactuar con Seungkwan.

— Hola, Hansol. - mi corazón de pronto late más rápido.

Tiene una sonrisa tímida, pero demasiado linda.

— Lee Chan, hola. - sonrío sin poder apartar la mirada de su hermosa sonrisa.
— Sí, hola, puedes llamarme Jackson. - frunzo el ceño cuando un tipo se interpone entre nosotros.
— Mucho gusto Jackson.- contesto su saludo.

Aunque realmente estoy un poco molesto por su interrupción, y porque al parecer éste chico es la cita de mi Lee Chan.

Mi Lee Chan… eso suena muy bien.

De nuevo sonrío mientras lo observo conversar con Seung Kwan.

— Muy, vayamos a mi casa.- Lee Chan dice.

¡¿Su casa?! Es una excelente oportunidad para tener ese dato.

— Yo podría llevarlos. – me ofrezco de inmediato sin dejar de ver a Chan.
— Olvídalo, Lee Chan viene conmigo. Yo los llevaré.- ese tipo Jackson de nuevo se interpone.
— Pero… - intento insistir.
— El chofer ya está aquí, Chan. Venía siguiéndonos.

Jackson levanta a Seung Kwan antes de que pueda decir algo más y comienza a caminar.

No puedo hacer más. Lee Chan está frente a mí, viéndome fijamente como si esperara algo. Tal vez está esperando que diga algo, que insista.

— Y-yo…
— ¡Lee Chan! - Jackson lo llama.

Chan me sonríe un poco apenado, se despide asintiendo con la cabeza y corre hacia el auto. Jackson está esperando por él.

Lee Chan sube al auto, Jackson voltea a verme unos momentos antes de finalmente subir a su auto.

Frunzo el ceño.

¡Espera un momento! ¡Yo soy la cita de Seung Kwan! ¡Yo debería ir con él!

Corro lo más rápido que puedo hacia el auto que Seungcheol me prestó, tengo que seguirlos.

Seung Cheol POV
(HyunSaeng)

Bajo del auto realmente molesto. Tan es así que me he tenido que detener a verificar que no hice daño a mi precioso Rolls Royce cuando cerré la puerta con demasiada fuerza.

— ¿Estás bien bebé? Lo siento…- le murmuro mientras acaricio su puerta. — Prometo que es la última vez que te traigo a la Universidad…

Le he prestado a Hansol mi Malibú para que pudiera tener su cita con SeungKwan. Es decir, necesito que SeungKwan se olvide de mí, y he tenido que hacer sacrificios, uno de ellos, prestarle al extranjero que no sabe manejar en Seúl mi auto. Definitivamente no le iba a prestar mi auto de lujo.

— Papá está molesto, no quería hacerte daño…- vuelvo a decirle a mi auto. Le doy unas palmaditas, suspiro y me giro para alejarme.

Sí, estoy realmente molesto. El abuelo ha estado insistiendo en que vaya a verlo a su oficina, y yo he estado resistiéndome, pero ha colmado mi paciencia el hecho de que la abuela no deja de llamar a la casa solo para insultar a mi appá o a mi hermanito.

Finalmente, ésta mañana he ido a la empresa de mi abuelo…

— Seungcheol, querido….- apenas escucho esas palabras, cierro los ojos, arrepentido de haber ido.

Mi abuela está frente a mí, dentro del elevador que estaba esperando. Me quedo parado sin moverme. No quiero subir. Ella iba de salida, pero seguramente ahora no bajará y me acompañará hasta la oficina del abuelo.

— Hola abuela.- le digo.
— ¿No piensas entrar? - bien sabe que lo que menos quiero es pasar tiempo a solas con ella.
— Sí, claro…- sonrío, aunque no sé si realmente mi sonrisa luce natural.

Suspiro hondo y decido que lo mejor es acabar con ésto lo más rápido que pueda. Entro al elevador y presiono el botón del último piso.

No han pasado ni cinco segundos cuando ella ya ha comenzado a hablar.

— Así que finalmente ese jovencito con el cual se casó tu padre te dejó venir a ver a tu familia.- cierro los ojos intentando contar hasta diez. — Tu padre sí que tuvo mal gusto, no hay educación, ni apellido importante. Afortunadamente eres varon y ese apellido se perderá cuando te cases con un jovencito de nuestra clase y…- volteo a verlo un poco sorprendido.
— ¿Cómo?
— Sí cariño, espero que tú no cometas el mismo error que tu padre. Ésta empresa en un futuro será tuya, y necesitas un compañero con clase.

Aprieto los labios para no insultarla. Mis manos están tan apretadas que puedo empezar a sentirlas adormecidas.

— No sé realmente qué clase de educación ese jovencito te ha dado, pero confío en que tu padre haya influido un poco. Aunque viendo como ha dejado que tu… bueno, tu hermano salga con un hombre tantos años mayor, me dice que tal vez así ha sido, por lo menos estará buscando casarlo joven. - dice frunciendo el ceño, con desprecio hacia Changkyun.
— Abuela…- decido hablar, pero justo en ese momento las puertas del elevador se han abierto.

De nuevo respiro hondo. Hay demasiada gente en el vestíbulo de la oficina de mi abuelo como para hacer un escándalo, y no quiero faltarle al respeto a mi abuela. Cosa que mi appá me ha enseñado, aunque no se lo merezca.

El abuelo fue un poco diferente. A decir verdad, me sorprendió un poco que me preguntara por Changkyun, y frunciera el ceño molesto cuando le conté que estaba saliendo con un chico seis años mayor.

— ¿Y tu padre lo ha permitido? - me preguntó — Espero que cuides de tu hermano…- dijo para luego suspirar.

Después, todo fue intentar convencerme de que fuera a su empresa a hacer mis prácticas profesionales. En verdad quiere que sea yo quien me quede al frente de todo, pero yo estoy más interesado en ayudar a papá en “Cappuccino”, aunque realmente papá casi no hace nada ahí, él básicamente es el socio que aporta el dinero y recibe sus ganancias.

— ¡Aish! ¡Maldición! - salgo de mis pensamientos cuando escucho esa vocecita maldiciendo.

Busco a mi alrededor hasta encontrarme con un Woozi refunfuñando, parado de puntitas, extendiendo su brazo y tratando de alcanzar una pañoleta atorada en la rama de un árbol.

No puedo evitar reírme. Y lo hago tan fuerte que Woozi de inmediato voltea a verme. Frunce el ceño.

— ¡Vete de aquí! - me grita.

Se ve tan mono haciendo rabietas. Me da la espalda y regresa a sus intentos por alcanzar la pañoleta.

— No te enojes, chaparrito…

Apenas digo esas palabras, Woozi se gira y me ve fijamente. Sí, quiere asesinarme.

Levanto las manos y doy un paso hacia atrás, fingiendo temor.

— Tranquilo. Soy inocente. No me hagas daño. - intento no reírme, pero es imposible.
— Eres un idiota. Déjame en paz, no estoy de humor. - de nuevo me da la espalda.

Niego con la cabeza. No puedo creer que ésto realmente está cambiando mi mal humor.

Volteo a ver a mi alrededor en busca de algo. No sé, tal vez un bote, o una piedra… sonrío cuando veo los libros de Woozi en la banca junto a él. Rápido voy por ellos y los pongo en el piso.

— Aquí. - le digo. — Tal vez ésto te ayude. - le digo.

Woozi se me queda viendo por unos momentos. Realmente debe estarme maldiciendo interiormente. Sonrío de forma inocente.

— ¿Qué? No me digas que no es una buena idea. - termino de acomodar sus libros en el piso. — Anda, sube. - doy unos golpecitos en los libros animándolo.

Woozi respira hondo.

— Bien…- murmura.

Sonrío al ver como trepa a los libros y…

Rápido tapo mi boca para evitar carcajearme. ¡Ni con los libros ha podido alcanzar su pañoleta!

Woozi realmente es una cosita, hermoso, pero compacto. Y decido que no puedo perder esta oportunidad...

— Rayos. Está bien, yo te ayudo…- le digo mientras me acerco a él.

Con el pretexto de que está en el camino de alcanzar la pañoleta, me acerco demasiado. Mi rostro muy cerca del suyo, nuestras narices rozando. Puedo ver como sus ojos se amplían, está demasiado sorprendido por mis movimientos.

Extiendo mi mano para alcanzar la pañoleta, lo cual hago sin problemas, y con la otra mano lo sujeto de la cintura para evitar que se aleje.

— ¿Qu-ue haces? - Woozi tartamudea.
— Ayudarte…- murmuro.
— Estás demasiado cerca…- sonrío.
— Estás en el camino…

De pronto he dejado de pensar. Ver sus ojos fijamente, tan cerca, me hace olvidar lo que estaba haciendo. Bajo la mirada a sus labios, y recuerdo los suaves y dulces que son. Poco a poco me acerco… quiero tocarlos…

Woozi, que aún está en los libros, se pone nervioso y se mueve. Pierde el equilibrio y eso me hace desestabilizarme a mí.

— ¡Aaah! - Woozi grita cuando ambos perdemos el equilibrio.
— Rayos…- me quejo cuando caigo de espaldas entre los arbustos y Woozi cae sobre mí.

Cierro los ojos unos momentos ante el dolor de los raspones provocados por las ramas de los arbustos. Y eso me hace consciente del calor de su cuerpo sobre mí. Mi mano aún lo sostiene de la cintura. Sonrío.

— ¡Tonto! - de pronto dice mientras se sienta sobre mí.
— Mmm…- me quejo al mismo tiempo que abro los ojos.
— ¡Mira lo que hiciste! - sigue gritándome, se inclina para alcanzar la pañoleta que sostengo en mi otra mano. — ¡Dame eso!  
— Woozi…- me quejo de nuevo.
— ¡¿A qué crees que juegas?! - sigue moviéndose y yo intento mantener el control.
— Woozi… por Dios…- murmuro.
— ¡¿QUÉ?! - grita.

No digo nada, simplemente me le quedo viendo fijamente. Incapaz de mantener el control por más tiempo. De pronto Woozi abre los ojos muy grandes cuando finalmente se da cuenta, o más bien siente, el motivo por el cual estoy quejándome.

— ¡Iu! - grita antes de ponerse de pie rápidamente.

Respiro hondo varias veces antes de ponerme de pie.

— ¡Eres un degenerado! - sigue gritándome.
— ¿Perdón? ¿Acaso fui yo el que estuvo rebotando sobre tí? - Woozi está completamente rojo del rostro. Tomo uno de sus libros y lo pongo frente a mí para intentar tapar mi erección.

Woozi se ha quedado sin palabras. Simplemente me ve fijamente.

— Tienes…- le digo señalando su cabello — algunas hojas…
— ¿Aquí? - pregunta mientras remueve su cabello, pero no quita nada.
— No, más bien es por aquí…- le digo señalando.
— ¿Ya? - pregunta volviendo a remover, pero sigue sin poder quitar las hojas.
— No, es… aquí - le digo finalmente haciéndolo por él. — Listo.
— Gracias.- dice de forma inconsciente.

Por unos momentos nos hemos olvidado de lo sucedido, pero rápido Woozi lo recuerda. Aprieta los labios, toma todos sus libros, incluyendo el libro que está entre mis manos, se gira y se va corriendo.

— ¡Oye! - le grito manteniendo mis manos frente a mi pene, intentando cubrirlo. — ¡Espera! ¡Préstame el libro unos momentos!
— ¡Púdrete! - me grita.

De nuevo empiezo a carcajearme. Es un enano enojón. Pero me encanta.

Sonrío y hago una venia a dos jovencitos que me observan desde la distancia. Seguramente presenciaron todo el incidente. Ahora necesito ir al baño unos momentos…

Do Kyeom “DK” POV
(MinJun)

Sonrío un poco apenado cuando el joven Hyung Jun aprieta mis mejillas.

— Aigo, tan guapo como siempre. - me dice. — Y tan inteligente.
— Tengo que serlo - contesto - quiero conservar la beca, y colocarme en un buen hospital.
— Pero ya te dije que yo tengo mis contactos.
— Lo sé, pero si va a ayudarme, quiero ser aceptado por mis aptitudes también.
— ¡Aigo! - vuelve a apretar mis mejillas. — En verdad estoy muy orgulloso de tí.

Siento cálido el pecho cuando lo escucho decir esas palabras. El joven Park está orgulloso de mí. Eso me hace sentir muy bien.

De pronto recuerdo lo ocurrido más temprano. Sonrío amplio cuando reviso que aún está el número escrito en la palma de mi mano.

— ¿Qué? ¿qué es? - el joven Park me pregunta.
— Le tengo una sorpresa. - le digo sonriendo más amplio.
— ¿Una sorpresa? ¡Me encantan las sorpresas! - el joven aplaude emocionado.

Levanto la palma de mi mano y le enseño. El joven Hyung Jun frunce el ceño mientras lee. Poco a poco su expresión cambia al darse cuenta de qué se trata.

— ¡Oh por Dios! - exclama — ¡Yo conozco ese número! - voltea a verme.
— Sí. - contesto — Es el de Seung Kwan. Él me lo dio. - le digo.
— ¿En verdad? - pregunta mientras sostiene mi mano sin dejar de ver el número escrito. — ¡Llámalo! - de pronto me dice.

Mi corazón se acelera. ¿Llamarlo? ¿Ahora?

— Y-yo…
— Anda, no seas tímido. Sí te dió su número es porque espera que lo llames. - insiste.

Muerdo mi labio inferior indeciso.

— Dile que lo invitas al centro comercial. A mi Seungkwanie le encanta ver los aparadores. - me río.
— No lo dudo…
— No te preocupes, lo creas o no, sabe ver aparadores sin tener que comprar. Pero si te sientes mejor, puedes invitarlo a comer.
— Creo que prefiero invitarlo a comer…- el joven Park niega con la cabeza.
— Bien, invitalo a donde quieras, pero llámalo ahora.- respiro hondo.

El corazón me está latiendo demasiado rápido. Es demasiada la presión teniendo al appá del jovencito que me gusta frente a mí, esperando que llame a su hijo. Pero por algún motivo siento que si no lo llamo ahora, después no me atreveré a hacerlo.

Así que tomo mi celular, busco el número que ya he guardado, y marco. Espero ansioso mientras escucho que suena.

El joven Park no deja de verme, observando mis expresiones, y eso me pone un poco más nervioso de lo normal. De pronto mi corazón se detiene cuando escucho que contestan. Pero nadie dice nada, eso es extraño.

— Hola…- espero unos momentos, pero nadie contesta. — hola.

Retiro el celular de mi oído cuando escucho que cortan. Observo el teléfono en mi mano.

— ¿Qué pasó? - el joven Park me pregunta.
— Y-yo… - paso saliva ansioso — creo que estaba ocupado.
— ¿Cortó?
— Debe haber estado en el cine, o algo. - intento justificarlo.

Aunque en el fondo me siento un poco decepcionado para ser sincero, y avergonzado.

— No te preocupes.- el joven Park da unas palmaditas en mi mano. — Estoy seguro de que, como tu dices, estaba un poco ocupado, y seguro pronto te regresará la llamada. - sonrío.
— Sí, seguro será así…

Suspiro. Veo el celular una última vez antes de ponerlo a un lado.

— ¿Quieres otro? - el joven Hyung Jun me dice señalando mi bebida.
— No, creo que ya ha sido demasiado café por un día. - veo la hora en mi reloj — y tengo aún una clase a la que no quiero llegar tarde.
— Oh, bueno. Esperaba pasar más tiempo contigo, pero tus estudios son primero. - le sonrío.

No puedo evitar sentirme así con él. Es como si fuera mi appá, aunque sé que no lo es. Estoy por inclinarme a darle un beso en la frente cuando mi celular comienza a sonar.

El joven Park voltea a ver mi celular que está sobre la mesa y abre los ojos muy grande cuando lee el nombre de la persona que llama. Yo también estoy sorprendido.

— ¡Te lo dije! ¡Te regresó la llamada! - mi corazón de nuevo late de prisa.

Rápido tomo el celular y contesto. Sonrío al escuchar su voz.

— Si, Seung Kwan, disculpa si interrumpí algo con mi llamada…

El joven Park no deja de verme mientras converso con su hijo. Seung Kwan me cuenta que algo le ha pasado y eso empieza a preocuparme.

— Estoy solo Seung Kwan, no te preocupes. Y te recuerdo que hoy tenía pensado salir contigo, así que soy todo tuyo. Dime ¿en qué puedo ayudarte?

Volteo a ver al joven Hyung Jun sintiéndome un poco tímido por lo que está escuchando, él simplemente sonríe atento a todo. Pero cuando Seung Kwan me dice que se ha lastimado mi expresión en el rostro cambió y fue inevitable que el joven Park no lo notara.

Cubro mi celular para evitar que Seung Kwan escuche.

— Tengo que irme, algo le ha pasado a Seung Kwan. - le digo al joven Park.
— ¿Qué le ha pasado a mi bebé? - el joven Park se asusta.
— No es nada grave. Se lesionó un pie, pero necesito irme.
— Espera… - me detiene cuando estoy poniéndome de pie — Llévate el auto. — me dice mientras saca una copia de las llaves de su bolsillo. — no se está ocupando en estos momentos.
— Gracias…- sonrío — así llegaré más rápido. - me inclino para darle un beso en la frente.
— Anda, ve a rescatar a mi hijo…- el joven Park sonríe amplio mientras me alejo.

Quito la mano del celular y regreso a mi llamada con Seung Kwan.

— Dime, ¿en dónde estás? - le pregunto mientras salgo de la cafetería.
— De alguna forma he terminado en casa de Chan. Te paso su dirección por mensaje.
— Claro, te veo ahí. Y Seung Kwan, no hagas ningún movimiento brusco por favor, cuidare de ti.

Corto la llamada y espero ansioso su mensaje. Ya en camino, no puedo evitar sentirme feliz de que ha recurrido a mí para esto. Seung Kwan me ha llamado a mí...

Jung Min POV

— Tengo información. - el Detective Cho me dice apenas entra a mi oficina en “Cappuccino”.
— ¿Es sobre Seok Min? - me pongo de pie de inmediato.

Si ha encontrado a mi hijo…

— Sí, pero no es lo que crees. - sus palabras hacen que vuelva a sentarme.

El dolor en la boca del estómago reaparece. Abro el cajón de mi escritorio y saco el frasco de antiácidos y me tomo dos pastillas. Últimamente el dolor no desaparece tan fácilmente, y a veces he pensado que ha cambiado, no es el mismo.

Pero mi mente está más enfocada en encontrar a Seok Min. En encontrar a nuestro hijo para Hyung Jun.

— ¿Qué información tienes? - le pregunto sin dejar de frotar mi pecho.
— ¿Te sientes bien? - muevo mi mano desestimando el dolor.
— Sí, sí. Continúa.
— Bien. ¿Recuerdas que Seo Joon dijo que había llevado a Seok Min fuera de Seúl?
— Sí. Y no quiso decir a donde.
— Bueno, pues según las últimas investigaciones, Seok Min nunca salió de Seúl. - abro los ojos muy grande.
— ¿Estás hablando en serio?
— Muy en serio. No encontramos registro en ningún lado de algún niño saliendo de Seúl ese día, o los días siguientes.
— Entonces. ¿Que significa? - empiezo a ponerme ansioso.
— Que nuestro campo de búsqueda se reduce a sólo Seúl. Los orfanatos.
— ¿Y que esperamos? - me pongo de pie dispuesto a recorrer cada orfanato.

Kyuhyun me toma por los hombros y me hace sentarme de nuevo negando con la cabeza.

— No es tan fácil Jung Min. Si en verdad estuvo en un orfanato, si el niño fue adoptado, será muy difícil que nos den los nombres de cada pareja que adoptó, a un niño recibido ese día o los días posteriores al accidente,, solo para hacerle una prueba de ADN para comprobar si es o no tu hijo.
— Pero tienen que hacerlo… es nuestro Seok Min…- murmuro.
— Y lo harán, pero llevará tiempo. Además…- hace una pausa.
— ¿Qué cosa? - pregunto sintiéndome más preocupado.
— Si no fue un niño adoptado. Puede que en el orfanato no tengan ya contacto con él. Solo tendremos su nombre para buscarlo, y tu sabes lo comunes que son algunos nombres en ésta ciudad.

Cierro los ojos por unos momentos. Intento tranquilizarme, no importa, ahora sé que Seok Min nunca salió de Seúl y que cada día estoy más cerca de encontrarlo. Mi esperanza sigue en pie, voy a traer a nuestro hijo de regreso para Hyung Jun.
Share:

5 comentarios:

  1. Kkyun y el doctor Honey... cruzo los dedos para que pronto se conviertan en algo más que conocidos y amigos... ojala y me equivoque al pensar que más lagrimas habrá... buuu.

    Wonho al rescate!!!... Junhui se salvó de una grande y ahora él y Minghao se encuentran en su camioneta... junto a Hyungwon... chessss

    Ay,ay,ay... como irá a terminar este triangulo entre Vernon, Chan y Jackson.

    VOY A NECESITAR UN TRASPLANTE DE HIGADO!!!... esa mujer, que desgraciadamente resulta ser la abuela de S.Coups, no deja segundo alguno de hablar mal de MI NUTRIA CACHETONA Y KKUNG!!!... por lo menos su abuelo es más cauto al hablar de ambos... felizmente la nota divertida, la ponen S.Coups y Woozi... ya ven lo que sucede con tanto movimiento... jajaja.

    Quiero llorar cada vez que leo a DK y a Jun, hijo y appa frente a frente y ninguno de los dos puede dar explicación a los sentimientos que despiertan entre si... lástima que DK no tenga ni idea de las verdaderas, y totalmente equivocadas, intensiones de Seung Kwang al llamarlo... esto va a doler.

    Min no debería descuidar su salud, sobre todo su corazón, oh caballito si tan solo supieras que tu Seok Min está más cerca de lo que imaginas... solo sigue buscando, aunque todo parezca en contra, sigue buscando.

    No saben lo feliz que me hace despertar y encontrar un nuevo capítulo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Ay dios mio como me gusta esta historia! Cada capitulo en serio lo añoro! MUY BIEN CAP CÓMO SIEMPRE! ESTARÉ ESPERANDO EL SIGUIENTE CON ANCIAS 😍😍😍💓💓💓💓👌🏾👌🏾👌🏾👌🏾

    ResponderEliminar
  3. Esta historia me encanta y cada vez esta mejor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir este capitulo. Ojala y pronto jungmin pueda encontrar a su hijo y quien sabe q se de cuenta q ha estado más cerca de lo q se imaginaba

    ResponderEliminar
  5. Me preocupa la salud del caballito, ojalá luego esto no le pase factura y deje a mi bebé sufriendo por él.
    Ja ja ja este par si que tiene una relación tan especial, Woozie lo quiere ahorcar y el otro ama molestarlo cada vez que lo ve.

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts