A valentine's day and my sweet boy... Capitulo 16

(Kyu Hyun POV)

Me despierto pensando en lo de la tarde anterior, cuando hablamos con los padres de Minnie…

(Flashback)

Regresé a casa como todas las tardes, cuando estaba a punto de subir a mi cuarto mi teléfono sonó

 —hola Min
—hola Kyu, llamaba para decirte que vengas a comer a mi casa
—¿ahora?
—sí, mis padres están aquí y quieren hablar contigo
—¿de nuevo? Sung Min… conejito… ya hablamos la anterior vez ¿ahora qué pasa? ¿quieren que hagamos votos de castidad a estas alturas?
—jaja, no, es de algo que me propusiste esta mañana, te espero, por favor ven, es importante—y sin decir más, colgó… me quede estupefacto… ¿algo que le pedí esta mañana?

Forcé a mi cabeza a recordar y entonces… claro, lo de venir a vivir conmigo.

Me puse mi mejor ropa para ir a su casa, tal vez estábamos en Estados Unidos, pero aún seguíamos las reglas de Corea en algunos aspectos, porque en otros… nos hemos dado muchas libertades…

Salí con pasos temblorosos a la casa de Sung Min, sus padres no vieron del todo bien que un hombre cuatro años mayor a su hijo saliera con él, esa etapa ya la superamos, ahora otro mal rato por querer que viva conmigo…

Al llegar, sus padres me miraban con su típica reprobación, aunque por lo menos ya me saludaban y se quedaban en el mismo lugar…

—gracias por venir Kyu, vengan todos, pasen al comedor—Sung Min me hace olvidar lo mal que me ven sus padres, con su hermosa sonrisa y sus risueños ojos… lo sigo completamente embobado y todos nos sentamos a comer.

Amo todo lo que hace, su comida siempre me recuerda al hogar que tenía en Corea… hasta que me sacaron de el… pero después de todo lo malo que pase, llegó Min.

Después de comer, regresamos a la sala, yo seguía hablando en monosílabos, pero Sung Min me dio un codazo y con su mirada me dio a entender que debía hablar yo


—eemm… bueno… Sung Min nos reunió para hablar de algo importante señores Lee
—todo lo que concierne a nuestro hijo es importante, ¿de qué se trata?—su padre me pregunta frunciendo el ceño
—yo amo a Sung Min, si bien antes no quise darme cuenta, ahora sé que él lo es todo para mi, solo quiero hacerlo feliz, nuestra relación es muy buena, y bueno… nos gustaría vivir juntos por un tiempo—finalmente dije
—claro, ¿cuándo desea mudarse?
—no estás entendiendo papá, Kyu Hyun trata de decirte que yo iré a vivir con él, y estoy completamente de acuerdo, amo a Kyu como nunca antes ame a alguien, y quiero vivir con él… no papá, no nos mires así, yo los tengo a ustedes, son mi familia, pero Kyu no tiene a nadie, solo a mi, y ya no quiero que viva solo, para nadie es bueno eso—miré asombrado a Minnie, les habló a sus padres de ese modo… por mi…
—pero no se han casado…
—cuando logre reunir una decente suma de dinero, me casaré con su hijo, incluso al modo tradicional coreano si lo desean
—Kyu…—murmuró Minnie, es cierto, yo quiero casarme con Sung Min
—sí conejito, te amo y quiero compartir mi vida contigo, ¿te gustaría?—abre sus bellos ojos desmesuradamente
—sí… claro que sí…
—por mientras, sí me gustaría que conviviéramos como una pareja estrictamente formal—cada vez sentía más confianza de hablar con los señores, sobre todo después de que casi sin pensarlo bien dije que me casaría
—bueno… si esos son sus planes, si en verdad quiere casarse con nuestro Sung Min, está bien, solo manténganse en abstinencia, al menos hasta que se casen—dijo su madre, los dos nos miramos y tuvimos que hacer un esfuerzo sobrehumano para no soltar carcajadas, si supieran que Minnie ya no es virgen, estoy muy contento de saber que yo soy su primero y el último.

(Fin Flashback)

Es que Sung Min es muy sexy e irresistible, y ahora comenzar una vida a su lado es todo lo que ahora quiero, Mimi estaría orgulloso de mi…

Hablando de Zhou Mi…

 —conejo… Minnie despierta—sacudo un poco su hombro
—mm… ¿ya amaneció?
—sí, despiértate quiero hablar contigo
—¿Qué es tan urgente?—pregunta restregándose los ojos
—como sabes, el aniversario de Zhou Mi es este sábado, y me preguntaba si te incomodaría que lo hagamos en mi casa
—no Kyu, para nada, además debemos estar juntos esta vez, ahora ya vivimos aquí, nos vamos a casar, deberíamos pedirle su bendición, le prometí que te cuidaría siempre
—está bien, gracias Minnie, por cierto también viene Eun Hyuk con su familia
—no hay problema, yo prepararé mucha comida para todos—sonrío y beso su cabeza
—gracias, entonces ya está, comeremos rico y será agradable
—así es Kyu—se abrazó a mi pecho y acaricié su espalda, sintiendo lo suave que era, conseguir que viniera no fue tan difícil, y desde ahora aprovecharé al máximo su compañía.

(Kevin POV)

Caminaba por el patio esperando a que Eli apareciera con Jae Seop, mientras tanto me pongo a pensar en lo bueno que es el profesor Lee conmigo, si bien a todos nos presta atención, cuando le pregunto algo o le hablo, me dirige una sonrisa… que me hace sentir bien… ¿cómo habría sonreído papá si lo tuviera aquí? No lo sé… aunque a veces appá dice que sonrío como él, pero no estoy seguro… a mi no se me ve la encía…

—¡KEVIN!—me giro al escuchar mi nombre, ahí viene Eli corriendo como bólido y trae un papel en su mano
—Eli ¿qué es eso?—le digo en cuanto se detiene, tratando de recuperar el aliento
—es… el… anuncio… del… concurso… de baile… uuufff
—¿concurso de baile?—le pregunto, sintiendo de repente un cosquilleo en el pecho
—sí, no creas que se me ha olvidado esa vez que estuvimos con Hyun Joong y sus amigos practicando break dance y de todos nosotros, fuiste el que mejor lo hizo—Jae Seop prácticamente daba brinquitos
—lo hice bien, pero no es para tanto
—anda Kevin, no seas tímido, además, no participarás solo, Jae, Eli y claro yo también queremos ¿qué dices?—Ki Seop me miraba expectante igual que los otros dos, y me puse a pensar… en casa cuando hay alguna fiesta, siempre bailo y appá me aprieta las mejillas diciendo que está muy feliz de que baile como mi papá, tío Hee Chul me levanta en sus brazos y me da muchos besos… y cuando nos vemos con los amigos de Hyun Joong, se sorprenden… ¿papá hubiera querido que haga esto? ¿De verdad puedo hacerlo bien…?
—de acuerdo ¿cuándo empezamos?
—hey un momento amigo, primero debemos inscribirnos
—vamos Ki Seop—los cuatro salimos corriendo hacia donde Eli iba.

Resultó ser que había un tablero en el pasillo donde los estudiantes ponían sus nombres, iba a tomar el esfero cuando alguien me lo arranchó de la mano

—fuera del camino—me giré para ver quién lo hizo, genial, era James
—yo lo tomé primero—repuse enfadado
—no me importa, suficiente malo es saberte dentro del equipo de futbol, aunque viéndolo de otro modo, podré disfrutar ganarte el concurso de baile
—o nosotros a ustedes, en fin, firma rápido—le dije tratando de ignorar su comentario
—claro que lo haré, ya veremos quién muerde el polvo al final—dijo con una horrorosa sonrisa de vampiro mal hecho, puso 4 nombres en la lista y arrojó el esfero, marchándose por el otro lado
—ese James me tiene harto, patearé su trasero en el futbol aunque estemos en el mismo equipo
—no es aconsejable Eli, porque estamos en el mismo equipo, no se puede
—entonces en el concurso ¿puedo, Ki Seop?
—sí, ahí sí—agarró el boli y comenzó a escribir nuestros nombres, casi con incredulidad, miré la lista, y ya estaba hecho… ¿qué le diría a mi appá ahora?

La respuesta iba pensándola en el camino a casa, tanto así que no le prestaba atención a Eli que hablaba como cotorra emocionada

—… y será genial ¿verdad Kevin?
—uh sí, iré a tu casa entonces
—ash, no me has oído nada de lo que dije, en fin, te veré mañana, coordinaremos los ensayos—tomó su mochila un poco molesto, quería decirle que lo sentía pero se alejó muy rápido.

Me bajé en la esquina de mi casa, donde me esperaba mi tío Hee Chul con su enorme sonrisa, me daba una sensación de tranquilidad cada que lo hacía

—hola cariño ¿cómo te fue?
—bien tío—le respondo dándole un beso en la mejilla
—me alegro, anda vamos a la casa—pone una de sus blancas manos en mi hombro y regresamos. Amaba a mi tío, fue como un appá más mientras crecía, mis primeros recuerdos, son ver a appá y él corriendo de un lado a otro conmigo, evitando que cayera del sofá, comiendo juntos… tan bonitos momentos…
—Kev, ¿tienes algo que contarme?—y me conocía muy bien
—sí… verás… con mis amigos…
—¿si?—pregunta entornando sus grandes ojos
—nosinscribimosenelconcursodebailedelaescuela
—¿mande?
—que participaremos en un concurso de baile de la escuela
—aahh ¿de verdad? Oh cielos es genial Kevin
—¿qué es genial Chul?
—ah, madre, Kev se ha inscrito en un concurso de baile en la escuela, ¿ay por qué tienes que ser así? Me haces extrañar al mono bailarín de tu padre
—¿ah? ¿mono?—pregunté extrañado, él miró a mi abuela mientras la saludaba con un beso
—tú lo dijiste, explícale—ella me palmea la cabeza y regresa a la cocina
—verás, cuando conocí a tu padre, no es que haya sido muy agraciado, jaja, y la primera impresión que me causó fue “Dios, parece mono rasurado” pero qué cosas tiene la vida, resulta que se hizo novio de mi mejor amigo, y se lo dije a tu appá, casi me pega, luego se lo dije a él y con el tiempo, se volvió un apodo cariñoso entre ellos, Hae le decía monito y Hyuk Jae le decía pececito, porque parece uno en verdad, en resumen, los apodos que les puse, se convirtieron en parte de su vida romántica, y… bueno… me alegra mucho eso… debo admitirlo… también extraño a Hyukkie…—y de pronto veo sus ojos nublarse, casi como appá…—ay perdona chiquito, ya me puse sentimental—se sorbió la nariz y me sonrió
—No… gracias tío por contarme eso, no lo sabía—le dije dándole un abrazo.

Esperamos a que llegara appá y terminar de comer, para decirle lo del concurso, creí que me echaría un sermón, pero simplemente puso una sonrisa en su rostro y me apretó una mejilla

—hazlo hijo, si eso quieres, adelante, está en tus venas después de todo, lo harán muy bien, y aplasten a esos niños, demuéstrenles lo que es bailar en verdad
—gracias appá—lo abracé muy fuerte
—tu papá estará orgulloso de ti, lo sé, a él le hubiera gustado verte
—¿qué no me ve desde el cielo?
—sí, lo hace, pero no como le hubiera gustado Kev, ahora corre, ve a hacer tu tarea y luego reúnete con los chicos en el parque, si mal no recuerdo tienes el primer partido a fin de mes
—si appá, ay ¿no crees que estoy haciendo demasiado?
—no hijo, para nada, en tanto tengas esto—puso su mano en mi pecho, sacando la cadena con la mitad del corazón—todo te irá bien, de hecho, tu padre usó la suya en una competencia importante y ganaron, eran muy especiales hijo
—debieron serlo, por cierto y ahora que hablamos de joyas ¿de qué es ese anillo que cuelga en tu cuello?
—¿no lo recuerdas? Es el símbolo de la amistad de Hee y yo, prometimos llevarlos aunque nos casemos, esto fue algo especial también
—¿ah si? Cuéntame, no lo has hecho nunca
—¡yo yo yo yo yo! ¡yo le cuento!—ambos pegamos un salto en el sofá cuando mi tío entro gritando
—tranquilo Hee, adelante puedes hacerlo
—todo empezó cuando teníamos… ¿cuántos? ¿cinco seis años?
—aja, tú me pasas por un año Hee, yo tenía cuatro y tú cinco
—ah sí, Hae era un niño bastante tímido e inocente, lo molestaban mucho al pobre, hasta que un día cayó a mis pies porque lo empujaron, y a mi nunca me gustó que niños grandes anden golpeando a los pequeños, así que les di una lección a todos ellos, comenzó a seguirme a todas partes, debo admitir que me molestaba pero… sus ojitos, esa carita tan linda que tenía me convencieron—tío Hee sonríe ampliamente—desde entonces comenzamos esta amistad que ha durado mucho, también hemos tenido malos ratos lo admito, pero eso jamás nos ha impedido estar juntos apoyándonos, en fin volvamos a lo de los anillos, cumplíamos doce y trece años respectivamente, él ingresaba a su primer año en la secundaria, para conmemorar otra etapa de nuestra vida juntos, hablamos con nuestras madres que nos ayudaran a pensar en algo especial, algo que no se dañara ni que sintiéramos ganas de mandarlo despachando porque ya no sirviera o porque se rompió, entonces ambas se miraron y nos dijeron que ya verían
—entonces, en navidad, que celebramos ambas familias, ellas sacaron dos cajitas, nosotros rápidamente las desenvolvimos ¡y vaya! Cada una contenía un anillo, y como si fuera un matrimonio, nos hicieron ponérnoslo ese momento y ambos prometimos no deshacernos de ellos jamás, que no importara por dónde nos llevara la vida, los anillos nos recordarían lo especiales que somos el uno para el otro, no es como si  hubiera sido algo romántico, siempre nos hemos querido como hermanos, además, estábamos esperando al hombre indicado para cada uno—continuó appá, interrumpiendo a mi tío
—fue así como me conseguí a Siwonnie, comenzamos a salir en la secundaria, un día me pidió salir con él, claro que acepté, esa tarde me coloqué el anillo, con la esperanza de tener suerte y que le gustara a ese chico alto y guapo
—y lo logró por supuesto, de hecho, tanto Siwon como Hyuk preguntaron por los anillos, tranquilamente ambos explicamos por qué y nos entendieron, de ese modo los cuatro llegamos a ser más que amigos, éramos como hermanos—cuando appá terminó, me hizo soñar con tener a mis amigos siempre, como ellos, y la sola idea me hizo sonreír
—Gracias por contármelo, ha sido muy bonito escuchar su historia
—de nada Kev, ahora sí anda a hacer todo lo que tengas que hacer—tío Hee me da una nalgadita y me deja ir, sin antes darles un beso a cada uno, salí corriendo de lo feliz que me sentía, no tenía idea de por qué, pero lo estaba.

(Eun Hyuk POV)

Camino por los pasillos de la escuela con las manos en los bolsillos, un poco nervioso la verdad por lo del sábado, iría a la casa de los tíos de Kevin… volvería a ver a esas personas que se me hicieron tan familiares… Dios, realmente necesitaba encontrar a alguien y rápido antes de que mi cabeza me siga haciendo malas pasadas.

En clases estaba algo distraído, aun así logre llegar al final de la jornada

—solo vas de visita, no te van a comer
—Kyu Hyun no es broma, no sabes cuánto me afectó verlos, porque fue como si de repente ahí estuvieran las personas que perdí… como si mi Hae volviera…
—lo encontrarás algún día, ya verás
—eso me gustaría creer Kyu, pero a veces más bien creo que no lo veré más… al menos solo quiero saber si está bien, que no le falte nada… si es feliz al lado de alguien más…
—no pierdas la esperanza, yo no creía volver a amar ¿te acuerdas? Ahora mírame, soy muy feliz al lado de Minnie, sé que no es lo mismo, pero espero que te recuerde que siempre hay algo para nosotros en la vida, ya lo verás, vamos a casa—palmea mi espalda y simplemente lo sigo hasta el estacionamiento.

En mi casa, no pude evitar tomar la cadena entre mis manos y rezar a quien sea que esté allá arriba y continuar rogando encontrarlo, me estaba volviendo loco, ya hasta empezaba a dudar de mi fe…

—¿hermano?
—Sora, ¿qué sucede?—disimuladamente me limpié la lágrima que se escapó de mi ojo derecho
—Esa pregunta debería hacerla yo, llevo un buen rato llamándote y ni me contestas ¿otra vez pensando en Dong Hae?—se sienta a mi lado en la cama y toma mis manos
—sí, y también preguntándome por qué no lo encuentro, he hecho lo que buenamente puedo hacer, no es como si pudiera contactar al FBI para ayudarme, no tenemos dinero para eso, y estoy confundido… veo al appá de Kevin, y todo en mi se altera… y ese niño… Dios, lo quiero tanto… no puedo evitar sonreírle, sacarle de los problemas en los que se mete, ayudarlo, escucharlo cuando tiene algo que contarme… dime que estoy loco…
—no lo creo, más bien, es hora de que en verdad comiences a enamorarte, quién sabe él también encontró a otra persona
—la sola idea me enfurece Sora, odio pensar siquiera que ya no me recuerda o que prefirió olvidarse de mi…
—si en verdad lo hizo, solo espero que esté bien, tú debes estar tranquilo—besa tiernamente mi cabeza como hacía cuando éramos niños, dándome un poco de consuelo.

Salgo a caminar un poco después de almorzar y ayudar un poco a mi sobrino con su tarea, el parque de nuestro vecindario es muy agradable y está cerca, comienzo a pasear mirando a los niños y jóvenes jugar por todas partes… hasta que esa cara tan familiar capta mi atención y detengo mi marcha hacia adelante y desviarme hacia él

—buenas tardes—saludo amablemente, él se sobresalta y gira su cabeza
—profesor Lee, qué gusto verlo—compone una media sonrisa y vuelve a mirar al frente, de nuevo perdido en sus pensamientos…
—lo mismo digo, ¿está solo?
—sí, es bueno salir de vez en cuando sin nadie, a pensar… ¿no cree?
—ajá, lo mismo pienso—¡aish! De repente entorpecí diciendo casi lo mismo
—pero por favor siéntese—palmea a un lado en el asiento, un poco tembloroso me senté a su lado, sintiéndome de repente muy tranquilo… mi pulso se ralentizó y dejé de sudar por las manos
—¿cómo está Kevin?
—muy bien, de hecho ha empezado con sus ensayos para el baile
—ah sí, me contó que participaría junto a sus amigos, me alegra mucho— “me alegró tanto que me lo dijera a mi primero después del recreo, que me dieron ganas de saltar” pensé, claro que decirle eso solo lo asustaría
—a mi igual, después de todo, he comprendido que los deportes y el baile siempre estarán en la vida después de mi hijo, yo fui nadador ¿sabe? Solo que me lesioné una pierna y un brazo y no volví nunca, además, tiempo después tuve a mi hijo y pues ya no quedó tiempo para nada de eso—mi mente se bloqueó por un momento cuando escuché su accidente, qué coincidencia, mi pececito se retiró por la misma razón…
—¿y el baile? ¿es de parte de su padre?—no pude evitar preguntarle
—sí… él era un gran bailarín, ganó algunos premios en Corea Del Sur, hubiera sido igual de no ser porque… bueno… usted sabe
—eemm… sí claro lo comprendo señor, debe traerle muchos recuerdos
—demasiados diría yo, pero como le dije, es hora de aceptar que todo eso es parte de su vida, incluso esa parte Lee tan agresiva, no se aguanta nada, ay mi hijo, solo espero que no me meta en problemas
—no lo hará, él pelea pero es por algún motivo, no como un loco igual que los niños que lo molestan
—sí, ¿ya no ha habido más problemas verdad?
—no, ya no, a él lo han dejado en paz, pero es por mientras, porque ellos también se inscribieron, eso va a estar muy reñido
—le tengo fe a mi hijo, cuento con sus genes bailarines, ya verán esos norteamericanos, sabrán del talento que corre por las venas de mi Kevin—escucharlo hablar de ese modo, hace que involuntariamente suspire, y en mi cabeza se dibujan imágenes de lo que hubiera sido mi vida de no ser porque me alejaron de todo lo que conocía… soñaba incluso con una boda, después teniendo hijos y envejeciendo juntos en algún lugar en el campo… ahora no sabía si todo eso era posible…
—¿profesor?—me sorprendí al notar un par de lágrimas
—lo siento, es que recordé a la persona que yo tanto amaba
—¿también murió?
—no, está vivo pero no sé nada de él hace diez años, solo me gustaría encontrarlo para saber cómo está, si tiene algún problema… si aún me necesita…
—habla de él como si hubiera sido alguien frágil
—lo era, era muy inocente y especial para mí, era como un niño pero yo adoraba esa pureza suya, me encantaba enseñarle todo lo que no conocía o no sabía, hicimos muchas cosas juntos… cosas que hoy en día recuerdo con mucho amor…
—yo también recuerdo del mismo modo al padre de Kev, él era un joven muy vivaz, siempre al pendiente de mí, de lo que hacía y lo que no, ¿sabe? De hecho me gustaba que lo hiciera, me hacía sentir que medía tres metros de altura, siempre nos llamábamos, él me ayudaba con mi tarea, estaba ahí para mi, a veces peleábamos por tonterías pero… a los cinco minutos ya estábamos abrazándonos y solía decirme que yo era un tonto, claro que le respondía… ay… tantos recuerdos—“igual para mi” pensé dando un largo y profundo suspiro… ¿cómo podía ser posible que este Dong Hae, me recordara tanto al mío? Al que perdí por culpa de la mafia que me secuestró…
—Creo que por guardarlo tanto tiempo de ese modo, es que no he querido estar con nadie tampoco—interrumpió mis pensamientos
—cuando se trata de una persona tan especial, es difícil olvidarla, como yo, que no olvido a la mía
—me siento tan solo…—susurró mientras un par de lágrimas se deslizaban por sus mejillas, de inmediato un nudo se formó en mi garganta y el pecho se me hundió… no soporté verlo así…


Con mucho cuidado me acerqué y lentamente pasé un brazo por sus hombros, de forma inesperada él se arrimó y comenzó a llorar aún más alto, entonces lo rodeé con ambos brazos y lo consolé en silencio, porque al igual que a mi, nada de lo que me dijeran podía mitigar si quiera un poco el dolor que sentía por perder a mi Dong Hae… de pronto alza su bello rostro surcado de lágrimas, ambos nos miramos por lo que me pareció un siglo y de la nada cerramos los ojos y nuestros labios… se juntaron en un dulce y casto beso…
Share:

3 comentarios:

  1. ahhhh.... que hermoso capítulo y por fin se besaron estos dos..... serán que se reconocerán ahora ???? o tal vez hyuk verá la cadena que hae le dio a kevin??? o cuando se reúnan todos en la casa de hee????
    ya quiero saber como continúa....
    muchas gracias por continuar la historia !!!!
    Saludos =^^=

    ResponderEliminar
  2. la verdad ya esta desesperada de que no actualizaras pero me encanta la historia

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la actualizacion la esperaba con ansias me parecieron siglos, me encanta esta linda y loca historia de amistad y amor...

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts