A valentine's day and my sweet boy... Capitulo 15

(Sung Min POV)

Ambos despertamos temprano en la mañana, Kyu Hyun debe ir a trabajar igual que yo. Bajamos a la cocina para desayunar, él se encargó del café mientras que yo del pan tostado

—Ten Minnie—pone una taza en mi mano y sonríe como siempre, me quedo viéndole cuando se voltea y va a poner café en su taza… de espaldas es tan sexy como de frente… de la mano se me resbala la taza y sin poder hacer nada cae en la mesa y casi todo el líquido se derrama en mi pecho…
— ¡Aaarrrgghhh!—grité al sentir la quemazón en mi piel, rápidamente me quito la camiseta, Kyu Hyun se asusta y corre a la mesa
— ¡Sung Min! ¿Qué…? Oh rayos…—Kyu mira lo rojo que está mi pecho, moja una toalla de cocina y la pone, siseo cuando el frío hace contacto—tranquilo Min… ¿puedo preguntar qué hacías para que se te haya regado el café?—
—Pues…—no sabía qué contestarle…—yo… te miraba…—
— ¿qué? Pues tendrás que dejar de mirarme para que no vuelva a pasar…—pero sus palabras quedan en nada cuando se fija en la reacción que mi cuerpo tiene—Min… ahora no…—
— ¿No qué?—le pregunto dejando su mano donde estaba
—Eso… sabes que me provocas cuando no traes nada encima—mi cara se poner roja cuando dice eso y también muerdo mi labio, avergonzado—si sigues así no podré… tú sabes…—
—no, no sé—tomo su cuello y lo acerco lentamente a mi
—No podré contenerme—susurra cerrando la distancia con un beso, empuja mi cuerpo hasta sentarme otra vez en la silla
—No te contengas entonces…—enredo mis dedos en su cabello oscuro—Kyu… te necesito…—murmuré en su oído
— ¿cuándo?—
—ahora…—enrollé las piernas en torno a su cintura para atraerlo con fuerza, Kyu Hyun me volvía loco… ¡y recién comenzaba el día!

Saqué su playera y la tiro lejos de mi camino, muerdo su cuello y bajo la mano hasta rozar su eje endurecido por completo, al igual que yo lo necesitaba… bajé de la silla para liberar su pene y lamerlo… dios… se sentía muy bien


—Su… Sung Min…—jadea, hasta mientras, sus caderas se impulsan en mi boca, yo también me toco la palpitante erección que tengo…
—mmm…—gemí en torno a su carne
— ¡Min!—rugió haciendo estruendo en toda la cocina, su esencia fue a dar a mi garganta…
¿Cuándo fue la última vez que lo hicimos, la semana pasada? ¿El mes pasado? No importaba qué ahora… me incorporo para darle un largo beso, después él nos separa y mira hacia abajo
—Cielos Min… déjame cuidar de ti ahora…—nos arrastra a ambos a la mesa del centro, me sienta y jala mis pantalones con la ropa interior… suelta un bufido al ver que son mis bóxer de conejitos que tanto le gustan… la manera en la que mira mis piernas abiertas, más que dispuesto a recibirlo… es como si solo con los ojos me estuviera comiendo…
—Sung… Sung Min… ¿cómo es que puedes verte tierno y excitante al mismo tiempo?—pregunta jugueteando con sus dedos la cabeza de mi pene…
—no… no sé… mmm… rayos… Kyu Hyun ya…— ¡me estaba torturando! Trazó un camino de lengüetazos desde el cuello hasta mis pezones, su mirada era por completo endemoniada… sonrió y sin avisarme mordisqueó mi pezón izquierdo—aaaahhhh… Kyu… nnhhh… mmm… vamos… quiero más…—mi respiración  aumentaba la velocidad, haciendo subir y bajar mi estómago, succionó haciendo que gritara, sabía muy bien que eso me encantaba
— ¿quieres que muera en tu mesa? Te aseguro que… como fantasma… no sería buena compañía…—susurré… porque mi aliento se estaba yendo con cada una de sus caricias y atenciones… mis dedos arañaban su espalda, hombros y cuello
—Oh no… todavía… nos falta llegar al final…—su brazo se estiró hasta tomar el frasco de… ¿mermelada?
—Kyu… ¿qué vas a hacer con eso?—
—prepararte conejito… no quiero lastimarte… ha pasado un tiempo…—
—pero el lubricante…—
—el lubricante me vale madres, está lejos no puedo irme y dejarnos a medias, se me haría eterno ir por él.

Dándome por vencido, asiento con la cabeza; él abre aún más mis piernas, con un dedo toma un poco del dulce y lo lleva a mi entrada… suelto un leve gemido, abro y cierro los ojos delirando… se sentía raro tener mermelada de fresa en mi interior, demasiado pegajoso para mi gusto… pero no puedo mentir, no se sentía mal…

— ¡Aaahh!— grité cuando tres maravillosos dedos tocaron ese punto…—Kyu Hyun… estoy listo…. Quiero que… quiero que entres de una buena vez—gruñí apretando los dientes, el muy diablo me sonríe coqueto y veo que toma su eje en una mano guiándolo a mi entrada, lento y despacio… primero su cabeza al rojo vivo… siento la leve quemazón del principio, mis manos aprietan más fuerte el borde de la mesa cuando se desliza centímetro a centímetro, junto a la pegajosa textura de la mermelada, crea una sensación única que tiene mi cabeza rodando en mis hombros…

Era endemoniadamente bueno… mi agujero recibía con gusto su enorme erección… mi piel ardía con cada choque y cuando pronunciaba mi nombre…

Sus brazos sujetan fuertemente mi cuerpo y me levanta, envuelvo los brazos en su cuello y veo que nos lleva al sofá, extiendo mi mano y alcanzo el frasco de mermelada… a este juego podemos jugar dos… cuando nos acomodó en el sofá, unté mis dedos con un poco de la dulce sustancia y lo esparzo en la piel de su hombro y cuello, comienzo a lamer y morder cada centímetro… sus gemidos fueron intensificándose con su pelvis… penetrando aún más profundo, junto conmigo que me movía adelante y atrás, era magnífico… y el sube y baja brusco para que llegara más lejos.

Pronto sentí que me correría en su estómago… me aferré a sus hombros y me moví con una fuerza descomunal sobre él, extrañaba cómo me hacía sentir… sus caricias en mi espalda, sus dos manos abriendo y cerrando mis glúteos… maldición… ya no puedo más.

—Kyu Hyun… estoy a punto de…—cierra mi boca con la suya sin dejarme hablar, su mano pellizca la piel de mi cadera hasta llegar a mi erección y masajearla al ritmo de sus embestidas…— ¡Kyu Hyun!—estallé ente nosotros casi al mismo tiempo que él… su semen pulsaba inundando mi canal
—Sung Min… fue… dios…—murmuró cerrando los ojos, me abraza y pongo la cabeza en su pecho, lentamente me levanta y saca su relajado pene—cielos, si esto va a pasar cada mañana, ¿por qué no te mudas conmigo?—su mano pasa suavemente por mi espalda
—jaja, no lo sé Kyu… mis padres se quedarían solos…—acaricio su pecho
—tampoco te digo que los abandones por completo, podrás visitarlos—
—Déjame pensarlo, ahora no es por mandarte sacando de propia casa pero ya son las siete treinta—abre los ojos como platos, me besa y pone mi cuerpo en el sofá, sale corriendo a su habitación allá arriba, reí por un momento, ni siquiera se dio cuenta de que no guardó a “Kyu junior”.

Devoró la tostada que le di y el café, se cepilló los dientes y me dijo que saliera cuando yo quiera… aunque… claro, se me acaba de ocurrir algo.

Me di un baño y con suerte traje ropa extra, abusando un poco de estar solo, me puse su loción para después del afeitado, olía tan rico… tendría su aroma encima todo el día.

Cuando volví a dejar la botella en el aparador, me fijé en la foto del sonriente Zhou Mi que siempre tenía, la tomé en mis manos.

—No te preocupes Mimi, yo voy a cuidar de Kyu siempre, puedes confiar en mí—bajé el retrato y salí del cuarto.

Tomé las llaves bajo el macetero de la entrada y aseguré la puerta antes de ir a mi casa, porque yo sí quiero mudarme a vivir con él; han sido casi nueve años de conocernos, desde esa tarde en la que me salvó de ser asaltado, nunca dejé de pensarle, hasta que por fin decidió hablar de sus sentimientos conmigo, y fui muy feliz.

Regresé a casa pero no encontré a nadie, por lo que comencé a preparar el almuerzo, se me ocurrió que iría por Kyu Hyun cuando él vuelva a su casa y luego ¡tarán! Hablaremos todos del asunto de la mudanza.

La verdad es que sí me hacía mucha ilusión ir a vivir en su casa, porque tenía dos pisos y vivía él solo ahí… realmente hoy que me quedé, se siente un poco vacía, pero según él, desde que me aceptó en su vida y en su casa, estas ya no se sentían así… sin embargo, Kyu Hyun necesita más de una visita al día.

(Eun Hyuk POV)

No podía dejar de pensar en el hermano de Dong Hae… pero este se llama Lee Teuk, aunque el hoyuelo de su mentón, es exactamente igual al que tenía Jung Soo… ¿qué hay de ese tal “Hee”? Pero como me dije a mi mismo ese día hay mucha gente con el mismo nombre. Y por último, Kang In, hubo algo en sus ojos que ha despertado en mi la ansiedad… es como si volviera a ver a mis amigos y mi pececito de nuevo, solo que en estas personas que acabo de conocer…

—otra vez estás volando, ya Eun, dile al señor Woo que quieres una cita con él y ya—Kyu me empuja haciendo que aterrice
—Kyu Hyun, yo no puedo hacer eso, él aún recuerda a su amor de la adolescencia, era el padre de su hijo, decirle eso solamente lo espantaría, me voy a volver loco, cada vez que lo veo mi corazón se acelera, mi respiración se detiene y todo lo que viví con Lee Dong Hae vuelve a mi memoria…—
—deja de atormentarte tanto, solo da pequeños pasos, ya casi tienes a Kevin en tus manos, ¿por qué no empezar con su appá si estás enamorado?—
—ay no lo sé Kyu Hyun… hay algo que me detiene y es mejor que me haga caso a mí mismo, mejor dime ¿cómo te va con Minnie?—
—mejor que nunca, de hecho, le propuse mudarse conmigo ¿no es genial?—en seguida, su rostro se ilumina cuando habla de él, me alegra mucho porque al fin empezará a dejar de lado la pena que sentía por perder a Zhou Mi… hablando de él…
—Oye Kyu, este año ¿dónde quieres que hagamos el ritual de Zhou Mi?—me mira fijamente y frunce el ceño
— ¿crees que a Min le moleste si lo hacemos en mi casa y él está presente?—
—no lo creo, él entiende perfectamente lo que sucedió, no es como si fueras a sacarlo de tus recuerdos porque Sung Min se ponga a hacer rabietas si ese fuera el caso, lo sabe, incluso se ha ofrecido a preparar la comida—
—está bien, será en mi casa ¿vienes?—
—por supuesto es este sábado… ¡argh no!—
— ¿qué pasa?—
—Me invitaron a la casa del tío de Kevin, nos encontramos en el parque y dijeron que harían una barbacoa—
—oh bueno, no hay problema, ven en la noche, puede venir tu familia si quiere—
—por supuesto, se los diré… ¿Qué rayos está pasando ahí?—me detengo en seco al ver un grupo alrededor de dos niños que se peleaban
—no sé, pero hay que ir—los dos corrimos a ver, y me llevo un susto cuando veo a Kevin encima de James propinándole numerosos golpes mientras gritaba
— ¡NO VUELVAS A DECIR NADA DE MI APPA! ¡TU MAMÁ SERÁ TODO LO QUE LE DIJISTE!—
— ¡Kevin! ¡Basta! ¡Ya déjalo!—lo agarro por los hombros pero sigue dando patadas, Kyu Hyun levanta a James del piso, ambos tienen la cara con sangre y golpes
— ¡es culpa del malvavisco! ¡Dijo cosas muy feas!—gritó Isabella y después todos le siguieron
— ¡Silencio!—gritó Kyu Hyun más molesto, todos los niños se callaron—los llevaremos a la enfermería, Eli, Jae Seop, Kendall y Carlos los espero en la inspección—comenzó a caminar antes de que yo reaccionara, me arrodillé frente a Kevin, me miró y se puso a llorar
—lo siento profesor… pero él empezó… dijo que mi appá era feo y que por eso yo no tenía papá… que él lo dejo por eso… que mi appá no hace nada…—lloriqueó fuerte y alto, no pude detener mis brazos que se envolvieron alrededor de su cuerpo
—sabes que eso no es cierto, tu appá es un héroe, es muy valiente porque él se hizo cargo de ti solo, te ha criado de la forma en que solo un appá puede hacerlo, eres un gran niño, tu appá ha hecho eso de ti, que no te dañe lo que otros digan, porque solo debe importar lo que nuestras familias digan, ya no llores—acaricie su cabello, en mi pecho se formó un nudo… me dolía verlo llorar…

Limpié su rostro y también lo lleve a la enfermería, allí todavía estaba James, acostado en la camilla con una bandita en la frente y la cara le brillaba por los ungüentos que le pusieron.

— ¡pero qué les dan a los niños hoy! Mire eso profesor Lee—
—si señora Gilbert, lo sé, atienda a Kevin por favor—subí al niño en la camilla para que comenzara a revisarlo, y solo cuando lo solté, me di cuenta de que mis manos temblaban y me sentí con ganas de gritarle a James por lo que le hizo…

Los dos ya estaban curados cuando salimos hacia la inspección, Kyu Hyun estaba sentado en frente de los cuatro a quienes llamó, los miraba intensamente, manteniendo los comentarios a raya, únicamente dejando que hable a quien se le preguntaba.

—… y entonces, Kevin lo golpeó, pero le juro profesor que le dijo que ya no lo moleste, no le miento—decía Jae Seop mirándole, el niño decía la verdad, pocos se atrevían a ver a los ojos a Kyu Hyun cuando se enojaba
—eso no es verdad, él es un salvaje…—
—llevo el tiempo suficiente conociéndolos a ustedes cuatro, James Maslow, Kendall Schmith, Carlos Peña y Logan Henderson, como para creer en la palabra de Jae Seop y Eli, siempre tienen problemas con los estudiantes extranjeros, no entiendo qué es lo que les pasa, todos somos seres humanos, en este mismo instante llamaré a sus padres—
— ¡no! ¡Señor por favor no los llame!—
—debiste pensarlo antes Kendall, estarán suspendidos, Eun Hyuk, llevaré el informe a la dirección y tu llama al señor Woo—
—Por favor, castígueme cuanto quiera pero no llame a mis padres—lloriqueó James en su silla, aunque la verdad se balanceaba todavía
—mira James guarda silencio o todo será peor para ti mismo y tu grupo de racistas amigos ¿no recuerdan lo que les dijo la directora cuando lastimaron al pobrecito Luhan? Sus padres lo retiraron de la escuela y quedamos con una mancha en nuestro expediente, y todo es su culpa—sin más, se levantó y paso de largo al lado nuestro, me volví hacia los niños
—Vayan a clases, Kevin siéntate por favor—todos salieron casi corriendo y me quedo solo con Kevin
—Profesor… yo… yo lo siento mucho… pero es que… lo que dijo no era para mí… si no se lo decía a mi appá…—murmuró a punto de llorar
— ¿y qué le dijo? A parte de lo que murmuraste allá afuera—
—No quiero acordarme profesor—
—Está bien, no importa ya, serán castigados, no debes preocuparte por nada—no pude resistirme a abrazarlo, lo que haya sido, él solo se defendió
—gracias profesor… pero en verdad lo siento, estoy siendo un dolor de cabeza para usted—
—para nada Kevin—
—puede decirme Kev como lo hacen mis tíos y appá—sus brazos también me rodearon
—ok, Kev—me sentía muy bien abrazando al pequeño… y yo entendía perfectamente, yo también perdí a mi padre como él… en estos momentos cuánto ha de querer su presencia; esa frustración, la tristeza y la desesperación que puede apoderarse de cualquiera que haya pasado por lo mismo… la comprendo…

Nos quedamos un momento así, después decidí animarlo platicándole sobre la nueva temporada de futbol, le entusiasmaba jugar y terminamos conversando sobre eso hasta que su appá llego

— ¡Kevin! ¡Que te pasó! ¿Por qué peleas tanto últimamente? ¿Acaso quieres volverme loco?—hasta a mí me asustó la forma en la que vino gritando
—señor Woo por favor, le pido que me acompañe a mi oficina, Kevin vuelve a clases con tus compañeros—él asintió y se fue cojeando; cuando miré al appá… desearía no haberlo hecho, tenía una mirada casi desquiciada, mirando a la nada… decidí quedarme aquí
—Tome asiento por favor—le indiqué, pero pareció no oírme— ¿señor Woo?—pasé mi mano por su hombro, me miró extrañado por un segundo y luego regresó
— ¿decía profesor? —
—Que se siente—hizo lo que le dije pero todavía estaba algo perdido
—me está poniendo muy mal que pelee de ese modo, no quiero que lo expulsen o que algo le pase a él—
—Esta vez también lo provocaron, según sus compañeros y amigos, dijeron groserías en contra de usted y Kevin solo se defendió—
— ¿Qué dijeron?—
—Kevin no quiso decírmelo todo, pero el profesor Cho lo sabe, podremos preguntarle a él—
—me asusta en lo que se está convirtiendo, yo no le he enseñado a ser así ¿qué habré hecho mal?—
—nada señor, no se culpe de nada, Kevin tuvo el impulso de defenderlo a usted… cuando vaya a casa no lo regañe, cuide de sus heridas y golpes, no haga que recuerde este día—
—Gracias profesor, por el gran cariño que le tiene a mi hijo—
—Se lo ha ganado, es un gran chico, inteligente y deportista, la combinación perfecta si me lo pregunta, no sabe cuántos padres desearían que sus hijos fueran ambas cosas—
—lo sé, no podría pedir más… me recuerda tanto a su papá… profesor… ¿podría contarle algo personal?—me puse alerta, cuando decían eso, algo grande se avecinaba
—Por supuesto que sí, mis labios están sellados—
—no quiero volver a preocupar a mi familia con lo que está pasando… ¿recuerda lo que le conté sobre el padre de Kevin?—
—Por supuesto que sí—
—Lo que no le dije es que… por casi 6 meses estuve deprimido— ¿eh? ¿Y a qué viene eso?
—sí…—
—tomaba medicamentos para calmarme… para evitar pensar tanto en él… incluso estuve interno en una clínica por un tiempo…—y las preguntas rodaban como locas en mi cabeza, empezaba a dolerme—eso se lo digo porque… tengo miedo de que esas medicinas, a pesar de que no le hacían daño al bebé, ahora temo que le estén haciendo efecto… ¿y si algo malo le está pasando?—mi boca se abrió tanto como pudo cuando dijo eso…

¿Depresión? ¿Medicamentos? ¿Interno? ¿Bebé? comencé a sacar conclusiones… eso quería decir que mientras Dong Hae estaba embarazado… sucedió todo…

—yo… no sé qué decirle señor… pero… creo que… debería llevarlo a un médico…—
—sí… ay no debí decirle eso…—
—no… no se lamente, ya sabe, si quiere hablar conmigo solo dígamelo, estoy dispuesto a escucharlo—palmeé tímidamente su hombro, sintiendo una corriente eléctrica recorrer la punta de mis dedos hasta todo mi cuerpo… mi respiración se aceleró y tuve que hacer un gran esfuerzo por calmarla
—debo volver al trabajo, gracias otra vez y seguiré su consejo, cuidaré bien a Kevin cuando vuelva—
—sí, lo repetiré. Si quiere hablar, puede buscarme cuando desee, ese es mi número—le extendí mi tarjeta, él la tomo con dedos temblorosos, inclinó su cabeza y salió de aquí, yo todavía estaba perdido en todo lo que me acababa de contar.
Ambos fuimos a buscar a Kyu Hyun, lo encontramos en la sala de profesores en su computadora personal
—hey Kyu, necesitamos hablar contigo—levantó la vista de la pantalla y nos miró un poco molesto, de seguro estaba jugando
—Buenos días profesor—saludó tímidamente
—Señor Woo, he oído algo de usted—
—Sí y no han sido cosas buenas de seguro—
—para nada, tiene un buen hijo que defendió a su padre cuando no estaba—
—Respecto a eso, queremos saber qué fue lo que James dijo para que Kevin lo golpeara—fui directo al grano, Kyu Hyun era capaz de explayarse en eso
—lo de siempre, chinos, ahh y además de que el señor Woo era feo y que por eso… bueno… que por eso Kevin no tenía papá—a los dos se nos cayó la mandíbula al suelo… ¿qué les enseñaban a los niños hoy en día? Una ira indescriptible me recorrió el cuerpo, me dieron ganas de ir a golpear yo mismo a James y a los otros
— ¿fue por eso? Con razón… ay mi pobre niño…—se lamentó a mi lado Dong Hae
—no debe apenarse señor, la escuela tomó medidas, los padres en unos momentos estarán aquí y serán suspendidos, y cuando vuelvan tendrán que limpiar por sí solos los salones en los que están, a diario, por un par de meses, y si vuelven por lo mismo, pues simple, serán expulsados—yo me quedé con cara de ¬¬’ qué sutil eres…
—gracias, pero de verdad me siento un poco avergonzado—
—Ya le dije que nada de eso, Kevin está aquí desde segundo grado, sabemos más  o menos la clase de niño que es—
—está bien…—de pronto quería abrazar al señor Woo, consolarlo aunque sea un poquito.

Se sentía mal porque tal vez los calmantes que tomó durante su embarazo le hayan hecho daño a Kevin y que por eso es agresivo, yo no creo eso, mas bien y como siempre dice, lo heredó de su padre… aún me pregunto quién era…

Esperamos a los padres de James y Kendall para hablar con ellos, sus padres no eran como sus hijos, estaban avergonzados y sumamente molestos, al menos el papá de James, daba la impresión de que iba a romper algo.

—Tomaremos medidas en el hogar, que se despida de esa tonta consola de video-juegos—dijo furiosa la mamá de James
—darles donde más les duele funciona—comentó Kyu Hyun tomando su actitud de “hágalo sin remordimientos”
—mis disculpas señor Woo, es realmente una pena que sean malos con su gente, no sabemos tampoco quién los está haciendo pensar de ese modo—dijo el padre de Kendall
—ya pasó, el daño está hecho, solo queda castigarlos, no es justo que sigan haciendo eso, un niño fue retirado con psicólogo, no queremos más problemas—
—descuide profesor Cho, nos encargaremos—
—pueden retirarse, gracias por venir—los despide Kyu Hyun, nosotros hacemos nuestra acostumbrada venia y salen
—yo también debo irme, mi jefe estará necesitándome—
—No…—murmuré, el señor Woo me miró asombrado
— ¿perdón?—
—ah que no… que no se preocupe— ¡aarrgghh! Creo que metí la pata, se despide y también lo veo irse… algo que por más extraño que parezca, me duele… detesto verlo irse…
¡Reacciona Lee Eun Hyuk! El pobre hombre ha tenido suficiente en esta vida para lidiar conmigo ahora, no, mejor no.

(Dong Hae POV)

En el trabajo no estuve del todo concentrado, al menos no hice ningún desastre.

A la hora del almuerzo me daba cosas volver a casa, Kevin ya está ahí… ¿qué podía decirle? Bueno, todo menos regañarlo por pelear… ¿qué podía hacer en contra de la naturaleza? Si Hyuk Jae era igual, no creo que soy capaz de reprimir lo que traté de negar, ahora que mi Kevin está creciendo, me doy cuenta de que a más de parecerse físicamente a su papá, ahora me sale que hasta en lo personal es así…

Se añade otra cosa para recordar a mi amado Hyuk Jae, hablando de él, creo que es hora de darle algo especial a Kevin.

Cuando llego a casa, solo mi mamá está en la sala

—Hola mamá—
—Hola hijo, ya supe lo de Kevin en la escuela, no quiso decirme nada—dice angustiada, voy hasta ella y le doy un abrazo
—lo solucioné, no debes preocuparte, esos niños fueron malos con él y los golpeó, ahora vuelvo, ¿ya está listo el almuerzo?—
—Sí, en seguida lo pongo en la mesa, habla con Kevin—
—Está bien—le doy un beso en su cabeza y subo las escaleras, me detengo frente a la puerta de su habitación y doy tres golpes
—no quiero nada abuela, gracias—escucho su vocecita
—soy yo hijo, ábreme—
—no appá, debe ser vergonzoso tener un hijo como yo, que te salió peleón—
—no mi vida, no me avergüenzo de ti, por favor abre, hay algo que quiero decirte y mostrarte—trato de convencerlo
— ¿qué es?—
—Sal y lo verás—por un momento no se oye nada, luego sus pasos tras la puerta y finalmente la abre
— ¿Qué es appá?—vuelve a preguntar, su carita está surcada de lágrimas
—ven, está en mi habitación—paso un brazo por sus hombros y caminamos a mi cuarto, lo senté en mi cama y le di un pañuelo desechable, luego fui a mi armario y busque la caja donde tenía todas las cosas pequeñas que me regaló Hyuk, la tome en mis manos y me senté al lado de mi hijo
—Quiero hablarte de tu papá—
— ¿de verdad? ¿No me vas a regañar?—abre los ojos como platos
—no, no lo haré—
—Bueno… creo que es mejor, no sueles hablarme mucho de él—
—es cierto, en fin… quiero comenzar diciéndote que tu papá significó todo para mí, no existía, ni existirá otra persona más que él para mí, cuando se fue… de no ser por ti, de no ser porque pude comprender que estabas dentro de mi… yo de seguro ya no estaba aquí…—yo también suelto algunas lágrimas y lo abrazo—él era un buen chico, como tú, pero que también tenía su carácter… tienes muchas de sus cualidades y defectos, por ejemplo ser un poco retraído, te gustan los deportes, ¿sabes? A él le encantaba comer cereal con leche, ahora si hablamos de defectos el número uno es no bajar la tapa del inodoro—sonreímos un poco
— ¿Cómo se llamaba?—me pregunta mirándome fijamente
—Hyuk Jae, Lee Hyuk Jae—
—Papá tenía un nombre muy bonito—
—Sí, a mí también me gustaba mucho su nombre—
— ¿esa caja era lo que me querías mostrar?—
—Exacto, es un poco de la vida de ambos, pero esto es lo más importante y significativo de todo—abrí la caja y saqué la cadenita con la mitad del corazón
—woa… que bonita es, ¿papá te la regaló? —
—no, esta mitad es mía, la otra se la regalé el día en que nos conocimos—
— ¿era una fecha especial?—
—cualquier otro día para mi hubiera sido especial, pero justamente nos conocimos un San Valentín, hace diez años… yo era un jovencito muy tímido, Hee Chul era compañero de Hyuk Jae en ese entonces, a mí me había llamado mucho la atención ese chico de cabello rubio con corte tazón, y ese catorce de febrero me le acerque y le di el regalo, balbuceaba pero con suerte me entendió… aaahhh… no sé lo que vio en mí, pero de que le gusté, le gusté.


Me embarqué en un largo relato como nunca antes, con muchos detalles, hasta el día en que Kevin fue concebido. Después se me hizo un poco difícil porque ahí comenzaba un capítulo oscuro en mi vida…

—Pero tú me diste fuerzas, cuando naciste y te pusieron en mi pecho, me llenaste de fe, de esperanza, sabía que tú eras un regalo del cielo, un pedacito del amor que tuvimos—terminé de contarle, él estaba embelesado escuchándome, le di un beso en su frente y parpadeó
—cuando sea grande, quiero ser como ustedes… quiero encontrar a alguien tan bueno como papá—me respondió, mientras tomaba las fotos de la caja—era guapo ¿verdad? Vaya, le quedabas como llaverito jaja—
—Sí, él era un poco más alto que yo pero no tanto así, ahora, toma esto—desabroché la cadena y se la puse—cuídala mucho, que ella te protegerá de todo peligro, es hora de que la tengas tu—
—wow, si appá, haré lo que tú me digas—
— ¡porque si la pierdes te desheredo!—
—yaa… no te preocupes appa, no la voy a perder—acaricio su cabello y miro al mismo tiempo sus heridas, mi pobre bebé… no lo digo por esto, su tío Hee Chul ahora sí pegará el grito en el cielo, ni qué decir de Lee Teuk, mandará a Kang In a botar de cabeza en un basurero a esos niños.

No regresé al trabajo después de esa charla, quería estar con mi hijo y el resto de la familia, como siempre vienen a visitarnos después de sus jornadas laborales, ahora veía a mi hijo con Tae Min, Jin Ki y Chan Sik jugando en la sala

—yo de ti Hae hubiera ido a demostrarle quién soy a esa bola de abusivos, hijos de su…—
—eeehh cuidado Hee Chul, los niños están aquí—Siwon contuvo su rabieta, no dejaba de morderse el dedo, realmente estaba molesto
—Algún día aprenderán a soltar peores palabrotas que las que ahora digo, en especial Kevin, con eso de que anda con unos niños más grandes…—
—pero tío Hee, Hyun Joong Jung Min Kyu Jong y Young Saeng no dicen palabrotas—protesta Kevin
—ya verás cuando crezcan—
—appá quelo pete—Minnie se acerca a nosotros
—No Tae Min, acabas de cenar y si te doy un chupete nos vas a tener locos a tu papá y a mí—
—appá…—lloriquea su hijo, haciendo el mismo puchero que Hee hace
—ya dije que no—se cruza de brazos y finge ignorarlo, Tae Min no se hace de rogar y corre donde su papá
—a mí no me vengas con tus morritos, appá tiene razón, pero puedo darte esto—saca un malvavisco con relleno de jalea y se lo da
— ¡Siwon! Me estás quitando autoridad con Tae Min, le dije que no y era mi última palabra—Hee Chul termina por enojarse con Siwon
—no es mi culpa que ponga los mismos ojos de cachorrito con puchero incluido que tú, ¡los dos me convencen cuando hacen eso! Hee mi vida deja de enojarte por todo, estás muy voluble, ¿hablamos en casa? ¿Te parece?—Siwon se acerca para abrazarlo
—sí… pero ya no le des dulces, ahora no se dormirá temprano—
—Yo me quedo con él, tú puedes ir a descansar tu bello cuerpo—
—ya ni tan bello desde que tuvimos a Min—
—no Hee Chul, eres tan hermoso como cuando te conocí—tuerzo los ojos, ese Siwon siempre ha sido un empalagoso, no sé cómo le hace para contentar a Hee Chul, a mi suele costarme una salida al spa y maratón en el centro comercial; sonrío cuando recuerdo nuestros años de adolescentes, era yo quien lo acompañaba a sus compras, luego llego Siwon a salvarme de esa tortura…
— ¿De qué te ríes?—me pregunta Hee
—De las veces en las que llegaba a casa con los pies hinchados y totalmente agotado por acompañarte de compras—
—aahh eso, la pasábamos bien, comíamos helado después o una bebida fría, no te quejes—
—claro, no eras tú el que llevaba las bolsas—me empuja y casi me caigo, comienzo a reírme mientras le devuelvo el empujón, se va contra Siwon y después se regresa a lanzarse encima de mí, me ataca con sus manos y lo detengo, ambos comenzamos a reírnos, ¡nunca me gana! Y de la nada, su cara se desfigura en una mueca y comienza a apartarse de mí
— ¿Hee? ¿Estás bien?—le pregunto preocupado, en especial cuando se frota su vientre
—Sí… de repente me dolió muy fuerte aquí…—murmura aún con el ceño fruncido
—tal vez su cicatriz de la cesárea—
—no Siwon, me dolió como cuando me golpeé una vez hace tiempo, au—
— ¿appá ta ben?—
—sí Minnie, tranquilo ve a jugar con tus primos—Hee acaricia el largo cabello de su hijo
—Si vuelve a pasar hay que llevarte al médico Hee—
—naa, Siwon no hará falta—
—oh claro que irás así no quieras, puede estar algo mal, no te voy a arriesgar porque eres terco—

—ay tu…—y así otra escena de los constantes enojos de Hee, es verdad, últimamente está muy enojón, más que de costumbre… ¿embarazado tal vez? No, cuando tuvo a Tae Min se la pasó comiendo kimbap y más bien estaba sensible, lloraba hasta por el perrito abandonado de la calle, ay Hee Chul…
Share:

6 comentarios:

  1. ah.... hae le contó su historia con hyuk a kevin y además le dio la cadenita,con eso seguro que dentro de poco la verdad empezará a conocerse ....
    que lindo....

    ResponderEliminar
  2. Ash!!!esa cadenita, ahora a esperar a que hyuk la vea <3

    ResponderEliminar
  3. Ash!!!esa cadenita, ahora a esperar a que hyuk la vea <3

    ResponderEliminar
  4. por que tan cerca y no estan juntos que vida tan cruel no puedo soportar mas ya quiero un pequeño beso por fis

    ResponderEliminar
  5. 😭😭😭😭😭no es justo tan cerca y a la vez tan lejos pero 😳😳😳hay una cadenita y pues 😊😊tu entiendes
    Super continuación ya no puedo esperar 😃😃😃

    ResponderEliminar
  6. Hay Dios me dará un paro ...ya quiero que se reconozcan ....hermoso Hae le dio su cadenita

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts