A valentine's day and my sweet boy... Capitulo 13

Continuamos caminando hasta llegar al mismo lugar que ayer, donde ya los vimos patear el balón, nos vieron y lo dejaron para reunirse con nosotros.

—Se tardaron ¿qué paso?—preguntó Ki Bum dejando el juego
—Ayudamos a un niño que no podía ver, encima Eli que no dejaba de verlo como si fuera un animal del zoológico.
—Es que nunca había visto un niño ciego antes.
—aun así se puede decir que fue un poco grosero, bueno, vamos a jugar, no perdamos tiempo—Ki Bum se lanzó a mis hombros y me empujó hacia el espacio verde.

Jugábamos entre caídas y raspones, yo por ejemplo tenía mi rodilla muy roja, no era grave y seguí pateando la pelota.

Cuando ya nos cansamos, repetimos lo de ir a comprar agua con Ki Bum.

—¡Woa! Kevin mira esto, es un helado de Phineas y Ferb, ¡también hay de Perry! —gritó Ki Bum a punto de subirse en la congeladora
—¿Eh? Vaya, ¡llevémoslos!—¡no lo podía creer!
Compramos uno que otro de cada uno, cuando salimos de la tienda, Bummie y yo le dábamos lengüetazos a los nuestros, sin poder resistirnos a llegar con los demás
—El de Perry tiene jalea verde—dijo después de darle una pequeña mordida, le iba a decirle que el mío tenía jalea naranja, pero…
—jajajaa, te volví a ganar Junnie—
—Cállate que sabes que eres un tramposo, siempre me haces perder energía en ti y luego me atacas—ambos volteamos a ver hacia atrás de donde escuchamos la discusión
—¿Hyung?—preguntó mi amigo extrañado
—¿Kiki?—
—¡no me digas así!—gritó
—ah perdón, la sorpresa de verte, ¿es tu amigo?—
—sí…—
—¡Bummie! Oye no sabes qué gusto verte para decirte que tu hermano es un perdedor—
—eehh… sí…—
—¿no me vas a decir quién es tu amiguito?—
—soy Kevin—
—un gusto, yo soy Jung Min y este que ves aquí es Hyung Jun—ese niño tenía una sonrisa muy grande y brillante, tanto que me incomodó verlo
—Podía decirle mi nombre yo solo, tonto caballo y feo—
—¡feo! ¡Mentira! ¡Mamá dice que soy guapo!—
—Pues tu mamá está ciega—
—¿ah si? Pues…—
—vámonos Kevin, Jung Min está loco y le encanta molestar a mi hermano—me susurró Ki Bum en el oído y fuimos retrocediendo hasta dejar atrás a ese Jung Min y el pobrecito hermano de Ki Bum
—¿Cuántos años tiene tu hermano?—le pregunté
—doce, me pasa por cuatro años—
—¿ya mismo entra a la secundaria?—
—sí, este es su último año conmigo en la escuela, pero no me preocupo, ninguno estaremos solos, él tiene al fastidioso de Jung Min y yo a Alexander—
—uh ya veo, corramos porque se estarán derritiendo los helados—prácticamente regresamos corriendo, para escapar de ese niño.
—¡miren eso! Woa, mamá no me lo quería comprar porque dice que tiene colorante.

Alexander casi me arrancha el helado de Phineas que le extendía.


—Las mamás dicen eso por todas las golosinas, la mía por ejemplo, no nos compraba cereal Trix porque decía que íbamos a salir volando igual que el conejo de los comerciales de la tele—comentó Ki Bum sentándose a mi lado derecho, al izquierdo, Eli devoraba su helado muy contento
—vaya que bueno que los hayan hecho, este de Perry sabe a chicle… menta… mmm no sé, pero está rico—dijo Ki Seop
—hey, ¿qué no es ese el mismo niño que ayudamos?—Eli llama mi atención con un codazo y regreso a ver, sí, es verdad son ellos
—¡Hoon Min, Soo Hyun!—les grito agitando mi mano
—¿son ellos?—pregunta Ki Bum, puedo decir que está un poco molesto
—sí—le digo tranquilamente
—hola… vaya que bien encontrarlos de nuevo—Soo Hyun se adelanta a Hoon Min—¿hay alguien más contigo? —
—sí, te los presentaré, al lado mio está Eli, del otro Ki Bum—aunque se rehusó al principio, jalé su mano y Soo Hyun pudo tocarla—por acá están Ki Seop, Alexander y Jae Seop—de igual modo casi les obligué a que saluden a Soo Hyun
—ven Hoon, no te quedes ahí parado—lo llamó Eli, un poco tímido también saludó a todos.
Les dimos helado y conversamos de videojuegos y dónde vivíamos… estaba bien, hasta que de nuevo ese par…
—¡mira Junnie! ¡Encontré a tu hermano! —
—oh rayos, pinche Jung Min—Ki Bum tenía cara de “¡trágame tierra!”
—¡Bummie!—gritamos asombrados
— ¿hola que hacen? ¿comiendo helado sin nosotros o que hacen?—preguntó con esa misma sonrisa enorme, Hyung Jun venía atrás jadeando
—ya vete, déjanos tranquilos—le espetó Ki Bum
—ay pero que malcriado ¿por qué tan frio? ¿el helado te hizo daño? —
—Jung… Jung Min… vámonos, te dije que no era buena idea… lo siento Ki Bum… él quiso venir—
—ya oíste a mi hermano, vete—pero en lugar de hacer caso, el tal Jung Min se cruzó de piernas y se sentó cerca de él.

Al contrario de lo que esperaba, se metió en el bolsillo a todos, menos a Eli y a mí, ya habíamos visto lo suficiente, era un poco… ¿cansón? Sí, pero debía reconocerle que trató muy bien a Soo Hyun, el único a quien le habló de forma suave y educada “que así fuera con todos” pensé rodando los ojos.

También reanudamos nuestra cháchara de videojuegos, y nos retó a un partido de tenis virtual o Minecraft, a lo cual no pude decir que no, porque de hecho me encantaba jugar.

Cuando Jung Min vio el balón, se puso como loco a saltar y se lo quitó a Ki Seop y comenzó a hacer malabares con los pies. Todos lo seguimos bastante entusiasmados, incluso el hermano de Ki Bum, quien no resultó del todo torpe como dijo Jung Min, al contrario, jugaba casi tan bien como nosotros.

Un poco antes de que el sol se escondiera, debía patear la pelota hacia Hyung Jun, pero le di muy fuerte.

—¡wow! Kevin no era para tanto.
—¡mira eso! Ni que Super Campeones—comentaron Jung Min y Eli… ya me estaba resignando a tener que ir a verla yo solo pero…
—¡aaaaauuuuu! ¡buaaaaaaaaaa!—
—¡aahh! ¡Kevin! ¡golpeaste a una niña!—gritó Alexander, vi a la niña sentada en el suelo acurrucada, corrí para ver dónde la golpee, oí los pasos de mis amigos detrás hasta llegar a ella
—perdóname… lo siento mucho no te vi…—quité sus pequeñas manos y vi el enorme chichón en la frente, lo froté y soplé, gracias al cielo Jun tenía caramelos y se los dimos
—gachias… eshtan licos—
—de nada pequeñita, ¿te sientes bien?—le preguntó poniendo carita de bebé Hyung Jun
—shi, gachias ota vez, voy con mi hemano—se levantó y me dio un beso en la mejilla, haciendo que me sonroje las orejas y el cuello
—ay Kevin, yo que tu me dedico a pegar niñas sin querer queriendo y luego ir a consolarlas—
—Jung Min, Kevin solo tiene… ¿cuántos años?—
—nueve…—balbuceé
—¿ya ves? Está muy chico para pensar en niñas, ni tú piensas en niñas—
—no, con ellas no se puede jugar ¡a esto!—y arrojó a Hyung Jun al suelo y comenzó a hacerle cosquillas, comenzaron a jalonear y a lanzarse al suelo mutuamente, riéndose y gritando
—ya deja a mi hermano, le vas a dejar un moretón como la otra vez—ambos se separaron jadeando y riendo.

Después de esa demostración de cariño tan efusiva, cada uno comenzamos a irnos a casa, Eli y yo nos volteamos pero detrás de nosotros escuchamos voces que no eran de nuestros amigos.

—… él fue, él me regaló los caramelosh—ambos volteamos, creí que era solo la pequeña, peor detrás de ella venían 3 niños más, casi de la altura de Jung Min
—¿Por qué la golpeaste?—preguntó uno muy rubio como ella, acercándose a mi con toda la intención  de pelear
—Yo no lo hice a propósito, jugaba con mis amigos, pateé muy fuerte la pelota y le llegó a ella, de no ser porque gritó, yo no sabría que estaba allí—le contesté reuniendo el valor que tenía
—no me importa, esto lo vas a pagar—
—¿Te crees muy valiente por ser tantos?—le retó Eli
—de algo sirven los amigos ¿no?—
—¿ah sí? Entonces creo que seríamos de mucha ayuda—miré casi con alivio a Jung Min y a todos a sus espaldas, mirándolos seriamente—él no está solo, lo que dice es verdad, no fue con intención—
—¿y a ti quién te llamo?—
—¿a mi? Tú, tú me llamaste, deja en paz a Kevin, porque los amigos de  mis amigos son los míos también—
—te salvas por esta vez, al igual que todos ustedes, chinos come insectos—y no fue más, todos nos lanzamos a golpearlos, apenas vi cómo Jun se quedaba con la niña, mientras que todos repartíamos golpes y también recibimos, de paso también les dijimos unas cuántas verdades sobre ellos.

No sé cuánto paso en medio de todo eso, solo me detuve cuando sentí unas manos grandes tirar de mi hacia atrás y todo se despejo.

—ahí nos tienes, ¡después de todo los insectos por lo menos alimentan, a diferencia de ustedes que solo comen grasa!—
—¡Jung Min! Ya déjalo—supuse que el hombre que lo tenía debía ser su padre
—¿y tú?—me preguntó quién me sostenía, resultó que era mi tío Lee Teuk
—aaamm… yooo…—
—sacaste el mismo genio de mecha corta de tu padre, anda, ven Eli tú también—
—¿y por qué se pelearon?—preguntó una señora, y todos comenzamos a hablar como locos, echando la culpa de unos a otros, hasta que nos pusieron orden y se lo preguntaron al más tranquilo de todos: Hyung Jun
—jugamos un partido, Kevin pateó la pelota, le pegó a la niña, después quisimos ir a casa y apareció con estos niños, retaron a Kevin, lo defendimos y nos dijeron algo muy feo—
—¿qué fue lo que les dijeron?—preguntó mi tío
—chinos come insectos—repitió Jung Min intentando salir del fuerte agarre de su padre, todos los adultos hicieron “ah” ofendidos
—no se volverá a repetir señores, lo lamento mucho—la madre del niño rubio jaló su oreja y así se lo llevó calle abajo con su hija en la otra mano
—pero qué les enseñan a los niños hoy en día, que horror, somos coreanos además, ni siendo chinos, deberían aprender a respetar—tío Lee Teuk sacudió la cabeza muy decepcionado
—está bien, llevemos a nuestros niños a casa por ahora—todos se dispersaron, mi tío nos llevó a casa a cada uno.
En casa, appá casi se me lanza encima
—¡Kevin! Dios, ¿pero qué tienes ahí?—gritó girando mi cara para ver los nudillos marcados que me dejaron
—unos niños los provocaron a Kev y sus amigos, fue algo que nos ofende a todos, no me hagas repetirlo—
—Hee Chul me matará por esto si te ve, anda con la abuela, está en la cocina—
—sí appá—muy cansado, arrastré los pies hasta allá. Ella también se sorprendió de verme golpeado y sudoroso, me llevó a bañarme y me puso ungüentos donde tenía golpes.

Ni siquiera cené de lo cansado que estaba, solo les dí un beso a todos abajo y subí a mi cama, durmiéndome con rapidez.

(Lee Teuk POV)

—es que no puede ser así… ¿cómo se le ocurrió enfrentarse a esos niños incluso más grandes que él? —pregunta mi hermano por décima vez
—ya te lo dije, Kevin y los demás solo se defendían… vaya que es hijo de Hyuk Jae, igualitos, me alegra que tenga su carácter fuerte—
—Teuk… eso con el tiempo será un problema… no quiero que mi hijo se convierta en un delincuente—
—a ver Hae no exageres, Hyuk no lo era, Kevin tampoco lo será—rebatí cruzándome de brazos
—pero mira donde estamos, es Estados Unidos, aquí puede pasar de todo…—
—pero a Kevin no, nos hemos encargado de cuidarlo y criarlo bien… hermano por favor, últimamente estás muy histérico con respecto al niño, deja que se desenvuelva por sí solo, no siempre te va a tener a ti o a nosotros, esto nos demuestra que de a poco, Kevin podrá defenderse solo—y era cierto, entonces recordé que mis hijos tenían más vida social que mi sobrino… y mi Jin Ki… otro más que se enfadaba con facilidad
—ayer llego tarde, hoy lo golpean, ¿qué será mañana?—se quejó mi hermano, pasando una mano por su cara
—no importa lo que pase mañana, lo que importa es ver cómo lo enfrentas, eso es todo—
—¿por qué nadie me entiende? Creo que es porque ustedes tienen niños pequeños y además tienen a sus padres, en cambio Kevin…—
—Kevin nos tiene a todos nosotros, tomamos el lugar de Hyuk Jae desde antes que naciera, precisamente para eso, para que nunca sienta que le falta un padre, y jamás se ha quejado—lo interrumpí, suspirando al ver que Dong Hae, nunca superó la muerte de Hyuk Jae.

Después de terminar la plática, me regresé a casa, en el camino, pensaba en cómo hubiera sido si mi mapache no estuviera… sin duda y conociéndome a mí mismo, haría lo imposible por ser fuerte y pensar en mis hijos, Jin y Channie me necesitarían más que nunca, no podría ser egoísta y sumirme en el dolor, ellos también se sentirían afligidos y tristes.

Cuando llego, un par de bracitos rodean mis piernas y grita ¡appá!

—hola Channie, ¿cómo están mis bebés?—
—appá—Jin Ki se levanta de la mesa y también viene a saludarme—bien, papá nos compró zapatos nuevos—dice mientras va corriendo a su habitación y saca una caja de zapatos, vaya, tenía que ser Kang In quien los compre, son del Capitán América
—qué bonitos Jin, ¿y los tuyos Chan Sik?—
—Aquí—veo a mi mapache de pie en el umbral de la cocina, tomo a Channie en brazos y camino hasta él, y nos rodea a ambos en un abrazo—te tardaste angelito, ¿qué sucedió?—
—Kevin se peleó con unos niños del vecindario, lo llevé de vuelta a casa y hablé con mi hermano, se le hace difícil entender que Kevin está creciendo, ha salido dos días y mira lo que ha pasado, tal vez es mucho para él—
—tal vez, pero que nunca se le olvide que no está solo, si algo pasa, que nos llame, sabía que Kevin sacaría ese lado de la familia, es muy rudo como sus tíos—
—vaya que lo fue, ese niño tenía sangre en la nariz y estaba golpeado, en cambio Kevin solo tuvo un puñete en la mejilla—
—entonces, estamos seguros de que estará bien con lo que sea ¿y sus amigos?—
—ellos también se metieron, ¿y a que no adivinas? no sé si te acuerdes de los Park que viven abajo cerca de la calle principal—
—ah si—
—el hijo que tienen, ¡qué niño! De no ser porque lo alejaron del niño al que estaba agrediendo, eso hubiera terminado peor, ni cuando su papá lo cogió se estuvo quieto, y los demás ni se diga, eran los cuatro niños que empezaron y ellos eran un montón, no era justo pero se defendieron por algo muy ofensivo para ellos: chinos come insectos—
—¡qué! Rayos, con razón se molestaron tanto—
—la cosa no terminó allí, porque después el niño de los Park les gritó que por lo menos los insectos alimentan y que ellos solo comen grasa—
—ni nosotros peleamos de ese modo en la escuela, vaya, qué cosas ¿eh? lo que no vivimos nosotros, los niños lo hacen, ahí está Jin Ki, le pegó a ese niño por quitarle el juguete a su hermano—sonreímos al recordar cómo defendió a su hermanito
—¿y me ibas a mostrar los zapatos de Channie?—
—ah si, mira—rodé los ojos, eran de Pororó, el personaje favorito de nuestro hijo
—otra vez comprando en internet, Kang In ya te he dicho que no te fíes de esos sitios que encuentras, no quiero otra estafa como la del trajecito de Jin Ki—
—esta vez ya no, es seguro y todo, primero envían el producto y luego pagas, claro que te piden alguna información para localizarte—
—¿lo ves? ¿y si te engañan y son estafadores y lo que quieren es robar a la gente en sus casa?—
—ay por favor Teukkie, no seas paranoico, luego a tu hermano le dices así—
—papi quelo mis shapatos—Chan Sik detiene nuestra discusión sobre compras en internet
—¿lo ves? A él le gustan—
—no tienen remedio—mejor me voy a la sala a jugar con mi Jin Ki.

(Eun Hyuk POV)

Lunes llegó como cualquier otro, qué pereza levantarse… pero no es posible seguir durmiendo con un pequeño que intenta arrancarte los párpados.

—tío Euuunn, despierta, llegaremos tarde—
—mmmm ya voy… (bostezo) ¿Qué hora es?—
—no sé, pero mamá dice que ya es hora de que bajes a desayunar y podamos irnos juntos a la escuela—abro los ojos lentamente, lo veo a él ya vestido y peinado. Me levanto de la cama y bajo con él a desayunar
—apresúrate Eun, no puedo creer que seas tú al que tenga que decirle eso ¿te desvelaste?—mi hermana me regaña desde el otro lado de la mesa
—sí, estaba haciendo el cronograma del mes… además, se acercan las pruebas, revisé la materia—le respondo un tanto molesto, ya soy un hombre, ¿y me sigue preguntando cosas como esas?.
Dejando de lado el mal genio, subo otra vez para cambiarme, arreglar un poco el cabello y salir con Jong Hyun al garaje a sacar mi auto
—tío, ¿serán fáciles las pruebas?—me pregunta mientras doy retro para salir
—si estudias, sí, sino, no—
—uh, eso me dice mamá… ¿tío? —
—¿sí?—
—¿dónde está mi papá?—casi suelto el freno cuando me preguntó eso…
—eehh… no sé Hyunnie, él simplemente tomó sus cosas un día y se fue—
—¿no me quiere? ¿por eso se fue?—sus ojitos amenazaron con llorar
—no, esa no es la razón, tu papá supo algo de mi, me llevaron lejos unos hombres malos, fui secuestrado, y solo por eso, se fue, es mi culpa lo sé y yo…—
—no, si él se fue, ¿tú te quedarás conmigo siempre no?—puso su manita en mi regazo y me miró esperanzado, detuve el auto un momento y lo abracé muy fuerte
—sí, siempre estaré contigo, lo prometo—y recé para que a mi sobrino le pudiera cumplir y no como a mi pececito… le fallé…

Dejé a un lado esos pensamientos me concentro en mis estudiantes; en especial cuando llego a mi salón, donde después de saludar y comenzar la clase, me fijo en Kevin, no sé por qué, pero no puedo dejar de estar pendiente de él… noto algo oscuro en un lado de su rostro, dejando el trabajo para todos, camino hacia él y Eli.

—hola Kevin—
—profesor ¿dígame para qué soy bueno?—me pregunta de inmediato
—oh no es un favor, solo quería saber qué te pasó en la mejilla—le pregunto poniendo una mano en su cuello
—¿ah esto? Verá yo…—
—Kevin pateó unos cuantos traseros gringos—me contesta Eli casi montándose en la mesa—si lo hubiera visto, ¡fue genial!—
—se nota que participaste, mira esa ceja—él también tenía signos de agresión.

Me contaron lo que sucedió el día anterior, no sé por qué, pero el escuchar que lo golpearon me da… no definitivamente no sé, me da cosas… como si a Jong Hyun le hubieran hecho eso y no a Kevin, quien solo es un estudiante.

¿Era normal preocuparse de ese modo? Tal vez sí, tal vez no… ¿y si hablara con su appá…? No, ¿para qué además? Me creería loco y lo cambiaría de escuela…

—hey tierra llamando a Eun Hyuk, ¿qué te sucede? Estás muy distraído—Kyu agita mi brazo, impidiendo que me golpeara la cabeza con el marco de la puerta
—lo siento Kyu Hyun, pero… ¿es normal preocuparse mucho por un niño? —
—¿qué? Bueno… no que yo sepa, a no ser que… no me tomes a mal, pero a no ser que…—no termina la frase y no hace falta, porque sí le entendí
—no seas idiota, no soy un pedófilo—le replico molesto
—tu preguntaste, yo solo me limito a contestar, ¿es Kevin no?—
—sí, se peleó con unos niños ayer y está golpeado la cara, y sentí como si a Jong Hyun le hubiera pasado eso… ay me estoy volviendo loco… es una sandez por completo—me froto las manos en la cara muy confundido
—no del todo… ¿y que tal si no es Kevin? ¿Conoces a su appá?—
—sí, conozco a casi todos los padres, de hecho, el señor Woo Dong Hae viene a preguntar por él cada viernes—
—entonces tal vez te gusta su appá—concluye encogiéndose de hombros como si fuera obvio
—ah no, eso si que no, es decir, ¡no! Aquí no ven con buenos ojos el hecho de que un profesor se relacione de esa forma con un padre de familia—
—¿y qué mas da? Ya hombre, deberías seguir tus propios consejos, tu haciéndole de cupido entre Sung Min y yo y nada de eso haces tú, vaya amigo que eres—me da un empujón a modo de juego
—es diferente… hay que ver muchas cosas, Sung Min no tiene hijos, no hables más—le pego en la mano
—y si los tuviera… oh no…—pone una cara de asustado
—¿no lo hubieras aceptado?—
—no, tendría competencia, tendría que compartirlo… no, mejor que no los tenga, de ese modo solo lo tengo para mí—se cruza de brazos, casi satisfecho de que no haya un niño de por medio, me rio de él
—¿lo ves? Me alegra que lo ames así pero… ¿y si ustedes tuvieran un hijo?—se puso blanco como el papel y seguí riéndome
—nn… no creo que esté listo para eso… aún necesitamos tiempo… y bueno yo…—
—ah vamos Kyu Hyun, eres un profesor, se supone que te gustan los niños—
—sí pero a esos los veo unas horas, en cambio un hijo, debes ver por él todos los días de tu vida, es algo que me quedaría grande… aún debo ser mejor en algunos aspectos, no me siento listo—eso lo dice bastante serio, y lo entiendo, es verdad que cuando no es tuyo no hay problema, pero no debo ir tan lejos para entender, solo debo mirar a Jong Hyun, cuando su padre lo abandonó, tuve que cubrir ese lugar aunque al principio me costara… fue un cambio bastante drástico para mí y para mi sobrino, pero lo logramos.

A la hora de salida como siempre, todos los niños salen corriendo a sus transportes o a los brazos de sus padres… y hablando de padres, allí viene el appá de Kevin.

—buenas tardes profesor—me saluda un poco serio
—buenas tardes señor Woo, ¿en qué le puedo ayudar?—lo guío hasta una de las bancas del pasillo para conversar
—no sé si mi hijo le contó lo de ayer—
—sí, de hecho se lo pregunté porque vi la marca en su mejilla, según ellos, patearon traseros—
—bueno el que lo haya hecho me preocupa—su reacción me sorprende un poco, sé que tampoco es para ponerse contento, pero su expresión es… —me preocupa que se vuelva un niño agresivo y que cause problemas, yo no quiero eso…—
—descuide, Kevin es un buen niño, no lo creo—traté de apaciguarlo
—es que usted no me está entendiendo—me contradice molesto
—bueno no se da a entender entonces—me mira como si la respuesta estuviera frente a mi
—le diré algo, es muy personal—
—adelante, mis labios están sellados—. Como si se tratara de un viejo amigo, comenzó a contarme sobre el padre de Kevin… me quedé un poco sorprendido, quien quiera que haya sido el hombre, cambió la vida de él.

También mencionó que el chico había sido de carácter fuerte y que lo de ayer, le demostró que heredó esa misma cualidad sin haberlo conocido siquiera. De algún modo, su historia me recordó a mí mismo cuando era joven.

—por eso me gustaría pedirle que lo mire de cerca, no lo quiero en problemas—concluye mirándose las manos—no puedo molestar a sus tíos, ellos también tienen sus problemas y sus hijos—
—lo sé, y no se preocupe por Kevin, estaré vigilando—un impulso de poner mi mano en la suya me invadió, pero lo retuve, no sé si me recibiría de buen modo.

(Dong Hae POV)

Regreso a casa pensando en el profesor… su rostro… siento que lo he visto antes…

—¿qué te pasa Hae?—me pregunta Hee Chul a mi lado, estábamos sentados en la sala de mi casa
—es que siento que conozco al profesor de Kevin de algún lado—
—¿de la universidad tal vez?—
—no… se siente… diferente—
—podrías preguntarle—
—¿y qué le digo? ¿de casualidad tuvo por compañero a un tal Woo Dong Hae?—
—pues claro, no se pierde nada—
—no, pero me da vergüenza ¿Qué tal si piensa otra cosa?—
—sabes que los hombres siempre se van por otro lado, pero debes dejarle claro que no es así eso es todo—dice mientras se sigue poniendo esmalte transparente en las uñas, pongo los ojos en blanco, loco del cuerno
—eso lo dices porque antes de Siwon, te levantabas a cualquiera, en cambio yo no, no he cambiado en ese aspecto—
—se nota, sigues siendo ese mismo chico tímido, ay por todos los cielos Hae, el profesor no te va a matar si se lo preguntas, además, ¿qué tendría de malo si se interesa en tí? De antemano, sabe que tienes a Kevin—
—de que sabe, sabe, pero no lo creo, aún me quiero concentrar solo en mi hijo, ya veré después—
—ese después a veces es un nunca, tampoco quiero verte solo por el resto de tu existencia, vamos, no creo que a Hyukkie le moleste si encuentras el amor de nuevo—
—es que no hay dos veces lo mismo Hee, nunca será lo mismo que tuve con él… cuánta falta me hace hasta ahora—suspiro pensando en él
—pobrecita alma de Dios, el pobre de seguro se está gastando de tanto que le piensas—lo empujo en el sofá mientras se rie
—tonto, los espíritus no se gastan—
—¿cómo sabes? ¿se los has preguntado?—
—no, y tu tampoco—
—no pero ya en serio, piensa en ti un poco, trata de que no te afecte tanto…—
—appá ya terminé mi tarea, ¿puedo ir a ver a Eli? —Kevin baja corriendo las escaleras
—sí, pero no te metas en problemas otra vez—
—no si no aparecen de nuevo a molestarme—
—si aparecen, demuéstrales la cantidad de energía que tienen los insectos que supuestamente comemos—Hee Chul le anima palmeando su espalda
—sí tío—ambos se sonríen y sale corriendo por la puerta
—no alimentes su lado Lee, no quiero otro que le guste los puños y los golpes—le recrimino a Hee Chul cuando Kevin se va
—en este mundo, los niños blandos son pisoteados, ¿quieres eso para Kevin? Yo no, mi sobrino debe ser un jovencito que se respete, uno que sea rudo a la hora de enfrentarse a la vida—
—tranquilo guerrero de la vida, mejor veamos el álbum de fotos de Kevin—nos guiñamos el ojo traviesamente.

Nadie sabe que tenemos un álbum donde hay fotos de mi hijo cuando era bebe desnudo, ¡era tan lindo! Y cada vez que lo veíamos, Hee Chul y yo sentíamos como si tuviéramos 17 otra vez, recordando los juguetones baños que le dábamos juntos, las caras locas que Hee Chul hacía con Kev en sus brazos a la cámara.

Hoy en día resultaría vergonzoso para mi hijo verlas, y peor dejar que la familia lo sepa, por eso lo tenemos en secreto, al igual que la caja y las fundas con los recuerdos de Hyuk Jae y yo…

—mira esta Hae, ¿te acuerdas? Siwon, Hyuk tú y yo en el parque de atracciones, ambos salieron más que mareados y nosotros riéndonos como locos en medio de la feria—me muestra una foto del álbum con nuestras fotos de cuando éramos jóvenes
—claro que me acuerdo, amé la montaña rusa—
—¡mira esto! Wow yo pensé que no había foto de esto—me muestra una donde Hyuk Jae y Siwon participaron en un concurso de camisetas mojadas en un festival, me sonrojé al recordar lo que pasó después de llegar a casa…
—aahhh, tantas cosas que han pasado… oh, esta es de cuando tuve a Tae Min—
—te saltaste tus fotos de la boda—
—ay ni me lo recuerdes, Siwon terminó borracho y cantando—rueda los ojos mientras yo me rio
—a pesar de que estuvo hecho funda cantó muy bien y fue dedicado a su “hermoso y caliente Hee Chul” —
—¡yah!—
—“sexy, apasionado, cariñoso…”—no termino de decirlo porque me da un ataque de risa al recordar los halagos que dijo en el micrófono, incluso que era excelente practicando el “Kama Sutra”.

Cerramos el álbum porque Hee Chul se enojó, pero claro que conmigo no se puede enojar por mucho tiempo, al rato lo tenía encima jugando como niños.

Después propuso ver una película, pero no le presté mucha atención, porque mis pensamientos volaban al profesor Lee… ¡no podía ser! ¿qué pensaría Hyukkie? Aunque… tal vez Hee tenga razón ¿y si me arriesgo a empezar de nuevo? Pero… todo debía ser a su tiempo, porque me iba costar un poco no pensarle tanto.


Share:

1 comentario:

  1. Garcias por actualizar!! Me encanta rste fic. Lo estuve eaperando com ansias. Y siempre que leo quierk saber mas. Ya por fin se estan conociendo de nuevo y hyuk siente su lado paterno. Me encanta <3

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts