A valentine's day and my sweet boy... Capitulo 12

(Kevin POV)

Al abrir mis ojos, veo que otra vez regreso a la realidad… me levanto perezosamente mientras vuelvo a la rutina.

Ya en el autobús, me siento a la espera de Eli; que en cuestión de minutos ya subía, buscándome, en cuanto me asomé se le iluminó la cara y me sonrió.

—Hola, ¿no te dijeron nada en casa?
—No, se lo conté a mi abuela, y me guardó el secreto
—Uh, bueno, mi madre me dio un buen regañón, me dijo que no debía meter en problemas a mis compañeros si no quería terminar como una ficha
—no te preocupes, fue genial
—creo que tienes razón, oye por cierto, ¿podríamos salir al parque hoy?
— ¿Al que está calle abajo?
— Sí, no es tan lejos y siempre hay gente.
—sí, déjame preguntar en casa.
—igual yo—le sonreí y seguimos conversando de lo que posiblemente haríamos si nos dejaran salir.

Todo iba bien, hasta el recreo, cuando el profesor Lee me llamó.

—Hola Kevin
—Buenos días profesor
—Oye, quiero hablar contigo sobre lo de ayer
—por favor, no le eche la culpa a Eli, yo se lo pedí y pues…
—no tienes que explicarme nada, el profesor Williams siempre es así, ¿es su primer años con él no?
—Sí
—Exacto, entonces acostúmbrense un poco al maltrato, pero no se despisten, es emocionante conocer a alguien con tu misma nacionalidad y que quieras saber, busca el momento apropiado ¿sí? Solo eso quería decirte, ahora ve allá y júntate con Eli, no era bueno que pases el recreo solo.
—Bien, gracias profesor—me palmeó la espalda y me fui corriendo con Eli
— ¿Qué te dijo?—me preguntó un tanto asustado
— Que no lo haga otra vez, que buscara otro momento para conversar.
—Ah entonces que tal cuando nos saquen de nuevo.
— No tanto así, no quiero que appá se decepcione.
—Te entiendo, vámonos a comer—lo seguí entusiasmado, en serio contento de que esté conmigo.

Esta vez ya nos portamos bien en clase, me disculpé con el profesor y dijo que para la siguiente, pediría el cambio de asientos, lo cual ninguno de los dos quería. De algún modo nos hicimos inseparables en cuestión de dos días, me hacía sentir bien estar a su lado, además, estaba seguro que era mi último año solo.

De nuevo llegó la tarde y como siempre, hora de volver a casa. Donde por obra y gracia de la providencia, mi tío Hee Chul estaba allí con su esposo y mi primo.

— ¡KEVIN!—gritó corriendo a abrazarme, ni siquiera me dejó quitarme la mochila, era delgado sí, pero eso no le quitaba las fuerzas
—ho… la… ttt… tío—no me dejaba respirar
—ya suéltalo Hee, lo ahogas—dijo suavemente tío Siwon a sus espaldas
—no puedo evitarlo, hace días que no lo veo—se quejó haciendo pucheros
—Ya en serio Hee Chul se está poniendo azul—mi tío se alejó de apoco de mí, no sé por qué cada vez que me veía, sus ojos me miraban de forma especial, una que solo compartía con Tae Min y conmigo
—estas muy guapo en uniforme, ay cuánto lamento haberme perdido tu primer día de clases—
—no fue nada tío—ahora sí me quité la mochila y Tae se sentó en mis piernas cuando yo lo hice en el sofá
—En fin, hemos venido a almorzar, extraño la comida de casa hecha por una mamá—le guiñó el ojo a mi abuela
—Cuando quieran, aquí estoy—dijo ella y se metió de nuevo a la cocina
—es bueno verte Kevin ¿cómo te va? —me preguntó tío Siwon
—Bien—
—Alguien me contó que tienes un amigo…—cantó tío Hee Chul
—em… pues… sí—
—ah que bien, ya era hora, ¿dime es guapo? ¿Es rubio?—
— ¡Nooo… es surcoreano como nosotros…—rayos! ¿Por qué habla de ese modo si ya tiene esposo y un hijo?
—aaahhhh ¿y ya te invitó a salir?
—Hee Chul por favor, son solo niños—mi tío rodó los ojos, al igual que yo
—si estás contento con salir al parque, si, lo hizo—y así como se ve en los animes—chibi cuando están felices, mi tío Hee Chul hizo un baile muy gracioso
—pues anda, mira todo el polvo que traes encima de tanto pasar solo estudiando, la vida es más que eso Kev, disfrútala—de lo que estaba refunfuñando, de repente me detuve por lo que dijo
— ¿eh? Hee Chul, ¿de casualidad fumaste el orégano de la cocina?—hasta tío Siwon estaba sorprendido
—No amor, para nada, solo es que yo digiero el hecho de que Kevin crece, ya es hora de que Hae le corte el cordón umbilical—me quedé completamente extrañado ¿qué significaba eso? ¿Qué me corte el codón de qué?
—eso es cosa de ellos Hee, Tae Min algún día también va a crecer ¿dirás lo mismo entonces?—
—tal vez, solo tendrías que recordármelo—se abrazaron y tío Siwon le dio un beso en la cabeza, Tae Min comenzó a removerse en mis piernas, balbuceando cosas que no le entendía del todo
— ¿Qué pasa bebé, también quieres un beso de papá?—
—Shi—se bajó  miré divertido cómo mi primo se subió al regazo de su papá y le plantó un sonoro beso en la frente
—Ya está, pequeño celoso, eres igualito a tu appá ¿no?—ah… cómo me encantaban estos momentos en los que pasaba con ellos, mi familia era muy peculiar.


Cuando todos ya estábamos en la mesa, tío Hee Chul le hizo señas a appá

— ¿Qué pasa Hee?—le contestó
—Kevin tiene algo que decirte—
— ¿ah sí? ¿Qué podrá ser?—ahora appá me miraba
—eemm… es que… Eli me invitó al parque—le contesté un poco avergonzado
— ¿eso es todo? Hijo no me mires así, por supuesto que puedes ir, creo que los fines de semana no son suficientes para un niño, ahora tienes un amigo, sal y diviértete—
— ¿hablas en serio? —
—Sí, por supuesto que lo hago—
— ¡gracias appá!—
—es viernes, termina de comer y puedes alistarte para ir—dicho y hecho, corrí a dejar los platos en la cocina y luego fui a mi habitación a recoger mi gorra.

Salí y fui caminando hasta su casa, era calle arriba y no había modo de perderme. Lo encontré afuera, como si me estuviera esperando

—Creí que no te habían dejado salir, vaya será genial—me sonrió, yo también le sonreí
—sí, vámonos al parque—juntos caminamos de regreso.

Encontramos un espacio para jugar, puse la pelota en el césped y comenzamos a corretearla, era muy divertido quitárnosla, resbalamos, nos caímos, incluso me lastimé la rodilla y él un codo. Estábamos tendidos en el suelo cuando unos niños vinieron, rápidamente nos sentamos

—Hola—saludó uno de ellos— ¿creen que podamos jugar?—
—si… soy Kevin—respondí un poco nervioso
—Y yo Eli—
—yo soy Ki Seop, ellos son mis amigos, Jae Seop, Ki Bum y Alexander—dijo señalando a cada uno
—Mucho gusto ¿jugamos?—pregunté alzando el balón en mi mano
—Sí—otra vez nos levantamos y a patear el balón se ha dicho. Todos éramos un buen equipo, a pesar de que estábamos en desventaja, tres contra cuatro no era del todo justo aun así anotamos goles, un empate de 3 a 3
—vaya, no pensé que los encontraríamos, yo juego en la portería—dijo Jae Seop
—Yo soy mediocampista—expresó Ki Bum, un niño que por cierto no dejaba de mirarme
—Delantero—dijo Eli
—Defensa—comenté yo
—Ki Seop y yo somos lo mismo—al fin decía algo Alexander
—vaya, todo un equipo, es una pena no estar en la misma escuela—murmuró Ki Bum
—es verdad, vamos a la St Isidore—le aseguré
—Nosotros también, nunca te hemos visto—dijo Jae Seop
—Si llegaron este año, no, porque aún no empieza la temporada de futbol—
—Ah sí, debe ser por eso, que bien, ¡seremos equipo!—golpeó mi hombro, entusiasmado
—nosotros vamos a Ramon Valley, con razón, pero que bueno que hayan venido aquí, uf, que cansancio ¿vamos por unas bebidas?—propuso Ki Bum
—sí, ten, a ver pongan lo que tengan—appá me había dos dólares por si acaso, pero puse solo uno, los demás igual.

Ambos nos levantamos para ir a la tienda cercana, en el camino me iba contando que él también vino aquí por el trabajo de su padre, tenía a su mamá y un hermano mayor llamado Hyung Jun, con quien se llevaba muy bien. Le gustaba Estados Unidos por el sol del verano, pero también echaba de menos Corea del Sur.

Compramos unas botellas de agua con gas, era mi favorita y Ki Bum me dijo que todas las escogiera igual porque a él y sus amigos les gustaba también. Regresamos, todos estaban tendidos en el suelo, a cada uno le fui dando su botella y nos la tomamos con ganas

—Buena idea, vaya que rico, nada como un agua fría y con gas—dijo Alexander después de darle un buen trago a la suya
—sí, oye Kev ¿no crees que es hora de volver?—
— ¿qué hora es?—
—las seis y… ¿quince?—jalé la muñeca de Eli, y casi me caigo al ver que era cierto
—Lo siento chicos, pero en serio ya nos tenemos que ir, nos esperan en casa—
—que mal, ¿podemos vernos mañana aquí mismo?—
—sí Ki Seop, solamente debemos preguntar—le respondí sonriendo
—Bien, adiós entonces—sacudimos las manos y Eli y yo nos fuimos, rumbo a casa
—Fue genial conocerlos ¿no?—le pregunté
—sí, aunque no sé si me guste compartir—
—vamos Eli, no siempre íbamos a ser solo los dos, además, ellos también juegan futbol, viven cerca… es genial—
—Eso creo—la verdad no lo vi muy convencido, ¿qué le pasará?

Ya estábamos a medio camino, cuando un auto se detuvo a nuestro lado, estuve a punto de empujar a Eli de vuelta al parque y correr lo más lejos que podíamos, pero antes de que hiciera eso, la ventana del conductor se bajó, suspiré aliviado de ver que solo era mi tío Siwon

—Hola niños, ¿listos para volver a casa?—asentimos, nos abrió la puerta de atrás y subimos
—tranquilos, no están en problemas, solo no regresaban rápido ¿qué hicieron? —
—jugamos futbol con unos niños, fue genial—
—Me alegra que se diviertan, Eli, estás invitado a cenar—mi amigo me miró como si le hubiera dicho que navidad era hoy.

Llegamos a casa, tío Hee estaba afuera, me recibió muy contento y nos rodeó a ambos con sus brazos los hombros

—Niños traviesos, mírense cómo están de sucios y rojos, no importa, le pedí a tu madre que te trajera ropa, ambos vayan a darse un baño y les tendremos lista la cena—nos animó con su enorme sonrisa, esa que mi tío Siwon siempre decía que lo había enamorado… y el encanto acaba de romperse cuando veo a mi appá con cara de haber comido un limón gigante.

— ¿Puedo saber dónde estabas?—me dio miedo responder…—dime
—Eli adelántate a la ducha—vi de reojo a tío Hee Chul empujar a Eli hacia las escaleras—Hae, déjalo tranquilo, sólo es un niño que salió a jugar solo con sus amigos por primera vez en su vida ¿vas a perder la cabeza solo por eso?—tío Hee Chul se puso entre los dos
—No, pero no creí que se tardaría tanto
—solo jugamos y compartimos agua, eso fue todo appá, no tienes que preocuparte—
— ¿ya ves? Déjalo ir a bañarse, huele mal además—me guiñó un ojo por encima de su hombro, me sentí aliviado de que él siempre estuviera para calmar a mi appá… la verdad no entendía por qué se puso así… yo solo… yo solo soy un niño como dijo mi tío…

Subí a mi habitación a quitarme la ropa sucia y con paso lento fui al baño, parecía un sauna, mi risa terminó con el canto de Eli para la bañera

—jaja, tranquilo, me gusta cómo cantas—le dije para que se le quitara la expresión de vergüenza que tenía
—oh… gracias… ven, no sabía lo divertido que era estar en una bañera, mamá nunca me deja llenarla en casa—
—aquí lo hacemos dos veces al mes, se gasta mucha agua—él estaba con sus calzoncillos al igual que yo, me metí al agua con él
—oye no sabía que tu appá tenía ese genio—
—no le hagas caso… él solo estaba un poco preocupado—
—mamá ni papá me solían decir nada allá, también tenía mis amigos, incluso me quedaba a dormir en sus casas, era genial—
— ¿ah sí? Bueno, esta sería la primera vez que llego tarde a casa, y no sé si me deja ir mañana, diles que no pude ir porque comí algo que me sentó mal—
—no lo creo, tus tíos son agradables, te dejarán ir—
—ajá, tío Hee Chul me quiere tanto como a Tae Min, es mi primo—
—Ah ya veo, por cierto creo que deberíamos apurar el baño, el agua puede enfriarse—asentí y después de jabonarnos y ponernos champú en la cabeza, jugamos un rato más.

Salimos a vestirnos en mi habitación, su ropa estaba cuidadosamente doblada sobre mi cama, sonreí, de seguro fue mi tío Hee, él siempre se encargaba de mantener su casa y la mía siempre en orden y le encantaba arreglar mi habitación conmigo.

Nos vestimos y bajamos a comer, en la mesa de mi casa siempre había querido ver algo como lo que estaba pasando: todos, incluso appá, conversaba con Eli, él estaba muy charlón, les contestaba sus preguntas, incluso bromeaba con ellos, y para finalizar llegaron mis tíos Lee Teuk y Kang In, ellos también se veían  felices con Eli en la mesa. Casi tanto como yo.

Cuando terminamos, ellos mismo se ofrecieron a llevar a mi amigo a casa, después su madre nos llamó a agradecer por todo.

—Después de todo, he de admitir que Eli es un niño agradable—comentó appá después de colgar el teléfono
—te lo dije Hae, Kev necesitaba amigos, los ha conseguido ¿mañana también sales?—
—eemm… sssíii… Ki Bum y los demás nos invitaron a encontrarnos en el mismo sitio—
—está bien, pero por favor, vuelve antes de las seis, no te tardes mucho, ellos también tendrán casas a las que llegar—
—Todos las tenemos Dong Hae—tío Hee le torció los ojos
—Hee Chul deja de molestar a Hae—tío Siwon rodea con su brazo los hombros de su esposo, sonrío al verlos juntos
—no sabes cuánto me he divertido fastidiándole desde que somos niños—no podía creer que aún después de tantos años, mi appá y tío Hee sigan siendo amigos… ¿y si Eli y yo podemos ser amigos por siempre como ellos? Me gustaría mucho…

(Hee Chul POV)

—Adiós Kevin—me despedí de mi sobrino precioso y adorado… ay mi Kev… estaba tan grande ya… aún recordaba cuando nació, jeje, recuerdo que me vomitó porque lo sacudí, también cuando entre Hae y yo le dimos su primer baño, tantos recuerdos…
—Hee vámonos, Tae Minnie está dormido—Siwon jala de mi mano para salir por la puerta hacia nuestro auto.

Acomodamos a nuestro hijo en su asiento, le pongo una cobija encima y me subo al asiento del copiloto, en tanto Siwon arranca el auto

—Te quedaste mudo mirando a Kevin ¿en qué pensabas?
—En lo mismo que de seguro piensa Hae ahora que Kevin ha llegado tarde, está creciendo
—Eso lo lleva haciendo desde que estuvo dentro de Hae, soy padre sí, pero al igual que las mujeres, algo tienen los appás
— ¿será tal vez que nosotros los llevamos 9 meses dentro?
—sí, es cierto, además, Kevin es como un hijo para ti, ambos lo criaron, es normal que sientas eso en el pecho… vaya, a mí también me hace un poco de cosas el hecho de ver a Kevin tan crecido, si tan solo Hyuk pudiera verlo
—lo ve, sé que yo no creo en esas cosas, pero he visto tanto tiempo a Dong Hae juntar sus manos, mirar con desespero al cielo y llorar, que he empezado a creer que en serio, Hyuk Jae está allá, mirándonos a todos
—lo hace… aahhh… aún me preguntó qué fue exactamente lo que sucedió… por qué de pronto desaparece y después encontramos una foto en la que se muestra que estaba muerto… no puedo ni siquiera imaginar de cerca lo que debió sentir Hae… -se lamentó.

A él con el paso del tiempo, también le afecto la desaparición de Hyuk Jae, ambos tuvimos que estar ahí para Dong Hae cuando estaba a punto de tirar la toalla, en los momentos en los que se desesperaba y comenzaba a golpearse la cabeza…

—Hee… Heenim… mi princesa no llores, ay no debimos hablar de ello—Siwon apretó mi mano, las levanté y me sequé el rostro con el dorso de su mano
—Es que vino a mi cabeza cuando Hae se ponía mal, cuando no era consciente de que tenía a Kevin dentro de él, eso es todo
—pero eso ya pasó…
—No para mí Siwon, lo conozco desde que puedo recordar, y ese fue un periodo muy duro para todos—lo interrumpí
—está bien, dejemos de lado ese tema, queda fuera de discusión, solo mira cómo te pones—me miró preocupado, le devolví la mirada, tratando de restarle importancia
—si ves que es doloroso para mí, entonces puedes hacerte una idea de lo que es para Hae… él ha tenido que sufrir tanto…
—pero hemos estado a su lado siempre, no ha estado solo princesa, y nunca lo estará, porque te tiene a ti, nos tiene a todos nosotros ¿sí?
—Sí—asentí, él me acercó para besar mi mejilla.

Llegamos a casa, Siwon puso las llaves en el pequeño cuenco de cristal y subió a Tae Min hasta su habitación; lo desvistió con mucho cuidado y me indicó que le trajera el pijama del Capitán América que tenía

—Ya está, vámonos nosotros también a dormir—besó la mejilla de nuestro hijo, yo también lo hice y salimos de su cuarto
—así que mañana también sale Kevin, ojalá traiga pronto a todos esos amigos a la casa—comentó mi Siwonnie quitándose la camiseta, dándome una amplia vista de su espalda bien torneada…
—Sí, para ver cómo son, y molestar a Kev
— ¿tu deporte favorito no?
—Es inevitable—le sonreí
—ya lo creo, pobrecito Tae Min, no imagino cómo será cuando diga: padres, tengo novio, o si no, me invitaron a salir acá… u—se estremeció
—El de cuidado eres tú, porque si algo le pasara a Minnie, no dudarías en tomarlos por el cuello y arrojarlos tan lejos como puedas
—Será mi niño bonito hasta entonces, lo defendería con todo—aseguró mostrando su puño, me reí, no sé por qué, pero mi hijo y yo teníamos eso en común: disfrutar de ver a su padre celoso
—Calma súper papá, ni yo pienso en eso todavía, Tae Min es solo un bebé por ahora, a penas y si entiende cuando nos besamos
—Sí… pero el tiempo pasa en un abrir y cerrar de ojos, muy pronto lo veremos andar solo por ahí—suspiró, de seguro esto era lo que sentíamos cuando se es padre, no querer que crezcan nunca…
—Sí, creo que sí—me mordí el labio inferior cuando lo vi sacarse sus pantalones, dejé de lado la conversación sobre los niños y entonces se me ocurrió una idea—Siwis…—
— ¿sí princesa?—
—Ahorremos agua y nos bañamos juntos—soltó una carcajada, me acercó a mí, me quitó suavemente los zapatos, los calcetines y subió las manos para desabrochar mis pantalones y de igual modo los hizo a un lado; para después darme un atrevido beso por encima de la tela de los calzoncillos
— ¡Siwon!—chillé sorprendido
— ¿qué? ¿No puedo besar algo tan íntimo de mi esposo?—preguntó fingiendo inocencia, me levantó en sus brazos y nos encaminamos al baño, una vez allí, me dejó sobre mis pies y también sacó la camiseta
—Mi Hee… mi princesa—susurró, besando mi cuello al mismo tiempo que enviaba corrientes eléctricas por todo mi cuerpo, cerré los ojos mientras me deleitaba con su traviesa lengua que hacía un camino desde mi mandíbula hasta el hombro, giré mi cabeza y atrapé la suya con mis manos, haciendo que me mirara—¿qué quieres chulita?—
—Esto—estampé mis labios en los suyos, en cuestión de segundos él mordisqueaba mi labio inferior, estirándolo un poco tal como le gustaba, para después invadir mi boca con su lengua
—Abriré la llave—resolló, mantuvo firme una mano en mi cadera y extendió la otra para alcanzar el grifo de agua, lo abrió y esperamos unos segundos a que salga agua caliente, cuando esta hizo su aparición, lentamente nos metió a ambos a la ducha.

El agua mojó cada centímetro del cuerpo de cada uno, completamente empapados, Siwon tomó la esponja en su mano, le pasó la barra de jabón encima hasta que salió espuma y comenzó a pasarla por mi piel, agarré el jabón, lo giré entre mis palmas y también lo jaboné.

Era todo silencio, porque nuestras miradas y caricias lo decían todo, hasta que se cansó de jugar.

—Quítate los calzoncillos—pidió, y yo nunca me resistía a un pedido como ese, sostuve la pretina entre mis dedos y los bajé, sacudiendo mi pie para que caiga en el piso de la ducha… otra vez me mordí mi labio inferior y agarré mi pene en la mano, masturbándolo lentamente
—Oh cielos… Hee Chul…—gimió, vi con gran satisfacción el bulto formado tras la tela de su ropa interior… que por cierto se había transparentado y no dejaba nada a la imaginación, extendí mis manos para quitarle a él también la estorbosa ropa, me puse de rodillas y sonriéndole como diablo, metí su eje en mi boca
—¡Hee Chul!—bramó por la sorpresa, degusté el pre-semen mezclado con el agua, pasando mi lengua por la ranura, provocando que comenzara a gemir, se apoyó en la pared de azulejos, cerrando los ojos fuertemente al mismo tiempo que su mano ce cerró en torno a un puñado de mi cabello, empujándome más fuerte contra su pene, seguí succionando, tomé cuanto podía de él, era grande… dejé su erección y ahora fui a por su saco, chupando cada una de sus bolas
—Hee… por favor… ya no más… ven aquí…—sin siquiera pensarlo, me levantó poniendo sus manos bajo mis axilas, atrapando mi boca en un beso salvaje y apasionado, su mano derecha viajó hasta mi pliegue buscando mi grieta, hurgó hasta injertar un dedo, su invasión me hizo dar un ligero salto, entre la humedad de mis ojos logré ver la botella de lubricante resistente al agua, la cogí y puse un poco en mis dedos y me uní a los de Siwon
—Sigue así Hee… déjame a mí lo del frente…
— ¿Eh?—no lo comprendí hasta que él se arrodilló y agarró en su puño mi pene, trabajándolo mientras yo intentaba concentrarme en la tarea de estirar mi agujero para él.

No tuve mucho éxito debido a la maravillosa boca y manos de Siwon que ponían todo de sí al punto de que eché mi cabeza sobre la pared, con los ojos en blanco mientras mis caderas se impulsaban buscando más de Siwon….

—Te tomaré ahora Hee… ¿estás listo?
—uhuh…—gemí, su voz había enviado vibraciones por mi carne sensible, siguió chupando, yo sentí mis bolas apretarse, listas para expulsarlo todo
—Vente para mi… vamos Heenim…—gritando su nombre, chorro tras chorro de mi semilla fueron a dar en la garganta de Siwon, gemí y estuve a punto de caerme—no mientras yo esté aquí—adivinó mis pensamientos como usualmente pasa, me sostuvo contra él, mis mejillas se dieron gusto paseando por su amplio pecho mientras Siwonnie alzaba una de mis piernas, haciendo que esta rodeara su cadera, en segundos sentí su punta acercarse a mi trasero… y luego con casi matadora espera se empujó lentamente, la pierna izquierda dejó de responder y se dobló, pero de nuevo estaba él, hizo que mis piernas se doblaran en torno a él, me sostuve de sus hombros con los brazos mientras él seguía en la tarea de hundirse en mi… toca fondo y comienza a empujar sus caderas… haciéndome olvidar incluso de donde estamos cuando su venosa carne toca mi punto dulce
—Aaahhh… Si… Simba…—gemí…
—Mi princesa… Heenim…—gruñe sobre mi oído, jugando con la piel del mismo, atrapándola entre sus dientes dejando esa zona ardiendo… pero no tanto como lo estábamos los dos… se sentía una especie de energía estática sobre nosotros, que hacía que el más mínimo roce se sintiera como una explosión bajo la piel…
—Siwon… tócame…—su mano en seguida atendió mi erección, dándole un rápido trabajo, que combinaba con sus estocadas, rápido y constante
—Hee Chul… mmmhhhh… me encantas… no importa cuánto pase… siempre volveré a ti…—
—No hace falta que lo digas… porque yo también siempre estaré contigo…—a duras penas le entendí, pero logré contestarle.

Mi cuerpo resbalaba contra el suyo y la pared, solo los brazos poderosos de mi Simba me sostenían contra su pecho

—Hee no puedo más…—sabía cuánto le encantaba que toque sus pezones, con mis dedos pulgares tracé círculos y haciendo presión—HEE CHUL—gritó y lo lancé por el borde… su caliente semen se disparó dentro de mí, provocándome un segundo orgasmo, que manchó nuestros estómagos
—Eres hermoso Hee, te amo—
—Te amo Siwon—y nos unimos en un último beso antes de limpiarnos, ponernos champú en la cabeza y salir de la ducha a acostarnos en la cama y dormir.

(Kevin POV)

Desperté con el sol, porque pude verlo asomarse por mi ventana, estaba tan emocionado de que hoy vería de nuevo a mis nuevos amigos, que me levanté incluso antes que todos.

Me quedé viendo un rato televisión, hasta que escuché a mi appá y mi abuela salir de sus cuartos, pegue un brinco y salté de la cama al suelo. Salí a saludarlos.

—Wow, con calma chico, ¿qué haces despierto tan temprano?—me preguntó appá sacudiendo mi cabello
—Es que estoy emocionado
—Ah ya veo, bajemos a desayunar entonces—me puso su brazo en los hombros y fuimos a la cocina.

Lo que restaba de la mañana, me dediqué a estudiar un poco, a leer y revisar lo que vendría después en cada asignatura.

Me la pasé brincando en el sofá un rato, appá después vino a hacerme cosquillas y jugamos un rato con la abuela, después fue el almuerzo y apenas terminé de comer, corrí a cepillarme los dientes

—Regresa pronto, cuídense—dijo appá desde la puerta, le sonreí y caminé hacia la casa de Eli, donde como ayer, me esperaba afuera
—Woa viniste, corre nos estarán esperando—Eli tomó mi mano y casi fuimos corriendo al parque.

Conversamos un momento durante el camino, dijo que le había gustado mi familia y que le gustaría volver a cenar, me reí con él… íbamos a cruzar la calle, cuando vimos a un par de niños intentando preguntar pero todos les ignoraban, uno de ellos tenía cara de querer llorar, y el otro niño tenía un bastón y gafas en sus ojos.

—Mira eso Eli
— ¿Esos niños?
—Sí, vamos a ver—nos apresuramos hacia ellos
—Hola—murmuré tímidamente
—Hola… disculpa… sabes por casualidad dónde está el parque—preguntó el niño sin gafas
—sí, vamos allá también, sígannos
—Ay gracias, nadie nos hacía caso…—suspiró
—De nada, soy Kevin
—Soy Hoon Min
—Yo soy Soo Hyun—dijo el niño con las gafas… lo miré por unos segundos y entendí que no podía ver… appá los llama… no videntes
—Vamos Soo Hyun, ya los oíste, nos llevarán al parque—Soo Hyun dejó ir su bastón hasta abajo y comenzó a seguirnos
— ¿Hay alguien más con nosotros?—preguntó Soo Hyun
—Eli, no les dijiste cómo te llamas—le susurré
—Oh lo siento… soy Elison, pero me gusta Eli—
—mucho gusto—Eli me miró atónito, appá me había dicho que esas personas, pueden oler y oír mucho mejor que nosotros los que sí vemos, y hoy acababa de verlo por mí mismo.

Los llevamos hasta llegar a unas bancas, donde ambos se sentaron.

—Gracias por traernos.
—No fue nada Hoon Min, adiós Soo Hyun
— ¿se van?
—sí, vamos a jugar futbol con unos amigos—respondió Eli contento
—Bien, espero encontrarnos otra vez, antes, ¿creen que pudieran dejarme tocar sus rostros?—pregunto Soo Hyun, yo no tenía problema
—Claro que sí—me agaché hasta quedar a su altura, él alzó las manos hasta llegar a mi cara, comenzando a pasarlas por todos lados, incluso mi cabello y orejas
—jum… vaya, no eres de por aquí
—nací aquí, mi appá es surcoreano
—aahh con razón tus ojos son rasgados, tienes una bonita nariz, y tu barbilla igual—me sonrojé cuando dijo eso, solo de appá había oído eso…
—ahora yo, quítate Kev—Eli me hizo a un lado y también dejo que Soo Hyun le tocara
—Tú tampoco eres de aquí…
—No, yo también vengo de donde viene el appá de Kevin
—interesante… vaya eres rudo ¿no? Que rostro tan… fuerte
—gracias chico, nos vemos—Eli jaló mi mano
—Adiós Soo Hyun, adiós Hoon Min
—Adiós chicos
—Oye… ¿Soo Hyun es ciego?
—Sí, no seas maleducado, no se lo digas, él es un niño como tú y como yo, solo que no puede ver
—Lo sé, anda, vamos a jugar mejor, ya quiero volver a retar a Ki Seop—sonrió traviesamente, recordándome al instante a mi tío Hee Chul cuando se sale con la suya.
Share:

1 comentario:

  1. WOOO!! GRACIAS!!!seguiré al pendiente, estoy con ansias de saber maaasss!! xD

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts