A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 10

(Dong Hae POV)

Hoy me alistaba para ir con Hyukkie al bar “S-J” la verdad no lo conocía pero Hee Chul me dijo que era uno bueno, servían bebidas suaves y fuertes, para todo gusto si debo ser más específico, música no tan ruidosa, en pocas según mi mejor amigo, el lugar perfecto para empezar a ir a estos lugares.

Hee Chul como siempre se encargó de vestirme, aún era un novato en esto, me había regalado algo de ropa ajustada y hoy me ayudaría a combinarla.

–Este es perfecto! Oh vaya que bien se te ve desde atrás, se te notan mucho las nalgas, con razón le encanta a Hyuk Jae tocarte–se reía a mis espaldas
–Como si Siwon no lo hiciera–
–Lo hace es verdad, pero no en público, no le gusta, dice que eso es de pervertidos–
–Hyuk lo es, pero la verdad es que me gusta–admití sonrojado
–Eso ya se sabe, bueno los pantalones son geniales, ahora veamos una camisa que te combine–caminó a mi armario y sacaba algunas camisas, entre ellas sacó una de mis favoritas, tenía dos bolsillos de lado y lado en el pecho, era algo amplia, de color blanco
–Esta! Esta me gusta–dije señalándola
–Veamos–me quité la playera que tenía puesta y me coloqué en seguida la otra–wao! Mírate Hae–me volteó hacia el espejo, me veía bien en verdad–déjame peinarte–estaba más que mangoneado, de un lado a otro me zarandeaba, ay los amigos eh? jeje! Pero así lo quería.
Estaba esperándolo en la sala hasta que llegara por mi, sonó el timbre de mi casa y Hee salió a recibirlo
–Sí, ahí está tu pez, sexy free and single–
–El sexy y free obvio, el single no porque está conmigo, tiene novio–venían bromeando
–Por desgracia, naaa era broma, no me mires así cara de mono–
–Y después te preguntas por qué Hyukkie te devuelve el golpe eh?–los miré cruzado de brazos, estos dos a veces parecían niños
–Él empezó–se señalaron mutuamente, rodé los ojos y me encaminé a la puerta
–Después seguimos!–le gritó a Hee Chul por encima de su hombro antes de seguirme–hey por qué no me esperaste? –
–Porque estabas peleando con Hee y yo ya me quiero ir–
–Ow no me hagas ese puchero, tranquilo, hay tiempo–me sonrió y después me dio un beso.

Fuimos hasta la esquina para tomar un taxi y poder ir al bar.

Cuando llegamos me quedé boquiabierto, en serio era un bonito lugar, entraban mayores de 16, bueno yo ya los tenía. El ambiente era ligero, comenzamos pidiendo unas piñas coladas sin alcohol para mi, Hyukkie dijo que no quería otra borrachera. Los minutos pasaron y pronto anunciaron la entrada de un DJ, la música llenó el lugar y los que estábamos sentados nos pusimos de pies para ir a bailar, me encantaba hacerlo con Hyuk Jae, se movía bien y yo le había aprendido a él, por lo que resultó un éxito bailar juntos, me reía de lo bien que estaba pasando


–Voy al baño, espérame un rato–me dijo al oído, asentí y lo dejé irse entre la gente, me quedé solo por un rato, de pronto sentí que alguien estaba a mis espaldas
–Hola guapo, te plantaron?–me giré algo asustado
–nn… no, mi novio ya viene–
–No creo que le moleste si me quedo contigo un rato–el hombre era alto, más que yo, era atractivo pero nada que ver
–Lo mejor es que me deje solo, ya vengo acompañado–intenté alejarme pero noté que me seguía, distraído por ver hacia atrás choqué la cabeza con alguien
–perdone…–
–Hae? Que pasó pececito?–
–Hyukkie!–lo abracé
–Que tienes? –
–Un hombre quiso bailar conmigo, le dije que no y… ahí esta–
–Dónde?–su cuerpo se tensó al instante
–Ahí, mira en diagonal, por favor no hagas nada si? mejor disfrutemos–le sonreí intentando disimular mi nerviosismo de que nos estuvieran viendo, lo dejamos pasar y nos divertimos mucho. Ya eran casi las doce cuando decidimos salir para ir a casa, no sé por qué, pero no pude dejar de sentir que alguien nos seguía, y para rematar, Hyuk no dejaba de ver hacia atrás.

El taxi se detuvo frente a mi casa, Hyukkie y yo nos bajamos juntos.

–Debiste dejar que te lleve a tu casa–refunfuñé
–No hay problema, puedo ir caminando–
–Es muy tarde, seguro? –
–Sí, anda, entra a tu casa, descansa–me besó como siempre pero esta vez… no sé había algo de necesidad, desespero, preocupación…

Nos separamos y nos quedamos viendo un rato, después sacudió mi mano y se alejó calle abajo. Entré a hurtadillas a mi casa, esperando no despertar a nadie, vi a mi madre dormida en el sofá, tomé la manta que estaba en el sillón pequeño y la tapé después de besarla en la cabeza. Subí a mi habitación, me cambié de ropa y del cansancio me quedé dormido.

Al día siguiente, desperté y lo primero que hice fue buscar mi celular, creí que Hyuk me había llamado, pero no, ni un solo mensaje o llamada, le marqué pero no me contestaba, mi corazón se aceleró un poco. Bajé a desayunar, solo escuchaba a mi mamá y mi hermano conversar de algo, yo removía con el tenedor los huevos revueltos que tenía en el plato.

–Dong Hae? Qué tienes hijo? –preguntó mamá agitando mi mano–hace mucho que te puse la comida y no pruebas nada–
–Es que me preocupa Hyukkie, no contesta el celular ni tengo mensajes suyos–
–Llama a su casa, tal vez se quedó dormido y no te ha contestado, anda mientras te recaliento la comida–
–Sí, tienes razón–me levanté y corrí al teléfono, tuve que marcar tres veces porque los dedos me temblaban. Sonó hasta que me contestaron
–Familia Lee buenos días? –
–Buenos días soy Dong Hae, está Hyukkie? –
–Hyuk Jae? No, no ha llegado, creí que se había quedado en tu casa… Dong Hae ya me hiciste asustar–
–No llegó? –
–No… Sora! Rápido, llama a la policía, tu hermano no aparece!–la escuché alterarse
–Saldré a buscarlo yo también, le llamaré si sé algo–
–De acuerdo, ay Dios mio mi hijo…–la escuché murmurar antes de que colgara, rápidamente tomé algunas monedas que estaban encima de la mesa central de la sala y me precipité a la puerta
–Hae? Qué pasó? –preguntó mi hermano
–Hyuk no llegó a dormir a su casa anoche, voy a buscarlo–
–Espera, te acompañamos–. En pocas palabras, Jung Soo le explicó lo que pasaba, los dos salieron conmigo, les indiqué los lugares que frecuentábamos, yo fui a la policía y llamaba a hospitales al igual que la mamá y la hermana de Hyuk Jae.

Con la ayuda de mi celular y su foto preguntaba a cada persona que me encontré por si lo había visto… pero nada, nadie me daba razón de él. Eran casi las dos de la tarde, pase como seis horas andando por las calles de Seúl buscándolo, también Siwon, Hee Chul y Young Woon me ayudaron yendo hasta las periferias de la cuidad y tampoco funcionó.

Los días pasaban y cada uno era un infierno, había desaparecido sin dejar rastro, ya no comía ni tampoco dormía, para variar, las pocas veces que lo hacía terminaba inclinado sobre el inodoro, si dormia, despertaba asustado por las pesadillas… estaba muy deprimido, ya nada era igual. Su familia sufría mucho, tanto como nosotros, Siwon se pasaba lamentándose no poder pedir ayuda a su padre, sin embargo no hubo día que juntos saliéramos a buscarlo. Mi vida se convirtió en algo oscuro… que ni valía la pena… de no ser por mi familia, me hubiera rendido del dolor que sentía.

Una tarde, mientras tenia la mirada perdida en la ventana, con mi collar en la mano, escuché el timbre y voces. Al cabo de un rato, mi mamá me toco el hombro para que volteara

–Hijo, Duk Boo tiene algo que preguntarte–volteé lentamente y vi a la madre de Hyuk, cada vez que la veía, me parecía más consumida que el día anterior
–Hae… de casualidad, algo pasó antes de que se fueran? –negué con la cabeza–no vieron a alguien? Se pelearon?–negué otra vez, pero entonces recordé a ese tipo que quiso bailar conmigo…
–Si… hubo un hombre… se me acercó pretendiéndome pero me colé entre la gente y justo salía él del baño… y desde entonces no dejaba de lanzar miradas a todas partes…–
–No pasó nada?–
–No, nos dejaron tranquilos–
–No recuerdas sus caras?–
–No, no me acuerdo–me sentí miserable en ese momento… pudiendo hacer algo para encontrarlo y no podía… comencé a llorar…
–Lo siento, perdona por recordártelo… necesitaba saber, no los molesto más, hasta luego–simplemente se levantó y se fue, mi hermano vino a abrazarme
–No hay que perder la esperanza, lo encontraremos.

Al día siguiente, un sobre estaba en nuestro buzón, perezosamente salí a recogerlo, mientras entraba a la casa fui abriéndolo y solo había un grueso papel, saqué y me di cuenta de que era una foto… había un cuerpo tirado en el suelo, en una habitación oscura, no se veía su rostro ni nada que pudiera ser de ayuda para identificarlo… hasta que vi una de las manos tras la espalda… tenía una marca en la derecha… era la misma que Hyuk tenía… un inmenso nudo se formó en mi garganta… pegué la carrera a casa de la señora Duk Boo, donde la situación era de caos, estaba tirada en el suelo llorando como Sora, ambas estaban muy mal… mis rodillas no aguantaron mi peso y caí en el suelo… de repente todo se volvió negro y no supe nada más…

*****************

Desperté por el pitido de un aparato a mi izquierda… luego capté el sonido de mi respiración… la cual estaba algo rara por la sonda en mis fosas nasales, moví los ojos e intenté abrirlos… pesaban… otra vez lo hice y poco a poco una luz blanca me daba en los ojos, estaba borroso al principio y después fue aclarándose mi vista… es cuando me doy cuenta que estoy en una cama de hospital ¿por qué estoy aquí…? Muevo los pies, si responden, mis manos… auch! Eh? en la derecha tengo una aguja que conduce a la bolsa del suero… con la izquierda me toqué la cabeza… estaba bien… me moví un poco y no me dolió nada… no sé qué hacer… ay me pica el cuello… uh? Y mi cadena? El pitido del aparato se acelera mientras trato de encontrarla… que alivio, está encima de la mesita a mi lado… y Hyukkie? Donde estará? No viene….

–Oh Dios mío ha despertado!–no me di cuenta de la enfermera que estaba en la puerta, pero se regresó, para volver con un médico que me revisó de pies a cabeza y cuando terminó hicieron entrar a mi mamá y a Jung Soo
–Dong Hae!–mamá se abalanzó en mi pecho y mi hermano me sacudía el cabello
–Creímos que algo más te pasaría, no sabíamos el momento en que abrirías los ojos–Jung Soo estaba emocionado
–Cuanto tiempo… estuve aquí–mi voz sonó áspera, me dieron un vaso de agua para que se me aclare la voz
–Una semana, solo nos llamaron diciendo que te habías desmayado, no pensé que te irías de largo… bueno… el impacto debió ser fuerte…–de pronto los ojos de los dos se entristecieron
–De qué hablan? –
–Hay algo que debemos decirte hijo, tenemos que irnos de aquí–
–Qué? por qué?–pregunté
–No podemos explicarte bien por ahora, es algo muy duro pero debemos irnos, lo más lejos posible, de hecho, fuera del país–dijo mamá acariciándome el rostro
–No… no podemos… Hyukkie…–
–Duk Boo esta agradecida por buscarlo pero no tenemos opción, es por nuestra seguridad, de hecho ella y Sora también se van mudar–
–Tengo amigos en la embajada de EEUU, podrían ayudarnos con los trámites–se pusieron a explicarme, pero no capté nada, mi mente estaba divagando… y Hyuk jae? Por qué debíamos irnos…?
–… entonces allá iremos–
–Pero qué hay de mi novio? No puedo dejarlo!–
–No recuerdas…. Mejor así…–
–De qué hablas? Dime qué era– exigí a mi madre
–Hijo… recuerda que Hyuk Jae… murió–
–Qué? No puede ser… si lo vi ayer… yo… yo…–mis palabras se ahogaron con mis lagrimas–no… no está muerto… no puede! Me prometió que siempre estaría conmigo… no me fallará–
–Hae por favor, acéptalo, yo sé que es duro pero no se pudo hacer nada por rescatarlo…–mamá intentó hacer que razone
–No! me están mintiendo! No puede estar muerto!, Hyukkie está vivo, yo lo sé, él me lo dijo–
–Hae cómo pudo decirte? –
–Yo lo vi, creo que en mi largo sueño pero lo sé–
–No hijo, por favor, no hagas eso…–
–Les demostraré que está vivo–quise levantarme pero me devolvieron a la cama
–Debes quedarte ahí, aún no te dan el alta, además, hay algo que debemos decirte–esto en serio me estaba frustrando demasiado…
–Qué es ahora? Ya dejen de jugar conmigo! Me están volviendo loco!–se miraron significativamente–que sucede!–.

(Jung Soo POV)

Miraba cada día cómo mi hermano menor se consumía vivo, ahora que reaccionó y se da cuenta de todo… fue terrible… estaba en tratamiento psicológico, por todo lo que le pasó en estos últimos días… nos mudamos, cambiamos de nombres todos, excepto él, lo dejamos con el suyo, ya era demasiado vivir en Danville y con otras identidades.

En parte yo estaba feliz de que la mayor parte de mi familia esté aquí, incluso Young Woon, bueno, ahora era Kang In, no me acostumbraba la verdad a nuestros nombres nuevos. Incluso nuestro apellido fue cambiado: “Woo”. Ahora comprendía lo difícil que era para las personas que son testigos de crímenes o escapan de mafias, todo se te hacía nuevo, en especial aquí…

–Jung Soo…–me llamó mi hermano desde su cama, hace unos días que llegó a casa, debíamos cuidarlo y que tomara sus medicinas
–Ahora soy Lee Teuk–le acaricié el rostro y lo mire a los ojos para que entendiera–dime qué pasa? –
–Quiero….–
–Qué? –
–Quiero un vaso de leche…–
–Bien, ya te traigo–era bueno que empezara de nuevo a comer, justo era la hora de su medicina. Llené un vaso y saqué una pastilla del empaque, subí de nuevo y lo encontré sacándose la pijama
–Qué haces?–pregunté
–Allá afuera hay sol, quiero salir un rato–
–Primero tómate esto y te saco ya?–asintió levemente, se tomó todo y ajustándome a su paso bajamos hasta el jardín. Nos sentamos en las sillas, en serio que estaba un buen día aquí. Mamá no estaba, por lo que debía quedarme con mi hermano cuidándolo
–Jung… mmm… no… Lee Teuk? –
–Exacto hermano–
–Oye… tú crees que… Hyukkie… esté allá arriba?–preguntó señalando el cielo, mi pecho se oprimió cuando dijo eso, se sentía como si él fuera un niño preguntando por su papá fallecido, respiré hondo
–Sí, está cuidándote desde allá arriba, mira qué lindo día es, de seguro lo hizo para ti–sonrió a medias y una lágrima se deslizo por su mejilla
–Hyukkie, te extraño mucho, algún día quiero ir contigo…–
–No digas eso Hae, tú debes seguir viviendo, a él no le gustaría verte triste, te aseguro que él hará las cosas a su manera, entendido? no te pongas así–de nuevo acaricié su mejilla al mismo tiempo que limpiaba la lagrima
–Hee Chul, donde esta?–
–Ya sabes, ayuda a Siwon en su nueva empresa–
–Uh… es que tengo ganas de verlo–
–Pero si lo viste esta mañana–
–No, yo quiero verlo de nuevo–
–De acuerdo, le llamaré más luego–.

Así eran los días ahora, entre cuidarlo, la casa, el trabajo… pero lo que más me mataba, era que ya no estábamos en Seúl, extrañaba mucho mi país, mi cuidad, mi gente. Aquí en cambio luchamos contra el racismo y la falta de respeto hacia nosotros, nos confundían con chinos, una cosa es tener nuestros ojos rasgados y otra muy diferente era haber nacido allá, mucha gente no entendía eso aquí. En un mini market que pedía personal, fui a ver si me daban trabajo, pero no quisieron, después Siwon averiguó que eran políticas de esa cadena no tener empleados extranjeros, era una situación terrible.

¿Pero que más podíamos hacer? Ya no podíamos dar vuelta atrás, el pasado es pasado y pisado, borrón y cuenta nueva, para todos. Hee Chul se vino con nosotros porque Siwon heredaba la empresa que le dejaron sus padres y además su madre falleció, realmente no sabíamos por qué tantas desgracias nos perseguían, y al parecer solo viniendo aquí pudimos comenzar de nuevo, por más duro que sea, no nos quedó opción después de lo que pasó con Hyuk Jae, que amenazaran a nuestras familias, todo nos cayó como un balde de agua fría y aun no terminábamos de secarnos.

Por la noche, Hee Chul vino a verlo como pedía.

–¿Cómo pasó hoy?–me preguntó cuándo Dong Hae se fue al baño
–Para lo que era antes, mucho mejor, ahora habló más de tres palabras–
–¿Mencionó a Hyuk Jae? –
–Sí, siempre lo hace, me asusta que haga una locura algún día, porque hoy dijo que le gustaría ir con él–
–No lo permitas por favor, es la única familia que me queda, no soportaría perderlo a él también–su expresión se tornó triste y angustiada, no superaba la muerte de su madre todavía, y claro que sería un golpe demasiado fuerte perder a su mejor amigo
–No te preocupes, él está bien cuidado, nunca dejaremos que le pase nada–
–A ninguno de los dos querrás decir–
–Aja, exactamente Hee, ¿cómo van las cosas? –
–Bien, logramos un contrato excelente, eso nos hará crecer como empresarios–
–Me alegra que la “SM” algún día sea la más grande del país–
–a nosotros también nos gusta esa idea, pero somos jóvenes y no todos confían en un par de chicos como jefes y propietarios, sin embargo mira nada más lo que tenemos ahora, 200 empleados entre las tres sucursales, creo que son números grandes–
–Um… si, creo que si–de pronto la puerta se abrió, mi madre y Kang In
–Hola muchachos, ¿cómo están? ¿Y Dong Hae? –
–Hola mamá–
–Oh, ahí estas hijo, ¿ya hicieron la cena? –
–Sí, hola cariño–
–Teukkie–me dio un profundo beso–cenen ustedes, me llevo a mi ángel un rato si?–
–Claro que si, vayan, yo estoy con ellos ahora–podía irme tranquilo, ahora que mi madre estaba en casa, no podía dejarlo en manos de Hee Chul solo, no sé si podría manejar sus repentinos estados de histeria que tenía.
–¿A dónde vamos Woonie? –
–Es una sorpresa–
–¿Qué? ¿Cómo que una sorpresa? –
–Así es–me sonrió
–No me lo esperaba–
–Oh eso es lo de menos, es especial–dijo mirando a la carretera pero no dejaba de sonreír
–Pero no es nuestro aniversario… ni san Valentín… no creo que haya olvidado mi cumpleaños o el tuyo…–
–No divagues angelito, ya lo verás, estoy seguro que te volverás loco de contento–
–Con tantas cosas que han pasado, espero que así sea–
–Lo será amor, lo será–.

Llegamos a uno de los restaurantes coreanos más caros de la cuidad, casi me da un paro cardíaco

–Oye… esto es mucho…–
–Cuando se trata de ti, no tiene precio–
–Gracias–me sonrojé hasta las orejas, me encantaba cuando hacía estas cosas, las sorpresas en sí. Pedimos nuestra comida, todo estuvo riquísimo, como si lo hubiera hecho mi mamá, extrañaba mucho en serio Corea del Sur.

Después cuando salimos no nos fuimos a casa como creí, sino que tomo un desvío y llegamos cerca de la embajada de Corea

–Baja–me tendió su mano, yo salí mirando extrañado a todas partes
–¿Qué hacemos aquí? –
–Espera un segundo–me dejó a un lado del auto, lo vi irse hacia la pequeña iglesia que había cruzando la calle, entro por unos segundos y luego salió corriendo hacia mi
–Ven, está todo listo–cuando dijo eso, mi corazón se aceleró… quedé impresionado y sin habla–¿qué tienes? No es nada malo–
–Yo sé que no debe ser malo pero…–
–Menos palabras más acción–jaló mi mano y cruzamos la calle, cuando entramos un sacerdote estaba al final del pasillo, Kang In y yo caminamos juntos hasta llegar, entonces se volteó y tomo mis dos manos entre las suyas, alzándolas a la altura de sus labios para besarlas
–Hoy, te quiero mostrar cuánto te amo, todos estos meses juntos han sido los más lindos de mi vida, hemos estado codo a codo en los problemas que tuvimos, así que esta noche, deseo con todo mi corazón que nos casemos, hazme el gran honor de que sea yo tu esposo–me quedé mudo… solo fui consciente de cuando plantó una rodilla en el suelo y sacó la cajita de terciopelo con un anillo muy bonito dentro, pude ver las diminutas alas blancas que estaban encima, y en cada una estaban nuestras iniciales…–entonces ¿qué dices? –
–¿Qué más puedo decir? ¡SI! ¡si quiero casarme contigo!–dejé que me pusiera en anillo, después dejo que yo le ponga el suyo, el sacerdote nos bendijo, ¡que por cierto era coreano!

Estaba muy feliz de que me lo pidiera de esa manera. En el auto no dejaba de ver mi anillo, era tan hermoso que no podía apartar la mirada de nuestras manos unidas.

–¿Te gusta? –
–¡Me encanta! ¡Lo llevaré siempre! –
–Me alegra mucho, quería algo sumamente especial para nuestro compromiso, vamos a decírselo a tu familia–
–Mi familia es la tuya también y lo sabes, estarán felices por nosotros, a Dong Hae le va a dar mucho gusto, espero que lo cambie un poco–
–Es verdad, necesita hacerlo–. Ya en casa, les contamos todo a nuestra familia, mamá dio un grito y nos besó a los dos.
–¡Felicidades! Una boda para aligerar este ambiente ¿eh? bien hecho–Hee Chul nos abrazó
–Qué bueno que te cases hermano, Young Woon es el hombre perfecto para ti–musitó Dong Hae, le abrí el brazo y los cuatro estuvimos así por unos segundos
–Le llamaré a Siwon, él también querrá saber–
–Sí, llámalo por favor, es parte de nuestra familia–mis ojos se llenaron de lágrimas cuando lo oí decir eso.


En un par de meses, nos casamos en la misma iglesia en la que me pidió matrimonio, según él, quiso casarse cerca de un lugar representativo e importante que nos recordara nuestra patria, yo no podía estar más feliz con su decisión, fue perfecto.
Share:

3 comentarios:

  1. QUE como cuando y dónde porque a mí lindo monito

    ResponderEliminar
  2. Ya no entiendo nada -w- Que le pasó al monito? Y Hae que tiene?

    ResponderEliminar
  3. ya lo verán, es toda una sorpresa XD, esperen n_n
    Steph Jun

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts