A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 09

(Hyuk Jae POV)

Lo llevé hasta la cama, suavemente lo recosté y seguí besándolo, mi pene empezó a endurecerse de a poco cuando sentí el suyo, colé mis manos por debajo de su playera, acariciando con mis pulgares sus costillas hasta llegar a sus pezones y hacerlos bolita, dejé sus labios, besé sus mejillas, sus ojos, su nariz…

–eres mi regalo perfecto de san Valentín… no me hubiera importado que no me dieras nada… porque alguien como tú no tiene precio…–susurré mientras le levantaba la camiseta por encima de su cabeza
–siempre me dices cosas muy lindas Hyukkie… no solo te amo por esto… también por lo especial que me haces sentir todos los días…  y te lo agradezco… por fijarte en un insignificante jovencito…–murmuró pasando los dedos por mi cabello, mirándonos a los ojos
–no digas tonterías… no eras nada insignificante cuando te vi… desde ese momento… te convertiste en mi chico especial, dulce y lindo como hasta ahora, ha pasado un año… y no dejo de enamorarme de ti…–ahora le estaba quitando su ropa inferior–levanta un poco tus caderas bebé…–gemí cuando lo hizo porque nuestros miembros se aplastaron
–oye no es justo… quítate lo que resta de tu ropa igual…–se rio

Yo mismo me la quité y volví a pasar mis labios por donde más pude… me acomodé entre sus piernas, frotando nuestros desnudos penes… comenzamos a gemir por el contacto… oí el ruido del cajón al abrirse y vi en su mano la botella del lubricante, intenté quitárselo pero negó.


–qu… q… quiero… yo…–
–que? Dime pececito…–seguía balbuceando–no te entiendo si sigues así–
–quiero… yo… también intentar… algo nuevo…–
–en serio? Dime qué es?–le animé
–a mi me gustaría… estar… dentro de ti…–dijo, es que no podía estar más rojo?
–cómo?– exclamé
–ya sabía que no querrías… lo siento…–
–no! no es eso… es en serio? Quieres intentarlo? –
–ss… ssi….–estaba enfermito, y yo solo quería consentirlo, no se debe sentir tan mal verdad? Digo, porque en los videos que antes veía y después de hacerlo con Hae, los gemidos, sus gritos ahogados, los que dejaba salir, mi nombre en su boca, pidiendo que lo folle más duro… bueno… ahora me toca a mi
–no te pongas nervioso, no tengas miedo tampoco, pídeme siempre, dime siempre lo que piensas, lo que quieras…a lo único que me voy a negar… es a separarme de ti–casi sollocé de que esta sea la enésima vez que me imaginaba una vida sin él… con sus temblorosos dedos, destapó la botella, le ayudé a poner un poco del líquido en su mano, suponiendo que se estaba trabando por los nervios, guié su mano hasta mi entrada, tragamos saliva casi al mismo tiempo, de nuevo nos reímos por lo ansiosos que estábamos, hurgó en mi pliegue pero se detuvo
–qué pasa?–le pregunté
–y si no te gusta? –
–me va a gustar Hae, eres tú después de todo… anda… deja de hablar y hazlo si?–besé su frente para infundirle valor, asintió enérgicamente y deslizó un dedo… no podía creer lo raro que se sintió, ahora supe lo que él debio sentir cuando lo hicimos por primera vez… ardía… lo dejó quieto por unos segundos, luego movió el dedo, rozando mi próstata a propósito… en ese instante me hizo gemir por lo bien que se sintió, eso fue como una señal para él por lo que de a poco introdujo otro dedo
–oh rayos! Dong Hae…–me quise echar para atrás, pero él detuvo mis caderas con la mano, al mismo tiempo que me besaba… nuestras lenguas se arremolinaban entre sí… sus dedos siguieron empujando dentro y fuera de mi ano… acertando de nuevo en lo que de seguro era mi punto dulce
–vaya… tan estrechito…–se asombró, depositaba besos en mi cuello y subió para lamer y chupar mi lóbulo, deje escapar un largo gemido… de haber sabido lo bien que podía pasarla con Hae en mi agujero… lo hubiera hecho antes! –te gusta Hyukkie?–sonreí de ver que empezaba a tomar confianza
–si… tanto que ya quiero más… te quiero dentro de mi–sus ojos se pusieron a brillar de alegría, nos giramos y abrí las piernas para darle lugar a él, ascendió lo suficiente para que de nuevo pudiera penetrarme con su eje
–a decir verdad… solo quería sentir que soy parte de ti… lo necesitaba–musitó avergonzado todavía
–no te excuses… eres parte de mi… somos como dos mitades que se hicieron uno solo–dije mientras él tocaba fondo… fue tan suave y lento que no me di cuenta…–te amo–
–te amo–repitió, oficialmente tenía a Dong Hae dentro de mi, era un poco incómodo la verdad… pero no dejé de mirarlo a los ojos… mantenía un ritmo lento pero constante… esta era la forma más íntima de hacer el amor… así era mi pececito… de inventivo y todo lo que me gustaba…–me llenas Hae… puedes aumentar el ritmo si quieres….–
–estarás bien? –
–si… le estas dando justo al blanco cada vez que empujas… sigue…–no esperó mucho para hacerlo… parecía que había estado esperando a que se lo dijera… sus embestidas se volvieron casi fuera de control y yo disfruté cada momento de ello
–estoy cerca Hyukkie…–dijo apretando mi cintura… no dejé que me masturbara porque yo también quería estar dentro suyo para correrme…–quería que te vengas conmigo…–
–sé paciente Dong Hae… quiero hacerlo después…–con un último gemido su semen se disparó… abrí la boca debido a lo increíble que fue…–wao! Super…

Esperé a que pasen los espasmos de su orgasmo para ponerlo debajo de mí y prepararlo rápidamente, no me tome mucho tiempo porque yo estaba a punto de llegar y como le dije quería estar dentro.

–toma… ponte esto…–me dio un condón, rasgué el sobre y olía rico, para variar era de color azul–otro de estos? –
–si, fue el primero que encontré–una vez que lo tuve expandido para mí, me coloqué el preservativo y me perdí en las profundidades de su interior, tomé un ritmo muy duro, pero ya sabía lo que a mi Dong Hae le gustaba así que no me preocupé, me abrió los brazos y yo me bajé en su pecho, sus manos me acariciaron la espalda mientras sentía cerca mi liberación… me gustaba morderlo y cuando lo hacía llegaba más rápido…
–nnnhh… sigue Hyuk… ay Dios! Voy a morir aquí mismo…–sus ojos se hicieron para atrás, delirando de placer… y entonces ya estaba en el borde y descargué todo dentro del preservativo… me quedé quieto encima suyo, los dos recuperándonos de nuestros orgasmos
–yo también me vine… por segunda vez!–exclamó emocionado, besé su sien, me deshice del condón usado, nos limpiamos con toallas húmedas y nos envolvimos en las mantas
–para que duermas más tranquilo, te digo que me encantó lo que hicimos, en serio no se me pasó por la cabeza nunca que quisieras hacer eso algún día–pasaba las yemas de mis dedos por su hombro, mientras le hablaba
–bueno… te dije que quería demostrarte que tú eres mío–dijo trazando líneas en mi pecho
–y lo soy, de eso nunca dudes, además, nunca volveremos a ver a ese molesto chico, ya nos vamos mañana–
–no quisiera irme, pero supongo que el crédito se acabó así que ya nada pues, a decir verdad, extraño a todos, sobre todo a Hee Chul, ese ingrato ni me ha llamado–
–Siwon le hizo prometer que no nos molestaría–
–para mi no era una molestia que me llame o me escriba, ingrato!–
–no te enfades, es nuestro tiempo especial, extrañarte un poco no le hará daño–lo acerqué aún más a mi pecho–ya es hora de dormir, bueno yo tengo sueño, después de lo que hicimos…–
–yo igual estoy cansado, buenas noches Hyukkie–
–descansa pececito

(Dong Hae POV)

Aún no asimilaba lo que me atreví a hacer… Dios! Fue un ataque de celos o qué? Bueno, solo puedo decir que fue genial, entonces eso es lo que sienten los hombres? Vaya! No salió mal y él me aseguró que le había gustado mucho. Ahora ya empacábamos lo último y dejar Jeju, fue muy bonito estar aquí, conocer, tomar fotos, nadar…

–estás listo? –
–si Hyuk Jae, ay qué pena tener que irnos–
–andas bipolar, ayer dijiste que los extrañabas y ahora te da pena, jeje, eres un caso perdido, toma tu maleta y bajemos porque de nuevo no sea que nos deje el transporte–tomé su mano y salimos de la habitación. Le di un último vistazo a todo, despidiéndome mentalmente de este maravilloso lugar.
Hyuk Jae estaba entregando las llaves y agradeciendo la estadía, cuando vi a ese niño otra vez, pero ahora estaba acompañado de un chico de nuestra edad casi, a propósito me miro y torció los ojos, presumiendo a quien le acompañaba, me giré al hombro de Hyukkie
–qué tienes? –
–Nada, ya vamos–sonreí despreocupado.

El viaje de regreso fue tranquilo, esta vez no le pico las ganas de hacerlo en el baño, que suerte! Solo conversamos, escuchamos música y dormimos un rato hasta llegar al aeropuerto de Incheon, y de ahí otra vez tomar un autobús que nos lleve de vuelta a nuestras casas. Salimos en busca de un transporte, pero no hizo falta, porque el auto Aston Martin de Siwon estaba aparcado afuera, en cuanto lo vi sonreí emocionado de verlo!

–HAAEEE!!!!–mire a todos lados asustado a ver quién me llamaba y no podía estar más feliz cuando vi que era Hee Chul corriendo hacia nosotros
–Hee!–nos abrazamos muy fuerte cuando se impactó en mi cuerpo
–no sabes lo que pase manteniendo mi promesa para Siwon de no molestarlos, pero es bueno tenerlos aquí, tu madre y Jung Soo te esperan en casa, cómo los extrañé!–palmeé su espalda, feliz de estar en casa
–bienvenidos chicos, en verdad fue un reto para Hee Chul–Siwon salió a saludar y ayudarnos con el equipaje
–no importa ya, hemos llegado y ahora de seguro querrá tener una larga plática con su mejor amigo–dijo Hyuk Jae cerrando la puerta del portaequipaje. Me subí con Hee Chul en el asiento trasero mientras que adelante iban nuestros novios, estaba recostado en mis piernas, jugaba con los mechones de su cabello mientras como dijo Hyuk, le contaba nuestro viaje
–entonces si usaron los condones de colores?–
–chst! Si, si los usamos, pero solo dos–
–solo dos? Pero si te mande como 10!–que escandaloso! Los dos de adelante se voltearon para vernos a mí tapándole la boca a Hee Chul
–que cosa? –
–nada! Nada Siwi, tu sigue conduciendo–le mostré los dientes sonriendo, regresaron a ver al frente negando con la cabeza, por suerte volvieron a enfrascarse en la conversación que tenían sobre Jeju. Llegamos a Seúl al fin, estábamos muy cerca de casa
–todos nos esperan en casa de Hyuk Jae, sus madres se alocaron e hicieron una fiesta de bienvenida, eso que las persuadí de no hacer un revuelo en el aeropuerto–nos contó Siwon con una sonrisita.

En efecto, en casa mi mamá, la señora Duk Boo, mi hermano y Sora estaban allí, y gritaron un enorme “BIENVENIDOS” cuando entramos, muy contento de verlos a todos los abracé y ellos a nosotros, en serio extrañé mucho a mi familia.

La tarde pasó en medio de comidas, charlas, preguntas, averiguando lo que más podían de nuestro viaje, claro que esas “partes” no se las contaríamos, esperaría a estar solo con Hee Chul.

Llegada la noche nos retiramos a nuestra casa, Hyukkie se despidió con un largo y profundo beso, en frente de todos!

–hasta mañana pececito–
–buenas noches Hyukkie–le di un suave beso en su mejilla antes de seguir a mi madre, Jung Soo, Hee Chul y Siwon
–eso fue ardiente hermano, Young Woon aún se apena por darme un beso–
–es que entiende al pobre, llevan a penas meses saliendo qué esperabas? Además de que debe sentirse algo avergonzado de que hayas besado a otros antes y él no sepa bien como te gusta–
–en serio que has cambiado Dong Hae, sabes incluso más cosas que yo a tu edad, me alegro mucho de que haya sido gracias a Hyuk Jae–paso un brazo por mis hombros mientras seguíamos caminando a casa. Siwon vino con nosotros porque dijo que quería acompañar a Hee Chul mientras hablaba conmigo y luego llevarlo a su casa.
–vamos! Dímelo con detalles–
–no! no lo haré Hee, la vida intima de Hyuk y yo es de los dos, me avergüenza contarlo en voz alta–
–esta bien, cuantas veces fueron? –
–um… bueno… una en el avión de ida…–
–qué?! En el avión? No pensé que a Hyuk Jae le gustara la altura, jaja! –
–no hables tan alto! –
–perdón, continua–
–otra… creo que fue cuando nos emborrachamos… descubrí que soy un cabeza de pollo–
–eso no me sorprende–
–y la que me gustó fue cuando estuve dentro de él–
–en serio? Te dejó hacerlo? –
–si; fue genial realmente, deberían intentarlo Siwon y tu–
–eso creo–se encogió de hombros
–y bueno después él estuvo dentro de mí, fue con un condón azul–
–naa no quería saber el color, pero oye, hay algo que me preocupa…–no pude terminar de escuchar lo que decía porque unas nauseas terribles me hicieron salir corriendo al baño para devolver lo que había comido en la tarde
–lo siento, es la cruda que creo que no se me pasa, me mareé un poco después de bajar del avión–dije entrando de nuevo a mi cuarto, Hee Chul me veía asustado
–um… de acuerdo, lo que te quería decir es que me preocupa que en una de esas, termines embarazado–eso provocó que el alma se me fuera al suelo–es que son tantas veces que me has dicho que Hyuk Jae termina dentro de ti, no sé, no siempre se tiene esa suerte–esta era una de las veces en las que me hablaba muy en serio
–yo… no lo creo… hace tanto que algo debió pasarme….–
–no siempre es así y lo sabes, hay embarazos en los que no te das cuenta, sabes qué? Hagamos una prueba, a ver si estas o no–
–estás loco? No lo estoy, de acuerdo?! Mira si en dos meses no pasa nada, estoy bien, pero si algo se manifiesta…–
–es un trato, pero tengan más cuidado por favor, mira que Hyukkie se graduará con Siwon y conmigo, tú también debes terminar la secundaria, un bebé a esta edad es algo serio, no tenemos dinero suficiente para cubrir lo que necesitará–
–Hyuk y yo lo hemos hablado, él también lo sabe, aunque a decir verdad, le está picando el bichito de querer tener un hijo, pero como te digo, lo hablamos y dijo que estaría dispuesto a esperar–
–eso espero, de otro modo… mira yo… yo estaré contigo si? cuéntamelo como siempre todo a mí, me tendrás a tu lado pase lo que pase, aquí estoy–me abrazó muy fuerte, era bueno saber que lo tenía a él, ha sido así desde niños.

(Hyuk Jae POV)

Le estaba contando a mi hermana los íntimos detalles de nuestro viaje cuando de pronto se soltó gritando.

–oh por dios Hyukkie! Otra vez se te olvidó el preservativo–mi sonrisa se cayó cuando recordé eso, rayos! Bueno ojala no sea de los que tenga buena puntería, la primera vez no pasó nada, las siguientes yo si me lo ponía o él me obligaba, pero esa noche…
–creo que fueron las copas de lo que tomamos, Hae estaba muy dispuesto, ni él se acordó–
–tal vez el pobre también estaba mareado–
–eso si, era su primera vez tomando porque no le gusta tomar mucho y nunca se lo permitieron, como yo–
–eso sí que te lo concedo hermano, dime cuantas veces ha pasado sin protección? –
–Bueno, serán unas… uy no sé…–
–oh por favor es en serio? Demonios Hyuk Jae!–
–mira, aunque mi entrepierna estallara en llamas para él es más importante un condón–
–no digas tonterías, en todo caso deberían cerciorarse de que no esté embarazado–en cuanto dijo eso, casi me caigo de la cama
–¿qué? –
–sí, imagínate si lo está–
–no Sora, no puede estarlo…–
– ¿por qué no? ¿No te harías cargo? –
–no es eso, es que somos muy jóvenes, solo piénsalo, él tiene apenas 16 años, yo 17, es su segundo año de secundaria, no podría…–
–en todo caso, aunque les de miedo y todo, al menos deben estar seguros–
–está bien, lo pensaré–
–no lo pienses, actúa–.

Esa conversación con Sora me dejó pensando el resto de la semana; vigilaba de cerca cada movimiento y actitud de Hae, cualquier cambio en él me pondría en alerta, pero no, seguía comiendo lo mismo de siempre, no le tenía asco a nada, era el mismo. Comencé a informarme de todos los síntomas del embarazo, pero ninguno se suscitaba en Dong Hae, de modo que podía estar tranquilo. Pero también le hacia una que otra pregunta de vez en cuando

– ¿no te has sentido mal en estos días? –
–no, para nada, ¿por qué? –
–Bueno preguntaba, es que podrías enfermarte por el invierno–
–ash no seas ridículo Hyukkie, soy tan sano como un caballo–
–solo te cuidaba, no te molestes–
–No me enoja, me sigo sintiendo tan bien como siempre–continuó comiendo su bunggeoppang y yo mi kkochi eomuk, me pareció perfecto invitarlo a comer estos ricos aperitivos que aparte de su sabor, los vendían en cualquier sitio y baratos.

En los días que siguieron, intenté armarme de valor y decirle que tal vez debería hacerse una prueba, pero no lo lograba, siempre pasaba algo y no podía ni insinuárselo. Sin embargo, se veía muy bien, con su misma figura, ningún cambio a la vista.

Podíamos seguir disfrutando de todo lo que hacíamos… como hoy que salimos a caminar al centro, como siempre abarrotado de gente, cuando de la nada… rayos! cayó por un filo resbaloso de la vereda sin que pudiera impedirlo, solo se lastimó un codo y pensé “si estuviera embarazado le doliera su bajo vientre no? o peor! Sangraría!”

–aaaauuuuchhh!!! Esto duele!–se quejó cuando le saqué la manga izquierda de su abrigo para revisarlo, estaba hinchado
–puedes moverlo?–
–ayayay no! duele mucho!–estaba a punto de llorar, por lo que comprendí que no solo era un raspón. Lo llevé a un centro médico que estaba cerca, esperaba afuera en unas sillas de plástico, cuando escuché gritos al final del pasillo
–… oh no ahora el “te lo dije” no funciona! Ya está, que podemos hacer? –
–no sé! Me preguntas a mi? Mis padres me matarán! –
–no si yo lo impido! Estamos juntos desde la secundaria! Por favor Junsu ya somos adultos! Tenemos 24 años! Estamos a punto de terminar nuestras universidades, qué puede pasar? Tranquilo, yo estoy aquí–se dieron un fuerte abrazo, al ver eso mi estómago y mi corazón se removieron, ¿qué pasaría si Hae y yo fuéramos a ser padres…?

La verdad no lo sé, sería una mezcla de sentimientos, en parte la alegría, ese miedo de no saber qué hacer, con qué mantenerlos, pero estoy seguro que encontraría la forma…

–Hyuk Jae?–escuché su voz llamarme, me puse de pies y fui a buscarlo a uno de los cubículos
–Hae? Dónde estás?–
–por aquí chico–dijo una de las enfermeras quitando las cortinas de alrededor de la cama, me acerqué a él y vi su brazo en cabestrillo, otra vez
–que mala pata eh? dice que me… como que me desvié el codo? Algo así, el punto es que casi se rompe–
–tienes suerte muchacho, otros se hubieran partido en dos el codo, buenos huesos, ahora ya puedes ir a casa, retira tus medicinas allá con este papel y estarás bien, a parte de una rehabilitación adecuada–
–claro, gracias–le sonreímos a la señora y salimos de allí.
–perfecto, ya nada, ando sin un brazo, es que tienen algo en contra de mis brazos? –
–no digas tonterías pececito, fue un accidente, debemos volver a casa cuanto antes, el frio no es bueno para ti ahora–apegándome con mucho cuidado a su brazo malo para darle calor, tomamos un taxi, no quería que se incomodara en el autobús.

En su casa, su madre nos dio chocolate caliente y hablamos de su pequeño accidente.

–no desarrollas sentido de equilibrio aún verdad?– se burló su hermano
–ya no molestes a tu hermano, descuida hijo, te llevaremos a un doctor mañana mismo para que te ayude con ese codo–
–Gracias, bueno con suerte esta vez es el que casi no uso, así que no se molesten tanto en ayudarme–
–no te preocupes, ya aprendimos–le dije, pero no para que me mirara asesinamente–qué? –
–Hae no mires así a Hyukkie, sigan tomando su chocolate, se les enfría–
–mamá y Hee Chul? –
–fue a casa de los padres de Siwon, al fin lo llevó, engañándolo pero tenía que hacerlo, dijo que si era necesario iría en contra de sus padres para estar con Hee, lo ama en verdad para hacer eso–
–Siwon te dijo algo? –preguntó mi pececito, casi tan estupefacto como yo
–antes de irse, si, me lo contó, pero parece que me le he adelantado, él tenía la intención de hablar con ustedes antes–la señora Hyang Su se encogió de hombros
–Entonces le enviaré un mensaje, diciéndole que vengan aquí de inmediato cuando se desocupen de allá, no puedo creer que no me haya dicho nada! –
–Hae no te enojes, ya te digo que se lo llevó engañado, no tuvo tiempo de decírtelo–.
Pasaron unas horas antes de que Hee volviera, estaba muy alterado, se podría decir que en shock, seguido de un preocupado Siwon
–que paso? Por qué están así? –pregunté, Jung Soo y su madre vinieron a sentarse también al verlos, Siwon respiró hondo antes de hablar
–fuimos a mi casa, quería que mis padres conozcan al chico que amo, pero resulta que esta misma tarde, citaron a otro muchacho, supuestamente para arreglar un matrimonio, en ese momento me opuse rotundamente, no podían obligarme!  Nos enfrascamos en una pelea verbal con todos ahí adentro, prefiero a Hee Chul por encima de cualquier otro, él me ha demostrado a través de estos tres años que no le importa mi dinero o la posición social que ocupe, así como yo lo he hecho, me vale un gorro si fuera un mendigo en la calle, si le faltara un brazo, una pierna, así estuviera en coma, lo amo por la persona que es, Hee Chul lo es todo para mí, me cambió la vida, me enseñó que hay más cosas en la vida que dinero y lujos, por él aprendí a caminar, conocí Seúl y más allá, hemos ido a muchos lugares y vivido tantas cosas… que ahora, por el amor que tenemos, resulta que me quedé sin casa, nos botaron a los dos a la calle, diciéndome que si quiero volver a verlos, que renuncie a Hee… y yo… yo no puedo… no puedo dejarlo… no quiero

Por primera vez veía a Siwon llorar, mi corazón se hizo un puño… en serio era impactante, tan serio, amable, valiente y el fuerte Siwon de la secundaria, hoy lo veía derrumbarse…

–Hee Chul me rogó que volviera adentro con ellos, y que lo olvidara, cómo podría olvidarlo! Me moriría si no lo tengo a él, me llenó, me convirtió en algo que hoy vale la pena llamar “tener vida”, nadie me conoce cómo era antes de Hee… me cambió para siempre… y no puedo abandonarlo, no me importa la fortuna que dejo atrás, de qué me sirve el dinero si no tengo amor? De nada! No quiero un solo centavo, mejor vivir debajo de un puente pero juntos, no lo dejaría jamás, es la mitad de mi vida, la mitad de mi alma… mi mundo entero–abrazó muy fuerte a Hee Chul, los dos lloraban desconsoladamente, Dong Hae y yo nos acercamos a abrazarlos, sentía el miedo, la preocupación, todo era palpable en el ambiente…
–le ofrecí vivir en mi casa… qué puedo hacer? Si este tonto no quiere dejarme–dijo Hee Chul haciendo puchero
–con un poco de suerte y está a mi nombre una empresa en EEUU, no sé aún en donde está, pero sé que es mía, debo ir por los papeles, ya los había firmado así que no hay nada que me pueda quitar, al menos sé que puedo darle un futuro a mi princesa–
–princesa?–repetimos
–Así le digo, es porque cuando lo vi, parecía una niña, solo que cuando lo escuché hablar, descubrí que era un chico, es tan delicado… que por eso lo apodé así, le gusta de hecho–le dio un beso en la frente
–que horrible que te hayan hecho eso tus propios padres, negar a su hijo! Cómo puede ser? Realmente, no te ofendas Siwon, pero es por eso que los ricos terminan solos y viejos–
–no se preocupe señora Lee, es la verdad, bueno, creo que mi mayordomo aún me puede empacar mis pertenencias y mudarme a la casa de Hee Chul… tranquilo Dong Hae, no te preocupes por él, sabes que lo amo y lo respeto, jamás haría algo que no quiera–respondió casi balbuceando por la mirada de mi pececito, en serio que hoy estaba bien raro XD
–ahora si dime qué te paso ahora? Ese mono jugaba contigo en el árbol y te caíste?–me gustaba volver a ver al Hee Chul que conocía, sarcástico y alegre al mismo tiempo
–Caminaba por el filo de una acera, cuando resbalé y todo mi peso se apoyó en el codo, casi me lo disloco pero estaré bien–le explicó
–uh bueno… después de todo este rollo, creo que quiero descansar un rato–dijo acurrucándose en el pecho de su novio pero su mirada se dirigió a nuestras tazas en las manos–qué es?–su nariz olfateó hacia nosotros
–es chocolate, quieres?–le ofreció Jung Soo
–si!–
–tu Siwon? –
–si, gracias–Jung Soo y su madre trajeron más para ellos para luego sentarse a platicar sobre lo que sucedió.


Me encantaban las tardes con ellos, siempre era algo diferente, como ahora, quién diría que a Siwon le pasaría eso? Pobrecito, no me gustaría pasar por algo así, si mi madre me pusiera en esa misma situación… definitivamente haría lo mismo que él, me iría con Dong Hae sin importarme nada más que empezar una nueva vida juntos, lejos de todo lo que nos dañaría, ser feliz a su lado es mucho más importante que el dinero, es que sin amor no se vive, no hay nada, y él lo es todo para mí, dejaría muchas cosas atrás por él.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts