A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 08

(Dong Hae POV)

— ¿Estás listo amor?
— Más que listo Hyukkie, pero ya quítame esta cosa de los ojos! Me pica mucho!—protesto, solo recuerdo haber salido de la escuela y no sé a dónde me ha traído, escucho algunas risitas que son de mi hermano, Hee Chul, Siwon y Young Woon
—Debiste darle aunque sea una calceta larga, no eso, esa lana pica.
—No quería las calcetas de ninguno de ustedes en la cara de mi pececito, Siwon
— ¿Eh? ¿Disculpa? Yo si me baño y lavo mi ropa
— Corrección, la lavadora lo hace Hee Chul
— Ya, ya como sea quítasela… y ¡SORPRESA!—gritaron todos sacándome la venda de los ojos
— ¿Uh? ¿Qué es ese sobre?—pregunté
— Te dije que debías ponerlos afuera, genio—le regañó Hee a Jung Soo, en eso me doy cuenta de que me ha traído a mi casa ¬¬’
— Mira Hae, esto es para ti y Hyukkie, claro que él también puso su parte, es tu regalo de aniversario—Siwon me extendió los dos trozos grandes de cartón, cuando los tuve en mis manos, vi bien de qué se trataban, eran dos pasajes a Jeju…
—Oh no chicos… no de ninguna manera… es demasiado…
—Vamos Dong Hae, no es para tanto—dijo Hee Chul haciendo un gesto quitándole importancia
— ¿Que no es para tanto? No querrás que me ponga a gritar por lo que compraste en el centro comercial.
— Ando con money ¿sí? ¡Déjame dártelo!
— ¡Ash no en serio! Ya esto se pasa, mejor era de que guarden el dinero para sus estudios, para comprarse ropa, comida no sé. ¡Pero no gastar tanto en mí!
— Deja de hacer berrinches Dong Hae, ¡creí que los habías dejado cuando eras niño!
— Pero mamá… ¿cómo pudieron?
— Ahorrando querido, sabemos lo especial que es tu relación con Hyuk Jae, también estaba al tanto de su sueño de irse a Jeju, son muy jóvenes y conseguir dinero ustedes solos se les haría difícil, es mejor que disfruten ahora que son los dos novios, tienen con quien compartir y no deben preocuparse por nada más—mi madre me dio un abrazo, yo le correspondí—tus maletas están listas, salen el viernes en la tarde.
— Esta bien, gracias a todos—los abracé a cada uno antes de que me siguieran regañando por ser tan latoso.
— ¡Apresúrate Hae! Se les va a ir el avión y no me voy a contener esta vez, patearé tu trasero!
— ¡Ya voy!—Hee Chul me gritaba desde abajo, ash que dolor de cabeza! Miré mi atuendo por última vez antes de bajar con la maleta que llevaría en el vuelo
— ¡Mi hijo se ve tan lindo! Oh es la primera vez que viajas fuera de la casa tan lejos.
— Mamá, ya lo hablamos, estaremos bien, prometo llamarte en cuanto aterricemos.
— Si lo sé, anda, el transporte los está esperando.
— ¿Y Hyukkie?
— En minutos viene, él también estaba volviendo loca a Sora por lento—se rió Jung Soo antes de pasar un brazo por mis hombros
— Suerte hermano, llámame a mí también ¿ok?
— Ok…—
— ¡Mira! Ya llego tu mono—Hee Chul se bajó del sofá para abrir la puerta, sí, era mi Hyuk Jae, saludó a todos y luego vino a mi
— ¿Are you ready? —murmuró contra mi cuello cuando enteró su cara, me rodeó con sus brazos la cintura
— Yeah baby yeah, ajajajaja ¿qué? Andas muy inglés.
—Algo así, mmm te has bañado, hueles rico.
— ¡Hyukkie no! ajajajajajajaa ¡no!—grité cuando olfateó mi cuello haciéndome cosquillas
— Mi pececito huele rico.
— Ya dejen de hacer eso, ya tendrán tiempo de hacer lo que se les dé la gana cuando estén allá—nos empujó Hee Chul para afuera


— Adiós chicos, tengan cuidado, ¡usen protección!
— ¡MAMÀ!—gritamos Jung Soo y yo al mismo tiempo
— ¿Qué? Es normal que se los recomiende, además hemos hablado Hae.
— Si mamá, adiós, cuídense ustedes también—nos giramos para caminar hacia la esquina donde ya estaba la pequeña buseta del aeropuerto
— ¡Dong hae! ¡Espera! —me volví para encontrarme con Hee Chul
— ¿Qué sucede? —
— Ten esto—susurró, del interior de su chaqueta, sacó una cajita, me puse a temblar en cuanto la vi
— ¿Hee es en serio? —
— Ningún viaje de pareja está completo sin una caja de condones, mira son de colores y unos tienen aroma—siguió susurrando
— Eres un…—
—Agradécelo, son los que nos sobraron a Siwon y a mí, de nuestra primera vez.
—¡Jaja! Gane! Si hubiera apostado dinero, puedo asegurarte que me deberías mucho.
— No apostamos nada, así que, vaya y disfrute de estos preservativos con su adorado novio—me dio un beso en la mejilla y yo lo abracé muy fuerte
—Gracias Hee, te amo.
— Yo también Hae, ¡corre! —me regresé donde Hyukkie, me miraba especulativo
— ¿Que te dio?
— Ya lo verás—le contesté pícaramente.

Llegamos al aeropuerto con las justas, ya casi terminaban de abordar el avión, rápidamente buscamos nuestros asientos y nos acomodamos .

— Será inolvidable Hae.
— Sí, lo sé—sonreí ampliamente, de pronto me acordé de lo que traía en mi bolsa de mano para el avión, espero que no se haya arrugado la caja!
—Hae, siéntate pececito ya vamos a despegar.
— Espera, necesito darte algo.
— ¿Qué es?—miró curioso hacia arriba
— Cierra los ojos.
— ¿Uh?
— Que cierres los ojos Hyukkie—le repetí con mis manos dentro del compartimento encima de nuestras cabezas
— Bien—cerró muy fuerte los ojos, bajé con cuidado la caja, hasta ponerla en su regazo
— Ya puedes abrirlos.
— Aw Dong Hae. ¡Un regalo!
—También tenía que darte algo—sentí que me sonrojaba, lo abrió y sus ojos y boca cayeron
— ¿Es en serio…? Es… es una… es un…
— Feliz san Valentín Hyukkie—me miró entusiasmado, rápidamente se colocó el sombrero, le quedaba feo con la ropa deportiva que traía puesto, pero me encanto verlo tan feliz
— ¡Te amo pececito! ¡Gracias! Esto es… ah ¡el mejor regalo de mi vida! ¡Vaya! ¡Son mis dulces favoritos!—parecía niño en navidad, nada me hacía más feliz que verlo reírse.

En todo el camino no dejó de agradecerme y darme besos, incluso pasar sus manos por lugares donde no debía…

—Hae…
—mmm…?—contesté un poco adormilado
— Ven conmigo
— ¿A dónde?
—Al baño
—Hyuk Jae tengo sueño ¿y tú me pides eso? Puedes ir tu solo—me acomodé en el asiento y cerré los ojos
—Por favor…—sacó mi mano de debajo de la manta e inesperadamente sentí algo duro bajo mi palma, cerré un poco la mano y lo escuché sisear… ¡rayos! Era su…— ¿lo sientes? Por favor pececito, me está matando—sonreí malicioso
— Tienes manos, puedes hacerlo solo
— No es lo mismo que seas tú… mmm… por favor te lo ruego—me giré para verlo a los ojos
— Por eso no quería que me tocaras, te enciendes como pólvora.
— Es que eres tu Dong Hae, me encantas! Sabes que no es solo por eso, yo te amo por lo que eres pero… lo necesito justo ahora…

Lo veía tan desesperado, era la primera vez que lo pedía de ese modo, me quité la manta y nos levantamos los dos, tomó mi mano y caminamos por el pasillo hasta llegar a uno de los baños, con suerte gran parte de los pasajeros ya estaban dormidos, así que no me daría tanta vergüenza hacerlo… de la nada siento otro tirón en mi mano y nos mete a los dos.

— Esto es lo malo de los baños de los aviones, son pequeños—se quejó, nos quedamos parados por un momento— ¿quieres empezar?—lo besé despacio, pero él me empujo un poco fuerte contra la pared, bajó sus manos a mi trasero y los aplastó, sus caderas se frotaron contra las mías
— A ti también te quiero prendido Hae—sonrió contra mis labios y dejé que lo haga, en pocos segundos me tenía duro a mí también
— Nnnhh… Hyukkie… me gusta
— A mi igual—sin  decir nada, se deshizo muy rápido de mis pantalones, bajándolos hasta mis tobillos, acarició mi pene por encima del bóxer haciéndome estremecer, lo levanté buscando sus labios y metí mi mano en sus pantalones buscando su erección… que incluso ya goteaba…
— Espera, déjame estar dentro de ti— me bajó la ropa interior, saco una botella pequeña de lubricante, se untó tres dedos y buscó mi agujero… casi al mismo tiempo de que introdujo un dedo, juntó nuestros penes y los acarició…
—Dong Hae… mmm… ya falta poco…—murmuró, yo ya me sentía sudando después de que lograra que tres dedos giraran libres dentro de mi
—Apresúrate…—me giró por las caderas, me dio una pequeña nalgada como solía hacer y jugó en mi entrada con la cabeza de su miembro… de pronto recordé el preservativo en mi pantalón
—Hyukkie, ten esto…—estiré un poco más el brazo y alcancé el bolsillo donde estaba guardado, lo saqué y se lo di
— ¡Vaya! ¡Un condón rojo! ¿De dónde lo sacaste?
—Hee Chul
— Que buena idea, ¿dime como se ve?
— ¡Hyuk Jae no seas payaso!
— Aquí voy—alineó su miembro y comenzó a introducirse más rápido de lo normal, me quejé cuando tocó fondo y él gruñó— ¿te lastimé?
— Mmmm… no… puedes moverte…

Gemí sintiendo su miembro palpitar, comenzó hacia atrás y adelante… sacando hasta dejar solo su punta… acariciándome los pezones que estaban muy sensibles… después las bajó para aferrarse a mis caderas y seguir con las estocadas que incrementaban su velocidad a cada momento golpeándome, ya medio delirando eché mi cabeza sobre su hombro, entrecerrando los ojos y sonriendo por el inmenso placer que me daba… sus labios jugaban por mi cuello, la oreja y a veces mordía un poco… yo también estaba muy duro .

— Mmmm… aaahh! Hyuk…
— Sshh, calla pececito nos pueden oir…—asentí rápidamente y me mordí el labio… bajé mi mano para empezar a acariciarme para venirme con él… pero se dio cuenta y me detuvo
—No Hae, yo lo hago—su mano izquierda se desplazó lentamente hasta llegar a la base de mi pene y apretarlo
— Nnnnhh… aaahh no hagas eso—susurré
—Espera que yo aun no me corro—dijo con un gruñido ahogado en mi hombro, me masturbó rápidamente, intentando mantener casi el mismo ritmo que el de su erección dentro de mi
—Ahora si… ya casi… mierda no me vengo…—se me ocurrió apretarme en torno a él… eso pareció hacerlo enloquecer—oh si pececito… hazlo de nuevo… ya mismo llego—lo hice esta vez aún más fuerte y sus caderas estaban a mil… cuando sentí el calor de su semen a través del latex
—Vamos Hae… córrete tú también…—unas cuantas pasadas más de su mano y mi semilla explotó contra la pared del baño, terminé agotado, suerte Hyuk Jae estaba en mi espalda, me ayudó a levantarme los pantalones y limpiamos el desastre de la pared
— ¿Sabes? Casi lo mismo me paso en nuestra primera cita, solo que yo si le apunté a la taza de baño—se rio y yo con él de esa tontería. Primero salí yo después de lavarme la cara; como si nada me senté en mi puesto y me acurruqué en la manta otra vez; en un minuto Hyukkie ya estaba sentado a mi lado
—Así que esto se siente hacerlo en un avión ¿eh?
—Corrección monito travieso, en el baño de un avión.
—Me gustó—lo golpeé en su brazo—ya, no te enojes, use protección
— De milagro, agradece que no me he embarazado.
— ¿Por qué?
— Porque somos muy jóvenes, aún hay muchas cosas que podemos ver y vivir antes de tener un bebé, y hay muchas dudas, como por ejemplo, si seguiremos juntos o no…—me calló con un beso y me rodeó con sus brazos
— Lo único que quiero por ahora, es estar contigo, me encantas, me gustas y te amo, este ha sido el mejor año de mi vida a tu lado, muchas pruebas han surgido en nuestro camino, y las hemos pasado juntos, ¿no crees que podemos soñar con un futuro juntos?—lo miré a los ojos y vi que era en serio lo que me decía, me estiré para besarlo en la boca
— Sí, si me gustaría verme contigo, viviendo juntos, formar un hogar…
— ¿Te imaginas un bebé que se parezca a ti y a mí?
— No, aún no lo hago.
— Yo tampoco, tienes razón, es muy temprano para tener un niño.

Nos acurrucamos entre nosotros y dormimos un poco, de lo que quedaba del viaje. A decir verdad, me dormí pensando en lo que me había dicho, ¿un bebé? ¿Que sea una parte de los dos? Me ilusionaba en verdad, sin embargo, recién acababa de pasar por una crisis por lo de mi pierna, para que ahora saliéramos con el domingo 7.

***************

—Ten Hae, lleva esa maleta.
— ¡Pero Hyuk llevas casi todas! Vas a tropezarte.
— ¡No te preocupes, yo puedo!—resoplando lo seguí a través del camino para salir.

Llamamos a nuestras familias en cuanto llegamos al hotel “The suit hotel Jeju” en Jungmun después de una hora desde el aeropuerto hasta allí, era bonito, con 90 habitaciones como había investigado en internet, era un poco caro, con una hermosa vista desde nuestra habitación, el mar se veía tan hermoso a la una de la madrugada.

—Ven pececito, ya terminé de arreglar nuestras cosas, acostémonos si? sinceramente estoy cansado—me llamó desde la cama y me gire dándole la espalda a la ventana
—Yo igual, quiero dormir—me deslicé hasta llegar a su lado, me abrazó muy fuerte y enterré mi cara en su pecho, nos cubrió con la única manta que había puesto que hacía mucho calor aquí
—Descansa amor—besó mi cabeza y yo le di uno en su pecho desnudo
—Descansa Hyukkie—cerrando mis ojos me dejé llevar por el sueño.
—Levántate cosita, apura, mmm, por favor—sentí la cabeza de Hyuk Jae en mi estómago moviéndola para que me despertara
—Mmmm ¿qué pasa?—dije adormilado
—Se nos hace tarde.
— ¿Tarde para qué?
— ¿No creerás que solo vinimos a estar encerrados en el cuarto o mojarnos en el mar o sí?—
— Um… tal vez…—sonreí pícaro
— No, no, hoy guárdate “tu otro pez” para otro rato, ten, te preparé ropa, Siwon nos inscribió en un recorrido para turistas, salen a las nueve, tenemos 15 minutos para bajar—en seguida abrí los ojos y me senté en la cama restregándome los ojos, a tientas me vestí con una playera, mi traje de baño y encima un short que Hee Chul me prestó.
—Te ves bien, tendré que ponerme detrás de ti todo el tiempo.
— ¿Y eso por qué? ¿Se ve mal? ¿Esta como pañal caído?—se mató de la risa en la cama, después de calmarse hablo bien
— No, no es porque se vea mal, no escuchaste? Dije que te queda bien, ggrr que lindo trasero tienes.
—Hyuk Jae te recuerdo que solo tenemos ya 3 minutos para que el bus no nos deje así que deja tus cosas para después, quiero ir a conocer la isla, es tan hermosa… ojalá las fotos no sean photoshop.
— Por supuesto que no pececito, Jeju es tal como las fotos, y lo será aún más verla en vivo y en directo.
— Bien, ¿ya tienes listo todo?
— Me levanté temprano para tener una mochila con lo necesario—decía mientras nos dirigíamos afuera, cerrando la puerta con seguro—mira, protector solar, repelente de mosquitos, dos gorras, la cámara, toallas por si acaso, bronceador! Pequeñas golosinas, las que me diste en mi regalo y creo que eso es todo—después de subir al ascensor, le di un beso en la mejilla, feliz de que estuviéramos ya aquí y disfrutando de un aniversario tan especial, me sentía más bien como en una luna de miel…

El viaje fue increíble, nos dirigimos a Mt. Sanbangsan, el más cercano y luego a Mt. Songaksan que estaba a una media hora de allí, Hyukkie y yo nos tomamos muchas fotos durante el camino. Después tomamos el noreste para ir a Seogwipo, donde habían más suvenires, compre algunos con el dinero que de última hora me había acordado que tenia bajo el colchón, era lo suficiente para llevarles algo bonito a todos en Seúl, Hyuk también compró para su madre y Sora.

— Ya pececito, no comprarás mucho, tal vez en la siguiente parada quieras seguir comprando y no te alcance.
—No importa, si me falta, le pediré al lindo chico que me acompaña que me preste un poco—jugueteé con su cabello
— Abusivo…—en ese momento lo solté y me encogí en mi asiento— ¡no no me hagas puchero! ¡Era broma! No hagas eso…
—Me dijiste abusivo…—murmuré al borde de las lágrimas
—Pero no era en serio, sabes que lo que es mío es tuyo y lo tuyo es mío, nunca te negaría nada, resentido—aflojó los brazos que estaban en torno a mis piernas y me atrajo a sus piernas—¿entonces cuanto quieres?
—No sé, aún debemos llegar para saber cuánto cuesta lo que me gustaría comprar.
—Bien, pero no te enojes, nunca te diría algo así en serio ¿entiendes?
—Si
—Ahora miremos por la ventana—buena sugerencia, porque en serio todo era bonito, me encantaría regresar, pero esta vez con mi familia, sé que todos lo disfrutarían mucho.

Y si, Hyukkie y yo nos dividimos nuestro dinero, pudimos comprar incluso ropa. Con estampados de las mejores vistas de la isla, playeras, un par de gorras, en fin de todo un poco.
Fuimos hasta la cuidad de Jeju y luego regresamos al hotel, ya sin hacer paradas; para el final del viaje yo ya estaba muy cansado, tenía ganas solo de cenar algo que me llenara el estómago y dormir de largo.

Después de ducharnos y vestirnos bajamos al restaurante del hotel, donde Hyukkie pidió la especialidad de la casa: guksu con carne. Realmente fue delicioso, acompañado de una botella de vino tinto y soju.

—Acerca tu copa pececito—un tanto nervioso y emocionado, lo hago—¿qué tienes?—como siempre, adivina lo que me pasa
—Es que es la primera vez que bebo esto, usualmente mamá y Jung Soo solo me dejaban tomar champagne, nunca algo más fuerte, es por eso que cuando Hee Chul y yo crecimos, le preocupaba mucho que yo comenzara a beber, pero no, él me cuidaba siempre que salíamos, nunca dejó que tome una sola gota de alcohol, así que esta es mi primera vez—me sonrojé porque esas últimas palabras no serán nunca lo mismo
—Ese es otro motivo para festejar—vertió un poco de vino en mi copa, levantó la suya y me sonrió—por un año maravilloso junto a ti, por nuestro primer viaje juntos fuera de Seúl, por todos nuestros sueños y planes, por un futuro para ti y para mí juntos—choqué mi copa con la suya y tomamos un trago—¿quieres decir algo mi amor?
—Sí, quiero brindar por el mejor año de mi vida, por mi ser mi primer novio, mi primera vez, y agradecerle mucho al cielo que te haya puesto en mi vida, cambiamos los dos. Porque siempre quiero que estemos juntos tu y yo—chocamos de nuevo las copas y nos sonreímos ampliamente, cómo amaba su encía! Me encanto desde el primer momento en que lo ví…

La noche estuvo bien, comiendo y bebiendo juntos, admito que el soju si me quemó la garganta, pero estaba bueno! Entre vasito y vasito a los pocos tragos, ya hipaba y hablábamos incoherencias.

—Y luego… hic! Solo la lleve a su casa y no supe más de ella—me reía como bobo de lo que me contaba de sus anteriores novias y conquistas
—Pos me alegro de que yo… hic! Me quede contigo, vale gorro lo anterior, ahora estoy yo hic! Y no te dejaré ir con nadie más.
—Quién dice… hic! Yo tampoco… te dejaría ir… hic!—entre tropezones y colgándome de su cuello, fuimos chocando con todo y con todos hasta llegar a nuestra habitación en el tercer piso
—Peshecito… hic! Espera, déjame sacar la llave—soltarme de él fue un error, porque me caí al suelo, cosa que de los dos nos reímos como locos, la gente que aun pasaba por el pasillo nos quedaba viendo—lishto amor, entremos hic!—casi gateando entre a nuestro cuarto, apenas veía lo que estaba en frente, por lo que terminé golpeándome con un mueble, de nuevo me reí
—Oye… sabías que me encanta cuando hic! te pones en cuatro?—
— ¿Uuh?—volteo a verlo confundido
— Si… quédate así hic!—escuché que cerraba la puerta con seguro, lo siguiente que supe fue que como loco intentaba sacarme los pantalones
— Espera… hic! El suelo  es incómodo…
— Intentémoslo… es la alfombra Hae…—sigue intentando torpemente deshacerse de mi ropa
— Espera…—me levanté como pude y me senté en el sofá pequeño debajo del cual me hallaba—ahora… si… creo que puedas… sácame hic!
— Así me gusta hic! Que estés todo dispuesto para mí.
— Ya cállate… solo hazlo…—me reí como bobo, empezó a quitarme de nuevo mi ropa, esta vez consiguiéndolo con mayor facilidad, también me saca los zapatos y los calcetines, de pronto sus manos acarician mis tobillos, suben por mis pantorrillas, luego mis muslos hasta que llega a mis caderas
— ¡Oh vaya! ¡Miren que sorpresa! El otro pez está despierto…—sonríe ampliamente al ver mi erección
— ¿Aún tienes hambre? —le pregunto
— Si… de ti…—y sin aviso previo toma mi pene en su boca, siento su lengua moverse… delineando… sus labios moviéndose… chupando… tomando todo…
—Nnhh… que boca tienes… ummm…—yo me retorcía en el sofá, gimiendo y riéndome por lo que Hyuk me hacía, después de disfrutarlo por un momento, una de sus manos acaricia mis testículos tal como me gusta… la otra se desliza en mi pliegue buscando mi entrada
—Apresúrate… ya estoy bien húmedo…—le digo agarrando su cabello, sonríe en torno a mi eje y en segundos ya siento sus dedos haciendo maravillas ahí—mmm… eso es…—admito que me dolió un poco, esta era la primera vez que introducía dos dedos, pero como ya lo habíamos hecho antes, me fue fácil acostumbrarme—ya no más Hyukkie… me voy a correr.
— Esta bien… yo igual… pero ponte sobre tus manos y rodillas…—de nuevo me deslicé al piso, haciendo lo que me pedía, llevé mis manos a mis glúteos abriéndolos aún más para él—aarrgg! Que atrevido estas… debo hacerte beber más seguido—yo solo sigo riendo… ahora veo que su pene se desliza hacia arriba entre mi trasero… jugando conmigo…
—Ya oye… ¡entra!—le exijo
—Tú lo has pedido…—su punta está entrando un poco rápido, me toma por sorpresa por lo que jadeo… en poco tiempo su pene ha entrado por completo y comienza a moverse
—Apretado… um… me gusta así…—moví mis caderas atrás y adelante
—Hyukkie… necesito más…
—De acuerdo…—sentí sus manos recorrer mi cadera, una de ellas se detuvo para sujetarme y la otra descendió hasta agarrar mi dura erección, acariciándola lentamente al principio y luego más rápido, al mismo tiempo que sus embestidas… su peso lo sentí aplastante en mi espalda, mordiendo un poco mi hombro, giré mi cabeza en busca de sus labios…
— ¿Besito? —preguntó
—Si…—juntó nuestras bocas mientras seguía sacudiéndose detrás de mí, empalándome lo más que pude…

Cuando de pronto nuestros gemidos comenzaron a convertirse en gruñidos y gritos, golpeando mi punto dulce dentro de mi gimiendo cada vez que lo tocaba… en medio de sus estocadas me incorporé un poco, haciéndolo sentarse en el suelo y yo me puse encima de sus caderas, riéndose porque eso me hacía rebotar… sentí el familiar cosquilleo en mi columna baja, apoyé la cabeza en su hombro y arqueándome sobre su pecho cubrí con mi blanco semen su mano.

—Aquí voy yo también… —gruñó en mi oído, con un último gemido que escapo de sus labios se deshizo de su semen dentro de mí, jadeando como si hubiéramos corrido por kilómetros nos quedamos ahí por un buen rato…
—Fue genial… gracias—lo último que sentí antes de cerrar los ojos fueron sus brazos a mi alrededor y su miembro deslizándose hacia afuera…

(Hyuk Jae POV)

No recuerdo mucho la noche de ayer, solo cuando Dong Hae y yo tuvimos relaciones, era la primera vez que lo hacíamos en el suelo, es que quería probar algo nuevo! Funcionó, ahora Dong Hae duerme como un bebé en la cama, estábamos muy agotados, solo que como siempre soy el primero en despertarse.

Acaricio su hermoso rostro y su cabello, tan bello que es mi Hae… que me podría quedarme así para siempre, solo viéndolo dormir… sonreía mientras esparcía mis caricias por su cuello cuando oí a su estómago gruñir, pero no era común, se podría decir que incluso sonó más fuerte que antes.

—Hae, Dong Hae, despiértate corazón, es hora de desayunar—le susurré al oído, me levanté para llamar al servicio de habitaciones y que nos trajeran un rico desayuno
— ¿Desayunar?—murmuró, se incorporó un poco pero llevándose una mano a la cabeza volvió a ponerla en la almohada
— ¿Te duele?—asintió levemente, rápidamente fui a buscar unos analgésicos que me dio Siwon en caso de que se presentara cualquier cosa en el viaje, puse agua en un vaso y esperé a que llegara nuestro desayuno
— ¿Así que esto se siente cuando te emborrachas?—preguntó débilmente
—Si bebé, pero te voy a cuidar ¿si? hoy nos quedaremos aquí y descansaremos—
—Lamento arruinar nuestro aniversario—dijo haciendo un puchero
—Nada de eso Dong Hae, era tu primera vez tomando de esa forma, debí detenerte, es mi culpa ahora que pienso con claridad—
—No, no te eches la culpa, ya soy grande—sonrió como bobito—que importa, me pondré bien, solo es una cruda—acarició mi mandíbula tiernamente, me incline sobre su mano
—Tienes razón… oh vaya! Nuestro desayuno está listo—me levanté en cuando escuché tocar la puerta, dejaron el carrito a la entrada, les pagué y lleve todo cerca de la cama para que mi pececito descanse y se tomó el analgésico; con algo de dificultad se sentó y le daba de comer en la boca
—Um, eso está muy rico, dame más—me pidió waffles con salsa de arándano
—Es verdad, solo los había probado con miel y salsa de frambuesa.
— ¿Me das jugo? —
—Claro, toma—amaba cuidarlo, era tan lindo tenerlo enfermo… que siempre tenía la certeza de que se mejoraría con mis cuidados
—Pero come tú también pues, que hay suficiente para los dos—musitó
—Termina tú y luego yo como.
—Pero verás, o yo mismo te embutiré la comida.
—Bien, así no usare mis manos—nos reímos y segui dándole de comer hasta que se acabó lo suyo y yo pude servirme mi comida, claro que no falto que Hae me pidiera de mi plato.

Pasamos todo el día ahí después de bañarnos por separado, viendo tele, películas, con su cuerpo recargado en mi pecho, le hacía cariñitos y toda la mañana estuvo bien, hasta que por la tarde decidió levantarse porque quería ir a la piscina y de pronto vomitó todo lo que comió, dejando un desastre en la alfombra y parte de las mantas de la cama, no sé por qué pero comenzó a llorar.

— ¿Hae? Pececito no llores, es normal después de emborracharse.
—Es que qué vergüenza Hyukkie… snif* ahora tendrán que venir a limpiar y para colmo esto es un gasto más… definitivamente, creo que ahora si la regué… snif*—sollozaba, restregando su ojo con una mano, se veía muy tierno
— Oh no, descuida, esto no es nada—aunque la verdad si me preocupaba el costo que nos representaría. No podíamos quedarnos con eso ahí ya que para variar en la habitación no había nada que nos pueda servir para limpiar ese desastre de proporciones grandes, por lo que llamé al servicio de limpieza para que nos ayudaran, el pobre hombre se puso una mascarilla para cubrir su boca y nariz, con una cara de estar fastidiado, murmuraba algo, pero no le entendía muy bien que digamos.
—… más les vale… lo bueno de ser amigos de los Choi… uno aquí tiene que limpiar…
— Oiga no es por nada pero esto fue un accidente, no es que se me dio por vomitar a propósito—Dong Hae se había molestado mucho, tenía el ceño fruncido.
—Sabiendo lo que sucede cuando toman demasiado, cualquiera tiene cuidado.
— No le permito que le hable así a mi novio, si no quería hacerlo ¿por qué vino usted?—esta vez soy yo el que se pone a la defensiva
— Era el único disponible.
— Da igual, ese es su trabajo, lamento hacerlo limpiar eso—se disculpó Hae, eso me enojó aún más, ¿por qué lo hacía? Él se dio cuenta por lo que me miró intentando restarle importancia.

Cuando el hombre termino, estaba decidido a llamar a Siwon, ¿esa era la forma en la que usualmente trataba a todo el mundo o qué?

— Ya Hyukkie, no importa, el señor ya es mayor, tú sabes que se ponen algo tediosos con la edad.
— Entonces ¿por qué no lo jubilan? No está bien que diga esas cosas, como dijiste fue un accidente, además es la primera vez que venimos.
—Hyuk no grites, me duele la cabeza todavía, más bien coge dos toallas y bajemos a la alberca ¿sí? ya me siento mejor y quiero ir.
— Esta bien, pero si nos lo topamos y dice o hace algo le marcaré a Siwon.
— Lo que quieras, pero ya vámonos—contestó un poco molesto.

La alberca era al aire libre, pero no era impedimento para estar allí, el clima era una maravilla: cálido, por lo que dejamos nuestras ropas en las bancas cercanas y nos sumergimos de a poco.

— Ah se siente tan bien… esta rica el agua Hyukkie.
— Si pececito.

Nadamos por un largo tiempo, aprovechando la poquísima gente que había, nos daba mucho espacio, reíamos, jugamos con el agua, lo subí en mis hombros, la pasamos realmente bien. Disfrutábamos de unos cocteles sin alcohol junto con algo de fruta picada, cuando un jovencito, como de unos 13—14 años también se metió a la piscina, me miraba a cada rato, creí que dejaría de hacerlo pero de la nada empezó a querer hablarme.

— ¡Hola!—no hice caso—¡hola! Oye a ti te estoy hablando.

Dong Hae miraba preocupado a todas partes, negué con la cabeza y seguimos bebiendo, escuché el chapoteo del agua y después un dedo me golpeaba el hombro, volteé sorprendido al ver que era el mismo niño que me llamaba.

— A ti te estaba saludando—dijo sonriendo
— ¿Y tú quién eres?—preguntó Dong Hae
— Contigo no es, yo lo saludaba a él—me seguí asustando de ese muchacho, ¿en qué mundo vivo ahora? ¡No respetan a nadie! El hecho de que se vea guapo, si lo admito, se ve bien, no le da derecho a andar hablando de ese modo a las personas, especialmente si son mayores
—Pues debo decirte que es mejor que vayas con tus padres, yo ya estoy acompañado—le repliqué tratando de controlar mi malgenio que de por si me estaba aumentando con ese niñito
—De acuerdo, no sabrás de lo que te pierdes—nadó meciéndose más de lo normal, en seguida desvié la mirada
—Ese mocoso…—Dong Hae hervía de las iras, su cara estaba muy roja, así que esta es su cara cuando se pone celoso ¡Diablos! Qué bueno que nadie antes se me ha acercado, porque mi pececito los arrastra por el suelo!
— ¡Hey! Tranquilo Hae, no es nada, no le hagas caso es solo un chiquillo malcriado.
— ¡Eso me quedó bien claro!
— ¡Ya! No iras a sacarle los ojos por eso.
— Eres mi monito y de nadie más—se abrazó posesivamente a mi
— Lo tengo bien claro bebé, soy solo tuyo—le di un rápido beso y nos terminamos las bebidas. Salimos de la alberca, de la nada se montó en mi espalda, rápidamente para que no se caiga lo sujeté de las piernas y se reía
—Lo siento, es que vi pasar de nuevo a ese niñato.
—Posesivo… mmm… me gusta—sonreí
— ¡Jajaja!—. Entramos al restaurante por algo de comida, Dong Hae acababa de vomitar y necesitaba algo que le siente a su estómago, así que pedimos algo sencillo y sin tanto condimento
—Perdona que te haga comer cosas blandas.
—Para nada Hae, esto sabe rico, es avena, Hee Chul debió decirte algo de las crudas.
—Sí, su madre le preparaba unas sopas y jugos para que se le pasara, de ese modo se hizo más resistente y no le coge tanto como a mí, soy un cabeza se pollo.
—Oh no, yo también lo soy, no pensé que me cogería desprevenido, pero en serio, fue la primera vez que tomé en serio, otras veces con mis conquistas o mis amigos solo era una que otra copita, de ahí, solo contigo bebí de esa forma.
— ¿Uh en serio?
—Sí, mucho—empezamos a comer, a decir verdad, si estaba buena la comida; todo estaba bien hasta que apareció de nuevo ese chico, ¡diablos! Será mejor que terminemos rápido y sin que Hae lo note
—Pececito apúrate, no es bueno que pases tanto tiempo fuera de la habitación, además mañana volvemos a casa, necesitas descansar.
— Gracias por considerarlo Hyukkie, pero me siento bien—no funcionó… piensa Hyuk Jae… eso es.
—Entonces ven, vamos te compro otro analgésico, por si acaso—
—Bueno—me alegraba que me creyera, dejé la propina porque sin que Dong Hae se diera cuenta y peor yo, Siwon hizo que todos los gastos sean pagados, si mi pececito se entera, ¡nos mata!
—Hyukkie, espérame afuera del baño, quiero ir.
—De acuerdo, entra—me quedé parado afuera como me pidió, golpeaba el suelo con la punta del zapato impaciente, resoplé impaciente, miraba hacia la alberca y de printo ese niño asomó en frente mio
—Aahhh! —grité asustado
—Eso no es de un caballero gritar cuando ve un jovencito—dijo acercándose a mí, de inmediato empecé a retroceder, no quería que creyeran que era yo el que lo buscaba
— ¿Ah sí? entonces yo también puedo decir que no es de un joven que se respete, buscar al novio de otro chico, así que te pido de favor sal de mi vista porque no planeo hablarte, primero, date tu lugar, no andes buscando un hombre de ese modo, porque no lo vas a conseguir—abrió y cerró la boca desconcertado, rojo como un tomate y muy enojado se dio la vuelta y se fue.
—Hyukkie ya vamos… ¿uh? ¿Por qué sonries de ese modo?
— Porque acabo de poner en su lugar a ese chico fastidioso.
— ¿Dónde está?
— No hace falta buscarlo Hae, ya se fue, volvamos al cuarto, aún debemos empacar algunas cosas—pasé mi brazo por sus hombros y tomamos el ascensor, Dong Hae tenía la mirada perdida en el suelo, con la mano en su mentón, como pensando algo. Las puertas se abrieron y salimos, de la nada Hae se agarró de mi mano y jaló hasta llegar a nuestra habitación, me empujó dentro y cerró la puerta
— De no ser porque no soy un exhibicionista, le hubiera demostrado al mocoso que eres mio delante suyo, pero puedo demostrártelo a ti ahora que estamos solos—cuando habló estaba con todas las gamas de rojo en su cara y cerraba los ojos temeroso… ¿demostrármelo? ¿Cómo…?
—No hace falta Dong Hae, nunca le haría caso a un muchachito ofrecido, solo te amo a ti—lo abracé pero se empujaba para salirse
—Pero yo necesito…—empezó a protestar mirando al suelo

—Ssshh, tranquilo, de acuerdo si quieres demostrármelo—creía saber lo que quería, por lo que levanté su rostro y le di un profundo beso, metiendo de a poco mi lengua en su boca.
Share:

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. gracias por comentar, son muy importantes sus comentarios en el trabajo de una autora, son los ánimos de todas quienes colaboramos y pertenecemos a este blog n_n

      Eliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts