A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 07

(Dong Hae POV)

Otra vez en el hospital, ¡perfecto! Lo que me faltaba caray, y para variar, escuché que mi lesión del hombro también estaba empeorando sin que me diera cuenta, doctores por aquí y por allá correteaban a  mi alrededor. Terminaron llevándome a la sala de cirugías por segunda vez en mi vida para arreglarme el tendón que se lastimó y la fibra muscular.

Estuve inconsciente por un par de horas casi, no sé la verdad, solo sé que de nuevo, me sentía muy contento de tener a Hyuk Jae a mi lado en cuanto abrí los ojos.

— Hey pececito, hola
— Hola Hyukkie—sonreímos como bobos los dos y nos tomamos de las manos
— Te molesta la pierna? La sientes?—hice el intento de moverla, pero vaya que fue un error! Porque un agudo dolor se extendió desde la parte de atrás de la rodilla por toda la pierna
—AAAUUU!!!—grité quejándome
— ¡Rayos! Lo siento Hae, de seguro la anestesia ya se fue y por eso te duele.
— Mmmm… no importa… no lo sabíamos—sonreí forzadamente, no quería que se alarme más si seguía quejándome. Estuvimos un rato conversando, me sentía mal por hacer perder a mi equipo, pero debía aceptar que esta vez fue por no cuidarme, me lo habían dicho y yo de necio ahí mismo fui; después de que me auto culpara un rato, entró un médico, la verdad es que lo vi con un semblante preocupado
— Joven Lee, ¿cómo se siente?
—Bien, solo que por moverla un poco me dolió
—Déjeme ver eso—se apresuró a sacar suavemente mi pierna debajo de las mantas y examinarla—parece que no se ha desunido nada, si le duele después, avísenos de inmediato
—De acuerdo, gracias
—Tengo algo más que decirle, verá, esto que le pasó hoy, por desgracia, no le permitirá volver a competir nunca más, puede nadar, pero sus extremidades no pueden soportar el esfuerzo que se requiere para ello—sentí que la sangre se me bajaba a los pies…—lo siento mucho joven, con permiso—hizo una venia y salió…

(Hyuk Jae POV)

Que no podrá volver a competir nunca más…?

— ¿Hae?
—Es mi culpa que hayan perdido, es mi culpa que no pueda nadar, me lo dijeron y no hice caso…
— ¡Dong Hae! ¡Reacciona! ¡Estas entrando en shock!—un poco desesperado, cogí el vaso que estaba en el buró al lado de su cama y se lo eché en la cara, parpadeó varias veces, antes de mirarme con… ¿ira? ¿Enojo…? ¿Odio?
—Vete
— ¿Qué?
— Que te vayas dije, no quiero verte, solo me dirás que no es mi culpa, que esto solo fue un accidente, no quiero escucharte, déjame solo
—Pero Dong Hae…


— ¿No me escuchaste? ¡Te dije que te fueras!—mi corazón se partió en pedazos, nunca me había hablado de ese modo, ¿qué culpa tenía yo? ¿Por qué se daba conmigo?
— ¿Hyukkie? ¿Que paso?—me preguntó Hee Chul al verme
—Dong Hae me sacó del cuarto, dijo que no quería verme
— ¡Ese pez! Me va a escuchar…
— ¿No les dijo el doctor que nunca volverá a competir?
— ¿Qué? No es cierto… la natación lo era todo para él…
— Lo es, así dijo el doctor que salió, no puede
— Dios… pobre Hae… Siwon…
— Ya princesa, no te pongas mal, es muy trágico en serio, pero no se puede hacer nada, desde hoy no queda más que ayudarlo a que lo supere, no es fácil dejar lo que tanto amas hacer, debe serle muy duro
—Ni que lo digas, está furioso—contesté, no quise mirar a ninguno
—Entraré con él—dijo Hee separándose de Siwon
—Anda
—Hyuk Jae, no puedo decirte que entiendo que mi hermano te haya echado de su habitación, pero puedo decirte que es solo cuestión de tiempo, ya se le pasará—dijo Jung Soo sentándome a su lado
—Eso espero, porque pareció muy consternado
—Es como una patada en el trasero, para quién no, es como si tú ya no pudieras bailar por un tobillo roto
—Uhuh—suspiré, aun sintiéndome mal.

Prácticamente, discutió con todos, de verdad fue como un balde de agua fría que le cayó encima desprevenido, ni su madre pudo con él esta vez, si ella no pudo, ¿yo qué esperaba?

Me resigne a que de momento, no podría verlo en un largo tiempo, no sé qué pasará de ahora en adelante, me sentía perdido, impotente de no poder ayudarlo con esto, solo tenía la vaga esperanza de que me deje estar con él, aunque sea que no me hable si quiere, pero que me deje estar a su lado, nos necesitamos…

Esa noche, entré sin que se diera cuenta, tome la colcha que habían dejado doblada cuidadosamente en el pie del sofá, era grande y podría dormir perfectamente.

—Descansa pececito, te amo y estoy aquí para ti—besé su frente antes de acostarme.

Desperté con un olor algo extraño, ¿eso era el desayuno? ¡Santo cielo! ¿Que era? Miré mi reloj y… ¡diablos! ¡Era domingo! ¡Y son las siete!

— Buenos días jóvenes, es hora de levantarse, en especial usted joven Lee de la camilla, debe comer y tomarse sus medicamentos—dijo una enfermera entrando, poniendo platos y tazas en la mesa para Dong Hae
— ¿Y ya para qué quiero si no puedo volver a nadar? —la enfermera me miro como pidiendo ayuda
—No se preocupe, yo me encargo
—Con permiso—salió con el carrito que llevaba más comida
— No hagas esto Hae, matarte de hambre y no sanarte, no te va a servir de nada
— No me digas qué hacer, no lo quiero y punto—se cruzó de brazos y miro enfadado a la ventana
— Vas a hacer lo que te han dicho y no discutas, una pierna mal curada solo te traerá más problemas, no te hagas daño, sé que una piscina olímpica lo era todo para ti, pero no puedes frustrarte por eso ahora, hay muchas más cosas que puedes hacer, somos jóvenes, aún tenemos un camino largo por delante.
— Un camino en el cual no estoy seguro de que estés, de que te va a servir un chico con una pierna mala.
— ¿Te digo algo? Me daría igual que te faltara la pierna entera, la persona que eres es lo que me importa, nada más.
—Eso dices ahora, en ese momento, tal vez digas otra cosa y mejor me dejes.
— No lo entiendes ¿cierto? Dejemos de pelear y mejor come, insisto, no te sirve de nada privarte del alimento y las medicinas, solo te haces daño a ti mismo—desganado, empezó a comer la extraña sopa que nos habían puesto, a decir verdad, no me gustó, pero fingiendo que sí, me la terminé, no dije ni hice nada, solo la tomé toda.

Después de unos minutos de otra vez pelear, se tomó las capsulas y volvió a acostarse.

Por la tarde, un médico vino a revisarlo, dijo que esperaba que después del movimiento que hizo ayer no se infectara, de lo contrario, lo operarían de nuevo y para colmo no le cogería la anestesia.

Vinieron Hee Chul, Siwon, nuestras madres, Jung Soo, Young Woon y Sora a visitarlo, les respondía con monosílabos a todos. Nos extrañaba el nuevo comportamiento de Dong Hae, como me dijo su hermano afuera, siempre había sido un luchador, un chico fuerte y valiente, ¿y ahora? No lo podía creer, ¿a donde había ido ese chico? Ni yo lo sabían, menos los demás.

Dong Hae salió a las tres semanas, en muletas por supuesto, no podía manejarse muy bien solo y aun así renegaba de las veces que necesitaba ayuda hasta que pueda aprender a coordinar. Seguí con él, aunque ahora peleábamos la mayor parte del tiempo, tenía sus malos ratos, como cuando subíamos al autobús, eran pocos los que nos ayudaban, así que también le enojaba que eso nos pasara casi todo el tiempo.

En la secundaria, era peor, había muchos que no habían escuchado lo que Dong Hae pasó antes de lastimarse de ese modo la pierna y su hombro, lo criticaban a sus espaldas, por supuesto que lo defendía, y los del club también me ayudaban.

Realmente fueron casi cuatro meses de frustraciones, enojos, tanto que de solo acordarme ya me da cosas…

Esta tarde debía ir a su casa para dejarle sus tareas, hoy faltó debido a que lo examinarían todo para comenzar a que use menos las muletas, su brazo podría estar mal de nuevo y otro período como este no sería bueno para nadie… estuvimos a punto de terminar muchas veces, pero lo amo, mucho, no me importaba que se descargara su frustración conmigo, era duro, pero ¿qué podía hacer?

— Eres amable Hyuk Jae, gracias por estar al lado de mi hijo, sé que no se ha comportado como debería contigo pero sé que todo esto pronto pasará.
— Yo también lo espero señora Lee, créame, hemos estado juntos en esto.
— Eso sí, anda, Hee Chul está con él.
— Bien—subí las escaleras hasta detenerme frente a la puerta, levanté los nudillos para tocarla pero la mención de mi nombre me hizo detenerme
— Eres muy duro con él Dong Hae, te está ayudando mucho. Más que yo se podría decir.
— Sí, pero a veces solo me hace sentir inútil.
— ¿Inútil? No digas tonterías, te ayuda en lo que necesitas, bueno, ahora te alegrarás de no tenerlo encima todo el tiempo, ya que puedes ir dejando esas cosas…
— Sé que Hyuk Jae no tiene la culpa…. Pero sigo pensando en que nadie podrá devolverme lo que tanto me gustaba hacer, ni podré darle un triunfo más a mi equipo.
— Mira Hae, entiendo que no puedas competir, pero ya deja de pensar en ese campeonato, no ganaron porque dijiste: ah que rica está el agua, me quedo flotando, ¡NO! perdieron porque te lastimaste, no porque te dio flojera de repente.
— ¡Por eso! Yo fui el que dejó mal a la escuela, ahora todo el mundo se voltea a verme como el perdedor que me hice ver.
— ¿Te preocupa más lo que digan otros que los ánimos que te damos y nuestra ayuda? Perfecto Hae, que bueno que pienses así, mejor me voy no quiero terminar mal contigo, hasta que se te pase, me voy con Siwon.

Escuché ruidos de tapas de cuaderno y libros cerrarse bruscamente, un cierre tintinear y pasos.

—Hee lo siento… no quería…
— Lo sé, quieres que te perdone, lo hago todo el tiempo cada vez que explotas, tratamos de entenderte pero te cierras en tu concha de “es que perdí, es que no será lo mismo” cuando decidas salir… no sé… pero he estado contigo desde que somos niños, te desconozco sinceramente Hae, no sé qué te pasó, te llamaré luego, eso sí me quieres contestar.
— Lo haré…—escuché su voz quebrarse
— Nos vemos—la puerta se abrió y yo seguía como menso parado en frente, completamente sorprendido de escuchar la primera pelea entre Dong Hae y Hee Chul
— Hola Hyukkie, ¿vienes a verlo? Ojalá no se dé contigo por lo que acabamos de pelear—vi en sus ojos que le dolía, de seguro, en verdad esta sería la primera pelea real para ellos…
— Um… yo solo venía a dejarle su tarea…
— Si esta de buenas, quédate, si esta de malas, mejor vete, no es justo que te trate como un juguete al que puede zarandear cuando se molesta.
—Hee Chul no digas eso…—dirigí mi mirada a las espaldas de Hee, Dong Hae estaba sentado en su cama, con una cara que me removió el corazón… y sus ojos como siempre, lo decían todo
—Me voy, suerte—me palmeó un brazo y bajó, seguía sin saber que hacer o que decir…
—¿Tú también te iras porque ya no me soportas? —preguntó con las lágrimas a punto de salir
— No me voy a ir, ¿cuándo lo he hecho?
—No sé, tal vez lo decidas ahora…—entre y cerré la puerta, camine hasta su cama y me senté; estaba calentito, de seguro aquí también se sentó Hee
— No lo haré ¿sí? Mira se lo duro que ha sido todo esto para ti, pero sal de esa concha como dijo Hee Chul, no te escondas ni te encierres, hacerlo, solo hace que te descargues con otros que no tenemos la culpa.
— Lo siento… es solo que… ay no sé ni qué decir…—acaricié su mejilla tiernamente al mismo tiempo limpiando el rastro de lágrimas, no quería que llorara
— No digas nada, ten, te traje tu tarea como lo prometí.
— No te merezco Hyuk Jae…
— Te amo Hae, no importa lo que pase, yo aún te quiero como antes, tu problema es lo de menos, solo debes… como decirlo… ¿resignarte? Es que no te queda de otra, frustrarte, enojarte con todo el mundo, contigo mismo, no te va a llevar a nada, no te queremos perder, ¿sí? ¿Puedo abrazarte?—levantó la mirada, esa misma que vi el día de nuestra primera cita y estaba asustado por la tormenta…
— Si… quiero que me abraces…

Me acerqué lentamente, pero él soltó un fuerte sollozo y me envolvió en sus brazos dejándome en una posición muy incómoda, me estaba obstruyendo la respiración…

— Tranquilo… ya no llores… sigo aquí y contigo me quedaré…
— Gracias Hyukkie, en verdad… te amo tanto…
— Igual que yo a ti pececito, ahora… ¿puedes aflojar tus brazos un poco? Me falta el aire y me duele la garganta.
— ¿Uh? Lo siento…—lo miré sonriendo y sequé las lágrimas de su rostro con la manga de mi chaqueta
— Ahora, sonríe para mí, ¿Puedes? ¡Sonríe!—lo hizo, esa sonrisa hermosa que tanto echaba de menos.

Le ayudé a lavarse la cara, hoy era el último día con muletas, desde mañana, le pondrían una cosa que no sé cómo se llama para ayudarlo a su recuperación.

(Dong Hae POV)

Después de que discutí con Hee Chul me quedé muy triste, Hyukkie llegó justo después y pude desahogarme y disculparme por lo que he hecho, lo quiero siempre a mi lado, qué hubiera sido de mí sin él.

Estuvo a mi lado, aunque me enojara por algo que no tenía la culpa… ahora estaba marcando a Hee Chul para que volviera y yo le pidiera disculpas…

— No me contesta, le llamaré a Siwon—dijo Hyuk Jae después de haberle marcado 5 veces
— Lo sabía, ahora no querrá hablarme en no sé cuánto… Hee se resiente con facilidad.
— No te pongas triste otra vez, ya sonreíste, déjame resolverlo para ti ¿ok?
—Ok
— ¡Oh! Hola Siwon… ¿qué? ¡A mí no me grites! ¡Oye! ¡Ya en serio…! ¡Lo sé, lo sé! No, yo llegué después, Hee Chul ya se iba… ¡por eso te llamo! Si, Dong Hae quiere verlo, se quiere disculparse, ayúdame Siwon, sabes que son amigos desde antes de que supieran ir al baño solos—me reí por eso—ya, ok, si, está terminando sus tareas… oh lo siento, bueno, él debe hacerlo, gracias—colgó y me regresó a ver
— ¿Y?
—Ya lo trae, me discutió que son las nueve de la noche pero que de todos modos lo traería.
— Bien, ayúdame a levantarme, estas cosas ya me hartan, ¡suerte mañana ya no las usaré!
— Aja, ven, hay que arreglarte para Hee.
— Ay Hyukkie eres tan atento, cualquier otro se pondría celoso de que tuviera un mejor amigo.
— No puedo hacer eso, lo conoces hace muchos más años que yo, ponerme celoso o molesto, te lastimaría a ti, además, considero a los celos algo ilógico, de vez en cuando por algún baboso en la calle, de acuerdo, pero de alguien que es casi tu hermano, no.
— Siempre has dicho eso, solo conozco a dos chicos así, tú y Siwon, me adora.
— Jajajaja, admito que Hee me agrada, ese flaquito tiene lo suyo, es un tsundere al completo.
— Eso sí, cuando éramos niños y lo querían molestar o a mí, los amenazaba, recuerdo que un día estaban unos niños más grandes jugando a la pelota en el espacio verde de la escuela, se acercaban con ella y Hee en seguida se volteaba a verlos enfadado, hasta que le dieron un pelotazo a mi yogur en vaso, lloré, él se levantó y les quitó la pelota y ¿puedes creer que la arrojó fuera de la escuela? ¡Nunca la hallaron!
— Más bien me alegra mucho que lo tengas, ¡jeje! Un amigo como él, no he conocido otro- mi madre tocó la puerta.
— Hee Chul y Siwon están abajo, ¿quieren que los haga pasar?
— Sí, por favor mamá, gracias—mi madre volvió a cerrar la puerta
— Bien, ¡sé un hombre y adelante!
— Ash Hyuk Jae, te pasas—me acomodé en la cama, Hyukkie trajo más cerca el puff que tenía en forma de balón de futbol y una silla plegable que estaba en mi armario y luego se sentó a mi lado en la cama.
— Hola muchachos, ¿se puede?
—Claro, pasen—en cuanto entraron, mi corazón se disparó nervioso a latir, era la primera vez que debía pedirle disculpas por algo grave…
—Siéntense—Hee Chul, como siempre se hundió en el puff y Siwon en la silla
— Bien, tengo entendido que discutieron, ¿por qué? Hee no me quiso decirme nada.
— Verás Siwon… yo… bueno, este tiempo he sido un tonto, y parece que hoy derramé la gota que colmaba el vaso de Hee Chul, perdóname Hee, no estés enfadado conmigo, lo que tú tienes de resentido, bien sabes que yo lo tengo de llorón.

Murmuré retorciendo las manos, pero viéndolo fijamente aunque él estuviera con sus ojos clavados en el suelo.

—Di algo princesa—suspiró hondamente, levantó la cabeza y vi en sus ojos eso que siempre me decía que estaba triste
— Yyo… también lo siento, no debí decirte que tratabas a Hyuk Jae como un juguete que usabas para descargar tu enojo… también tengo algo por lo cual disculparme no solo tú, ¿hermanos? ¿Amigos?—sacó su puño al frente y vi su anillo, no lo podía creer
— Sí, te quiero Hee.
— Yo también, ven acá “pececito”—se puso de pies y me botó con él a la cama
— ¡Realmente eres un tonto! Bobito bobito, ¡pero así te quiero!—me hizo cosquillas hasta que le dio por accidente una patada a Siwon en su parte baja
— ¡Oh por Dios! ¡Lo siento Siwonnie! ¿Te duele? —el pobre tenía la cara roja y respiraba hondo mientras mantenía sus manos en la entrepierna, Hee Chul lo abrazaba y parecía una pulga al mismo tiempo brincando por el cuarto
— Ya ya… estoy bien…
— Uy Siwon, no sé si puedas darnos sobrinos, ya ves lo que haces Hee Chul? Ahora estará…—Hyuk silbó y sacó su pulgar hacia abajo
— Jaja que gracioso, lo comprobaremos después ¿no Siwon?
— Si princesa… ya lo veremos…
— ¿No quieres acostarte?—
— Umm… creo que si…—se dejó llevar de Hyukkie hasta mi cama donde le hice un lugar
— ¿Te sientes mejor o traigo hielo?
— No Hee, se le congelan
— ¡Hyuk Jae no seas payaso! ¡Ven acá y te doy una patada igual!
— No gracias, yo si quiero tener alevines con mi Hae—eso me dejó callado
— ¿Qué? ¿No puedo soñar con tener hijos contigo?
— Um si… pero es muy pronto ¿no?
— Tal vez… pero algo es seguro, quiero estar contigo.
— Ash odio sus cosas, tanta miel aquí, que me asombra que tu habitación no esté con hormigas.
— Eres un malote Hee Chul, hormigas ¿En qué piensas?
— En que no digan sus romanticismos en frente mío, querido cuñado.
— Hee, te ves hermoso, pareces una florecita
— Ay Siwon tu tan lindo que eres… ¡¿EH?!
— ¿Lo ven? Ama mis cursilerías.
—Choi Siwon ¡me las vas a pagar!—comenzamos una pelea de almohadas, me reí como no lo había hecho en semanas, amaba a este trío de tontos, que eran mi mundo entero.

¡Al fin! ¡Me deshice de esas cosas! Ahora estaba medio cojo porque me empecé a apoyarme en la pierna, dolió al principio de la primera terapia, y después, ya pude andar. Hyukkie y yo volvimos a nuestras citas y salidas, me encantaba cuando se le ocurría ir a un lugar nuevo, como ese día en que me levantó a las 6 de la mañana para visitar Incheon, dijo que nunca antes había visto un aeropuerto y que quería hacerlo ¡por primera vez conmigo!

Planeamos ir a Jeju cuando tengamos un trabajo y ahorremos, estamos tan enamorados… que a veces tenerlo me cuesta creer, un novio de incondicional como él, de seguro no faltan los que quisieran quitármelo XD.

Faltaban muy pocos días para nuestro aniversario, brincaba de un lado a otro mientras paseaba por el centro comercial en busca de un regalo para mi monito.

— ¡Mira! ¿Qué te parece esa tienda?—completamente horrorizado, vi que señalaba a una sex shop
—Eso más bien hazlo para Siwon, Hyukkie se pondría rojo de la vergüenza—
—Siwon dice que no quiere tener sexo conmigo hasta que pasemos más de 4 años juntos ¿Puedes creerlo?
—No.
— ¡Ah! ¿Por qué?
—Te conozco amigo, sé que no soportaras ese tiempo
— Pero él dice que si…
— Él, no tú, vamos, si quieres tener relaciones sexuales con Siwon, claro si estás seguro y lo amas lo suficiente para entregarle un regalo tan especial como lo es tu virginidad, adelante, si no, olvídalo, porque solo por placer o aplacar ganas no vale.
— A veces pienso que te cambiaron el cerebro Hae, ¡mira quién habla!
— Lo mío con Hyuk Jae es diferente, no vas a hacer lo mismo que yo, tu haz de tu vida amorosa lo que a ambos les parezca, Hyukkie y yo tuvimos nuestra primera vez, apresurada y prematura pero ya qué, ambos… no sé… se puede decir que lo necesitábamos, y mira cómo ha cambiado, su madre me adora por haber hecho cambiar a su hijo, era solitario y callado, ahora como loco se pone a corretearme en los puentes.
— Um no entiendo del todo que es lo que tiene que ver tu vida sexual con que esa cara de mono cambio pero bueno.
—¡Jaja! Mejor sigamos buscando algo bonito para él.
— No, mejor un cirujano plástico.
— Hee Chul eres un grosero, a mí me gusta mi Hyuk Jae tal y como está.
— Ya ya, mira ahora sí, ¿le gusta bailar no? una réplica del sombrero de Michael Jackson le encantaría.
— ¡Vaya! Pero preguntemos cuánto cuesta.

Entramos en la tienda y casi me caigo de espaldas, ¡era como juntando 5 pagos de mi colegiatura!

— Oh que mal, no podré comprárselo Hee, no tengo suficiente.
—A ver pez, déjame ver—me quitó la billetera y revisó, se quedó mirando a la nada mientras lo veía y contaba con los dedos, después, sonrió— Es perfecto, señorita, por favor, envuelva ese.
— ¿Regalo de cumpleaños? ¿Compromiso? ¿Aniversario?
— Sí, es justamente este 14 de febrero.
— ¡No! ¡Hee Chul no me alcanza! Déjalo ya vamos a ver otra cosa—traté de persuadirlo
— No le haga caso señorita, usted envuélvalo—me tomo del brazo y nos puso de espaldas—no te preocupes Hae, Siwon me dio una tarjeta nueva en nuestro aniversario hace un mes, no he tenido la oportunidad de usarla, y esta me parece la ocasión perfecta, no me pongas esa cara, ya veremos luego como me pagas si eso te hace feliz, de momento, dame lo que tengas.
— Es un poco más de la cuarta parte de lo que cuesta…
— Bien, ya es algo—me sonríe picaron, como cada vez que se sale con la suya.

Salí muy apenado, agradeciéndole una y otra vez por comprarlo.

— ¡Ah por cierto, ven!—me jalo hacia las tiendas donde vendían dulces, entró y me dijo que le esperara afuera; cuando regresó, tenía una bolsa casi llena de caramelos, gomitas y sobretodo chocolates, de los rellenos de jalea que tanto le gustaban a Hyuk Jae
—Hee Chul esto es demasiado, es mi aniversario no…
— ¿No el mío? Es cierto, pero Hyuk es tu novio, lo que lo convierte en mi hermano político, ese hombre te ama Dong Hae, lo he visto, ¿crees que te hubiera dejado estar tanto con él? Es lo menos que puedo hacer para agradecerle a esa anchoa por estar en tu vida.
— ¡Gracias Hee, te amo!
— Yo no
— ¡Que malo!
— ¡Era broma!—me abraza muy fuerte y luego ataca mis costillas, aahh en serio, él es como otro hermano, claro que Jung Soo no me hace bullying como Hee, pero ambos en cierto modo, lo son.

Regresamos a casa muy contentos de que tenga un regalo para mi Hyukkie, lo escondí en mi armario, en un lugar donde nunca lo vería a menos de que quisiera golpearse la cabeza.

— ¡Eso es Hae, listo! El regalo de mi cuñado ya está.
— No es lo mismo a que lo hubiera comprado yo…
— Ash ya cierra tu boquita ¿si? Tómalo y dáselo, deja de hablar tanto—se pone a rebotar en mi cama mientras habla, ¡en verdad está loco! ¡Cómo pudo!
— ¡Hola chicos! ¿Puedo ver que le compraron?
—No Jung Soo, no hagas apenar más a tu hermano.
— ¿Eh? ¿Y eso por qué?
— Porque yo no le compre el regalo, fue él—murmuré poniendo una mano en mi antebrazo
— ¡Oh pero que lindo detalle! Es considerado…
— ¡Jung Soo! ¡Eres mi hermano! —
— ¿y eso qué?
— Que deberías apoyarme…
— ¿Apoyarte? Pero…
— Olvídalo Jung Soo, está un poco loquito por lo del regalo—Hee Chul empujó mi cabeza hacia atrás haciéndome caer en la cama.

(Hyuk Jae POV)

— ¡Arrghh! No sé qué comprarle, ya le he dado muchas cosas, de las que más le gustan y no he necesitado de un día especial para dárselos, ¿y ahora? —me pregunté a mi mismo mientras recorría las calles de Seúl, que ya empezaban a decorarse con querubines, corazones, flechas… y pensar que hace un año me daban… literalmente nauseas ver tanta porquería… hoy… hoy me parece el mejor día de mi vida, un año maravilloso de conocerlo, un año lleno de cosas que nos han marcado por siempre, ¡el mejor año de mi vida!
— ¿Puedo ayudarte?—volteé para ver quién me habló, ¡vaya! ¡Pero si era Siwon!
— ¿Uh? ¡Hola Siwon!
— ¿Perdido?
— ¿Qué?
—Me refiero a que no tienes idea de qué darle, justo hoy siempre le pasa a casi todo el mundo.
— Pues creo que tienes razón, ¿y tú como así por aquí?
— Vine al trabajo de mi padre, dice que en cuanto me gradúe, podré hacerme cargo de una empresa en Estados Unidos—me contesta como si en vez de alegrarle, le diera pena
— Oh eso es genial pero…—caí en cuenta del porqué de su expresión
— Hee me preocupa, no puedo decirle que deje su vida que ha tenido aquí siempre, por mi…
— Ay hombre… que mal… ¡rayos! No imagino cómo te sientes.
— No sé cómo decirle, hace no mucho cumplimos tres años de estar juntos… lo lastimaré, eso es seguro, no quiero hacerlo Hyuk Jae…
— Mira, en estos casos, no sé qué decirte, estas entre un negocio familiar que lleva tres generaciones, y el hombre que amas… uy no… perdona por no ser la persona adecuada para hablarte de eso…
—No te preocupes, no te concierne después de todo.
— ¿Que no me concierne? Eres el novio del casi hermano de mi novio, claro que me importa.

— Gracias Hyuk, en fin, vamos, te llevo a comprar un regalo para tu pececito—paso un brazo por mi hombro y seguimos caminando.
Share:

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Cambio de look! Cualquier cosa que no entiendan, falla, o que no encuentren, avisenme. Gracias

      Eliminar
    2. Pero que paso con The Caven :( . Me aparece que fue eliminado! D:

      Eliminar
    3. Probablemente no estes entrando como debe ser, o no habías entrado desde hace varios meses y no tienes permiso de acceder. Sino es así, entonces elimina cookies de tu pc, y tal vez con eso se solucione.

      Saludos, Mew.

      Eliminar
    4. De hecho, entro a The caven todos los días. ¡Pero en realidad no logro encontrarlo!
      Si no es mucha molestia, ¿me podrías pasar el Link del blog? aish, en serio... disculpa los inconvenientes :(

      Eliminar
    5. Por cierto, yo también ingreso desde mi celular.

      Eliminar
    6. Ok, ya te entendí a que te refieres, y ya vi cual es el problema, voy a solucionarlo xD, gracias por avisarme.

      Eliminar
  2. Yo tampoco le hayo yo veo los fics desde mi celular y no me sale para entrar a The Caven, ni directorio ni nada o será que no lo estoy haciendo bien? aunque ya le hice de varias formas y nada.

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts