A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 06

(Dong Hae POV)

Aunque al final me puse llorón, descubrí que no estaba tan traumatizado gracias a él, su cercanía fue suficiente para sentirme seguro.

—Ay Hae no pensé que te asustarías tanto, pero puedo decir que le saqué provecho.
—¡Tonto! ¡Solo porque me tuviste abrazado todo el tiempo! ¡Malo!—le empujé pero al rato volvió a abrazarme por detrás
—Pero me gustó, ¿sabes? Dame un beso—me volteó la cabeza lentamente y rozó mis labios con los suyos hasta convertirse en un profundo y apasionado beso… perdí con facilidad la noción del tiempo… esa sensación de que solo él y yo existíamos… tan dulce era su aliento… claro que con un deje de palomitas…
—Te amo Dong Hae—murmuró separándose para tomar aire, fijando sus ojos en los míos
—Te amo Hyuk Jae—acaricié la línea de su mandíbula, única y marcada.

Luego giramos para continuar con nuestro camino a la parada del autobús. Cuando llegamos, me tomo de las manos y comenzó a decir cosas muy extrañas.

—Hae, ¿tú me amas?
—Claro que si Hyukkie ¿Por qué lo preguntas?—se quedó callado, solo me miraba
—Solo quería escucharlo, dime ¿tu seguirías adelante sin mí?
—No podría, eres demasiado importante para mí, a qué viene todo eso? La verdad me estas asustando—
—Nada, no me hagas caso, yo también te amo Dong Hae y tampoco podría vivir sin ti, eres lo más importante y lo más bello que me ha sucedido jamás—me abrazó muy fuerte, su corazón latía muy rápido pero noté que estaba algo triste y preocupado
—Oh mira, ya llegó

Nos subimos rápidamente y nos sentamos, en el camino no dejo mi mano, tenía un estado de ánimo muy raro, no pregunté más porque tenía miedo de lo que me respondería, por lo que lo dejé pasar y no hablamos en el camino a casa.

—Te acompaño hasta tu casa—dijo en cuanto nos bajamos
—Bien—. Caminamos conversando ya un poco más sobre nosotros, y la escuela, nuestros planes, qué queríamos llegar a ser
—Yo quiero seguir una carrera en literatura, sabes lo mucho que me gusta.
—Si pececito, yo quisiera ser un gran bailarín, pero sé que eso no es para siempre, así que me voy por la informática, me gustan también las computadoras y hurgarlas hasta saber cómo funcionan.
—Eso lo sé, gracias a ti mi laptop y mi celular son una maravilla.
—Es que solo yo pues.
— ¡Ja! Presumido
—Así me amas—me puso una carita tan linda y su enorme sonrisa que no pude resistirme a darle un beso— ¿lo ves?
—Aja, me encanta pasar contigo Hyuk Jae
—Y a mí contigo, haces que incluso el día más lluvioso sea el más bonito, porque te tengo a mi lado, llegaste a mi vida para hacerme muy feliz
—Aw pero que cosas dices, gracias por pensar eso, antes de ti, yo era un simple muchachito tímido y todo, pero me descubrí haciendo cosas que nunca antes imaginé hacer: subirme a una montaña rusa, la catapulta, el barco, caminar por un pequeño borde con los brazos extendidos, ir al mirador cerca de la torre Namsan… tantas cosas maravillosas que juntos hemos pasado.
—Y te olvidas de algo…
— ¿De qué?
—De cuando tuvimos nuestra primera vez
—Oh, eso, si, también cuenta, fue también algo increíble para mí, saber que ambos éramos los primeros en nuestra vida sexual
— ¿Ves? Y tenemos aún más cosas por ver y vivir Dong Hae
— Sí, por cierto la próxima semana tengo otra competencia, para las nacionales.
— ¿Esta vez tú? Genial pececito, ahí estaremos todos para animarte ¿sí?
—Sí, lo sé muy bien.


Nos dimos un montón de vueltas hasta que casi cayo la noche, fue como siempre a dejarme a mi casa.

—Hasta mañana, te pasaré las respuestas de tu examen de física, el profesor Jung toma las mismas a los segundos y primeros, no te preocupes.
—Gracias Hyukkie—le di un tronado beso y entre en la casa

Suspirando enamorado como siempre pasaba cada vez que venía de verlo; camine a la sala y me encontré con una grata sorpresa: Young Woon, el mejor amigo de mi hermano, estaba encima de este dándole besos por toda la cara, me sonrojé de estar en medio de este espectáculo, me reí y se detuvieron.

—Dong Hae… um… yo… Young Woon… tú sabes
—Oh, vaya que lo sé hermano, felicidades, hasta que dejaste de darle vueltas al asunto
—Sí, ya era hora, me tuvo atrás de él por mucho tiempo pero más bien me tocaba verlo salir con otros, sin embargo, eso no volverá a pasar porque ahora somos novios
—Dice que me tendrá vigilado
—Hazlo Young Woon, a mi hermano se le da muy bien hacer amigos—me retiré a mi habitación.

Últimamente había muchas cosas buenas en mi vida, mamá abrió su propia cafetería, Sora estaba enamorada y con un buen trabajo, y yo, yo tenía a Hyuk Jae, no veía nada que pudiera separarnos.

En fin, por estos días, me preparaba para las tan esperadas competencias nacionales, me sentía muy nervioso, competiríamos con los mejores nadadores de las provincias de Corea participantes, nuestro club había llegado solamente a las intercolegiales, pero esta vez estábamos un paso más lejos… me daba escalofríos de solo pensar si es que fallábamos… no no no no! No debía pensar así, Dong Hae piensa positivo.

Después del entrenamiento, me dirigí a mi casa como siempre cada tarde, Hyuk Jae me esperaba en el parquecito que estaba cerca de mi casa. Vi a un grupo de chicos salir por la esquina, no hice caso porque jamás los había visto por aquí, seguí caminando hasta que sentí intensas miradas en mi espalda, giré a ver y casi me hago pipí: ese mismo grupo que vi pasar, me miraba con una cara… Dios… no sabría decir…

— ¿Eres el hermano de Jung Soo verdad?—dijo uno de ellos, su cara me era conocida
— ¿Quién lo pregunta?
— ¿No me recuerdas verdad? Cómo si tu hermano nunca me quiso cerca de ustedes
— ¿Qué?—¿de qué rayos me hablaba este tipo?
—Yo fui uno de los que paso por su agujero.
— ¿Qué? No te atrevas a hablar así de mi hermano, dudo que haya querido algo más que un rato contigo, ¡él no es un cualquiera!
— ¿Ah no? ¿Dime que era eso de andar con uno y otro?
—Sé que él no andaba con alguien fijo, pero ahora sentó cabeza, maduró en pocas
—No mientas, que tú eres igual
— No, no lo soy—ya me estaba hartando de este tipo, no recordaba ni su nombre, de tantos con los que estuvo… pero estoy seguro de que jamás se acostó con ninguno
— Démosle una lección, que conmigo nadie juega—no tuve tiempo ni de retroceder, porque ya tenía a los cinco encima de mí, golpes aquí, allá…

Apenas era consciente de dónde venían, me insultaban y decían repetidas veces que esto era por mi hermano… el sabor a hierro y salado de la sangre me llenó la boca… luego, un puntapié certero en mi cabeza hizo que lanzara un grito agudo y lleno de dolor, eso bastó para caerme y que ellos continuaran agrediéndome.

—¡DONG HAE! ¡SUELTENLO! ¡DEJENLO EN PAZ!—¿Hyukkie?

Alcé la vista desde el suelo donde me habían tirado y si, era él, vi que dos lo sujetaron, un tercero fue a golpearlo en el estómago y en la cara, cuando me miró su boca entera sangraba…

—No… no…—susurraba débilmente, intente incorporarme… pero otra patada en mis costillas me hizo regresar al piso…

Iba a patearme de nuevo… hice el intento de detenerlo con mi mano, pero fácilmente se deshizo de ella y ahora sí me llegó, un dolor increíble me llegó desde el hombro hasta el pecho, de nuevo grité, pero este era aún más intenso… el calor se expandió y fue cuando horrorosamente me di cuenta de que me habían roto el hueso de la clavícula… antes de ver todo negro, escuché la sirena de la policía, pisadas que se alejaban y venían… alcancé a ver a Hyuk Jae sobre sus manos y rodillas, avanzando débilmente… extendí la mano y pude rozar la suya…

(Hyuk Jae POV)

Con mis ojos llenos de lágrimas vi el momento en que le pateaban duramente el hombro, su grito me desespero e intente zafarme de los brazos que me detenían… me dieron un puñete en el ojo… y en ese instante escuché la policía, a gritos comencé a pedir ayuda, estos me propinaron otro rodillazo en el estómago, y me dejaron a gatas en el suelo, miré a mi pececito, tenía los ojos desorbitados… intentaba alcanzar su mano, él extendió la suya y cuando toqué sus dedos dejó de moverse…

— ¿Hae? ¿Pececito? ¡Amor abre los ojos!—
—Tranquilo chico, solo esta desmayado, se pondrá bien, ven aquí y déjanos curarte—vi a mi lado a un médico de primeros auxilios que me estaba ayudando a levantarme, asentí y dejé que se ocuparan de los dos
— ¿Tienen familia?
—Sí, yo tengo a mi madre y a mi hermana, él igual solo que el suyo es hermano.
— ¿Dirección?
— Estamos a dos cuadras de mi casa, la única de color celeste con blanco—llamó a uno de sus compañeros al cual le dijo lo mismo que yo, se fue corriendo.

Cuando estaban levantando la camilla para meterla en la ambulancia, vi a nuestras familias llegar corriendo.

— ¡Hyukkie! ¿Estás bien? ¿Qué fue lo que pasó?
— ¡Mi hijo! Oh mi Dong Hae, esta tan… Dios, ¿qué sucedió?—entre nuestras madres me estaban aturdiendo mucho, no atinaba a cuál de ellas responder primero…
—Nosotros le explicaremos, no moleste al chico, fue algo muy grave—vagamente escuchaba el relato del policía, yo me subí a la ambulancia con Hae, su carita era crispada de dolor…
— Lo siento tanto… debí llegar a tiempo… perdóname…—sollocé en su mano, me sentía culpable, de haber ido a esperarlo en la parada del bus como usualmente lo hacía…
—Hyuk… Hyukkie…—susurró levantando débilmente su mano
— Aquí estoy… perdóname…
— No… no te disculpes...
— Ssshh no hables, te vas a cansar—en lo que acariciaba su cabello.

Jung Soo subió a mi lado, mamá y Sora del otro y la señora Lee en el asiento del copiloto, después se subieron los tres para médicos y cerraron las puertas de la ambulancia.

En el hospital, nos hicieron varios exámenes… yo estaba bien… pero Dong Hae no, su clavícula estaba rota, tenía un fuerte golpe en la cabeza, su abdomen y costillas estaban cubriéndose de moretones con aureolas verdes… mi corazón se hizo pedazos cuando lo trasladaron a un cuarto de recuperación y lo vi… aún se veía asustado y dolorido…comenzamos a entrar después de que lo instalaron en la cama.

—Pueden quedarse con él, pronto despertará—nos dijo la enfermera antes de irse
— ¿Necesitas algo?—me pregunto mi hermana acariciando mi cabello
— No… solo quiero estar con él
—Te dejamos entonces, iremos a ver a qué hora le dan el alta y pagar—asentí a lo que Jung Soo decía.

Escuché sus pasos devolverse por la puerta. Arrastré uno de los pequeños sofás hasta el lado izquierdo de la cama, no dije nada, solo apoyé la cabeza en su brazo, sintiéndome culpable de lo que le pasó…

— ¿Hyuk Jae…?—escuché de repente, alcé la cabeza
— ¡Pececito! ¡Despertaste!—sus ojos estaban abiertos y me miraban emocionados, también sonrió
— Qué bueno que estés mejor que yo… mira tu rostro…
— Mi cara es lo que menos me importa… lo siento tanto… debí esperarte en la parada como siempre… de ese modo hubiera podido protegerte…
— No es tu culpa, ni la de nadie, ellos solo eran un montón de imbéciles y cobardes que se dieron con el más débil
— ¿Por qué?
— Dijeron que… porque yo soy hermano de Jung Soo, dijo que con él no se jugaba…
— ¿Así que fue una venganza?
— Si… los denunciaré a todos, ojala la policía haya atrapado a todos
— Lo hicieron, de eso no tengas duda, pero de todos modos se las verán conmigo
— No Hyukkie… no lo hagas… por favor… no quiero que te hagan daño
— ¿Y tú crees que puedo quedarme tranquilo? ¡Mira lo que te hicieron! Te rompieron un hueso, tienes una contusión en la cabeza muy grave, ¡pudiste perder la memoria! ¿Sabes lo que sería para mí que no me recordaras? ¡¿Para ti mismo, sufrir de igual modo porque tampoco te acuerdas de nada?!
— No grites… me duele la cabeza… es cierto que no tengo ni la menor idea de lo mucho que una persona y sus familias pasan cuando uno pierde la memoria, pero no pasó ¿sí? Aún te recuerdo perfectamente, y no sabes lo feliz que estoy de que al abrir los ojos tú fueras lo primero que vi…
— Y otra vez me comporto como un idiota contigo, perdóname Dong Hae… es que… no soportaría perderte…—de nuevo dejé caer mi cabeza en su brazo, él lo retiro para acariciarme
— Ni yo a ti, te amo Hyukkie
—También te amo pececito, mucho…—me levanté para besarlo en los labios suavemente—en fin, dejemos esto a un lado, por ahora, céntrate en recuperarte, para volver a casa con tu familia
— Y contigo, no olvides que tú también eres como mi familia
— Tan hermoso y cariñoso, no me creo que alguien como tu puede estar conmigo
— Es simple, mi corazón te ha elegido—en serio que nunca dejaría de amarlo, no podía creer que con tan solo una mirada, una sonrisa, un abrazo suyo pusiera de cabeza mi mundo entero, se convirtió en mi todo de la noche a la mañana, en alguien sin el cual no podría vivir, así de grande es mi amor por él.

Tendría que pasar la noche aquí, por lo cual decidí quedarme a acompañarlo, no quería que nadie más se quedara con Dong Hae, si, era egoísta, pero realmente necesitaba estar ahí…

— Ahora si hermanito, ¿qué fue lo que pasó?—le preguntó su hermano después de habernos dicho todo sobre su recuperación y tratamiento
— Yo iba como siempre a encontrarme con Hyuk Jae para ir al parque, vi a un grupo de chicos, jamás los había visto antes, los deje pasar, cuando justamente en el callejón que da para el este del parque, sentí que me seguían, me detuve y comenzamos un dialogo, me dijo que yo era tu hermano, le conteste que sí, luego te dijo que eras un ofrecido y que con él no se jugaba, y fue cuando empezaron a golpearme hasta dejarme casi inconsciente, entonces llego él—me señaló—y quiso hacerles frente, pero eran cinco, dos lo sujetaron por los brazos y uno lo golpeaba, dos seguían pateándome, hasta que escuchamos la policía, y pocos segundos después, me desmayé—regresé a ver a las caras de todos, la de Jung Soo no tenía color, los ojos desorbitados y con la boca abierta
— ¿Dices que fue por tu hermano que te golpearon?—preguntó horrorizada su madre—Jung Soo, ¿crees saber quién fue?
—Geun Suk… él me dijo que… algún día se iba a vengar de mi… no le tome en serio…
— ¿Qué? ¿Te amenazó y no dijiste nada?
— Creí que era solo un inmaduro encaprichado… y mira lo que te hizo… esto es mi culpa… lo lamento tanto Dong Hae… perdóname…—con lágrimas corriendo por sus mejillas se puso de rodillas en el suelo
— No Jung Soo… no hay nada que perdonarte… solo eran unos cobardes… ni siquiera lo conocía…—
—No Dong Hae… dime que me perdonas por lo que te hice… ¡pudiste morir! Esos tipos, los amigos que tiene, son luchadores expertos… yo los veía entrenarse… pudieron matarte si querían… ¿sabes lo que eso significaría? ¡Que te perderíamos! Maldita sea la hora en la que me metí con él…—después de hablar entre espasmos por el llanto, golpeó el suelo con su puño, no hizo falta mucho para escuchar el chasquido de los nudillos al romperse
— ¡Jung Soo! ¡Te has lastimado!—se alarmó Dong Hae, su madre y mi hermana intentaron levantarlo pero no dejo que lo toquen
— ¡Déjenme! Unos huesos rotos es lo menos que merezco por lo que le pudo pasar a mi hermano
— ¡Pero no me pasó nada! ¡Estoy bien, estoy vivo! ¡Aún me ves! ¡Sigo aquí! ¡Dejarte así no más tu mano no solucionará absolutamente nada!—gritó Dong Hae, me acerqué para abrazarlo y también lloraba de forma histérica.

Entro el personal del hospital a ver qué pasaba, sacaron a todos y por las exigencias de Hae, atendieron a su hermano… yo solo miraba embobado, ¿tanto era el dolor y la culpa de Jung Soo?

Ahora puedo entender claramente que dos o más hermanos, a pesar de sus diferencias, en verdad pueden amarse, Sora por ejemplo, ella a mí siempre me cuida, suelen decir que cuando yo era niño, ella nunca me dejaba a un lado… y que incluso decían que era como una segunda mamá para mi… y era cierto… me sentía tan agradecido por tenerla, y creo que todos los hermanos menores, que tengan unos mayores como los nuestros, también deberían agradecer que los tienen…

—Hyukkie… ven…—escuché a lo lejos la voz de mi pececito, entre de nuevo en la habitación—quédate, no me dejes solo
—No estás solo bebé, está tu familia y la mía
— Eso es distinto… te quiero a ti, mira hay espacio para los dos
— No quiero incomodarte, ¿qué pasa si por accidente te toco el brazo?
—Por eso dormirás en el lado izquierdo—me miraba con esos ojitos suplicantes, a los cuales nunca pude resistirme, suspiré, me quité la chaqueta
—Espera, hay un pijama extra ahí en el sofá más grande
—Iré a cambiarme al baño entonces
— ¿De qué hablas? Si ya te he visto desnudo
— No quiero provocarte de acuerdo? Y menos estando fracturado.
—Está bien—hizo un tierno puchero, le sonreí y lo besé en la frente antes de ir a cambiarme.

Me quedaba con las justas, pero no dejaba de ser cómoda tanto lo de arriba como los pantalones; me metí bajo las suaves mantas de la cama, lo abracé como pude y se acurrucó en mi pecho, de pronto la puerta se abre.

—Hola muchachos, ya nos vamos a casa, descansen, Jung Soo está bien, mañana vendrá a recogerlos, hasta mañana—la mamá de Dong Hae se despidió desde la puerta, le dijimos un “hasta mañana” y “buenas noches” y se fue
—Y creo que mañana mismo debemos ir a la policía para ver en qué van a terminar esos malditos, ojala los refundan en la cárcel
—No se le desea el mal a nadie, sé que lo que me hicieron fue grave, solo son personas incomprendidas
—Mejor duerme ¿sí? Hoy ha sido un largo día—intenté callarlo, es que cuando empezaba con sus cosas de ser bueno y perdonar cosas que yo y muchos consideraban no debían ser pasadas por alto, a veces no lo soportaba, pero me decía a mí mismo mil y un veces que así era Dong Hae, y que nada ni nadie podría cambiarlo.

(Dong Hae POV)

La noche pasé tranquilo gracias a Hyukkie, realmente no me gustaban los hospitales, a más de eso, de que con facilidad me siento solo. Eso ya no dependía de mí y a veces, era yo el que se preguntaba cómo es que un chico tan fuerte y valiente pueda estar conmigo, no sabía la respuesta, pero como le dije anoche, es el corazón el que elige.

A las nueve de la mañana, mi hermano y mi madre estaban en la puerta de mi habitación, listos para llevarnos a casa; incluso ropa limpia nos trajeron.

—Ya lo hemos arreglado todo, podemos ir a casa—dijo mamá después de que me ayudara a colocarme la camiseta, con la clavícula rota, era difícil y doloroso vestirse—también está presentada la denuncia, esos maleantes no volverán a molestar a nadie
—Yo insisto en recurrir al puño limpio.
—No Hyukkie, devolverles lo que me hicieron solo empeorará las cosas, ¿quién quita que cuando salgan no querrán volver y hacer lo mismo?
—Ash Hae, a veces no me gusta cómo eres—me protestó Jung Soo, lo miré incrédulo—eres mi hermano, y te soy sincero, sabes que lo que pienso lo digo y punto
—Igual que yo.
—No sé cómo es que te es tan fácil perdonarlos, insisto en que pudieron haberte dejado en el más allá de donde no se regresa nunca…
—Y yo insisto en que sigo vivo
—Ya chicos basta, esta pelea no nos llevará a ningún lado, todos tenemos nuestra forma distinta de pensar y sentir, si Dong Hae los quiere perdonar, es cosa suya, no de ustedes—me defendió mamá señalándolos a ambos—eres su novio y tú Jung Soo su hermano, deberían comprenderlo.
— ¡Lo hago! Pero no es fácil…
— ¿Sabes lo que no es fácil?—mamá interrumpió a mi hermano—tener a un chico tan compasivo y bueno como Dong Hae, personas como él se agotan cada día…
—Mamá por favor no sigas, lastimas a mi novio y a mi hermano comparándome o diciendo que soy mejor que ellos, no es así, soy un ser humano como todos ustedes de acuerdo? Y ya basta con esta pelea, vámonos a casa que quiero comer un buen desayuno
—Pero…
—Dong Hae lo ha dicho, vamos a casa

Jung Soo echaba humo cuando Hyuk Jae lo interrumpió, odiaba pelear con mi hermano, pero a veces era un cabezota hueca, nunca se lo diría porque él es para mí el padre que nunca tuvimos. Y no me sentía en posición de reprocharle nada.

En la siguiente semana, nos la pasamos en el juzgado, presentando evidencia, nuestro testimonio y todo para que se hiciera justicia legalmente con lo que pasó. A este tipo, Geun Suk, lo declararon culpable por intento de homicidio y algunos otros crímenes que había cometido antes, al pobrecito de mi hermano le dio un ataque de nervios cuando el juez leyó los antecedentes penales que tenía y mi alma se fue al piso cuando escuché eso, era muy grave, tal vez nunca volvería a salir… por lo que terminé peleando con el juez para que redujera la sentencia, todos ahí adentro me miraron como bicho raro, como siempre pasaba cada vez que intentaba ayudar a alguien. A partir de ese día decidí que nunca más me quedaría callado o quieto, porque este mundo necesita cambiar, es verdad que uno solo no puede, pero si dar pequeños pasos e intentarlo.

Volví a la natación tan pronto como me recuperé, estaba preocupado de que no pudiera participar en los campeonatos que se venían, así que me dediqué a mi recuperación por completo y cuando el doctor de la escuela me dijo que estaba listo, estaba aliviado.

Seguí entrenándome, ahora debía usar más el impulso de las piernas… lo que me costó el par de gemelos de la pierna derecha, no estaba tan mal, sin embargo el entrenador insistió en que pudo ser mucho peor. No me detuve porque aún podía continuar y casi al instante volví; los del equipo no se podían creer lo que hacía, pero me recibieron con los brazos abiertos igual que antes.

En casa, Jung Soo no me miraba como antes, solía evitarme, tampoco me miraba a los ojos… y me cansé de eso explotando una noche durante la cena, golpeando la mesa.

— ¡Dong Hae! ¿Ahora qué te pasa?
—Que mi propio hermano se la ha pasado evitándome desde que salí del hospital
— Es verdad Jung, ¿por qué? Si ya todo se ha arreglado, ¿por qué sigues comportándote de ese modo con tu hermano?
— Porque no dejo de sentirme culpable…
— ¡Ya te dije que no debes hacerlo! ¡MIRAME! ESTOY BIEN!—grité exasperado alzando los brazos—no me has perdido, sigo aquí, vivo y con ustedes, ¿no es suficiente?
— Es que eres demasiado bueno, con todos, al menos me sentiría mejor si me odiaras un poco por lo que te hice pasar
— ¿Cómo pides que te odie? ¡Eres mi hermano! Más que mi hermano, el padre que nunca tuvimos ninguno de los dos. ¡No hables estupideces Jung Soo!
— ¿No te importa lo que siento verdad? —preguntó con ojos suplicantes y desesperados
— Porque me importas lo dije, ¡te amo hombre! Te insisto en que tú has sido como un padre para mí. No es tu culpa, lo conociste, saliste por un rato, ni siquiera lo conozco, vino me agredió y ahora lo está pagando, ¡qué más quieres! ¡No puedo odiarte!—me acerqué para abrazarlo muy fuerte, yo también como el llorón que era me apoyé en su hombro—te quiero mucho hermano, gracias por todo lo que haces por mí, y no sigas culpándote, porque al único al que haces daño y lastimas aparte de ti mismo es a mí, y no quiero eso para ninguno ¿de acuerdo? ¿Prometes que lo dejaras a un lado?
— Sí, te lo prometo Dong Hae, mi hermanito menor, ¿sabes? Aun no creo que hayas crecido tanto…—
—Bueno, hazlo, porque en verdad he crecido, ya casi soy más alto que tu
—En tus sueños chaparro—me sacudió los cabellos como casi todo el mundo suele hacerme.

(Hyuk Jae POV)

La competencia de Dong Hae llegó, como cada cosa que esperas con ansiedad, en muy poco tiempo, como siempre toda la escuela estuvo allí, esta vez, Jung Soo fue con su novio Young Woon, me alegraba verlos juntos, había sabido por Hee Chul que desde hace rato andaba atrás del hermano de Hae, pero no le hacía caso porque estaba más ocupado en vacilar con otros en lugar de ver a un chico que se desvivía por él, ¡ay el amor!

Lo mío con Dong Hae fue diferente… aahh a veces no me creo que estoy con él, es un ser tan especial, es como si irradiara luz, calor y amor, todo lo que nunca creí tener…

— ¡Hyukkie! Hyukkie!—alguien gritaba mi nombre, volteé a ver a todos lados y vi que era justamente mi pececito que saludaba, le devolví el saludo y le sonreí…

Aunque la verdad me preocupaba un poco, porque tenía lesionando el hombro por esa pelea, a más de que los entrenamientos y anteriores competencias, se sobre esforzó mucho para las nacionales y terminó lastimado su pantorrilla, con todo eso encima estuvo un tiempo fuera, casi un mes y estuvo listo para seguir, y solo un par de semanas después, ya estábamos aquí.

— Descuida Hyuk Jae, si el medico no hubiera dicho que estaba bien, no lo hubiera dejado participar—me dijo Hee Chul percatándose de la mirada preocupada que tenía
—Eso lo sé, conociéndote, eres capaz de ir a gritarle al entrenador hasta que lo deje en paz—
— ¿Quién como yo eh?
— Nadie—ni quisiera que hubiera otro Hee Chul, con uno me doy de botes en el suelo, ¡peor con dos!
— Mi lindo Hee es único ¿a qué no?—Siwon realmente estaba perdida y locamente enamorado de ese flaco, le tenía pena XD tener que lidiar con alguien tan difícil como él, jeje!

Suerte mi Dong Hae no era así, de lo contrario me volvería loco. Pero en el fondo me sentía muy feliz por ellos, a Siwon no le importaba la diferencia de sociedades, veía a Hee con mucho amor, solo quería verlo feliz, y Hee Chul lo amaba mucho, según me cuenta mi novio, se siente muy bendecido de que Siwon apareciera en su vida, dice que no deja de agradecer el día en que se conocieron y que atesora cada uno que ha pasado junto a él…

Los gritos de mis compañeros me sacan de mis pensamientos cursis, porque en ese momento, nuestra escuela es la que entra y toma posiciones, como siempre, el equipo se conforma con los cuatro mejores en las categorías, al final tienen el factor sorpresa, Dong hae.

En el estilo libre y espalda no entramos, pero en los otros dos muy pronto, porque Dong Hae como siempre, al voltear su patada le daba un mejor impulso… estaba ya a cinco metros de donde estaba, cuando de repente se detuvo y comenzó a ahogarse, detuvieron la competencia y fueron los rescatistas a sacarlo de la piscina, cuando salió, gritaba mucho y no dejaba que le toquen la pierna, nos volteamos a ver entre Jung Soo, Hee Chul, Siwon y Young Woon y todos salimos corriendo hasta bajar a la orilla, cuando llegamos ya había el personal de primeros auxilios trabajando sobre él…

—…sabía que esto pasaría… se ha despedazado los músculos… no creo que vuelva a competir nunca más—decía uno de ellos
—Rápido, hay que llevarlo a un hospital.
— ¡Hyuk Jae! ¡Esperen! No me puedo ir sin él—en cuanto dijo eso me acerqué más para que me vieran
—No lo harás, aquí estoy
—Dígame que tiene—urgió Jung Soo a uno de los paramédicos
— Se ha desgarrado los músculos de la pantorrilla, era algo predecible considerando que se lesionó antes
— ¡Si lo sabían por qué no lo detuvieron!—grito Hee Chul desde los brazos de Siwon que lo rodeaban para que no fuera a golpearlos
— Fui yo el terco que quiso competir… no podía dejar al equipo…
—No es momento de que lo reprendan, llévenlo al hospital—dijo Siwon apresurando a los de la ambulancia, lo acomodaron de nuevo en la camilla y lo llevaron.


No me quedé para saber en qué termino la carrera, Dong Hae me necesitaba.
Share:

2 comentarios:

  1. Que les pasa a esos tipos, muy luchadores pero tan cobardes e.e
    Lo bueno es que no paso nada grave, aunque de esa golpiza empezaron los problemas musculares de Donghae u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdona por no responder o escribir algo antes, gracias por tus comentarios, desde que unnie Mew empezó a subirlo lo haces, gracias en verdad, la verdad es que estaba un poquito indecisa de si escribir algo o no pero, ya me decidi a responder, gracias otra vez y espero que sigas leyendolo n_n

      Eliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts