A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 04

(Dong Hae POV)

Hyukkie se revolvía a cada rato acostado en mis piernas, al principio me encantó pero luego se puso tan inquieto que terminó poniéndome incomodo, creo que se dio cuenta porque se sentó lejos. Como tenía mis manos extendidas sobre el respaldo, aprovechó para acercarse lentamente hasta que una de sus manos estuvo sobre la mía, otra vez me sobresalté pero no la retiré, quería disfrutar de su piel…

–- Lo siento Hae pero no puedo aguantarlo más–y de pronto se me lanzó encima
–- Hy… Hyuk… ¿qué haces? –
–- Perdóname, traté de controlarme, pero me provocas hasta lo indecible
–- ¿Qué… qué cosas di dices?
–- Hoy… en nuestra cita, me excitaste tanto que tuve que encargarme de un problema en mis pantalones
–- ¿Por eso saliste corriendo?
–- Si, y ahora que estamos así, te haré sentir el cielo, si después me odias lo entenderé–me recostó rápidamente en el sofá y comenzó a besarme…

Al principio forcejeé pero al sentir sus labios sobre los míos no pude evitar dejarme llevar… el beso me supo al condimento de lo que comimos, dándole un toque especial. Colocó sus manos en mi cintura y yo llevé las mías tras su cuello… extrañamente fui yo el que dio el segundo paso lamiendo su boca e incitarlo, y claro que respondió abriendo su boca, nuestras lenguas acariciándose dentro y fuera de nuestras bocas… sintiendo ya su dulce aliento.

Ahora sus labios están en mi cuello, lamiendo y succionando mi piel… espero que no deje marcas… me sentía realmente bien con su lengua recorriendo cada espacio, poco a poco el placer hizo de las suyas en mi cuerpo dejando salir el primer gemido… ha subido la intensidad… me está mordiendo el cuello y algo duro y largo comenzó a frotarse contra mi pene… me sonrojé al darme cuenta que era el suyo, bajé mi mano y lo acaricié haciendo que soltara un jadeo… me gustó escucharlo… por lo que continúe metiendo mi mano por debajo de su ropa interior sintiendo su miembro desnudo, perfecto, largo y grueso

–- Sácalo… por favor–me pidió, hice que se sentara, con mis manos temblando un poco, bajé sus pantalones y bóxer, tragué saliva al ver libre el pene de Hyuk Jae, lentamente enrosqué mi mano en la base, dudaba si debía meterlo en mi boca o solo moverla de arriba abajo… lo miré a los ojos y pude ver que estaba desesperado
–- Haz lo mismo que hacías con ese helado– sin más, comencé a lamerlo

A los pocos segundos sentí un sabor salado, luego de que decidí que era suficiente, lo introduje en mi boca despacio para que no me dieran arcadas, pero él se aferró de mi cabello y me hizo hundir la nariz en su fino vello púbico, sin hacerlo esperar le di lo que quería o eso espero porque soy un inexperto… o eso creí hasta que el primer chorro de semen golpeó la parte posterior de mi garganta.

–- Tra… trágalo… por favor–fue difícil hacerlo porque tenía un gusto muy extraño, pero que me gustó.


Rápidamente se sacó la camiseta y luego la mía dejando nuestros pechos desnudos, de nuevo atacó mis labios pero esta vez más agresivo, se sentó a horcajadas sobre mi… rozándonos y acariciándonos mutuamente… nos movimos tanto que el sofá empezó a desplazarse… de pronto me atrae a sus brazos y me carga… llevándome a su habitación… no dejo de besarme, chocando con las paredes y ni así nos separamos. De una patada abrió la puerta y me recostó en la cama… prácticamente me arranco los pantalones y ni qué decir de mis calzoncillos, casi los desgarra.

–- Hyukkie… dime algo… ¿me va a doler?
–- Un poco… al principio…
–-Hyuk… yo… yo soy…
–- Yo también soy virgen… aunque no lo creas–dijo casi gruñendo, le costaba hablar–pero… haré lo posible para que no te duela tanto.

Abrió mis piernas haciéndose espacio entre ellas, me dio tres dedos a lamer… cuando estuvieron lo suficientemente lubricados, metió el primer dedo en mi entrada, cerré los ojos a la incomodidad, luego sentí otro abriendo y cerrándose como tijeras… hasta que entró el tercer dedo… dilatándome aún más…

Comenzó a doler realmente cuando los movió en círculo, pero me aguantaría por él… de pronto siento que sus dedos han salido y son reemplazados por su miembro… ahora sí que era un dolor horrible, hice todo mi esfuerzo por no llorar… parecía que a él también le estaba doliendo su miembro porque de vez en cuando siseaba y se detenía… lo bueno fue que lo hizo lentamente… y lo suavizó aún más cuando su mano atendió mi pene, subiendo y bajando el prepucio con los dedos, meciéndolo de arriba abajo.

Al fin su eje estaba totalmente dentro de mí porque sentí sus testículos golpeando mis glúteos… comenzó con lentas embestidas… delicado y gentil… aún tenía cerrados los ojos y de pronto el dolor se esfumó, ahora un inmenso placer se expandía por todo mi cuerpo… la sangre se fue toda a mi entrepierna que tomaba volumen y palpitaba entre ambos… moví impaciente mis caderas… entendió el mensaje y se desató por completo… no había nada que lo detuviera, la cordura de los dos se fue al caño y empezó a golpear con todo.

–- Hyukkie!!! Aaaahhh mmm nnnhhhh
–- Hae… te sientes tan bien… tan apretado y perfecto, malditamente perfecto
–- También me siento bien… eres tan dotado y lo tienes enorme… mmm… sigue… oh si! Ahí, ahí Hyukkie
–- No has dicho nada–y golpeó más duro mi agujero, puso sus manos a los lados para apoyarse y embestirme con más fuerza…

Yo me agarré de sus hombros para no seguir deslizándome hasta la cabecera… para ambos… esto era nuevo… y se sentía maravillosamente bien… siento su mano tomar mi pierna y subirla a su hombro, dándole el ángulo perfecto… deliraba por el inmenso placer que me hizo sentir.

–- Mmmm… aaaahhh…. Nnnhhh Hyukkie!!!–mi semen salió a chorros salpicando mi estómago y el suyo
–- Me corro… vamos vamos… ¡HAE!–gritó segundos después

Su semilla explotó dentro de mi, espesa y caliente en cada descarga. Sus caderas dejaron de moverse cuando la última gota de semen salió. Cayó rendido en mi pecho, ambos intentando recuperar el aliento… me besó en la clavícula y retiro su relajado pene, levanto su rostro y lo vi iluminado, algo nuevo había en sus ojos… le devolví la expresión acompañada de una risita de satisfacción… realmente sucedió, yo tampoco pude controlarme… amor… si… esto era amor… algo que nació y creció en muy poco tiempo… ¿sexo? No … esto fue hacer el amor…

–-Hae… lo que acabamos de hacer… no fue solo  sexo… esto… esto es amor ¿verdad? Te amo Dong Hae, para mi es amor, yo lo sé, en el futuro, no estaremos nunca más solos, promete que te quedarás conmigo, no me dejes–esas palabras me conmovieron… quien diría que alguien como él revelara lo frágil que era–te lo pido, no me dejes solo jamás–acaricié sus cabellos al notar la desesperación con la que hablaba
–- No lo haré Hyukkie, me quedaré contigo tanto como me quieras a tu lado
–- Siempre te necesitaré, y yo estaré contigo, te lo prometo–besé la parte superior de su cabeza.

Nos colocamos el pijama otra vez y nos acostamos a dormir, me abrazó firmemente y fue el primero en caer dormido, intenté retirarme pero su agarre era fuerte y no me quedo de otra que quedarme ahí. Realmente era alguien muy sensible, solo que nunca lo demostraba, sino que cubría con una máscara para no parecer débil, pero desde hoy se la quitaré, dedicaré todo de mí para que sea quien es en verdad.

Desperté solo en la cama, tanteé a mi lado y nada, me senté dispuesto a ir a buscarlo pero no hizo falta, él venía de regreso con una bandeja de comida.
                                              
–-Hola chibi-tan, aquí tienes tu desayuno 
–- Dormí como un bebé–comenté mientras me desperezaba
–- Así es, eres tan quieto y calladito mientras duermes… yo caí más tarde por verte–me sonrojé por lo que dijo–toma, cómetelo todo, mi mamá lo hizo especialmente para ti
–- Bajaré a darle las gracias a… ¡AAAAAHHH ¡Debía llamar a mi mamá!
–-Hae…
–- ¡Dios! ¡Estoy muerto! ¡Soy pez frito!
–-Hae…
–- Nunca más me volverá a dejar salir
–-¡DONG HAE!–alzó la voz para que dejara de corretear por la habitación buscando mi ropa–tranquilo, ya le hemos llamado y dijo que en cuanto termines de desayunar vayas a casa, es más, yo mismo te acompañaré
–- ¡Uf! gracias–me devolvió a la cama y puso sobre mis piernas la bandeja
–- A ver abre la boca, di “a”–sonriéndole acepté el rollo de huevo que me daba
–- ¡Está delicioso!–inmediatamente tomó otro y también lo llevo hasta mi boca.

Después de insistirle mucho en que ya me dejara comer solo al fin lo hizo. Terminé y le pedí que me dejara bañarme, cuando entré se me cayó el anillo de amistad, al agacharme a cogerlo sentí un dolor punzante en mi espalda baja, una oleada de calor cubrió mi cara y cuello, mi mente se llenó de las imágenes de la noche anterior… no fue un sueño… era muy real y tangible el hecho de que Hyuk Jae y yo tuvimos nuestra primera vez, me sentía bendecido de ser yo, y que sea él, las personas a quienes nos entreguemos, soy un cursi por excelencia, creo que es porque tengo apenas 15 años y creo en un amor de verdad, pero sus palabras, sus acciones, terminaron convenciéndome.

En cuanto terminé de ducharme y vestirme, salí al pasillo y me encaminé a la sala, él estaba ahí esperando y su madre y su hermana en la mesa desayunando.

–- Buenos días señora Lee, buenos días Sora
–- Buenos días Dong Hae, ¿dormiste bien? –su hermana me miraba con interés
–- Oh si gracias–desvié la mirada
–- Dime ¿te gustó lo que te preparé?
–- ¡Claro! Todo estuvo muy rico
— No fue nada, ahora ve a casa, le prometí a tu madre que te devolvería en cuanto estuvieras listo–
–- Muchas gracias por su hospitalidad, espero no volver a causar molestias
–- Para nada, mi Hyukkie es un amor de chico, no hubiera dejado nunca a un jovencito solo en su casa–vi de reojo que se incomodaba, sofoqué una risa
–- Bueno ya debemos irnos–dijo mientras se levantaba
–- De nuevo gracias, adiós–hice una reverencia a ambas y salí tras Hyuk Jae
–- Que no te sorprenda los halagos de mi madre, decir que con las chicas que estuve nunca los usó
–- Es porque no era yo de seguro–ambos reímos ligeramente
–- Si, debe ser eso, por cierto, hay algo que no pude preguntarte ayer
–- Adelante
–- Ese anillo que llevas ¿tiene algún significado?–levanté la mirada esperando verlo enojado o incomodo, pero estaba tranquilo mirando al frente
–- Si lo tiene, es Hee Chul
–- Ah, supongo que al ser tan cercanos decidieron hacérselos ¿no?
–- Sí, nos conocemos desde el primer grado, desde entonces ha sido mi mejor amigo, como otro hermano mayor
–- Ya veo, que lindo, jeje, ¿y si llegaran los dos a tener novios?
–- Prometimos llevarlos siempre, aunque tengamos novios, nos casemos, jamás podríamos olvidar lo que tenemos, y si nos separamos, el anillo sería un recordatorio de nuestra amistad–lo miré otra vez y me encontré con sus ojos
–- ¿Sabes? Nunca he conocido a alguien como tú, que le dé tanto significado a todo, por más pequeño que sea tiene su valor
–- Es que así me educó mi mamá, a mi hermano también, somos chicos es verdad, pero con sentimientos, nos enseñó a valorar todo lo que nos daba y lo que tenemos
–- Por eso me encantas Hae, tienes algo hermoso dentro y fuera de ti, dame tu mano–me ofreció la suya y esta vez no lo pensé dos veces y la tomé.

*****************

–- Bien, hemos llegado–tocó la puerta de mi casa y aguardamos–espero que no se haya molestado
–- Ni que lo digas…
–- ¡Oh cielos! Dong Hae, mi pequeño retoño lo siento mucho, pero no dejaba de llover y nos quedamos hasta casi la madrugada, pero recibí la llamada de la madre de Hyuk Jae a las 10:30 diciéndome que los encontró acurrucados el uno al otro profundamente dormidos y que no me preocupara, que estarías bien allá y así fue, te han cuidado muy bien no es así?–Hyukkie y yo nos regresamos a ver con complicidad y sonreímos–gracias muchacho por traerlo
–- No fue nada, hasta luego señora, cuídate Hae–me dio un rápido beso en los labios y se fue
–- Es un buen chico, me alegra que lo hayas encontrado
–- Si, a mí también.

Los días pasaron, ya éramos oficialmente novios. Vaya que el anillo hizo lo suyo. Iba a mi casa dos veces a la semana y no solo era el típico que va a tu casa a comer y luego se sienta en la sala, se empeñaba en ser él quien lave los platos después de comer, incluso preparaba la comida y lo hacía muy pero que muy bien.

El ramen japonés que hizo conquistó el corazón de mi mamá y convenció a mi hermano de que era un buen chico para mi “ahora sí puedo llamarte cuñado, veo que si me caso, dejo a mi hermano en buenas manos” había dicho. Me llenaba de detalles todos los días, me alcanzaba en el recreo y compartíamos la comida que llevábamos; nuestra vida sexual era muy activa (XD) ¿cómo no con un sexy y caliente chico? Lo hacíamos porque ambos sentimos lo mismo, era puro amor en cada una de esas veces, en resumen todo era un sueño.

A los 6 meses de estar con él, su grupo de baile ganó el primer puesto en su primera competencia a nivel nacional, yo tuve la suerte de estar ahí y ser a quien corriera a abrazar después de su familia. Razón por la cual se celebró una fiesta en uno de los salones de la cuidad, su institución les agradecía porque era la primera vez que llegaban a tan alto honor.

Sus superiores del instituto habían sido los encargados de todo, asi que aquí estábamos toda la gente que más conocía a Hyuk, incluso mi madre. Se llevaba de maravilla con la de él, nuestros hermanos también habían congeniado perfectamente, ahora estaban algo alejados de todo, con una copa de champagne en la mano, Sora sonreía abiertamente. Yo por el contrario me quedé sentado en la mesa hasta que Hyukkie volviera del corillo de mujeres que lo rodeaba, no pude evitar sentirme algo celoso, pero recordé que es a mí a quien ama y se me pasó… esa chica lo está incomodando, ¡se le colgó del brazo!

–- ¡Hey! Dong Hae si las miradas mataran esa tipa estaría muerta
–- ¡Hee Chul! ¿A qué hora llegaste?
–- Unos minutos antes que tú, te estaba buscando… ¡camarero! Por favor un par de piñas coladas sin alcohol
–- ¿Eh? ¿y tú desde cuando no bebes?
–- Desde que soy novio de Siwon, me regaña cuando lo hago, dice que no es bueno para mi todas las borracheras que tenía, así que me lo ha prohibido, además él tampoco lo hace, dice que no ha bebido nunca
–-Siwon es alguien muy bueno, te cortaré en pedacitos si terminas con él ¿oíste?
–- Si si lo que digas, por cierto ya mismo está aquí, solo fue a estacionar el auto–nos trajeron nuestras bebidas y entonces me di cuenta de su atuendo: una camiseta azul marino oscura, unos pantalones rojos jean bien ceñidos, zapatos de caña alta negros de cuero, y un abrigo azul que colgó en el espaldar de la silla, se había hecho una pequeña trenza en el lado derecho de la cabeza y tenía un poco de delineador en los ojos, lo cual atrapaba la atención de todos, pero a él no parecía agradarle mucho; por suerte Siwon apareció antes de que mandara al diablo a los que estaban de mirones
–- Hee mi amor, ponte el abrigo, te están mirando
–-¿y tú no?
–- Bueno es diferente, soy tu novio y ese cuerpecito sexy tuyo es para mí
–- No seas tan posesivo–protestó, pero dejo que le pasara el abrigo por sus hombros          
–- Hola Dong Hae, vaya que a Hyukkie lo conoce mucha gente gracias a esto, lo estaban rodeando ahora que pasaba por ahí
–- Esa rubia oxigenada ya no estaba ahí con él entonces, lo cual es mejor, creo que Hae ya mismo se le lanzaba encima
–- Así como casi le doy una paliza a un tipo que hablaba de ti, y no precisamente de buena manera
–- Ay qué lindo mi Siwon, pero hubieras sido un tonto ¿y si le hacía algo a tu lindo rostro?
–- Por favor Hee Chul, ese patán ni siquiera hubiera tenido tiempo de ver quien le pego–vaya que hacen una linda pareja.

Recuerdo cuando me obligaba a escucharlo de sus salidas con sus compañeros que cuando iba a algún club nunca se había quedado corto de ofertas. Hasta yo reconocía lo guapo que es, pero en todo lo loco y engreído que es, siempre tuvo presente en esperar al correcto igual que yo.

Estuve a punto de preguntarle a Siwon qué era lo que más le gustaba de mi mejor amigo cuando de repente una sombra se levantó a mis espaldas, mi estómago se apretó y supe sin siquiera girarme quien era.

–- Hola Hee Chul, Siwon–miré de reojo y era Hyukkie sonriendo con esa encía brillando– ¿Cómo les va? ¿Disfrutando de las bebidas?
— Así es, felicidades, fue impresionante, te vi por televisión
–- También te felicito Hyuk Jae, Hee Chul ¿que te parece si me acompañas a por un trago?
–- ¿Ah? Pero si se puede…–y Siwon se llevó a mi amigo, quería decirles que se queden pero entonces me di cuenta de que Siwon lo hizo a propósito para dejarnos solos
–- No pensé que le gustara un traguito de vez en cuando, se la da de muy santo en la escuela–comentó sentándose en frente mío aun sonriendo
–- Bueno puede hacerlo ¿no?
–- Si, por cierto te estaba buscando
–- ¿Sabes? Me siento el título de la película “Buscando a Nemo”
–- ¿Y eso por qué pececito?
–- Pues porque Hee y tú me dijeron lo mismo de “estarme buscando”–se ríe ligeramente y veo que se saca la cadena que le regalé, era la tercera vez que lo veía usarla
–- Fue gracias a esto que ganamos, me lo puse y tenía fe en que pasaríamos a las nacionales–estira su mano para tomar la mía
–-Yo también me lo puse–lo saco debajo de mi camisa y lo acerco, juntamos las dos mitades y el “Saranghae” se juntó
–- Gracias Dong Hae
–- ¿Por qué? El collar fue no yo
–- Pero fuiste tú quien me lo dio
–- Eres muy lindo Hyukkie, lo sabes
–- Aja, tú también eres lindo jeje…–y de pronto el sonido de la música inunda el lugar, me mira con picardía y se acerca para hacerse escuchar– ¿quieres bailar?
–- ¿Bailar?
–- Si, ven–se levantó y tomo mi muñeca, levantándome de la silla y caminamos hasta la pista de baile y casi me caigo de los nervios, muchos otros ya estaban bailando.

Me acercó a su cuerpo, la canción no era tan lenta que digamos pero llamaba a la intimidad; volteé a ver a mi alrededor y las demás parejas también bailaban apegados… de la nada, siento sus manos bajar a mis glúteos.

–- ¿Qué… qué haces?
–- ¿Ah? No estoy haciendo nada–sus labios estaban rozando mi oreja
–- No te hagas ¿por qué de repente bajas las manos?–le miré extrañado pero ni así subió las manos, y su sonrisa maliciosa no hizo más que asustarme
–- Tal vez deberíamos ir a otro lugar–lo empujé intentando que me soltara, este no era el momento!
–- ¿Para qué? Lo hemos hecho otras veces ¿y precisamente hoy quieres repetirlo?
–- Si–pestañé aturdido, esta vez me abrazó tan fuerte que sentí el aire faltarme; su aliento golpeo mi oído interno y sus labios pegados a la oreja
–- Quiero hacerte el amor otra vez Dong Hae–susurró–quiero llevarte a casa, desnudarnos y todo lo que le sigue–mi entrepierna cobró vida en ese instante mientras escalofríos recorrían mi espalda… en seguida me recargué en su pecho… era tan fácil rendirme ante sus deseos…
Share:

1 comentario:

  1. Ese Hyuk es todo un loquillo xD bueno Hae tampoco se queda atras, cayendo tan facil ante Hyuk xDD
    Bueno por lo menos las familias se llevan bien :)
    Y pues haber que sigue para esta parejita

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts