A valentine’s day and my sweet boy... Capitulo 01

(Hyuk Jae POV)

Veo a todos pasear de un lado a otro durante el recreo, chicos y chicas con fundas de colores colgando de sus dedos, cajas, tarjetas… quien no estudie aquí se preguntará que es tal alboroto dentro de una secundaria.

Resulta que gracias a una de las directoras que estuvo aquí, cada año en San Valentín los estudiantes que estemos solteros debíamos dar un regalo a quien esté igual que nosotros. Para algunos, era una cosa bastante cursi y hasta patética, pero por otro lado, resultaba confortante que de esa manera, no nos sentiríamos tan solos en un día que se hizo para los enamorados.

Risitas, sonrisas, mejillas al rojo vivo, bocas abiertas… esto era de lo más predecible, excepto yo, que de seguro traía mi cara de fastidio como siempre ¿Por qué? Simple: yo no era un chico que tolere estas cosas, no era romántico ni nada de eso. Ninguna de las chicas con las que había salido me duró más de un mes o una semana.

A pesar de mis 16 años, no tenía muy claro mis preferencias sexuales… es decir que yo… yo miraba a las chicas… pero no del modo en que mis compañeros lo hacían, como fijarse en el tamaño de su busto o de su trasero, ver quién tenía la falda más corta y quien se maquillaba como payaso o peor y lo que más detestaba: gritar tonterías y hacer grafitis con el supuesto amor que les decían tener.

Tampoco me masturbaba viendo porno como ellos… bueno… mentirían si lo niego, pero con la diferencia de que era porno gay y eso la verdad me hacía dudar.

Este día era el más tedioso del año y por nada del mundo quería venir pero como toda madre, de ningún modo dejaría que falte. Ya tenía previsto no recibir nada, no soy guapo ni nada de eso.

Muchas de las chicas con las que salí mencionaban ciertos rasgos de mi físico que les había gustado: mi cabello rubio corte tazón que me caía sobre los ojos, mis labios gruesos y rojos que supuestamente me daban un toque sexy, que mis ojos eran lindos, mi piel blanca y no sé qué cuantas cosas más, de las cuales no me creía ni una… aunque claro que ese chico que viene allí tal vez sí lo creía…

— Ummm… etto… yo…–estaba muy nervioso, como si ya fuera a defender su tesis frente a las autoridades de la secundaria, me fijo en su cara por un momento                                                                                                        
—¿Eh? ¿Qué quieres? – por todos los cielos!


Este niño era el más hermoso que había visto en mi vida, creo que era más bajito que yo, tenía la cabeza agachada pero aún así pude ver su belleza, tenía unos ojos cafés que brillaban intensamente, su piel lechosa y delicada… con un gorro de Nemo que lo hacía ver aún más tierno, me daba ganas de abrazarlo o comérmelo de lo adorable que se veía… sencillamente deslumbrante…

Me fijé en sus mejillas coloradas y temblorosas manos, en las cuales había una cajita con un lazo azul… ¿era un regalo? ¿Para mí? No, no lo creo, alguien tan angelical como él no podía venir a darle algo a alguien tan feo como yo… y creo que lo que le dije estuvo grosero, pero me impactó y no pude evitarlo…
                                                                                   
—lo ssien…to yo… venía… a… TEN!–el jovencito prácticamente gritó estirando sus brazos dejando la caja a la altura de mi pecho                                                                                                               
— ¿En serio? ¿Esto es para mí?–tomé el presente que me ofreció y lo abrí, casi se me caen los ojos al ver una cadena con la mitad de un corazón al cual también le faltaba la siguiente silaba: Saran… vi de reojo que el chico intentó irse corriendo pero tenía buenos reflejos y alcancé a atraparlo— no puedes irte así por así, al menos dime ¿cómo te llamas?                                                      
—Ppero… se… supone que no… solo se da el regalo y ya                                                                   
—No, por favor dime tu nombre–dejó de forcejear y lo solté esperando que no huya              
—Dong Hae                                                                                                                                         
—Bonito nombre pececito    
— ¿pececito? ¿Por qué?
— Es que mirándote fijamente, luces como uno, a parte del pez en tu cabeza                                                                                
— Amm… Bueno… creo que gracias, tu nombre es Hyuk Jae no es cierto?                                                                                                           
— ¿Cómo lo sabes?
— Pues… me llamaste la atención y… un día me atreví a preguntar por tu nombre a uno de tus compañeros                                                                                                                                                 
— ¿De verdad te interesé? Wow, ahora cuéntame ¿por qué decidiste darme a mi esta cadenita?
—  Verás yo… yo…

Esperaba pacientemente su respuesta, me picaba la curiosidad, me siento halagado pero confundido… el pobre tartamudeaba al intentar darme una respuesta, así que en un intento de calmarlo, le pregunté lo primero que se me vino a la mente.
                                                                                                                                                         
— ¿Te gusta el helado?                                                                                                                           
— ¿Ah? Sí, sí, me gusta ¿y a ti? –su cara se veía confundida por el repentino cambio                                                                                                               
— También… ven siéntate aquí y luego iremos por uno ¿de acuerdo? Pero antes dime por qué me diste a mí este regalo
— Porque es la costumbre ¿no?–me miraba con ojitos tiernos y un pequeño puchero…

¡Waaaa! no sé qué voy a hacer para seguir conteniendo mis ganas de hacerle un gesto cariñoso.
                                                                                                                
— Es decir sí, pero, ¿por qué yo?

¡Rayos! Debo parecerle un tonto preguntándole lo mismo a cada rato, pero tal vez fui yo la primera persona con quien se cruzó y por pura tradición me lo dio… ¿por qué me siento desanimado así de repente? No Hyuk Jae, no te puedes enamorar.
                   
— Pues… te vi sentado aquí solo y te ves triste, y pues… pensé que podía animarte, perdón si te incomodé–baja su mirada al suelo… y eso me hace sentir mal                                
— ¡No! No te disculpes, no hiciste nada mal, solo quería saber ¿tanto se me nota mi cara larga?
—  Pues la verdad podría decir que mide de aquí al otro extremo de la cancha ¿pero por qué? Hoy todos deberían estar contentos–nadie antes había notado mi estado de ánimo, pero me alegró en cierto modo que este niño si                                                                            
— Tal vez, pero este día no es para mí, aquí más solo que una ostra                                               
— ¿Y yo? ¿Acaso no estoy aquí contigo?–                                                                                               
— Sí es verdad, ¿y tú por qué tan feliz?–su carita estaba iluminada por esa hermosa sonrisa ahora que comenzábamos una verdadera conversación                                                     
— Sé que tampoco tengo novio pero no debo estar mal por eso, aún tengo mucho que vivir como para estar pensando en si tengo novio o no, digo, creo que aún no encuentro al indicado                                                                       
— Eso me gusta, ¿cuántos años tienes?
— 15 ¿y tú?
— ¡15! Te ves muy niño para tener esa edad, yo tengo 16
— Tú también te ves bien

Como el resto del día nos dejaban hacer lo que quisierámos, no sé cuánto tiempo pasé hablando con él… era tan agradable y reconfortante… hasta que sonó el timbre de la salida.
                                                                                                         
— ¡Uy! Debo irme, mi mamá me espera
— No te vayas, por favor, inventa una excusa o algo–me mira algo desconfiado pero accede                                                                                                                                                        
— Esta bien–saca su teléfono y escribe un mensaje                                                                         
— Vamos, te acompaño a tu casa y en el camino seguimos conversando–¡wow! No lo dije conscientemente, me volveré loco                                                                                                   
— De acuerdo, si así lo dices.

Cuando llegamos a su casa, me di cuenta que estaba en la calle del otro lado de la mía, pero no lo había visto nunca, no sé por qué. ¡Aaaahhh ya me acordé! Mi madre vino un día diciendo que había vecinos nuevos y que debíamos darles un regalo pero me rehusé a ir con ella, ¡que tonto! Si hubiera ido, lo hubiese conocido mucho antes.

Caminábamos muy pero que muy lento, quizá porque ninguno de los 2 quería separarse, o al menos yo no.

Entre una cosa y la otra, salió a colación el tema de los padres, me quedé mudo por un momento… no sabía que decirle acerca de mi realidad… pero me insistió y le conté. Mi padre nos abandonó poco antes de que yo naciera, mi hermana no habrá tenido más de 5 años y de hecho jamás lo necesitamos, sabía que nací de un padre también, pero eso era todo, si me abandonó antes de nacer ¿por qué habría de importarme?

Mi mamá fue padre al mismo tiempo y no nos hizo sentir la falta de otro hombre en la casa a parte de mí. Es la persona a quien más admiro en el mundo, ella debería ser la “mujer del año” todos los años, un verdadero ejemplo, a pesar de las dificultades por 2 pequeños hijos, nos sacó adelante a ambos por sus propios medios y de manera honrada.

Cuando le pregunté a él por su familia, esperaba que me dijera que tenía a sus 2 padres una bonita familia, todo, y que por eso era capaz de sonreír, pero no era así. Su padre era un borracho mal viviente y machista que un día murió atropellado por un camión, su hermano tenía 8 años y él apenas 4 y con todo, su mamá también se encargó de ambos sola.

Me intrigaba mucho el saber que vivimos algo parecido claro con la diferencia de que su padre estaba muerto, pero fue capaz de ser feliz con lo que tenía, en cambio yo no…       
                                                                                                                                                                                  
— No puedo creer que tengamos algo en común, a parte del apellido–comenté cuando terminó de hablar                                                                                                                                         
— Sí, ni yo me lo creo, que ninguno de los dos tuvo una figura paterna en la vida
— Aja, pero aun así veo que eres feliz y yo no puedo serlo–entonces sentí un golpe en el hombro no tan fuerte para que doliera pero aun así me lo froté                                                                                            
— ¡No digas eso! No digas que no eres feliz… ¿uh? ¿Te di muy fuerte? ¡Lo siento!–y de pronto sus ojitos se llenaron de lágrimas                                                                                           
— ¡No! ¡No llores! ¡No me dolió!–¿y ahora? no tenía ni la más mínima idea de por qué lloraba pero me destrozó verlo así— deja de llorar, no me dolió en serio, solo fue un gesto que hice por impulso
— No es por eso…–sollozó                                                                                                                         
— Entonces ¿cuál es la razón?
— Es que… dices que no eres feliz–y comenzó a llorar con más intensidad

Dong Hae atrajo las miradas de mucha gente que nos miraba y hacía comentarios: “Ay no pobrecito no vale la pena llorar por alguien que no lo quiso”, “¿Cómo puede hacerlo llorar en la calle?” “¿Qué tiene en la cabeza ese chico? Engañando al pobrecillo”.

¡Dios! ¿Creyeron que éramos novios? Me daba ganas de gritar que no era por nada de lo que decían la razón por la que lloraba.
                     
— Hae por el amor de Dios no te pongas así por mí, me acabas de conocer, no tiene importancia                                                                                                      
— ¡Claro que importa! Estás diciendo que no eres feliz y yo no quiero eso
— Pero no llores por algo que no es tu culpa–se tiró a mis brazos y cuando hicimos contacto, se volvió cálido y tierno, jamás había sentido esto antes…

Reaccioné segundos después para corresponderle ya que no estaba acostumbrado a esto, me hizo sentir protegido y sobre todo, amado. De nuevo perdí la noción de cuánto tiempo estuve  abrazándolo, hasta que Dong Hae rompió el profundo silencio.

— Yo haré que Hyuk Jae vuelva a sonreír de verdad–volví la mirada a su mejilla y había rastros de lágrimas que intenté limpiar.

Me sentí un poco confundido con respecto a hacerme feliz… ¿Qué quería decir exactamente? Estaba completamente seguro de que no se refería a algo pervertido como hubiera imaginado yo, no le veía con esas intenciones, bueno, no todavía.

— Mmm Dong Hae, creo que ya deberíamos irnos a casa, el cielo se está nublando            
— Cierto, olvidé a mi mamá–separándose de mí, se restregó los ojos que estaban hinchados y rojos.

Cuando terminó, tomé su mano con delicadeza para no alarmarlo y le sonreí. El resto del camino fuimos callados, con nuestras manos entrelazadas y disfrutando del calor mutuo y el silencio. Lo dejé en la puerta de su casa pero no quería despedirme.
                                                                     
— Bueno, creo que será hasta la próxima–musitó tímidamente                                                                                            
— Si, adiós–estaba devolviendo mis pasos cuando de repente se me ocurrió algo                         
— Hae, ¿tienes planes para el fin de semana?      
— No, nunca salgo
— Bueno es hora de que lo hagas, vamos a dar un paseo ¿te parece?
— ¿En serio? ¡Sí, sí quiero!–sonrió ampliamente muy emocionado                                                     
— Paso por ti a las 2 de la tarde                                                                                                           
— Genial, bien creo que ahora sí entro en mi casa, adiós, nos vemos
— Sábado, a las 2–volteé para caminar en dirección a mi casa pero me jaló de la mano, plantó un beso en mi mejilla y salió corriendo hasta desaparecer tras la puerta de su casa.

Sentí que me ponía de todos los colores y como si me aplastaran la boca del estómago, sí, creo que me estoy enamorando de ese niño a pesar de que es muy pronto, es decir, recién supe de su existencia, pero es que es tan especial, es como un sol, que irradio su luz en mi vida hoy.

Antes, todas mis relaciones me dieron igual, todas eran lo mismo, y una vez una que realmente era fastidiosa. Pero él… Dong Hae… era por completo diferente, no hizo ni un solo comentario como los de siempre “ay sí que lindo cabello” “oye ¿cuándo me invitas a salir” “¿tienes auto?”, es sencillo, con unas pocas palabras fue capaz de entrar en mi mundo… ¿así que esto es estar enamorado?

Se puso a llorar cuando dije que no era feliz, y eso nunca nadie lo notó antes, solo se fijaban en mi físico y hablar como loras de lo lindo que les parecía.

Llegué a mi casa donde me recibió mi hermana como siempre, preguntándome por mi día y se lo conté todo, recordando lo especial y completo que me hizo sentir estando a su lado.

— Pero Hyukkie, es apenas unas horas que lo conoces ¿cómo puedes estar seguro?
— No lo sé Sora, es la primera vez que me pasa, de todas las chicas que desfilaron por esta casa, intentando que mamá y tú las aprobaran, él es el primero que verdaderamente, me ha llegado al corazón
— Y también, ¿te has dado cuenta de su edad?
— Eso es lo más raro de todo, me enamoré de un chiquillo, no me contradigas, ya sé que dirás que a esta edad podemos enamorarnos de cualquiera, pero Hae no es cualquiera
— Se nota hermanito, se nota. ¿Sabes? En tanto tú seas feliz, mamá y yo también, ah por cierto tráelo la próxima semana
— ¿Uh? ¿No es muy pronto?
— Es que con tus anteriores novias, todas me parecían feas, ninguna me cayó lo suficiente para aceptar que esté contigo, hoy vi como hablas de ese muchacho y en tus ojos brilla algo nuevo, así que espero que de verdad ese jovencito sea tan especial como dices, y apuesto y guapo y…
— ¡Ya tranquila! Porque no me lo vas a quitar
— No seas tonto, ¿cómo te lo voy a quitar si está contigo? Aish mono tonto
— No me digas así
— No… Hyuk Jae ¡No hagas ese puchero! Ay pobrecito de… ¿cómo es que se llama?
— Dong Hae
— Ah sí, Dong Hae, pobrecillo, le vas a tener comiendo de tu mano
— ¿Sabes? Preferiría que ambos comamos de la mano del otro
— ¿Donde dejaste a mi hermano eh? ¡dime quien eres!
— Jajajaaaaa ¡NO! ¡SORA DÉJAME! ¡NO ME HAGAS COSQUILLAS!–dejó de jugar conmigo y se acostó a mi lado en la cama
— Aaaahhh mi hermanito que está creciendo, quiero verte sonreír como lo hacías cuando eras niño, de verdad espero que ese chico lo haga
— Ten por seguro eso, por cierto ya te dije que lo invité a salir ¿no?
— Si y quieres mi ayuda–asentí–bueno, hagamos un recuento de lo que me has dicho: es tímido, tiene 15 años, más bajito que tú, callado, alegre, solidario y te hizo sentir bien, a pesar de que ha sufrido no lo demuestra y sigue adelante porque sabe que mañana será mejor… uf! Esta bastante, vaya que te enamoró
— Si
— Bueno, primero lo primero, eso de la timidez se le irá quitando con el tiempo, no seas muy rápido, ve a su paso calmadamente, no lo seduzcas tan rápido porque podría asustarse, llévalo a lugares que conozca y que sean de su agrado, pregúntale sus pasatiempos. Chicos como él que quieren una relación duradera escasean hermano, aprovéchalo, es de los que quieren amor no solo sexo, aunque claro esa será la primera regla que rompas
— ¡Tranquila! Gracias por todo pero no lo haré
— Si quieres puedo darte unos preservativos que llegaron hoy al hospital
— ¡GRACIAS! Iré a dormir, tengo una cita.


En verdad, Hae es alguien que se preocupa por mí, le interesa lo que siento y lo que pienso, creo que al fin, ambos encontramos el amor.
Share:

2 comentarios:

  1. Esto es taaaaan dulce, ambos timidos, porque aunque Hyuk no lo diga, el hecho de que Hae diera el primer paso no lo hace tan tan timido xD
    Son tan lindos~
    Ya quiero leer el pròximo capítulo >.<

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhh.... pero si hae es una hermosa y tierna persona !!!!! me encantó este capítulo, ya quiero leer la continuación ....
    saludos ^^

    ResponderEliminar

Donaciones

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts