Oppa... Oh, Oppa!... Capitulo 26


Dongjun POV
(KangTeuk)


Viernes en la noche. Tuvimos que dejar el festejo de las clasificaciones para el fin de semana, entre clases a ninguno de nosotros se nos permiten fiestas ni desvelo, porque según el entrenador eso interfiere con nuestro rendimiento. Y como queremos ganar, esta vez hicimos caso. Estamos tan lejos de las nacionales todavía, que una indisciplina podría costarnos todo.

Así que estoy alistándome para ir a la fiesta. Tengo que pasar por Jin, tal y como quedamos de acuerdo ese día. Miro el reloj y ya casi es hora, debo de ser puntual, sino Amber podría tomar esto a mal. Todavía recuerdo esa charla que tuve con mi cuñada.

Mis compañeros continuaban felicitándome pero yo no podía dejar de mirar hacia donde estaba Jin Young. Aron estaba con él y su hermana se les unió después, escuche como Amber levantaba la voz y como Jin me buscaba con la mirada. Mi ángel se veía preocupado. Me libere de mis amigos y llegue a su lado justo cuando su hermana hace “la pregunta”.

- ¿Entonces? ¿Desde cuándo son novios?
- Yo… - Jin duda. Tiembla un poco, obvio que no me gusta verlo de esa forma, no se me ocurrió otra cosa que interrumpir. Le hice una seña a Aron para que se fuera, él entendió y se fue.
- Jin es… - La mirada de Amber es muy intimidante. Vamos, soy Dong Jun, puedo con esto. Una chica no me va intimidar -. Jin es mi novio. – le dije resuelto.
- No sabía que estuvieras saliendo con él. – le dice de pronto a Jin algo herida.
- Yo…
- Seguramente estaba por contarte. – de nuevo interrumpí, ya que no veo que Jin le quisiera responder -. Después de todo tenemos poco tiempo siendo novios.
- ¿Y ese “Kwak”? – volteó molesta hacia donde se encontraba Aron -. No confió en él, veo que tiene intenciones con Jin. – Vaya, mi cuñada se está poniendo a mi favor.
- De ese me encargo yo, no te preocupes.
- Yo te ayudo si lo haces. – de pronto sonrió ante la idea.
- Lo tendré en cuenta. – sonreí mientras tomaba la mano de Jin. Entonces ella volvió a fruncir su ceño.
- Mira Dongjun, realmente no le confiaría a nadie a mi hermanito, pero prefiero que este contigo que con alguien más. Por eso no le diré nada a papá para que ustedes se lo digan, tiene que ser pronto porque no voy a esperar por mucho tiempo.
- Amber por favor. – escuche gemir avergonzado a Jin.
- Es mi condición. Y si te atreves a lastimar a mi hermanito, si lo veo llorar por tu culpa o que hagas algo que rompa esa confianza… - una sonrisa siniestra apareció de pronto en su rostro -. Sé dónde vives Dongjun. – y con esta amenaza se dio media vuelta y se fue.

Fue realmente intimidante. Es un plazo que no podemos dejar cumplir y como Jin en ese día, ya no estoy muy seguro de si hice bien o mal. De lo único que estoy seguro, es que no me gustaría dejar de ver a Jin y mucho menos dejarle el camino libre a otro. Appa fue quien le sacó el permiso a Jin para que fuera conmigo a la fiesta, el tío Henry no puso objeción, debo de apurarme si no lo quiero hacer esperar. No quiero darle motivos a mi cuñada.





Minwoo POV
(KyuMin)


Llagamos a casa de Sik, como bien dijo, no hay nadie en este momento. Debo decir que si estoy un poco nervioso, quien no lo estaría al ser su primera vez, afortunadamente para mí, lo haré con la persona que amo y que sé muy bien no me hará daño.

Además, la charla con appa fue de mucha ayuda, la verdad es que todo lo de Minki me tenía un poco traumado, a eso agréguenle lo poco informado que estaba sobre que esperar en ese momento. Appa Min me dijo que no tenía por qué doler aunque fuera mi primera vez, que todo está en los juegos previos y en la preparación que Sik me haga. ¡Dios, no puedo creer que él tenga que hacerlo por mí! Menos mal que ellos disfrutan haciendo eso, eso fue lo que appa me dijo.

- Depende de cuánto estés preparado y como es que tu pareja te haya excitado, es la resistencia que tu cuerpo podrá cuando te invada.
- Entonces ¿puede que duela? – mi pregunta era más una afirmación, pero ya no estaba tan asustado.
- Los juegos previos lo son todo. – dijo appa sonriente.
- ¿Cómo lo que tú hacías con papá cuando Sik y yo…?
- No, sí, no, bueno un poco sí. – appa se sonroja un poco al recordar.
- Entiendo. – le digo pensando en lo que voy a necesitar para hacer lo que appa me ha dicho, si quiero hacerlo con Sik. ¿Papá me prestara su video juego?
- Minu, sé que no puedo decirte que no lo hagas, ya eres capaz de decidir por ti mismo. – appa toma mi mano para llamar mi atención, estaba pensando cómo sacar el aparatito del estudio de papá -. Pero me gustaría que consideraras el hacerlo hasta que te sientas completamente preparado para esto.
- ¿Tú estabas preparado cuando decidiste hacerlo con papá?
- Bueno, si lo pones de esa forma… - appa duda -. En mi experiencia, debo decir que hagas lo que tú corazón te dicte, pero con tu mente preparada para las consecuencias y no me refiero a un posible embarazo. No. – escuchar esa palabra me ponía la piel de gallina -. Me refiero a que después de esto las cosas cambian en la relación, si las cosas con ustedes van a ser más serias y si en verdad no terminaras arrepintiéndote de entregarle tu virginidad a alguien que quizás no llegue a ser tu esposo en el futuro.
- Sik es la persona con quien quiero estar appa, me ama y lo amo, no veo que eso vaya a cambiar. – le digo realmente convencido.
- Bien, tener sexo con amor, aunque sea un poco doloroso siempre es placentero y para recordar. No se te olvide llevar condones. Y más conociendo a los papas de Hyungsik… - appa piensa un poco -. Hijo mejor siempre carga una caja de estos.
- ¿Por qué lo dices? – appa ya está saliendo de mi cuarto.
- Con Jino esta charla fue más fácil. – suspira appa antes de perderse por el pasillo. Y lo entiendo, mi hermano ha jurado llegar virgen al matrimonio, eso porque no ha tenido novio.


Hyungsik me conduce hasta su cuarto jalando suavemente de mi mano. He estado muchas veces en su cuarto antes, pero esta vez es especial, puedo sentir su mano un poco húmeda, está nervioso como yo. Sonrió un poco al recordar que también es su primera vez, tan tierno, eso es lo que me enamoro en primer lugar, pensar que he sido su único novio y Sik el mío.

No me he dado cuenta cuando ya entramos a su cuarto, Sik voltea a verme y me encuentra sonriendo, algo que le extraña y eso lo pone más nervioso.

- Espera. – me dice -. ¿quieres ir al baño, antes? – creo que no ha sido una sugerencia.
- Está bien. - Después de todo no es mala idea.

Entro en el baño con mi bolso, lo pongo sobre el lavabo y lo abro, dentro del bolso tengo el lubricante y los preservativos. Me coloreo al pensar que voy a perder mi virginidad. Escucho un golpe proveniente del cuarto de Sik, ¿Qué tanto estará haciendo? Lo he escuchado corretear en todo este tiempo y algunas cosas caer. Pongo un poco de brillo labial en mis labios dispuesto a salir.

- Sik. – abro la puerta. Aunque aún es de día, la habitación está a media luz, algunas velas aromáticas están dispersas -. ¿y esto? – le pregunto cuando lo veo acercarse.
- Ji Hae es fanática de las velas aromáticas, tiene las repisas de su cuarto llenas de ellas. – me explica mientras toma mis manos y me dirige suavemente a la cama.
- ¿Robaste a tu hermana? Has hecho esto por mí.
- Se las tome prestadas. – me sonríe, dejo las cosas sobre la cama antes de sentarnos -. Haría lo que fuera por ti. – Tan dulce.

Nos quedamos en silencio por un momento, observándonos hasta que nuestros labios se juntan. Los besos de Sik siempre han sido placenteros, calmados, largos y húmedos, esta vez me está besando con algo más, su boca me apremia y yo intento seguirle el paso. Gimo al sentir que el aire falta en mis pulmones.

- Lo siento. – se disculpa -. Estoy siendo impetuoso, el pensar que estas aquí y…
- Yo también estoy nervioso. – le digo.
- Confías en mi Minu. – asiento -. También es mi primera vez, a costa de mí mismo, no voy hacerte daño. Seré gentil. Te amo recuérdalo.
- Te amo también.

Sik me recuesta sobre la cama y vuelve a besarme, cierro mis ojos al sentir como mi corazón se desbordaba de amor, de sentimientos encontrados, curiosidad, todo en esta primera vez. El nerviosismo sigue instalado en mí, pero también algo más, sobre todo el sentimiento de entregarme a Sik. Me siento afortunado de poder amar a esta forma.

Las manos de Sik comienzan a recorrer mi cuerpo, puedo sentirlo por todos lados, sus manos suaves pero juguetonas. Poco a poco mi ropa comienza a desaparecer, cubro mi rostro cuando me deja solo en mi bóxer, estoy un poco avergonzado. Sik se da cuenta, porque lo siento detenerse, mi curiosidad hace que descubra mi rostro y lo observe, esta hincado a un lado de mí, se ha quitado la playera. Su torso está desnudo, no puedo dejar de mirarlo, lo he tocado por encima de la ropa y se por eso que su cuerpo es firme, su vientre plano, pero jamás me imagine que verlo con solo su piel podría ser tan fascinante.

Me siento y tímidamente paso mis dedos por su abdomen. Sí, es tan firme como lo recordaba, solo que su piel desnuda manda pequeños toquecitos por mis dedos. Levanto mi rostro, Sik está mirándome con todo su amor contenido, esos ojos y mirada especial que posa en mí, esa que solo yo conozco.

Sonrió al dejarme caer acostado sobre las almohadas. Sik se recuesta a un lado de mí y busca mis labios nuevamente. Esta vez ambos nos acariciamos, explorando nuestros cuerpos, incluso nuestras lenguas juguetonas exploran nuestro interior, como si todo fuera nuevo. Gimo cuando sus dedos pasan sobre mis pezones accidentalmente, entonces se da cuenta y comienza a tocarlos intencionalmente.

- ¿Se siente bien? – pregunta, él también está descubriendo cosas.
- Siiiii… - jadeo.

Pronto cambia sus dedos por su boca, eso me distrae dejando caer mis manos sosteniéndome de las sabanas, es tan nuevo, el cosquilleo, las ganas que no pare. Estoy tan distraído con las nuevas sensaciones que no me doy cuenta que Sik me ha dejado sin bóxer, desnudo. Solo al sentir su mano sobre mi pene es que me doy cuenta.

Doy un respingo al sentirlo. Esto es tan vergonzoso, no puedo creer que este tocándome ahí, pero se siente tan bien y mi cuerpo ya no copera conmigo. Me arqueo buscando más de su toque, más de su boca y no puedo evitar los gemidos de mi boca. Mis caderas se mueven al ritmo de sus manos, no puedo creer que esto se sienta tan bien, Sik estaba siendo muy amable. Una sensación de cosquilleo que comenzó en mi estómago pronto llega a mi pene haciéndome estallar. Tiemblo, siento los brazos de Sik rodear mi cuerpo y reconfortarme en medio de mi orgasmo. Pequeños besos sobre mi rostro me devuelven a la realidad. Le sonrió al sentirme satisfecho, pero después me preocupo al recordar que todo lo ha hecho Sik, he sido desconsiderado.

- Sik, lo siento…
- Tranquilo, quería esto, verte ha sido algo muy excitante.
- ¡Sik! – grito cubriéndome el rostro otra vez -. Eso no es suficiente. – le digo sin descubrirme -. Has hecho todo y yo nada…
- Ssshhh… - hace callarme. Quita las manos de mi rostro y me ve -. Esos son los juegos previos.
- ¿De verdad? - ¿En serio? Y ¿El videojuego?
- Debes estar relajado para lo que sigue. - ¡Oh! Hay más, lo sé pero en medio de todo, lo había olvidado -. Vas a seguir igual de relajado, respirar profundo y dejarte hacer. - Asiento. Veo como abre el lubricante, lo unta en sus dedos y entonces me dice -: Respira profundo bebé.

Y lo hago, pero a pesar de eso, cuando dirige su mano entre mis muslos más allá de mi ingle no puedo evitar sentirme nervioso. Con algo de dificultad introduce un dedo, duele y la quemazón que se siente me hace remover incómodo. Sik me habla, me dice palabras hermosas y me distrae con sus besos, pronto siento como otro dedo entra en mí. El dolor es un poco más insoportable, Sik está siendo cuidadoso y poco a poco vuelve a distraerme. De pronto para todo movimiento, Sik se levanta para quitarse los pantalones y ropa interior, mis ojos se agrandan al ver lo bien dotado que esta. Y el miedo a que todo eso vaya estar en mi interior, que voy a perder mi virginidad con Sik también vuelve el nerviosismo. Sik lo nota.

- Ven. – hace que me levante de la cama -. Creo que si tú tienes el control esta primera vez no te sentirás tan nervioso. - espero de verdad. Ahora el que se recuesta sobre la cama es él. Hace que me suba a su cuerpo con mis piernas a cada lado. Nuestros penes se rozan y eso hace que mi cuerpo responda nuevamente, moviendo mis caderas para aumentar el roce -. Bebé si sigues haciendo eso, no pasará nada más.
- ¡Oh! – paro mis movimientos, Sik está abriendo uno de los preservativos -. Espera. Déjame hacerlo. – bien, es hora de recordar mis practicas con la banana que nos enseñaron en clases.

Los dedos de Sik de nuevo juguetean con mi entrada, estirándome un poco más mientras yo me concentro en desenrollar el preservativo sobre su erección, cuando unos ruidos en la puerta nos hacen voltear.

- Eun… tú… estamos en la habitación de tú hijo, para.
- No quieres decir eso, nuestra habitación está muy lejos. Y es emocionante que alguien nos atrape haciéndolo aquí.
- Hmmmg… Lo quiero rápido… - son los papas de Sik y están semi desnudos, el tío Hae viene montado sobre el tío Eun. De pronto se da cuenta que no están solos y grita, ambos gritamos.

¡Dios! Yo estoy desnudo y sobre su hijo. Gimo y me dejo caer al suelo a un lado de la cama jalando la sabana, al menos cubrirá un poco mi desnudez. ¡Qué pena! El tío Hae no deja que el tío Eun se gire agarrando su rostro, dándome la oportunidad de salir corriendo hacia el baño. Como puedo recojo mis ropas en el camino y llego hasta él, cerrando la puerta detrás de mí.

De pronto escucho a Sik discutir con su padre, la verdad es que no presto mucha atención, es estoy tan avergonzado que solo pienso en cómo salir del baño sin ser visto.



Siwan POV
(SiChul)


Camino por los pasillos de la universidad, rumbo al edificio donde Kwanghee toma sus clases. He tenido que saltarme una clase para poder encontrarlo antes de que se vaya, pero después de ver el rostro triste de Heecheol por tener que salir a escondidas y no estoy muy feliz que tenga que mentirle a sus padres, no soy de hacer las cosas mal. Tengo que hacer esto por Heecheol, por mí y por el mismo Kwanghee, merece la verdad.

No sé porque ha estado evitándome o tal vez si lo sé, hemos sido amigos por tanto tiempo, que hasta pienso que Kwanghee ya debe saber el porqué de mi insistencia. Eso solo hace que me desespere un poco. Después de todo esto ha sido mi culpa.

Nunca pensé que podría enamorarme. Interesarme de esta forma por Heecheol desde el primer día que lo vi. Amor a primera vista, eso me decían y yo pensaba que mis amigos estaban locos. Ahora que lo he experimentado sé que es real y tan fuerte, que pudo hacer cambiar mi interés, pase de pensar solo en mis estudios, a incluir a alguien más en mi vida. Se metió de lleno, no poco a poco como pensaba que sucedería con Kwanghee, Heecheol lo vino a invadirlo todo de mí.

El saber que puedo tener estos sentimientos por alguien asusta un poco, es la primera vez y no estoy seguro que sea amor pero… no lo dejo de pensar, si cierro los ojos puedo ver su sonrisa, me duele al ver esos ojos tristes o desilusionados, busco cualquier pretexto para estar a su lado. Quisiera conocer todo de Heecheol, no perderme nada de su vida y sus besos, desde que probé sus labios. Esa fue la primera vez que experimente un beso con esas sensaciones.
Suspiro. Con mayor razón debo que encontrar a Kwanghee.

Camino un poco más hasta llegar al aula donde debe estar tomando una de sus clases antes del descanso, lo espero en la puerta para no perderlo de vista. Miro el reloj, el timbre suena, he llegado a tiempo. Comienzan a salir del salón y entonces es cuando lo veo, va distraído, como perdido. Es raro, Kwanghee nunca está solo. ¿Habrá sucedido algo? Lo detengo al tomar su brazo.

- ¿Estás bien? – Kwanghee pega un brinco.
- Siwan. – parece sorprendido.
- ¿Qué sucede? ¿Te ha pasado algo?
- ¿Por qué lo dices? – pronto todos han salido del salón y nos quedamos solos.
- Hace mucho que no te veo, entonces vengo y te encuentro con esa cara. Algo te ha pasado. – niega con la cabeza -. ¿Estas comiendo bien?
- ¿Te preocupas por mí? – yo solo asiento.
- Pues claro, ante todo soy tú amigo Kwanghee.
- ¿Amigos? - pregunta algo temeroso y niega con su cabeza -. No me pasa nada, es solo que creo que voy a enfermar. – se abraza a mi cuello.

Desenredo sus manos y hago que se siente, toco sus mejillas, no están calientes, su frente tampoco lo está. Así que seguramente solo está cansado o en verdad no ha comido, piensa que no lo he notado, pero sé muy bien como es capaz de saltarse las comidas. Incluso está más delgado. Me culpo un poco por no hablarlo con él nada antes.

Kwanghee se me queda viendo algo ansioso, sé que no es el mejor momento, más no puedo alargar más esto. Como es que no me di cuenta que lo quiero en mi vida pero no acosta de su felicidad o la mía. Tomo un poco de distancia para poder comenzar a hablar, me recargo en una de las mesas viéndolo de frente y cruzo mis brazos.

- ¿Por qué has estado evitándome? Te dije que teníamos que hablar.
- He estado trabajando en algo.
- ¿En qué?
- Un proyecto de decoración con… algo de las clases. – responde tímidamente y me cambia de tema -. Tienes algo quieras decirme Siwan.
- Sí, he estado queriendo hablarlo contigo desde hace un tiempo, es sobre nosotros.
- ¿Qué sucede con nosotros? – de pronto se ve alterado y se levanta de la silla, sé que no puedo ser indiferente con él. No puedo, lo quiero, quiero a Kwanghee.
- Por favor, siéntate. – lo tomo de las manos y hago que se siente de nuevo, me siento a su lado sin soltar sus manos -. Recuerdas lo que hablamos cuando decidimos intentar esta relación.
- Si lo recuerdo. – dice agachando su cabeza.
- Te dije que te quería… te quiero Kwanghee y todo este tiempo he aprendido mucho de ti, me gusta lo que veo, pero también es verdad que no puedo quererte como algo más que mi amigo. Por nuestra amistad he decidido ser sincero contigo, no creo que pueda quererte de otra manera.
- Siwan, no puedes decir esto. – algunas lágrimas comienzan a caer de sus ojos -. Lo pasamos bien juntos. Dijiste que me darías la oportunidad de enamorarte. – limpio algunas de sus lágrimas con mi mano.
- Es eso lo que no nos ha dejado avanzar Kwanghee. El amor no se puede planear o forzar, no hay maor, quizás un poco acostumbrados uno del otro o quizás hemos confundido nuestros sentimientos.

Estoy hablando en plural, porque sé que en algún momento me sentía confundido por él, no sabía lo que era estar enamorado por eso me deje llevar por ese sentimiento que él me provocaba, pero ahora que sé muy bien lo que es estarlo, ilusionado por esa persona, sé que por Kwanghee jamás sentiré ese amor.

- Ya veía venir esto. – me dice soltándose de mis manos y levantándose de su asiento -. Es por él, ¿verdad?
- ¿Cómo?
- Por Heecheol. – me dice molesto -. Todo iba bien entre nosotros hasta que él llegó. Se metió entre nosotros. Te amé desde el primer momento en que te conocí Siwan, ¡Heecheol ni siquiera te conoce! – termina gritándome.
- ¡Para Kwanghee! – pierdo un poco el control y término alzando la voz, trato de controlarme de nuevo -. Esto no es su culpa, en el corazón no se manda. Yo he estado haciendo todo por buscarlo porque me gusta.
- ¿Lo has hecho? – está herido por mis palabras, se sorprende que haya estado buscando a Heecheol aun estando con él, no lo culpo.
- Lo siento. Sé que primero debí hablar contigo pero me lo has puesto difícil, en eso soy culpable, te falle y me siento mal por ello. – me disculpo inclinándome -. No puedo remediarlo, Heecheol es muy importante para mí, estoy enamorado Kwanghee, ¿puedes entenderlo como mi amigo? – se me queda viendo unos momentos.
- Sí, puedo entender que él es más lindo que yo, una monada de chico. – da unos pasos hacia atrás, lagrimas recorren su rostro -. Sabes Siwan, fue bonito mientras duro, algo dentro de mí me decía que no podrías estar con un chico como yo y me engañe al creer que sería capaz de ganar tu corazón, eres perfecto, mereces alguien como Heecheol.
- Kwanghee, no. – lo veo alejarse rápidamente, no reacciono, lo que me ha dicho me ha dejado mal, ¿Por qué piensa eso de sí mismo? -. Eso no es verdad. – pero ya no me escucha.

No soy perfecto, estoy enamorado y eso está mal, me hace actuar tontamente, porque quiero elegir lo que mi corazón siente por Heecheol. Haría cualquier cosa por él y ahora lo sé, cuando Kwanghee comenzó a decir todas esas cosas sobre Heecheol comprendí lo que me dijo Minki el día que se enteró de mi noviazgo con Kwanghee… “Cuando se ama, deseas que ni las palabras toquen a tu pareja. ¿Me explico?”… Sé que herí a Kwanghee con mis acciones y con eso una parte de mi está perdida también, no quiero alejarme de él. Debo pensar cómo arreglar las cosas con él cuando se calme un poco.

Que complicado es el amor... Más no pienso perdérmelo.



Minki POV
(SiChul)


Hemos decidido descansar un poco bajo la sombra de un árbol a las orillas del paseo por el río Han, sentado entre las piernas de Hyukie con sus brazos enredados en mi cintura y sus manos a las mías. Vemos pasar caminando a la gente frente a nosotros y tras ellos las aguas del río que se mueven por capricho del viento, lo que hace que la tarde este refrescante.

El paisaje me tranquiliza un poco. Es oficial, estoy esperando bebé, no es como si no lo supiéramos, solo que tener la foto del ultrasonido en mis manos lo hace más real. Lo que nos ha hecho pensar como le vamos a decir a mis padres sobre “pelotita”. Desde la comida con mis padres, Hyukie ya no quiso llamar Simba al bebé, se le ha quedado el diminutivo de “pelotita”.

Es increíble lo mucho que ha crecido, cada día me es más difícil ocultarlo, creo que appa ha empezado a sospecharlo, menos mal que es algo despistado.

- Minki, con esas ropas holgadas que te pones, parece como si te hubieras encogido. – dijo appa un día de estos con las manos en la cintura.
- Appa, es la moda. – le digo, pero no parece escucharme.
- Le diré a Siwon que me de la tarjeta dorada, su muñequito no puede andar en esos harapos. – agarra el celular dispuesto a hablarle a papá -. No, lo que es peor, te hace ver rellenito. – mis ojos se abren muy grande y mis manos instintivamente se van al pequeño bulto en mi abdomen.
- No, appa espera. – quito el celular de sus manos.
- Ni creas que no he visto cómo te atragantas de comida.
- He vomitado después appa.
- Minki, con eso no se juega.
- Está bien, lo siento. En la escuela no como, la comida de ahí es grasosa y nada saludable. – me acerco y lo abrazo -. En cambio lo que tú mandas a cocinar a Mati, siempre son cosas deliciosas y sanas. Siempre tienes buenas ideas para mantenernos sanos y delgados. – los halagos siempre funcionan -. Espero haber heredado tus genes appa, para heredar tu belleza y figura esbelta.
- Lo hiciste, Minki. – appa sostiene mi barbilla -. Tú y Siwan. Yo solo hago hijos bellos. – me da un beso en la mejilla, me sonríe y se da la vuelta.
- Esta vez nos salvamos. – murmuro tocando mi vientre.
- ¿Seguro que todo está bien? Estas tocando tu estómago. – volteo asustado a donde se encuentra appa, me ha visto, ¿qué le digo? Y entonces appa me lo pone fácil -. ¿Seguro que no andas en tus días Minki?
- Puede ser, ninguna ropa me sienta bien, estoy inflamado. – contesto rápidamente.
- Hare que Mati te haga un té que te haga sentir mejor.
- Gracias appa. – suspiro aliviado.

Esa vez nos salvamos, pero ha llegado el momento en que no podemos seguir ocultándolo, dentro de poco se notara más. Por eso entre Hyukie y yo estamos pensando en cómo les diremos a nuestros padres. Quizás con los tíos no haya problemas, pero mi padre, sabiendo lo mucho que le disgusta Hyukie.

Debemos hacerles saber que ha sido cosa del destino, después de todo Hyukie y yo estamos destinados a estar juntos, mi vida no tendría sentido sin él a mi lado. Sin embargo también pienso en mis padres, me dolería mucho que tuviéramos problemas con ellos, son mis padres y los amo, nada me gustaría más que nos apoyaran. Juntos. Porque si tuviera que elegir, el solo pensar…

- Hey, muñequito. – Hyukie interrumpe mis pensamientos.
- ¿Qué sucede?
- Es lo que me pregunto, te has quedado callado mucho tiempo, sigues pensando en lo mismo. – sube sus manos entrelazadas con las mías hasta mi pecho y me abraza más hacia su pecho -. No sé cómo, pero haremos que Siwon nos escuche y entienda. Vamos a estar juntos en esto.
- Lo se Hyukie. Es solo que lo ideal para mi es que nos apoyen, en verdad es lo que quiero.
- ¿Y lo que yo quiero? No voy a permitir que me alejen de ti ni de nuestra pelotita. - me quedo callado ante lo que dice, no veo forma en que papá no vaya a poner el grito en el cielo y quiera usar ese rifle que tiene en la repisa de la chimenea de la biblioteca. Un escalofrío recorre mi espalda y Hyukie se da cuenta, me da un beso en la cien y descansa su barbilla en mi hombro -. Bien, lo he estado pensando y la única opción que veo es que nos casemos.
- ¡¿Cómo?! – eso ni yo me lo esperaba.
- Creo que si nos casamos antes de decírselo a tus padres, ellos ya no podrán hacer nada por separarnos. – comienza a explicarme -. Somos mayores de edad, pronto voy a comenzar a viajar más constantemente así que podré mantenerte en caso que tengamos que huir de Siwon. – se ríe y eso hace desesperarme.
- ¡Hyukie! – golpeo su costado con mi codo hacia atrás -. No es un juego. Además, ¿Quién quiere casarse con una panza? No voy a lucir lindo vestido de blanco, me niego a aparecer gordo en las fotos de mi boda. – comienzo a negar y manotear, es injusto que lo diga de esa forma, pensé que el día en que me lo pidiera sería de otra forma. No soy un romántico, pero tenía la ilusión que fuera por amor y no por obligación. Todo jovencito desea que cuando la persona que amas te pida matrimonio sin bromear. Me siento desilusionado con esta propuesta.
- Calma, muñequito, mírame. – Hyukie se ha levantado y ahora esta hincado frente a mí, sus rodillas han atrapado mis piernas, por lo que no puedo moverme. Levanta mi rostro y me mira fijamente -. Sé que hubieras preferido casarte en otras circunstancias y yo también, esperar unos años para poder darte la mejor y más grande boda que tú mereces. Pero no por no ser como soñamos es menos importante.
- No quiero casarme porque vamos a tener un bebé. – hipeo. No sé cuando comencé a sollozar.
- Minki, ¿Qué no lo ves? Te estoy pidiendo que te cases conmigo porque no quiero que nada ni nadie nos separe. – ha comenzado acariciar mi mejilla -. Estoy siendo precavido y hasta egoísta, porque no voy a cederte ni con tus padres. – de pronto me abraza cuidadosamente -. Además, es la única manera en la que me sentiría seguro Minki, solo por ti, no resistiría que me alejaran de ti. – No sabía que se sentía de esa forma.

Hyukie tiene miedo por nosotros, no está pensando egoístamente, está haciéndolo por los dos y por la “pelotita”, porque yo tampoco resistiría una separación. Después de todo le diremos a nuestros padres, solo para que lo sepan, no es que les vayamos a pedir permiso. Sé que soy joven todavía, pero ya soy mayor de edad y se bien lo que quiero. Además confió en que Hyukie podrá sacarnos adelante como familia y yo, supongo que aprenderé a ser buen appa. Aún tengo miedo, pero esto ya es más como un plan, estamos planeando nuestro futuro juntos, para poder arropar a nuestro bebé como familia.

Si mis papas se negaran. Mi ceño se frunce de solo pensar. Les daremos oportunidad que digan lo que piensan, no pueden decir que hemos sido irresponsables porque no lo fuimos, ha sido cosa del destino. Pelotita no fue algo de mala suerte, cada vez estoy más convencido que esto debía pasar en este momento.

- Hyukie… - me separo de su abrazo y capturo su rostro con mis manos -. Casémonos.



Kevin POV
(HanBum)


- Si appa, le avisare el abuelo y yo mismo iré a recogerlos. – estoy en mi oficina hablando con mi appa, en unos días volverán de su viaje -. Sí, yo también tengo mucho que platicarte.

Sonrió al escuchar las recomendaciones de mi appa que sigue pensando en mí como si fuera un bebé. Creo que es algo con lo que cargamos los hijos únicos. Debo comer bien, no desvelarme mucho, y no me pide que me lave los dientes y las manos porque ya sería mucho. Y finalmente, que siga insistiendo con Kwanghee, tal y como me lo dijo. Appa Kibum tenía mucha razón, sus consejos están dando resultado.

- Te quiero. Salúdame a papá. – cuelgo después de recibir sus besos.

Tomo los papeles que hace poco mi secretaria dejo en mi escritorio. Poco a poco el abuelo ha ido pasándome más responsabilidades y eso está bien para mí, después de todo estudie para esto, sabiendo que algún día ocuparía este lugar.

Estoy algo impaciente, ayer cuando regrese a la oficina Kwanghee ya no estaba, me sentí un poco mal y hasta temeroso de que no quisiera volver. Pero más tarde justo antes de ir a la cama, me mandó un mensaje disculpándose por haberse tenido que ir, es la primera vez que me sentí tan aliviado de recibir un mensaje suyo, en verdad creí que con el beso lo había alejado. Al parecer tuvo que llegar temprano a casa porque el tío Kangin lo extraña en casa. Me parece muy tierno que Kwanghee y su padre sean muy cercanos, igual desde que lo recuerdo. El tío Kangin parece ser muy duro, pero con mi precioso siempre es muy consentidor.

De nuevo centro mi atención en los documentos, cuando la puerta de mi oficina es abierta sin anunciar, lo que hace que levante la vista y ver hacia la entrada. Es Kwanghee, ¿no tuvo clases? ha llegado un poco más temprano de lo que esperaba. Me levanto de la silla y rodeo el escritorio para saludarlo. Kwanghee cierra la puerta con pestillo y en cuanto lo hace se lanza contra mí, enreda sus brazos en mi cuello y comienza a besarme.

Me toma por sorpresa, no reacciono, mis manos no saben qué hacer. Kwanghee me empuja hasta topar con el escritorio, comienzo a corresponder su beso y un sabor salado invade mi boca. Es cuando me doy cuenta que Kwanghee está llorando.

- Kwanghee, estas llorando. – no es una pregunta, pues al separarlo de mi pude ver su rostro.
- No, Kevin bésame, bésame como lo hiciste la otra vez. – su voz es más como una súplica.

Kwanghee se lanza de nuevo a mis brazos capturando mi boca, esta vez mis brazos lo envuelven; algo malo le estaba pasando y quiero reconfortarlo. Así que, lo que pasa después, me toma completamente por sorpresa. Detiene el beso sin separar del todo sus labios, recorre el camino sobre la piel hasta mi cuello, lanzo un suspiro ante la caricia pero no se detiene ahí, pues sus manos ya buscan sacarme la camisa de los pantalones.

- Kevin… - murmura -. Házmelo aquí.
- ¿Qué? ¿Qué acabas de decir? – le miro sorprendido. ¿Escuche bien? Mi precioso quiere que lo tome aquí mismo, nuestra primera vez, ¿en una oficina? No es así como lo he imaginado.
- Házmelo… - solloza -. Quiero sentir más de lo que hiciste con ese beso. Hazme… sentir ese calor que solo tú me has dado… - esto es suficiente para saber que no le soy indiferente. Le he provocado cosas y eso me alegra a pesar de la situación.
- Lo siento, Kwanghee. – le digo antes de tomar sus manos y bajarlas de mi cuello -. Las cosas no pueden ser así.
- Pero, creí que te gustaba. – suelta mis manos y se aleja -. Me dices precioso y ahora, ¿Tú también me rechazas? – pregunta horrorizado. “¡Siwan lo rechazó!”. Se da la vuelta dispuesto a irse pero no lo dejo, abrazo su cintura por la espalda y lo detengo.
- Kwanghee, dime lo que te ha pasado, ¿Por qué estás tan mal? – comienzo a hablarle con cuidado y dulcemente, mientras mis brazos se aprietan más a su cuerpo y mi barbilla se posa en su hombro. De esta forma puedo susurrar y que me escuche bien -. Precioso, esto no es como tú crees. Llevo años enamorado de ti, de ir tras de ti esperando una oportunidad. – comienzo a confesarle -. Nos fuimos a vivir lejos y ni de esa forma pude olvidarme de ti. Tuve muchos novios, no te voy a mentir. – siento su cuerpo temblar, está sollozando pero también se ha dejado consolar por mí. Ha recargado su espalda completamente a mi pecho -. Pero ninguno me llego al corazón, este que solo late por ti. Y así como yo sufrí de lejos tu amor, tú estás sufriendo ahora pero por una ilusión, confundiendo amistad con amor.
- Lo quise desde niño. – solloza.
- El amor no es una cosa precioso, Siwan puede hacerte sentir muchas cosas, pero no amor. Haz estado tras él todo este tiempo, te has perdido de cosas maravillosas como el ser plenamente correspondido. – le digo jalándolo hacia mi asiento. Llegamos a la silla y me dejo caer con él sentado en mis piernas. Kwanghee rápidamente se acurruca en mi pecho.
- ¿Tú me amas? – pregunta tímido.
- Con todo mi corazón.
- ¿Sufriste por mi rechazo?
- Mucho. A diferencia de ti con Siwan, nunca me quisiste a tú lado, Siwan te ofreció su sincera amistad y te mantuvo a su lado. ¿No es así?
- Lo siento.
- No tienes porque, como te dije antes, el amor no se puede forzar.
- Y ahora, ¿Por qué me rechazaste?
- No te rechace, simplemente no es el momento. – recuerdo lo inseguro que es mi precioso, levanto su rostro para que me mire -. Me gustas Kwanghee, más de lo que te imaginas. A mis ojos eres lo más perfecto y precioso que hay. – le doy un beso corto en los labios. Lo veo sonrojarse y erguirse un poco.
- Entonces, mi nariz también te gusta. – toma su nariz y la hace más respingada.
- Tú nariz me encanta. Pienso sinceramente que si la cambias, dudaría si me gustas igual. – pongo cara de fuchi y comienza a reír.
- No más cirugías para mí. – dice de repente.
- Kwanghee, tú…
- Siwan y yo terminamos, por eso me puse un poco mal… - me dice sonrojándose de nuevo.
- Lo supuse.
- Si no hubiera sido de esta manera, me habrías tomado… - dice casi en silencio pero logro escucharlo -. ¿Habríamos hecho… tú y yo… me deseas?
- Mucho. Y la prueba de mi deseo está atrapado en mis pantalones bajo tu cuerpo. – los colores suben nuevamente a su rostro pero no se mueve.

He decidido hablarle claro, como un hombre con deseos lo haría. Es algo a lo que no está acostumbrado pero espero que muy pronto se acostumbre, estando a mi lado, se lo hare saber siempre.

- ¡Oh! – atina a decir.
- Sí, ¡oh! – reímos los dos, ahora su mirada busca más mis ojos -. Pero yo quiero hacer las cosas bien contigo.
- ¿Quieres que seamos novios? – de pronto me veo negando con la cabeza y de nuevo Kwanghee se tensa.
- No, quiero todo de ti para que no puedas escapar de nuevo. – le digo rozando apenas sus labios -. Quiero que seas mi prometido.

Continuara...
Share:

3 comentarios:

  1. ooww kevin tan lindooo :3 lo primero que salio al terminar de leer ejeje

    primero jajajaj esa Amber es tan genial ella defiende a su hermanito :3
    jajajaja ese Eunhae son unos conejos y le aguadaron la fiesta a minwo y sik jejeje pobresitos a ese paso no podran esar juntos siempre les aguadan todo, que bueno que siwan ya pudo hablar con kwanghee ojala su amistad no se pierda, pero el hizo bn hechul tampoco se merece ser el segundo.
    oow pelotita jejeje se dio cuenta que simba era el apodo del suegro y dijo noo ekekeke, pienso que siwon dara el grito en el cielo y tal vez los deje de apoyar al principio pero vamos, es su bebe su pequeña princesa asiq ue no creo que deje a minki.
    Keviii es amor enserioq ue bonito todo jejeje, viste la entrevista de kevin cuando dijo que kwanghee estaba celoso de nasty nasty jejeje

    ResponderEliminar
  2. a este paso pobrecitos de Hyung Sik y Min Woo, nunca podran terminar lo que empiezan! el la secundaria, varias veces interrumpidos por Tae Heon, en casa de Minnie, se fueron a meter donde estaba el KyuMin y ahora tan bonitamente que empezaron interrumpidos por Eun y Hae, pobre Sik! va a morir de tantas veces sin terminar!
    Min Ki y Hyuk Hae se quieren casar ow que lindos, estoy segura de que Siwon intentara matar a Hyukkie, se sentira muy agobiado y todo pero no creo que sea capaz de hacer sufrir a su muñequito separando a Hyukkie de él, Kwang Hee.. Kevin lo ama y no debe insistir en Siwan, ojala lo que le dijo le haga entrar en razon al fin y se deje amar de Kevin n_n

    ResponderEliminar
  3. Ohhh kevin es genial me encanta como es con kwanghee y la verdad siwan me da noseque no me termina de gustar en este fic se q también tiene derecho a enamorarse y todo pero solo piensa en el *bueno digno hijo de la chula* pues en fin en el fondo me gustaría q se de cuenta cuando sea tarde todo lo q se perdió con kwanghee
    Morí con el eunhae son muy calenturientos pero los amo y ya quiero saber la reacción de siwon y heechul cuando se enteren q se les caso el muñequito y además tienen a la pelotita y los convierte en abuelos Jajajaja

    ResponderEliminar

Recomendación

PROXIMAMENTE

PROXIMAMENTE
Capítulo 13!

Mew's Talk

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts